martes, enero 6

Noche de magos

Es tarde, ya de madrugada. Los regalos están puestos al pie del árbol, todos envueltos en papeles de colores. El salón está lleno de globos. Hace años, mis hijos estarían dormidos a estas horas, pero ya son mayores, así que ahí los tengo, en sus habitaciones, colgados de Internet. Ahora, ellos también nos regalan algo. Me encanta esta noche, siempre me ha gustado. Noche de Reyes, noche de magos.

Espero que el canoso, el pelirrojo y el negro os traigan muchos obsequios, sobre todo de esos que no sirven para nada, pero siempre habéis deseado tener.

Y ahora shhhhhh... a dormir.

Feliz noche.

12 comentarios:

Enrique Páez dijo...

Feliz año, César. Este año cerraremos más de una novela. Lo presiento. Abrazos.

Leodin DaCore dijo...

Siempre he sido del negro... Veo que en todas las casas pasa lo mismo, a los hijos cuando crecemos nos toca regalar también a los padres! :P

Ojalá te hayan traído lo suficiente!

Anónima de las 9:59 dijo...

Es la fiesta más bonita y la mentira más genial jamás inventada.

Cuando uno crece y conoce "la verdad", convertirse en un Rey Mago es la única manera de soportar la decepción. ;)

Merak dijo...

Me han regalado dos libros tuyos ^^ La Mansión Dax y El Viajero Perdido, ya te diré qué me han parecido (de momento, estoy contenta con el regalo). Mañana tengo que ir a cambiar una cosa, pero por lo demás, me ha gustado todo, y espero que a ti te hayan traído también muchas cositas buenas, te lo mereces. Felices Reyes y un beso,

Cristina

Anónimo dijo...

Ésta mañana, después del ritual de abrir los regalos al pié del árbol, hemos salido mi hijo, mi mujer y yo a dar una vuelta en las bicis. A mi hijo le habría costado hacerlo si no fuera por que ya con 14 años su relación con los Reyes Magos ha cambiado mucho. El caso es que al volver nos hemos cruzado con una madre con su hijo de unos 8 o 9 años que llevaban unos rollos de papel de regalo típico de la navidad.
A ella la navidad no le interesa, odia la obligatoria felicidad que le rodea, puede que en su familia nunca se celebrara siguiendo la tradición, puede que sus padres pasaran de implicarse e implicar a ella en la celebración y eso la haya condicionado. Pero su hijo, que va jugando con el rollo de papel de colores navideños como si fuera una espada, no se merece esa desidia y menos jugar a destiempo, mientras los amigos de su hijo juegan con las sorpresas de la mañana de reyes, a cumplir de forma tan poco animosa con la falsa ilusión de ir con su hijo a buscar un envoltorio para una ilusión falseada, obligada y no deseada.
Que triste comienzo de año. Que vida tan triste la de ese niño. Ojalá descubra como ilusionarse aunque sea sin su madre.

Elaine Holmes dijo...

Oh, ¡yo vivo para que llegue el día 6 de enero! =D Pero por alguna misteriosa razón, siempre me llegan menos libros de los que pido, qué cosas, oye. ¬¬

Feliz Día de Reyes. ^^

Hermes Argifonte dijo...

A mí me han traído un nuevo sobrino para julio, así que no hay queja ninguna...

Big Brother dijo...

Cuando yo tenía trece años nació mi hermano menor, César. Hacía tres años que nuestro otro hermano había descubierto quienes eran en realidad los Reyes Magos. Fueron tres años de noche de reyes muy triste, sin ningún niño en la familia. Pero llegó César. Y nos obsequio con siete u ocho noches mágicas que por no esperadas fueron especialmente bonitas.
Gracias, enano.

Big Brother

Natalia dijo...

Espero que hayáis disfrutado del día de reyes ^_^

Besos a todos y feliz año :---)

Pau Sáez (Elche) dijo...

Muy buenas señor Mallorquí. Soy un chico de 14 años. Le felicito por sus libros. A mi la lectura no me gustaba, pero un día hace no mucho, me mandaron un libro suyo, "La Cruz de El Dorado" para el instituto, y me agradó mucho. Hace 1 semana me acabé otro libro suyo, "La Catedral" que me gustó lo mismo que el anteriormente nombrado. Ahora me estoy leyendo con mucha ilusión "Las lágrimas de Shiva", aunque todavía voy por el principio. Gracias por los momentos de intriga, de emoción, de miedo que me ha hecho pasar tan solo leyendo lo que antes yo veia un montón de palabras entrelazadas. Espero que lea mi comentario. Muchísimas gracias César, es usted un máquina

Anónimo dijo...

A mí me han traido una novela que os recomiendo encarecidamente: El Mapa del Tiempo de Felix J. Palma: viajes en el tiempo, época victoriana, jack the ripper, prostitutas y amor. Y excelentemente escrito.
Mazarbul

César dijo...

Enrique Páez: feliz año, amio mío. Y sí, seguro que este año cerramos más de una novela.

Leodin DaCore: Creo que, de niños, todos hemos sido del negro. Y no te quejes por haberte convertido en reina maga; es una forma genial de prolongar la ilusión. Espero que los mágicos monarcas te hayan cubierto de obsequios.

Anónima de las 9:59: Totalmente de acuerdo contigo, amiga mía, totalmente de acuerdo...

Merak: En fin... espero no decepcionarte... (caray, cúanta responsabilidad la mía)

Anónimo de las 8:58: las navidades son las fiestas de los niños, y es deber de todo adulto intentar que esas fiestas sean lo más felices posible para ellos.

Elaine Holmes: en cierto modo, que te traigan menos libros de los deseados es una bendición. Los libros, cuando tienes muchos, pueden llegar a ser una carga, te lo digo por experiencia. Por cierto, este año los reyes no me han traido ningún libro... qué raro.

Hermes Argifonte: ¡Qué precioso regalo! Felicidades.

Big Brother: Supongo que las gracias se las deberías haber dado a nuestros padres, o a Kiosaku Ogino; yo me limité a ser el espermatozoide más rápido.

Natalia: Fue un día genial. Un beso enorme para ti.

Pau Sáez: no hay nada que me haga sentir más orgullo que cuando alguien me dice que ha descubierto el placer de la lectura gracias a alguna de mis novelas. Eso me hace sentir que lo que hago vale para algo. Por eso, tu comentario es para mí como un regalo de Reyes, así que te lo agradezco de todo corazón.

"Las Lágrimas de Shiva" es muy diferente a las dos novelas mías que has leído; espero que, aun así, te guste. Yo le tengo mucho cariño a esa novela, en parte porque es la más autobiográfica. El prota se parece mucho a mí.

Ah, llámame César y de tú, ¿vale? :)

Mazarbul: Precisamente ahora estoy leyendo esa novela, amigo mio.