miércoles, junio 4

En la mente de House

Hace mucho que no hablo del viejo Gregory House. Eso no se debe a que mi devoción hacia la serie haya menguado con el paso del tiempo, ni mucho menos; lejos de ello, sigo considerando a House una de las series más inteligentes de la historia de la televisión. Y, quizá –junto con los buenos años de Los Simpson-, la más provocadora. La verdad es que si no he hablado del ácido doctor es porque no tenía nada nuevo que decir. Pero hoy sí.

Hay muchas formas de juzgar la calidad de una serie de TV; por ejemplo, evaluando el nivel medio de los episodios a lo largo del tiempo. En ese sentido, yo diría que House se merece un aprobado alto, incluso un notable. Los críticos con la serie (siempre hay infieles) objetan que se trata de una formula repetida capítulo a capítulo: llega un enfermo con síntomas rarísimos, House se equivoca dos o tres veces con el diagnóstico y finalmente, en un rapto de inspiración, da con la solución. Y es cierto, la mayor parte de los episodios encajan en ese esquema. Pero eso, a los adictos a la serie, no nos importa, porque sabemos que esa fórmula no es más que el marco general donde se desarrolla lo verdaderamente interesante. Por supuesto, hay episodios –afortunadamente escasos- que sólo son fórmula, y esos resultan sin duda los peores, pero en general la brillantez de la serie se encuentra en la periferia del caso clínico, en lo que sucede alrededor de la “enfermedad-McGuffin”. Cargarte la serie, por repetitiva, sin tener en cuenta esto, sería como restarle importancia a la pintura porque la inmensa mayor parte de los cuadros son rectangulares.

Pero hay otra forma de juzgar la calidad de una serie: no por su nivel medio, sino por las cumbres que llega a alcanzar. Y ahí House gana por goleada, porque los buenos episodios de la serie pueden ser muy, muy buenos, incluso magistrales. El ejemplo más claro de esto es el penúltimo capítulo de la primera temporada, Tres historias (premio Emmy 20005 al mejor guión), un relato complejo y sutil narrado con la precisión de un mecanismo de relojería. Una obra maestra del arte audiovisual; y, creedme, no exagero. Pues bien, hasta ahora esa era la más alta cima alcanzada por nuestro buen/mal doctor; y puede que siga siéndolo, pero le acaba de surgir un serio competidor en el doble capítulo (final de la cuarta temporada) que ayer emitió Cuatro.

Se trata del capítulo llamado La cabeza de House y su continuación El corazón de Wilson. En esta historia, House sufre un accidente de autobús y, a causa de un golpe en la cabeza, pierde la memoria de sus últimas horas; sólo recuerda que entre los pasajeros del autobús distinguió a uno con síntomas de una enfermedad mortal, pero no sabe quién es. Así pues, ambos capítulos son una especie de viaje al interior de la mente de House donde se mezclan sueños, alucinaciones y recuerdos, tanto reales como falsos, una narración casi abstracta que en ocasiones me recordó a los mejores momentos no musicales del All That Jazz de Bob Fosse. Pero no solo es eso, sino también un bien orquestado y comedido drama que concluye con una de las secuencias más emotivas que jamás he visto en la pequeña pantalla.

Así pues, tanto si sois o no seguidores de la serie, os recomiendo encarecidamente que veáis esos dos episodios, porque sin duda forman parte de lo mejor de la historia de la TV. Y por si alguien siente aún alguna reticencia, adelantaré dos cosas: En primer lugar, que por primera vez se ve a Gregory House derramando una lágrima. Sólo una, es cierto, y en unas circunstancias más bien chungas, pero aun así resulta un espectáculo de lo más inusual. En segundo lugar, en este doble episodio la doctora Lisa Cuddy realiza un streeptease en toda la regla (aunque no todo lo completo que a uno le gustaría) que, pese a su naturaleza onírica y freudiana, resulta de lo más estimulante y pone de relieve -¡y cómo!- la extraordinaria forma física y los envidiables cuarenta y tantos años de la actriz Lisa Edelstein.

En fin, hacedme caso y, si no los habéis visto, conseguid como sea La cabeza de House y El corazón de Wilson. No os arrepentiréis.

14 comentarios:

sfer dijo...

¡Qué velocidad! Me preguntaba cuánto tardarías en dejarnos las alabanzas a los episodios de anoche (verdaderamente extraordinarios! Jamás pensé que se me saltarían a mí también las lágrimas viendo House...).

Akaki dijo...

Habrá que verlos si. Una pregunta sobre otra cosa Cesar, que revistas hay ahora donde se podría publicar un relato de ciencia ficcion en papel?, intentarlo por lo menos
saludos!

Anónimo dijo...

Yo los vi a ritmo de Fox USA, así que tuve que esperar unos días para ver "El corazón de Wilson". Al terminar de ver "La cabeza de House" me quedé completamente paralizada. De hecho, estaba montada en la bicicleta estática y ni siquiera me di cuenta de cuándo había dejado de pedalear. Magistral, sin duda.

Fernando Alcalá dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, César. No sé por qué entré a House con ciertas reticencias. Pensaba que era una serie que no me iba a gustar. Lo que demuestra que lo que no me gusta a veces son las ideas preconcebidas que tengo en mi cabeza. ¿Me hago una lobotomía, doctor House? Probablemente.

Alicia Liddell dijo...

César, ¿pero no te entró un deseo irrefrenable de coger un bate de beisbol y reventarle el careto a House?
Ya sé que wilson es un santo y que le aguanta todo. Estoy impaciente de que llegue la próxima temporada, a ver qué pasa con su relación.

César dijo...

Sfer: chica, me impresionaron tanto esos dos capítulos que tuve que escribir la entrada cuando aún los tenía frescos. Y a mí también, lo confieso, se me humedecieron los ojos al final del segundo episodio.

Akaki: Pues mira, que yo sepa ya no queda ninguna revista de cf en papel. Hay algunas colecciones/antologías que, hasta hace poco al menos, publicaban relatos de autores españoles: una es "Artifex" y otras dos, promovidas por la AEFCFT, "Visiones" y "Fabricantes de sueños". Pero quizá algún merodeador pueda informarte mejor.

Anónima de las 10:18: Pues sí, son dos capítulos que te dejan con la boca abierta. Raras veces se ve algo así en televisión.

Fernando Alcalá: pues fíjate en mí: yo odio las series de médicos, jamás he seguido una. Y por eso estuve a punto de perderme House; pero vi los cortes promocionales y me dije: vale la pena darle una oportunidad a un tipo tan borde.

Alicia: Pues claro que me entraron ganas de romperle la cara a House; como casi siempre que putea al pobre Wilson. Pero esta vez, al menos, se juega la vida por él... En cualquier caso, los guionistas nos dejan, en efecto, con la curiosidad de saber qué pasará con la relación entre House y su único amigo. Serán cabrones...

A. Romero dijo...

Yo también me sigo quedando con "Tres historias", pero desde luego pienso que este díptico de episodios lo supera en impacto emocional.

Por cierto, César, si me permites una pregunta ajena al tema: ¿tienes previsto darle una oportunidad a "La niebla" de Frank Darabont? Sinceramente, me gustaría mucho leer tu opinión, para bien o para mal.

Big Brother dijo...

No los ví en su momento (esos episodios) y me los estoy bajando con "la mula".
¿Les importaría mucho a los asiduos de este blog no colgar comentarios destripándolos?
Y ya sé que con no entrar aquí a leerlos evitaba el problema pero... este es un sitio tan acogedor que me resisto a ello.
Pero que lento va el e-mule.

Artemisa dijo...

Pues yo te recomiendo 'Perdidos'. Si buscas en wikipedia sin leer spoilers, te saldrán las referencias literarias de esa serie, que bebe de grandes clásicos de aventuras y relatos marineros. Además, aunque 'House' tiene diálogos muy buenos y tienen a Hugh Laurie (me encanta), la trama general está más trabajada en 'Perdidos', aunque no haya un superpersonaje carismático principal (los actores no son nada desdeñables).

Y como amante de la ciencia-ficción, recomiendo 'Heroes', a ser posible en VO.

Big Brother dijo...

Las doce menos veinte de la noche. E-mule se aceleró y he podido ver los dos capítulos.
Excelentes, verdaderamente excelentes. De lo mejorcito de la serie. Y ahora a esperar la continuación. Aunque la única chica de ella a la que no amabamos se nos acaba de morir.

Juanmi dijo...

En uno de los capítulos de la cuarta temporada de "Perdidos" Sawyer está leyendonada menos que "La invención de Morel".
Perdidos es una serie que empezó muy bien, con una magnífica Primera temporada.
Después hicieron una Segunda temporada que era casi una tomadura de pelo, y que espantó a buena parte de su audiencia (con tioda la razón)
Pero la Tercera temporada fue tan buena como la Primera.
Y la Cuarta ha sido una auténtica maravilla, con un capítulo genial titulado "La Constante". Una de las mejores historias de viajes en el tiempo que he visto (y también que he leído).

Enrique Páez dijo...

Qué poder de convicción tienes, César, que me he bajado el capítulo de House para poder rescatarlo de los recuerdos que no tenía. Todo sea por los bucles en el tiempo.

Gregorio Bermudez dijo...

No sea leso
Mire y Lea
http://pensamientovulgar.blogspot.com/

viagra online dijo...

Uno de los personajes más enigmáticos de la tv, en especial la relaciòn que tiene con otros personas y como estas se manejan.