jueves, marzo 26

El Ministerio del Tiempo



            Voy a hacer algo que jamás creí posible: recomendar una serie española de TV. Me refiero a El ministerio del tiempo (EMDT en lo sucesivo), que se emite todos los lunes en TVE. La rara avis más rara avis que se ha visto en nuestra pequeña pantalla desde los tiempos en que Chicho Ibáñez Serrador iluminaba un poco la mediocre oscuridad de la dictadura con programas tan inusuales (en nuestro país) como Historias para no dormir o Mañana puede ser verdad.

            ¿Qué tiene de raro EMDT? Pues, en primer lugar, que es una serie de ciencia ficción, algo muy exótico en esta España nuestra tan aferrada al realismo patatero. Y en segundo lugar, que está bien pensada, bien escrita y bien ejecutada. Vamos, que es una buena serie de ciencia ficción cien por cien española. Pocas cosas pueden ser más raras.

            ¿De qué va? Como reza el título, en España existe un ministerio secreto que posee un sistema para viajar en el tiempo. No lo hace con ninguna máquina tipo Wells, sino a través de un entramado de puertas -descubierto por un judío español del siglo XV- que conducen a diferentes momentos del pasado de España. El objetivo del Ministerio es corregir los cambios en la historia provocados por viajeros temporales furtivos.

            Vale, no es una idea original; en la literatura de ciencia ficción tenemos antecedentes tan notorios como El fin de la Eternidad, de Asimov, La patrulla del tiempo, de Paul Anderson, o las Crónicas del Gran Tiempo, de Fritz Leiber. Pero esas novelas son norteamericanas, y EMDT trata el tema desde una perspectiva absolutamente española. Y eso lo cambia todo.

            Los viajes temporales que describe la serie no poseen el tono ultratecnificado y grandioso de la tradición anglosajona; son más de andar por casa, más como serian si en nuestro país hubiera realmente viajes en el tiempo. De entrada, el ministerio en cuestión es eso, un ministerio español, con su burocracia, sus escasos medios y sus aburridos funcionarios. Además, las puertas sólo conducen al pasado español, y en ningún caso al futuro.

            La serie se centra en las aventuras de una de las “patrullas” del ministerio, formada por Julián, un enfermero del SAMUR de nuestra época (Rodolfo Sancho), Amelia Folch, una estudiante ilustrada de finales del siglo XIX (Aura Garrido) y Alfonso de Entrerríos, un mercenario de los Tercios de Flandes (Nacho Fresneda). Otros personajes fijos son Salvador Martí, subsecretario del Ministerio (Jaime Blanch), Irene Larra, responsable de Recursos Humanos nacida en los años 30 (Cayetana Guillén Cuervo), Ernesto Jiménez, un funcionario -en realidad, el padre de Torquemada- (Juan Gea), o Angustias, secretaria de Salvador nacida en el XIX (Francesca Piñón).

            ¿Por qué es buena la serie? Excelente pregunta; pero antes vamos a formular otra: ¿Tiene lógica? Pues, si te paras a pensarlo, no mucha. De entrada, la idea de partida es absurda, y el desarrollo de los argumentos tiene algunos baches de coherencia. Pero de eso sólo te percatas si te paras a pensarlo, y mientras ves la serie, sencillamente, no te paras a pensarlo. Porque los guiones tienen buen ritmo y son muy divertidos, así que te dejas arrastrar por ellos sin cuestionarte nada. Es decir, no existe una sólida lógica objetiva, pero sí hay una lógica interna. Sus creadores, los hermanos Olivares, nos dicen: “Ya sabemos que esto es absurdo, pero juega a creértelo y pásatelo bien”. Y tú suspendes la incredulidad y te lo pasas bien. En realidad, ésa es la esencia de la ficción.

            Para conseguir que te tragues lo intragable, los Olivares usan el mejor disolvente de la incredulidad que existe: el sentido del humor y la ironía. EMDT no es una comedia, pero de principio a fin tiene un barniz de comedia.

            La serie se basa mucho en la aparición de personajes históricos famosos, pero lo hace con un sano y divertido criterio desmitificador. Por ejemplo, la persona que en el ministerio se ocupa de hacer retratos robot es... Velázquez. ¿Y cómo es? Pues, tras enterarse de que acabará siendo considerado uno de los mayores pintores de todos los tiempos, Velázquez se ha convertido en un tipo vanidoso y bastante quejica. En el segundo episodio aparece Lope de Vega (excelentemente interpretado por Víctor Clavijo), y se le presenta como un picha brava obsesionado con las tías (que, por cierto, es lo que Lope era de joven). Y cuando Franco entra en escena (episodio 3), lo hace como un insulso mediocre. Otro aspecto simpático de la serie son sus constantes referencias a la cultura popular española, desde el Capitán Alatriste hasta Torrebruno, pasando por Jiménez del Oso, Curro Jiménez o el grupo Leño.

            Pero bueno, a lo que vamos, ¿por qué considero que EMDT es una buena serie?

            1. Por la calidad de sus guiones. Buenas historias, buenos personajes, buen ritmo y buenos diálogos. Los guionistas consiguen, incluso, superar el lastre de los 70 inevitables minutos de duración de las series hispanas.
            2. Por su refrescante sentido del humor.
            3. Por el buen trabajo de los actores. ¡Una serie española bien interpretada! Parece increíble, ¿verdad?
            4. Por la más que correcta realización, que consigue soslayar la escasez de medios y darle a la serie un buen empaque visual. En fin, a veces las pocas pelas se notan (como en el tercer episodio, quizá el más flojo de los cinco que he visto hasta ahora), pero por lo general el equipo técnico logra sacar agua de las piedras.
            5. Por su carácter absolutamente inusual. Estamos hablando de una serie de TV española en la que no hay niños repelentes, ni ancianos entrañables, ni familias encantadoras, ni folletinismo (me temo que esa palabra no existe) de tercera, ni costumbrismo barato. Estamos hablando, amigos míos, de una serie española ¡de ciencia ficción!

Pero, quieto ahí; ¿es realmente ciencia ficción? Porque, a fin de cuentas, el método que se usa para viajar en el tiempo, las puertas, tiene más de magia que de ciencia. Cierto, pero da igual. Si algo ha demostrado la ciencia ficción, es que no es posible viajar al pasado, porque en cuanto eso sucediera comenzarían a aparecer paradojas hasta debajo de las piedras. Entonces, si es imposible, ¿qué importa el método que se emplee? Sea lo que sea que digas al respecto, será mera palabrería.

            Eso me pasó a mí en mi novela El coleccionista de sellos. Ese texto no trata de viajes físicos en el tiempo, sino de mandar mensajes en el tiempo. Esos mensajes se mandan gracias a tres sellos especiales (creados por una civilización del futuro lejano). Los pegas en un sobre, escribes el nombre del destinatario y la fecha de recepción, lo echas a un buzón, y ya está: has mandado una carta al pasado. En su momento, algunos dijeron que eso era más fantasía que ciencia ficción, porque lo de los sellos sonaba a magia.

            Yo alegué dos cosas: En primer lugar, la famosa frase de Clarke donde dice que toda tecnología lo suficientemente avanzada resulta indistinguible de la magia. En segundo lugar, dado que viajar al pasado es imposible, ¿qué más dará el sistema que uses para viajar? Lo importante es que el desarrollo del argumento sigue las pautas especulativas de la ciencia ficción. Por eso pertenece a ese género. Pues lo mismo sucede con EMDT: su desarrollo es enteramente ciencia ficción.

            Aclararé algo antes de concluir: EMDT no es una obra maestra (como Breaking Bad o Los Soprano). Ni siquiera es una buenísima serie (como Medium o Roma). EMDT es, sencillamente, una divertida serie de ciencia ficción que respeta la inteligencia del espectador. Y eso ya es muchísimo.

            Además, voy a hacer dos predicciones: 1. EMDT se convertirá en una serie de culto. De hecho, ya está sucediendo, porque hay en Internet un nutrido grupo de fans que se hacen llamar “ministéricos”. 2. El concepto de la serie se venderá al extranjero; en concreto a Estados Unidos. En un futuro no muy lejano, veremos un EMDT yanqui.

            Por último, todos deberíamos apoyar a esta serie, porque es un rayo de esperanza. Abre un camino que ojalá sea fructífero. En una próxima entrada intentaré explicar por qué.

            En cualquier caso, TVE ya ha firmado una segunda temporada de EMDT. Por una vez, las cosas se hacen bien.

lunes, marzo 16

Cojojundia


 
            Supongo que no se os habrá pasado por alto que ya estamos en plena campaña electoral. En Andalucía y, en lo que más me afecta, también en Madrid. Y, caray, qué perezón cielo santo, qué aburrimiento y qué... Mi buen amigo Samael, gestor del blog La tertulia perezosa, dice en la última entrada de su bitácora que el panorama político (se refiere a Madrid) le provoca asco (la entrada se llama así, “Asco”). Pues para ser sinceros, me parece que se queda corto. Los políticos de Madrid –especialmente los de la formación que lleva décadas gobernando el ayuntamiento y la comunidad- me producen... eh... esto...

            Vaya, no encuentro ninguna palabra para definirlo. De hecho, creo que esa palabra no existe, así que voy a inventarla. Los políticos madrileños del PP me provocan cojojundia. ¿Y qué es “cojojundia”? Aquí va una definición que le cedo amablemente a la RAE:

            Cojojundia:
1. f Desagradable sensación en la que se mezclan la repugnancia, el cabreo, la indignación, la incredulidad, el pasmo, la ira, la depresión, la rabia, el desánimo y un intenso deseo de emigrar, así como el irresistible impulso de matar a alguien.
           2. f Severa alteración estomacal provocada por algo que incita al vómito, unida a intensos dolores testiculares y ataques de caspa.
           3. f Miedo.

            Bueno, pues la política madrileña –la española, a decir verdad- me produce cojojundia, en abundancia y en todas sus posibles acepciones.

            Comencemos por el actual presidente de la Comunidad Madrileña, don Ignacio González. Nadie el votó; está ahí porque su jefa, doña Esperanza Aguirre, dejó el cargo para no verse cubierta de mierda por el inminente desvelamiento de la Red Púnica. Además, todos hemos escuchado sus bochornosas conversaciones con el comisario Villarejo, donde queda claro que González es a) un mentiroso y b) un corrupto. Ni siquiera en su partido le apoyan (su caída en desgracia se debe al “fuego amigo”), y le han dado la patada apartándole de la carrera electoral. Vale, pero ahí sigue el tío, todavía presidente de la comunidad, sin dimitir y sin que nadie de una explicación convincente. De hecho, si no le han dejado ser candidato no es porque sea un mentiroso y un corrupto, sino porque pertenece al cartel de Aguirre, y Rajoy no quiere que “La Lideresa” acumule demasiado poder. No me negaréis que el asunto da mucha cojojundia.

            ¿Y qué me decís de la candidata del PP a la alcaldía? Bajo su mandato en la Comunidad, y su presidencia del PP madrileño, floreció en Madrid la mayor red de corrupción que pueda concebirse, con tropecientos imputados (incluyendo a su número 2, Granados) y millones de euros de dinero público defraudados (es decir, nuestra pasta). Eso bastaría para que, en un país civilizado, cualquier político dimitiera de todos sus cargos y corriera a esconderse en el agujero más profundo que pudiera encontrar. Eso por no mencionar su incidente de tráfico, con fuga y desacato, lo que condenaría al ostracismo a todo político de un país decente. Pero estamos en España, amigos, no en un país civilizado y decente; así que ahí la tenemos, a la reina de la corrupción, de la mentira, del descaro, del populismo, de la marrullería, elegida rutilante candidata de un partido que, manda cojones, pregona ahora la regeneración. Y lo malo es que habrá gente que la vote. Y lo aún peor es que probablemente ganará; no con mayoría absoluta, pero si en términos relativos. Es para morirse de cojojundia.

            Para que no se me tache de parcialidad, por solo darle caña a los miembros del Partido Podrido (cuyo Gran Presidente mandó SMS’s de apoyo a su corrupto tesorero, y ahí sigue el muy chorizo sin dimitir), para que no se me acuse de parcial, insisto, hablemos un poco del PSOE andaluz, bajo cuyo mandato se han defraudado más de 1.000 millones de euros de dinero público (es decir: nuestra pasta), aparte de cometerse una amplia gama de delitos aún por determinar. Y sin embargo, todas las encuestas anuncian que el PSOE ganará las elecciones. Qué cojojundia, dios mío.

            Y, perdonad, pero no puedo evitar citar algo que se me antoja el culmen de la cojojundia. Antonio Sanz, el delegado de gobierno en Andalucía, diciendo: “"No quiero que en Andalucía mande un partido que se llama Ciutadans, que tiene un presidente que se llama Albert”. Me apresuro a añadir que el comentario no se le ocurrió al señor Sanz solito, porque no hizo más que reproducir el argumentario oficial del PP; es decir, dejar claro en todo momento que Ciudadanos tiene un origen catalán para frenar su ascenso. O dicho de otra forma: fomentar el odio entre los españoles para conseguir arañar unos cuantos votos. Si eso no da cojojundia, que venga dios y lo vea.

Disculpad que vuelva al PP, pero es que ese partido es una constante fuente de cojojundiez. El caso es que ¿cómo puede la gente seguir votando a malas personas, a incompetentes y a corruptos (o todo ello a la vez)?

            La respuesta es sencilla: En España no tenemos cultura política, pero sí futbolística. Así que los votantes se relacionan con los partidos políticos como si estos fueran equipos de fútbol. Y cuando uno es de un equipo, lo es para toda la vida. No importa si lo hace bien o mal, no importa si practica el juego sucio, no importa si compra partidos, no importa si el jugador estrella ha violado o maltratado a alguna que otra pobre mujer, todo eso da igual, porque se es de un equipo por razones emocionales, no racionales.

Bueno, pues con los partidos políticos igual. Aunque no es lo mismo, claro; lo del fútbol no tiene consecuencias, pero la política sí. Aunque es indiferente; los electores cautivos seguirán votando a los candidatos de su partido aunque les pillen sodomizando a niños de pecho. Puede que esos políticos/jugadores sean unos hijos de puta, pero son sus hijos de puta y hay que estar con los colores a muerte. Aunque claro, quien vota a corruptos, a sabiendas de que lo son, ¿no es cómplice de la corrupción?

            Si queréis que sea sincero, creo que el problema de España no es que tenga unos políticos desastrosos y deshonestos, sino que tiene unos votantes impresentables.

            Ah, pero puede que las cosas estén cambiando, ¿verdad? No he hablado de las formaciones emergentes como, Podemos y Ciudadanos. Bueno, ya charlaremos de eso otro día. Ahora me voy a vomitar, que esta entrada me ha dado mucha cojojundia.

           

martes, marzo 3

Es ilógico, capitán.



            ¿Cuál es el personaje de ciencia ficción (cf) más famoso del mundo? Probablemente Superman. Pero también el monstruo de Frankenstein. Y Darth Vader, Terminator o Alien. Es curioso, los tres últimos (cuatro si incluimos al monstruo) son villanos. Ahora bien, ¿cuál es el personaje de cf más famoso y querido? Sólo se me ocurre una respuesta: el señor Spock, de Star Trek.

            Pues bien, el pasado 27 de febrero murió Spock. No, miento; el vulcaniano sigue vivo, reencarnado (y muy bien, por cierto) en la figura de Zachary Quinto. En realidad, quien ha muerto es Leonard Nimoy, el primer y genuino Spock, el actor que lo interpretó en la serie original y en ocho películas.

            Supongo que para alguien que se ha criado viendo las pelis de Star Wars debe de resultar difícil de entender el impacto que para algunos pirados supuso la serie Star Trek (1966-69). A fin de cuentas, los efectos especiales eran cutres, los decorados de cartón piedra y el maquillaje de los extraterrestres de pacotilla. ¿Qué tenía de especial para acabar convirtiéndose en un mito popular?

            Star Trek era algo que no se había visto jamás en TV: un space opera moderno. Hasta entonces, la mayor parte de los productos audiovisuales de cf eran creados por personas ajenas al género, pero Star Trek provenía de las entrañas mismas del género. Eso queda patente en sus guiones, muchos de ellos escritos por prestigiosos autores de cf como Harlan Ellison, Theodore Sturgeon o Robert Bloch, o adaptados de relatos tan famosos como Arena, de Fredric Brown. En resumen: Star Trek ofrecía mejor y más genuina cf que cualquier otra producción audiovisual de la época.

            Star Trek estaba ambientado en un universo más o menos coherente y fue construyendo una mitología propia. Ambos factores, universo y mitología, daban solidez a la serie y permitieron, posteriormente, que su concepto se multiplicara en diversas producciones situadas en el mismo escenario.

            Los efectos especiales de Star Trek son cutres comparados con los actuales, pero durante la segunda mitad de los 60 resultaban sorprendentemente buenos, sobre todo tratándose de TV. Hay que tener en cuenta que, por aquel entonces, la película con mejores FX de tipo espacial era Forbidden Planet (1956), que vistos hoy resultan irrisorios. 2001 aún no se había estrenado.

 
           Star Trek respiraba un aura liberal. En el futuro que mostraba había igualdad entre nacionalidades, razas y sexos. Una  curiosidad: fue la primera serie en la historia de la TV que mostró un beso interracial; el que se daban el capitán Kirk y la teniente Uhura en el capítulo 10 de la tercera temporada. Por otro lado, Star Trek presentaba un futuro optimista, algo muy de agradecer para los espectadores de entonces, en plena guerra fría y bajo la amenaza de una guerra nuclear.

            Y lo más importante de todo: Star Trek era una serie de personajes centrada en un trío de caracteres perfectamente ensamblado. El impulsivo y simpático Kirk, el malhumorado y prudente doctor McCoy y el frío y racional Spock. Tres personajes opuestos entre sí, y sin embargo unidos por la amistad (aunque no paraban de discutir). No solo es que fueran buenos personajes, es que además el casting era perfecto. A esto hay que añadirle el sentido del humor y un aire desenfadado muy agradable.

            Creo que esos fueron los principales factores que acabaron convirtiendo a Star Trek en el mito popular que ahora es. Lo cual no significa que fuera una serie perfecta, ni mucho menos. La dirección de arte y los decorados eran muy deficientes, muchos episodios eran malos e incluso ridículos y la realización dejaba mucho que desear. Pero el producto tenía algo muy valioso: le caía bien a la mayor parte de los espectadores. Era simpático. A lo largo del tiempo he oído a gente poniendo a parir Star Wars, pero jamás he escuchado a nadie echar pestes de Star Trek (aunque sí de algunas de sus películas cinematográficas, y con razón).

            Pero hay un factor más: un personaje carismático que enlazaba emocionalmente con el público. Me refiero, claro, al señor Spock. Pero, ¿qué tenía el vulcaniano de especial? Pues algo que por entonces era nuevo e incluso revolucionario (a pequeña escala, claro). Hasta ese momento, la fría racionalidad sin emociones solía presentarse como una actitud negativa, inhumana y, en última instancia, peligrosa. Sin embargo, Spock demostraba que la fría racionalidad conducía a la ética, y que eran las emociones lo que con frecuencia llevaban al desastre. Según la lógica de la serie, Spock era bueno, porque ser bueno es lo racional. Eso no lo había dicho nadie, al menos en TV. Si a esta peculiaridad le añadimos un aspecto físico muy reconocible –ese peinado raro, esas orejas puntiagudas y esas cejas perpetuamente alzadas-, pues ya tenemos un bonito arquetipo.

            Leonard Nimoy encarnó perfectamente a Spock. Porque, no nos engañemos, Nimoy era un actor muy limitado y muy, pero que muy, inexpresivo. Es decir, el actor perfecto para encarnar a un hierático extraterrestre carente de emociones. Al final, el personaje acabo devorando al actor; a partir de su intervención en la serie, Nimoy ya sólo era y sólo podía ser Spock. Pero también es verdad que ese personaje le convirtió en un icono y en un mito del siglo XX. Después de todo, no está tan mal.

            Supongo que todos conocéis la historia de la serie. En su primera emisión no fue ni mucho menos un éxito, y si duró tres temporadas fue por el empeño de la empresa que la producía, Desilu. Lo que no sé si sabéis es que la productora Desilu pertenecía a la famosa actriz de comedia Lucille Ball. El caso es que, tras el relativo fracaso de sus emisiones iniciales, Star Trek se popularizó masivamente gracias a las reposiciones en las emisoras locales. En 1979 llegó la versión cinematográfica y luego vino todo lo demás.

            Yo, por aquel entonces un teenager pirado por la cf, era fan de Star Trek. Pero no me interesaron lo más mínimo las series posteriores: la Nueva Generación, o Espacio Profundo, o Voyager, o Enterprise (a decir verdad, de las tres últimas no he visto ni un solo episodio). La Nueva Generación contaba con muchos más medios y mucho mejores efectos especiales. Pero me parecía un producto de laboratorio sin alma, puro marketing. De hecho, le faltaba lo fundamental: personajes con garra. Por ejemplo, el equivalente a Spock en esa serie era Data, un robot sin emociones humanas (vaya, qué original). Pero Data no le llegaba ni a la altura de los zapatos al vulcaniano. En mi opinión, a la Nueva Generación le faltaba la frescura que derrochaba la serie original.

            Por último, nos ha llegado el reboot cinematográfico de Star Trek, con dos películas hasta ahora: Star Trek (2009) y Star Trek: En la oscuridad (2013).

Y está bien, me gusta. J. J. Abrams, que es muy listo, entendió cuál era la razón del éxito de la serie y volvió al principio, a los orígenes, a los personajes iniciales –Kirk, McCoy y Spock-, interpretados por otros actores de características similares a los originales (resulta asombroso el parecido entre DeForest Kelley y Karl Urban, los actores que han encarnado al doctor McCoy en la serie original y en el reboot, respectivamente).

            En fin, ya era un hombre muy mayor, pero lamento la muerte de Leonard Nimoy. Su Spock forma parte del paisaje de mi adolescencia y primera juventud. Tan es así, que mi último perro (allá por los 80), un encantador y enorme mastín del Pirineo, se llamaba Spock. Era un pequeño homenaje. Esta entrada también lo es.
 
 

domingo, marzo 1

Montag & Co.




            Hace tiempo que ando un tanto despistado con la actualidad del cómic. Supongo que es por la desmedida oferta de superhéroes –que en general me aburren- y de manga –territorio en el que jamás he podido penetrar, pese a la guía de mi hijo Pablo-, así como por la ausencia de publicaciones especializadas fiables que me orienten. ¿Qué hay de nuevo y de bueno, por ejemplo, en el cómic europeo (en realidad, debería decir francés)? Pues ni puta idea. ¿Y en el cómic independiente norteamericano? Más ni puta idea. ¿Y en el cómic español?

            Ah, ¿pero existe el cómic español? Estoy siendo sarcástico; existe, pero poquito. La verdad es que la situación del cómic español, en cuanto a mercado, es preocupante. Aún recuerdo con nostalgia el boom del noveno arte hispano de finales de los 70 y comienzos de los 80... lo cual delata cuan viejo soy, pardiez. Pero no voy a hablar de cómics, aunque debería, porque es un tema sobre el que hemos charlado poco en Babel. Pero lo dejaremos para otro momento.

            Antes he dicho que el panorama del cómic español es triste, lo cual no significa que no haya magníficos creadores. Mis preferidos son dos: el gran Paco Roca y el no menos grande Francesc Capdevila, más conocido como Max. Supongo que todos sabéis quiénes son. A Paco Roca no le conozco personalmente, pero hace unos años intercambié con él varios e-mails, porque tuve la inmensa fortuna de que ilustrara una de mis novelas (La puerta de Agartha). No solo es un artista extraordinario, sino también una magnífica persona.

            En cuanto a Max, jamás he tenido el menor contacto con él, pero he seguido su trabajo desde los lejanos tiempos de la revista El Víbora. Y creo que quizá sea uno de los dibujantes cuyo estilo más ha evolucionado. De hecho, si contemplas sus primeros trabajos en el underground de los 70 y 80 (como Gustavo o Peter Pank) y los comparas con lo que hace últimamente (Bardín, el superrealista o Vapor), creerías que son obra de dibujantes distintos. Leí una entrevista suya en la que reconocía que, tras despreciar a Hergé, su estilo había acabado derivando, precisamente, hacia la línea clara. Nunca digas de este agua no beberás. Sea como fuere, me encanta cómo dibuja este hombre.

            Así que os dejo una muestra de su trabajo ahí arriba. Es una viñeta aparecida ayer en Babelia, y se la dedico a todos los Montag de España, que se dedican heroicamente a salvar la cultura, quemándola.

viernes, febrero 20

La reina y yo



 
            Supongo que os preguntaréis quién es la mujer que me está estrechando la mano en la foto de ahí arriba. Vale, saciaré vuestra curiosidad: es la reina. No se le ve, pero el rey estaba a su lado. Decidí dar una audiencia a la plebe y acudieron ellos.

            Bromeo; se trata del acto de entrega de los diplomas correspondientes a los premios nacionales de cultura de 2013. Sí, ya sé que el premio lo gané hace más de un año, pero el diploma acreditativo me lo entregaron el pasado lunes 16. Los asuntos de palacio van despacio, ya se sabe. El evento tuvo lugar en el Palacio del Pardo, que es un sitio bastante siniestro. Ya había estado allí un par de veces, pero no deja de resultarme un poquito inquietante.

Es como una casa encantada por la que pasea el fantasma de un asesino en serie. Por las noches, cuentan las leyendas, se escucha una voz de pito que susurra: Espaaañoooles, ¿qué habéis hecho con mi herencia? Es lógico que diga eso, porque el testamento del difunto serial killer se encuentra allí, en ese palacio. Según cuentan, si no se contesta a esa voz, al día siguiente empiezan a aparecer por todas las salas del edificio sentencias de muerte firmadas por una mano fantasmal. Por lo visto, para apaciguar a tan horrendo espectro, hay que decirle que su herencia está a buen recaudo en manos de cierto partido político que no quiero mencionar.

            Y no lo quiero mencionar por puro temor. Porque cuenta otra leyenda que, si pronuncias tres veces en voz alta el nombre de ese partido frente a un espejo, a tu espalda se aparecerá un enano ex-bigotudo y ceñudo que te dirá: Mire usté... O, en su defecto, un tío barbudo con ojos asombrados que musitará, en fin, lo mismo que el enano: Mire usté...

            Pero me estoy desviando del asunto. El acto tuvo lugar en el Pardo, que es un palacio bastante feo, por cierto. La ceremonia comenzaría a las 12, pero teníamos que llegar tres cuartos de hora antes. Éramos un huevo de premiados por las distintas modalidades. Conforme iba llegando la gente, los encargados de protocolo separaban primero a los premiados de los invitados. Luego, a los premiados nos dividían en dos grupos situados en sendas salas de espera; unos nos sentaríamos a la izquierda de los reyes, y otros a la derecha. ¿En base a qué nos elegían para estar a un lado o a otro? Ni puta idea.

            De entre todos los premiados, sólo conocía personalmente a dos: al periodista Antón Castro (director del suplemento cultural del Heraldo de Aragón) y al escritor José María Merino, ambos de lo más amables. Pero también conversé con el dramaturgo Juan Mayorga, con la diseñadora Amaya Arzuaga, con el fotógrafo Alberto Schommer o con la ilustradora Carme Solé. Todos muy interesantes y muy simpáticos. Yo también fui muy simpático. Pero, claro, en esas circunstancias, cuando a uno le van a dar un premio, es fácil derrochar simpatía.

            Llegado el momento, nos condujeron como ovejitas al patio cubierto donde se celebraría el acto. Había una pequeña tribuna y enfrente un montón de sillas distribuidas en paralelo, donde ya estaban instalados los invitados. Los premiados nos acomodamos en la primera fila, a un lado y a otro de la pareja real. Por cierto, ¿qué sería una pareja irreal? ¿Yo y Gisele Bündchen?

            La cosa comenzó con un discurso del rey (pero sin tartamudeos). Felipe dijo básicamente que, respecto a la cultura, él estaba a favor. Que los creadores éramos chachis, que la sociedad nos necesitaba, que los premiados habíamos contribuido a fortalecer valores indisociables a nuestra convivencia (¿yo he hecho eso?). Luego, según nos iban llamando, se procedió a entregar los diplomas. Unos los entregaba el rey y otros la reina, alternativamente. A mí me tocó the queen, como puede verse en la foto.

            A  continuación, tres de los premiados pronunciaron breves discursetes, cada uno de ellos en representación del área cultural que le tocaba. Luis Goytisolo en nombre del área del libro, Luz Casal por las artes escénicas y musicales, y Alberto Schommer por el área de bellas artes. Por último, el ministro Wert (ese apellido suena a eructo) cerró el acto con un dilatado discurso donde alabó la obra de cada uno de los premiados. De mí también dijo cosas bonitas; pero, claro, ¿qué iba a decir?

            Finalizada la entrega de diplomas, nos hicimos una foto de grupo (en realidad cientos de fotos, porque había un montón de periodistas), donde posábamos los premiados con los monarcas y “autoridades” acompañantes (podéis verla ahí abajo). Por último, pasamos todos, reyes, premiados e invitados, a un patio cubierto contiguo donde se sirvió un cóctel con copas y canapés.

            Era un espectáculo curioso. El rey se fue por un lado, departiendo con unos y con otros, y la reina por otro lado haciendo lo mismo. Y a su alrededor se formaban círculos concéntricos de gente que esperaba... ¿conocerles? No, hacerse una foto con ellos. Ay, qué daño ha hecho a la humanidad el que cada uno de sus miembros lleve ahora una cámara fotográfica en el bolsillo...

            Y, bueno, ahí acabó todo. Yo iba con americana y corbata, que es el disfraz que me pongo para simular que soy un escritor serio. Por cierto, la corbata me la prestó mi hijo mayor, porque yo no tengo. Antes era al revés; qué tiempos estos.

            Al día siguiente leí en El País un artículo de no sé quién en el que hablaba con ironía sobre lo dóciles y afables que habíamos sido los premiados, en contraposición a otros que en su momento rechazaron el premio. En fin... Cuando me anunciaron que había ganado el Nacional, mi hijo Pablo me comentó en broma si iba a rechazarlo por el maltrato del gobierno a la cultura. Le contesté que el premio no me lo había dado el gobierno, sino un jurado de profesionales independientes (sólo uno de los muchos miembros del jurado pertenece al Ministerio), y que los Premios Nacionales llevan muchos años otorgándose con independencia del gobierno de turno que toque.

            Si el premio me lo otorgase el PP (o, si vamos a eso, cualquier otro partido), no dudaría ni un segundo en rechazarlo, porque no deseo de ninguna manera vincular mi imagen y mi trabajo a una formación política, sea de derechas o de izquierdas. Lo último que querría ser en este mundo es un “hombre de partido”. Y aún menos un “intelectual” a sueldo de la ideología que sea. Pero, ¿rechazar un premio institucional otorgado por profesionales de las letras? ¿Por qué? Respeto a quienes lo han hecho, pero no le veo sentido. Otra cosa son los escritores (como Javier Marías, creo) que rechazan cualquier premio al que no se hayan presentado. No sé por qué lo hacen, pero da igual, porque yo ya he aceptado demasiados premios como para ponerme estupendo ahora. Qué queréis que os diga; me encanta que me premien.

            Además, ya había cobrado la pasta del premio hace mucho. Entonces, ¿qué? ¿Me subo a un pedestal y, una vez pillados los euros, les digo que se metan el diploma por el culo? ¿O voy allí y monto un numerito? Pues no; lo que exigía la ocasión era ser dócil y afable. O simplemente educado.

            Me  pregunto por qué os cuento todo esto... ¿No será postureo? Mirad, chicos, qué importante soy codeándome con la realeza... Pues quizá; siempre he pensado que los escritores, aunque nos engañemos diciéndonos que no, somos en el fondo unos vanidosos de tomo y lomo. Pero, por otro lado, ha sido una experiencia curiosa y me apetecía compartirla con los merodeadores de estas áridas tierras de Babel.

sábado, febrero 7

Frío



Hace unos meses, comentaba aquí que las personas, cuando viajamos a otros países, lo hacemos rodeados por una burbuja de nuestra propia cultura. Es decir, aunque estemos en un entorno completamente distinto, seguimos comportándonos y pensando como si estuviéramos en nuestro país. Ahora añado que incluso quedándonos en España, seguimos envueltos en otra burbuja, la de nuestra clase social, nuestra educación y nuestro ambiente más inmediato. Yo, por ejemplo, no represento a lo que hoy es España, sino, en todo caso, a los madrileños de clase media, con estudios universitarios, profesión liberal, un estilo de vida acomodado, alto nivel cultural... Y mis conocidos y amigos más o menos lo mismo.

            Instintivamente, doy por hecho que, en general, los puntales básicos de mi estilo de vida son comunes a la mayor parte de mis conciudadanos. Todos tenemos casa, todos tenemos familia, todos nos alimentamos, todos nos protegemos de las inclemencias del tiempo de forma parecida, todos tenemos acceso a la sanidad y la educación... Sé que no es cierto; leo la prensa, escucho la radio, veo la TV, y estoy al tanto de que mucha gente en mi propio país carece de lo que yo considero básico. Pero una cosa es saberlo intelectualmente, y otra cosa es sentirlo de forma concreta siendo testigo directo.

            Por ejemplo, si leo que el tsunami del Índico causó más de trescientos mil muerto me horrorizo. Pero me horrorizo de forma abstracta, porque en realidad no puedo imaginarme a tal cantidad de gente ahogándose. Esas muertes no se convierten para mí en una experiencia, sino en un dato. Ahora bien, si estoy en la playa y veo que alguien, una sola persona, se ahoga, el choque emocional será mucho más intenso. Porque esa muerte no será un dato más en la estadística de los fallecidos por ahogamiento, sino una experiencia vital próxima a mí. Una cosa es saberlo y otra vivirlo.

            Como sabéis, en España estamos padeciendo los rigores de dos olas de frío, una polar y otra siberiana. En realidad, no tiene nada de extraordinario; estamos en invierno, ¿no? En Madrid llevamos un par de semanas con una rasca del carajo. Ahora mismo (son las 10:30) hay tres grados de temperatura en el exterior y está muy nublado. Mucho frío. Pero estoy en mi despacho, calentito...

            Pues bien, el pasado martes se estropeó la caldera que nos proporciona agua caliente y calefacción. Me desperté con la casa helada y tuve que ducharme con un agua que me hizo pensar en morsas y pingüinos. Llamé al servicio de reparaciones y se comprometieron a venir por la tarde. En total, la calefacción estuvo sin funcionar desde las siete de la mañana (cuando debería haberse conectado automáticamente) hasta que la repararon a eso de las seis de la tarde.

            Entre tanto, yo me puse a intentar trabajar, sentadito frente a mi escritorio como un buen niño. Llevaba pantalones de pana y un jersey bien gordo, pero al poco rato tuve que ponerme una manta sobre las piernas, porque me estaba quedando pajarito. Pero, ay amigos, no podía ponerme guantes (intenta pulsar un teclado con guantes y verás qué risa), así que las manos no solo se me estaban quedando heladas, sino que además empezaron a ponerse rígidas y a agarrotarse. Imposible trabajar así. Hacía tiempo que no pasaba tanto frío. A mediodía decidí salir a hacer algunos recados, porque así podría disfrutar de la calefacción del coche. Pero regresé a casa a la hora de comer y de nuevo me sentí como disidente soviético de vacaciones en un gulag siberiano. Sólo fueron once horas, pero coño, qué frío pasé.

            Y mientras estaba ahí, tiritando, pensé que mucha gente de mi propia ciudad iba a pasar todo el invierno en las mismas condiciones que yo en esos momentos. Personas que tienen casa, incluso trabajo o pensiones, pero que carecen del dinero necesario para poder permitirse el lujo de encender la calefacción. A eso lo llaman pobreza energética, como si ponerle nombre a las monstruosidades las hiciera más llevaderas. Mejor decir “pobreza energética” que “puta miseria”, supongo. Es más cool y nos deja más tranquilos.

            Últimamente se están produciendo en Madrid más incendios de lo normal. Mucha gente que no puede pagar la calefacción se calienta con braseros, estufas o, qué sé yo, haciendo una hoguera en un cubo. Entonces una chispa salta, la casa se incendia, los inquilinos mueren. Pero ¿qué importa? Sólo son estadísticas. He comprobado en Internet que también hay más muertes por intoxicación de monóxido de carbono, a causa de la mala combustión de braseros y estufas. Joder, tengo la sensación de haber vuelto a mi niñez, a finales de los 50, cuando esas cosas eran más habituales. O a lo mejor es que estamos regresando a Dickens...

            El martes pasado, mientras experimentaba los mismos rigores climáticos que un pobre energético, no dejaba de preguntarme cómo consentimos ese estado de cosas. Estamos empezando a aceptar como normal lo que sencillamente es inasumible. Cada día se hace más ancha la brecha entre los que les sobra de todo y los que no tienen nada, ni siquiera derecho a calentarse. Recuerdo que, cuando existía la Unión Soviética, en occidente se mostraban imágenes de colas interminables en Moscú para intentar adquirir algún producto básico, y a eso se le llamaba con sarcasmo el “Paraíso comunista”. Pues bien, esto que nos rodea es el rutilante “Paraíso neoliberal”.

            Cuando pienso en estas cosas, ¿sabéis lo que siento? Frío. Mucho frío. Y rabia, mucha rabia. ¿Cuánta gente tendrá que morirse congelada, o quemada, o asfixiada, hasta que reaccionemos? ¿O es que hace tanto frío que se nos ha congelado el corazón?

martes, enero 27

Cartas del pasado



            En enero del año que viene, se inaugurará en La Casa del Lector, del Centro Cultural El Matadero, una exposición sobre José Mallorquí, mi padre. Aparte de la exposición, habrá un ciclo de conferencias, proyecciones cinematográficas y se editará un libro. Ya os mantendré informados.

            El caso es que, para el libro dedicado a mi padre, se me ha ocurrido preparar un artículo que trate sobre su particular teoría literaria. Que no está recogida en ninguna parte. Entonces, ¿de dónde voy a sacarla? Pues de su correspondencia particular, pensé. Quizá mi padre mencionaba en las cartas algunas ideas sobre su técnica narrativa. Así que busqué en su archivo y reuní toda la correspondencia que encontré.

            Son cientos, probablemente miles de cartas escritas a máquina (o, mejor dicho, copias a papel carbón de sus cartas). Una barbaridad. Y no precisamente cartas cortitas, sino muy extensas. Es increíble; mi padre debió de escribir... no sé, ¿cuatrocientas novelas? ¿Quinientas? Y un mogollón de guiones radiofónicos y cinematográficos. ¿De dónde demonios sacaría tiempo para escribir tantas cartas? Contestaba a cuantos le escribían, y, entre admiradores, amigos y colaboradores, le escribía un huevo de gente. Lo suyo era pura grafomanía.

 

            Hasta ahora he revisado más o menos una cuarta parte de su correspondencia. No he encontrado mucho de lo que ando buscando, pero sí lo suficiente como para ser optimista respecto al artículo. Por ejemplo, he descubierto algo que me intrigaba desde hace tiempo. ¿De dónde sacaba mi padre la cuantiosa documentación que tenía, sobre todo acerca de Estados Unidos? Imaginaos que estáis en la aislada, pobre y gris España de los años 40 y 50, y queréis conseguir datos sobre, qué se yo, la historia de California, las tribus indias, armas de fuego del Oeste o datos del territorio de Utah, por ejemplo. ¿Cómo demonios conseguía todo eso? (a los merodeadores más jóvenes les recuerdo que por entonces no existía Internet).

            Mi padre obtenía la documentación de muchas maneras, pero había una que me ha sorprendido: la filatelia. Además de escritor, mi padre era un gran coleccionista de sellos. Pues bien, por entonces existían listas de correos que permitían ponerse en contacto a filatélicos de todo el mundo para intercambiar sellos. Mi padre mantenía correspondencia con varios coleccionistas extranjeros; entre ellos al menos dos que vivían en Estados Unidos. Y he podido comprobar por su intercambio epistolar que les pedía con frecuencia que le consiguieran y enviaran libros, folletos, revistas, etc. Curioso, ¿verdad?

            Hasta ahora, la mayor parte de las cartas que he revisado son de los años 40 y 50, cuando yo todavía no había nacido (o sólo era un encantador mamoncete). La mayor parte no tienen interés; son cartas de trabajo o contestaciones a los fans. Pero otras, un treinta por ciento o así, son más personales; correspondencia con amigos y familiares. Tampoco es que tengan gran importancia objetiva, pero en ellas se trasluce la personalidad de quien las ha escrito.

            Ahora tengo dos años más que mi padre cuando murió, así que puedo compararme con él de igual a igual. Y no podemos ser más diferentes. No solo en aspectos personales, que sería lógico, sino en nuestra actitud frente al mundo y la forma de relacionarlos con los demás. En realidad, lo que nos separa son diferentes usos y costumbres sociales.

            Mi padre, en las décadas de los 40 y 50, tenía entre treinta y tantos y cuarenta y pocos años. Sin embargo, su correspondencia personal era muy formulista, muy seria y contenida. Eran las cartas de una persona formal, de un hombre consciente de su posición (escritor de éxito), pero el mismo tiempo algo tímido e inseguro, como si no acabara de creérselo. También son las cartas de un novelista, así que hay frecuentes rasgos de ingenio y una prosa muy cuidada. El tono es cordial, pero algo envarado.

            Yo no me expresaba así cuando tenía treinta y tantos o cuarenta y pocos años. Mis cartas eran mucho más desenfadadas, más próximas y coloquiales. Claro que yo no escribía ni remotamente tantas cartas, ni por entonces era un escritor de éxito. Pero da igual; también he leído algunas de las cartas que recibía mi padre, y el tono era el mismo: formulista y rígido. Creo que era cosa de la época, de cómo interactuaba la gente antes.

            Pero también he leído varias cartas que mi  padre escribió a finales de los 60 y comienzos de los 70 (algunas pocos meses antes de su muerte). El tono cambia, es más coloquial y mucho menos rígido, sin apenas formulismos. Al contrario que en las primeras cartas, mi padre escribía en su última etapa con frases mucho más cortas, sin apenas retórica. Sin embargo, se expresaba como un “señor mayor”. Y así le recuerdo yo: como un “señor mayor”.

            Ahora tengo dos años más que él; soy mayor, sin duda, un genuino cascajo. Pero ni hablo, ni visto, ni escribo, ni me comporto como un “señor mayor”. Tampoco lo hacen mis amigos de mi edad. Quizá seamos una panda de inmaduros peterpanes, pero creo que de nuevo se trata de un cambio en los usos sociales. Antes, la edad madura implicaba adoptar un rol. Ahora no. O a lo mejor es que los roles de las diferentes edades se han unificado.

            En la época de mi padre, la edad  avanzada se consideraba un valor positivo. Se suponía que los muchos años implicaban un enriquecimiento de experiencia y sabiduría, así que las personas mayores eran respetadas. Por eso, los adultos adoptaban roles acordes a su dignidad; y por eso los jóvenes intentaban parecer adultos lo antes posible. Pero ahora es al revés. Lo que se valora es la juventud, así que los “señores mayores” han desaparecido y todo el mundo adopta roles juveniles.

            Mientras leo la correspondencia de mi padre, siento a flor de piel el paso del tiempo. A través de las palabras que escribió soy testigo de cómo evolucionaba su personalidad, de cómo cambiaba. Y no sólo él, sino también la sociedad entera. Sorprendentemente, no experimento nostalgia; ¿cómo iba a sentirla si la mayor parte de lo que he leído fue escrito cuando yo aún no había nacido? Pero lo que sí siento es un puntito de tristeza.

            Muchas de las cartas están dirigidas a (o hablan de) amigos de mi padre que no tengo ni la más remota idea de quiénes son. A veces, las cartas incluyen fotos de personas que son completos extraños para mí. En las cartas se comentan pequeños acontecimientos que afectaron a mi familia, pero que yo ignoraba por completo. Y eso es lo triste: el olvido. Las cartas también acumulan mucho polvo y, tras cada sesión de lectura, acabo con las manos grises, tiznadas de recuerdos marchitos. Es como si ese tiempo, el tiempo de mi padre, hubiese ardido, dejando atrás tan solo un montón de cenizas. Estoy paseando entre ruinas al borde de la nada.

            Desde hace seis meses, cuando murió mi hermano José Carlos, me he convertido en casi lo único que queda de ese tiempo. Soy el guardián desconcertado de una memoria incompleta. No llevo una antorcha en las manos, sino un puñado de polvo.

            Sí, es un poco triste...