viernes, diciembre 28

Babel, Babelia y yo


La verdad es que los tres mundos laborales por los que ha discurrido mi vida –periodismo, publicidad y literatura- son proclives a los egos hinchados. He conocido a muchos periodistas que se consideraban a sí mismos los únicos y verdaderos guardianes de la Verdad, observadores privilegiados de los mecanismos ocultos del universo. Ellos eran los informados, y los demás una panda de ovejitas ignorantes. Luego, si escarbabas un poco, descubrías que su “conocimiento secreto” no era más que un montón de cotilleos de dudosa procedencia y escasa entidad, o meros rumores jamás confirmados.

El caso de los publicitarios es aún más lamentable, sobre todo en lo que respecta a los creativos. Veréis, los creativos publicitarios son (eran, más bien) profesionales extraordinariamente bien pagados. Cuando yo trabajaba en publicidad, mi sueldo era muy superior a los salarios de mis clientes, incluyendo a la mayor parte de los directores generales. En los 80, los creativos ganábamos una pasta gansa. Además, trabajábamos en un entorno técnicamente muy sofisticado, íntimamente relacionado con lo audiovisual y las últimas tecnologías. Era un trabajo cosmopolita en el que se disponía de todos los medios imaginables. Además, era un trabajo con gran exposición pública. Así pues, el endiosamiento de muchos creativos resultaba de lo más grotesco. Se comportaban como artistas caprichosos, como si fueran Picasso, Kubrick o Borges, cuando lo único que hacían (hacíamos) era vender detergentes.

En cuanto a los escritores... ay, mamma mía, he conocido algunos que parecían estar un par de metros por encima de la divinidad. Y me refiero tanto a escritores consagrados como a plumas primerizas que, por haber publicado un par de relatos en algún blog o fanzine ya se creen mejores, más listos y más sensibles que los demás.

No pretendo decir que todos los periodistas, publicitarios y escritores son así, ni mucho menos. De hecho, creo que sólo una minoría sucumbe al lado oscuro (la vanidad); pero es una minoría tan ridícula y tocapelotas...

El caso es que, consciente de todo eso, llevo mucho tiempo luchando con mi ego para mantenerlo controlado, porque creo que una de las mayores debilidades del ser humano es la vanidad. Así que periódicamente me digo: No eres un artista, César, sino un puto artesano, y tu trabajo tiene tanto mérito o demérito como el de un ebanista, un herrero o un alfarero. Me pongo en mi lugar y así procuro no convertirme en un gilipollas vanidoso.

Pero, amigos míos, ocasionalmente hay que darle un poco de gustito al ego. De vez en cuando, un terrón de azúcar y unas palmaditas en los lomos vienen bien para mantener el ánimo alto. Y ésta, me temo, es una de esas ocasiones.

Como sabéis, Babelia, el suplemento cultural de El País, elige por estas fechas los mejores libros publicados durante el año, según los distintos géneros. Hasta ahora, no había incluido la literatura infantil y juvenil, pero este año sí. Y resulta que un comité de 30 expertos ha escogido La isla de Bowen como la mejor novela juvenil publicada en 2012, tanto en lo que se refiere a autores extranjeros como autóctonos.

Estoy que me salgo de gustito. Tengo el ego que ya no le cabe ningún traje, de gordo que está. Así que permitidme un instante de vanidad:

¡Coño, pero qué bueno soy!

Ya está, se cerró el grifo del autobombo.

No obstante, estoy muy satisfecho de La isla de Bowen, así que no os libraréis de que un día os cuente mi Teoría de la Novela de Aventuras. Pero no hoy.

La lista de los libros del año aparecerá en Babelia, pero ya se ha publicado un anticipo en Papeles Perdidos, el blog del suplemento. Si queréis, podéis echarle un vistazo pinchando AQUÍ.

Y ya está, creo que ésta será la última entrada del año. Así que amigos míos, queridos merodeadores de las exóticas tierras de Babel, os deseo a todos lo mejor para el año que viene. Y para los cien siguientes, también.

Un abrazo y feliz año nuevo.

22 comentarios:

JInicio dijo...

Enhorabuena César! Estás que te sales. En tu caso está perdonado el autobombo.

jumareva dijo...

Enhorabuena César. Ojo con "elije". La emoción del momento ha hecho que bajes la guardia:)

Cristian García Álvarez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristian García Álvarez dijo...

¡Muchas felicidades César!

Hace un par de meses tuve la ocasión de leer tu libro y supe que tenía algo de especial, no sólo por el magnífico misterio en el que se desarrolla la trama, sino por la gran habilidad de relacionar a los personajes entre sí.

Me recuerda a 'La Cruz de el Dorado' ya que hace alusión a la temática de las reliquias y tal, pero con un ambiente más náutico.

¡Y que estalle el ego aunque sólo sea por una vez!, te lo merecías con creces. Enhorabuena otra vez, creo que ha sido una grata sorpresa antes de culminar con este año.

Espero con entusiasmo la 'Teoría de la Novela de Aventuras', seguro que será muy interesante.

Para terminar, os deseo un feliz y próspero año nuevo.

Juanma dijo...

¡Enhorabuenísima, César! Es un notición. :)

Abrazos.

Anónimo dijo...

¡Qué casualidad! Estaba leyendo las últimas páginas de La Isla de Bowen cuando aparecieron buenas noticias sobre la novela en la prensa. Un montón de críticos y especialistas opinaron como yo: a todos nos ha gustado. Será la mejor novela juvenil del año, no lo dudo, pero yo he disfrutado con su lectura como si fuera joven. Y, desde luego, no lo soy.
La aventura y el misterio funcionan en todas las edades si el libro es bueno.
Me ha sorprendido la mezcla de géneros. Y la documentación tan precisa que manejas. Y muchas mas cosas que aquí no caben. Y me hace pensar en cual ha podido ser tu plan al escribir un argumento tan complejo. Tendré que esperar, quizás, a esa Teoría que anuncias.
En fin, solo quería darte la enhorabuena. Y dármela a mí por los buenos ratos que he pasado leyendo.

Natalia dijo...

¡Muchas felicidades! :-)

Gabriel dijo...

Feliz y prospero año nuevo a ti también, y a todos los merodeadores y parroquianos de este blog.

Luis Manuel Ruiz dijo...

Un fortísimo y justísimo abrazo. En efecto, la novela se lo merece todo: así que adelante con el autoculto. Abrazos.

Arturo dijo...

Enhorabuena César, por el reconocimiento y por el ego dominado.

José Antonio dijo...

¡Enhorabuena!

He de decir como lector de la novela, que el reconocimiento es justo, a mi me encantó y se lee rapidísimo. Misterio, aventuras, ciencia-ficción, dirigibles... y una narración genial.

Sólo tengo una pregunta... ¿Zarko eres tú verdad? Yo al menos le puse tu imagen, eso sí le añadí el sombrero Panamá XD

¡Un saludo y Feliz Año que viene!

César dijo...

José Antonio: Vaya, me has pillado. En efecto, el profesor Zarco es, en parte, una version exagerada de mi mismo.

Samael dijo...

Felicidades por el reconocimiento. Dicho esto, y aumentando el comentario, con que es justo, cabal y merecido, me ofrezco a cubrir el papel de aquel legendario personaje que siempre acompañaba a Alejandro Magno y cuya única función consistía en recordarle que era humano, no divino. Si me contratas prometo ser muy descuidado en mi trabajo. ;-)))
¡FELIZ 2013 PARA TODOS!

Anónimo dijo...

Sólo una puntualización: Eso lo hacían los porteadores de los laureles del César.

Moderntime dijo...

Bob Dylan que es un genio, dice que aun sigue haciendo tantos conciertos al año por que es el trabajo con el que se gana la vida...bueno es un ejercicio de modestia por parte de uno de los mas grandes, ademas en estas profesiones cretiavas muchas veces se suele dar el hecho de que cuanto mas grande es el artista tiene un mayor grado de modestia...

Buen año neuvo!!

Moderntime dijo...

Disculpas por las faltas ortograficas...quise decir; "creativas" y "año nuevo"...

Jarl-9000 dijo...

Me sumo a las felicitaciones. Una buena forma de empezar el año.

Rodolfo Martínez dijo...

Ya sabes que no estoy muy puesto que digamos en literatura juvenil.

Pero es que "La isla de Bowen" es una excelente novela de aventuras, apta para cualquier público y, sin duda, de los libros más disfrutables que puede leer el año pasado. Así que, en este caso y sin que sirva de precedente, tú ego se lo ha ganado, sin la menor duda.

Enhorabuena.

CorsarioHierro dijo...

Felicidades pero que conste que te avisé yo. :)

Rosaura Zavala dijo...

¡Muchas felicidades!
Es una buenísima noticia, sin embargo, he de admitir que no tan sorpresiva, bien sabido es, que eres un buen escritor!.
Hacía tanto tiempo que no entraba a tu blog, y sí, creo que me he perdido de muchas cosas interesantes, como el cuento de Navidad je.
Bueno, tengo 18 años y definitivamente tendré que leer ''La Isla de Bowen'' ;D.
De nuevo, ¡Felicidades!.

Anónimo dijo...

Cinco y pico de la mañana, he terminado mi relectura de Bowen.

César, algún día esta novela tendrá una versión comentada. Es por ello que agradeceríamos mucho que nos pusieses un making-off en el blog, dado que ha sido fascinante leerla y sería sublime conocer sus entresijos.

Algún día, tal como cuento, ese making-off formará parte de la introducción o apéndices a la versión comentada de tu novela. Lo sé.

Anónimo dijo...

Yo también leí tu libro como me habias recomendado hace unos meses y me encanto.
Enhorabuena y Feliz Año Nuevo!!!!

Mabel