miércoles, octubre 14

El Hombre Verde



            Este fin de semana he estado en Estella y Arizala, dos pueblos situados al oeste de Navarra. ¿Conocéis la zona? Es uno de los lugares con más antigüedad e historia por metro cuadrado de España. Allí hay megalitos, iglesias románicas, puentes medievales, villas romanas, viejos caserones, castillos, pueblos antiguos... Por su centro pasa el Camino de Santiago; de hecho, allí mismo, en Puente la Reina, se unen los dos tramos del Camino. Y cerca de Puente la Reina está la iglesia de Eunate, en medio de ninguna parte, uno de los lugares más misteriosos y mágicos que conozco. El entorno es una maravilla, con muchas arboledas, colinas y valles, y la hermosa Sierra de Urbasa (donde, por cierto, se rodó Robín y Marián, el film de Richard Lester protagonizado por Sean Connery y Audrey Hepburn).

            Conozco bien el lugar, porque mis suegros tenían cerca de Estella, al pie del Montejurra, un chalet de vacaciones y en el pasado fui allí con frecuencia. Además, ahora mi querida cuñada y amiga Teresa tiene una casa en Arizala, cerca de Estella, y de vez en cuando vamos allí a gorronear. Y por eso fuimos el puente del 12 de octubre a Arizala, invitados por Teresa para celebrar su cumpleaños.

            El caso es que, por mucho que creas conocer un territorio, siempre encontrarás sorpresas. Teresa nos había preparado una visita guiada por el románico del valle de La Valdorba, en la Zona Media de Navarra. Yo no lo conocía y fue muy interesante, pero voy a centrarme en lo que descubrí en la humilde iglesia de Santa María de Eristain.
 
 
            Se trata de un pequeño templo prerrománico que a nadie, a un primer vistazo, le llamaría la atención. Sin embargo, es la iglesia más antigua del valle, pues fue erigida en el siglo X. Como digo, es un edificio de apariencia insignificante, hasta que entras en su interior y ves las pinturas murales que adornan el ábside. En sus orígenes, todo el interior de la iglesia estaba pintado, pero una “hábil” restauración se cargó la mayor parte de los murales. Lo que queda son las pinturas góticas del ábside (muy deterioradas), pero resulta que esos frescos góticos estaban pintados sobre otros románicos, mucho más antiguos.

            Sólo quedan visibles dos muestras de las primitivas pinturas románicas: un pequeño símbolo solar y, en la parte superior del ábside, una enorme cabeza humana de la que brotan dos guirnaldas vegetales (probablemente es la pintura más antigua de Navarra). Al ver esa cabeza, me quedé de piedra, porque aquello era, sin duda, un “hombre verde” (Podéis verlo en la foto que preside este post).

            ¿Sabéis lo que es el Hombre Verde? Se trata de una antiquísima tradición celta originaria de las Islas Británicas. Suele representarse como una cabeza humana hecha de hojas y plantas, o una cabeza de la que brotan guirnaldas vegetales. A veces aparece de cuerpo entero, un hombre vegetal, algo así como La Cosa del Pantano (para los no frikis: Swamp Thing, un cómic creado por Len Wein y Berni Wrightson).

            El Hombre Verde representa el ciclo de muerte/renacimiento que supone el paso del invierno a la primavera. Está relacionado con la fertilidad y los bosques, y es algo así como la representación masculina de la naturaleza. En sus orígenes, probablemente estaba relacionado con el dios celta Cernunos, aunque tiene concomitancias con otras figuras mitológicas, como Silvano, Baco o Pan. También tiene versiones más modernas, como Jack in the Green, John Barleycorn, el Caballero Verde del ciclo artúrico o el mismísimo Robin Hood.

            Como decía antes, el Green Man procede de las Islas Británicas, pero hay similares figuras legendarias en otros países, como Le Feuillou en Francia o el Blattqesicht en Alemania. En Navarra se llama Basajaun. Una teoría sostiene que el mito del Hombre Verde pasó a Francia con las migraciones celtas procedentes de Inglaterra, y luego de Francia a Navarra (quizá siguiendo las rutas de los constructores medievales). Otra teoría sostiene, por el contrario, que el mito del “señor del bosque” es universal y aparece de forma independiente en distintas culturas. No sé cuál de las dos teorías es verdadera, ni sé cómo se solía representar al Basajaun en la Navarra medieval, pero el rostro de Eristain tiene al 100% el aspecto de un Hombre Verde.

            Sorprendentemente, el Hombre Verde aparece representado en muchas iglesias cristianas. Yo mismo lo he visto en la catedral de Chartres o en la Capilla Rosslyn de Escocia, donde hay más de cien hombres verdes (aunque yo sólo encontré cuatro o cinco). Esto no deja de ser extraño, porque se trata de una figura absolutamente pagana. Hay muchas teorías que pretenden explicar esta anomalía; una de ellas, por ejemplo, afirma que los hombres verdes adoptarían en la mitología cristiana un papel diabólico, como las gárgolas. Pero no parece muy probable, porque los hombres verdes suelen aparecer en las iglesias con expresiones amigables (el de Eristain, sin ir más lejos, es una cara sonriente).


            En cualquier caso, dado que es una imagen pagana, en las iglesias suele aparecer a pequeño tamaño y  de forma más bien disimulada (en rincones alejados de las zonas de culto). Sin embargo, y eso es lo más sorprendente, en Eristain aparece no solo a gran tamaño, sino en un lugar preferente y bien a la vista: presidiendo el ábside, por encima incluso de las imágenes de Cristo.

            ¿Os lo imagináis? Feligreses de los siglos X y XI rezando en una iglesia cristiana frente a un enorme ídolo pagano, sea Hombre Verde o Basajaun. ¿Y a quién le rezarían, a Cristo o al Green Man? ¿Y qué diría el sacerdote respecto a esa gran cabeza vegetal, cómo narices lo integraría en el rito? ¿Y qué pasó después; por qué pintaron sobre los frescos románicos, ocultando al señor del bosque? ¿Cómo se tomaron aquello los fieles, qué hicieron? Mantenerlo vivo en sus tradiciones, supongo, susurrar su historia en las frías noches de invierno, junto al fuego, porque todavía hoy se sigue hablando del Basajaun. Se pueden repintar las paredes, pero no la memoria de los mitos.

            Disculpad el rollazo que os he soltado, pero es que me encantan estas cosas. Encontrar un enorme Green Man en Navarra era lo último que me esperaba. Me ha parecido mágico y lo quería compartir con vosotros.


Nota: Kingsley Amis (el padre de Martin) publicó en 1969 The Green Man, una novela de terror... aunque quizá debería decir “comedia de terror”, porque tiene partes que son puro humor, combinadas con otras que ponen los pelos de punta. Hubo una versión en castellano –El Hombre Verde, Aymá 1972-, pero por supuesto está descatalogada y debe de ser inencontrable. Una pena, porque la recuerdo muy divertida. (Creo que se rodó una adaptación para TV)



11 comentarios:

Samael dijo...

realmente curioso, yes, supongo que en esa época, aún se mantenían símbolos paganos conviviendo con los cristianos, una especie de eclepticismo para evitar dar carpetazo sobre lo antiguo. Claro que... ¿en la Península Ibérica el Hombre Verde?
La pena es que no se vea bien la pintura, por cierto, ¿quién se subió a la escalera para hacer la foto? Hizo lo difícil, encaramarse.

Juan H dijo...

Hola César, es muy llamativo que en una iglesia aparezca este tipo de pintura, aquí en Asturias, me parece que no hay nada parecido por las iglesias del prerrománico(y hay unas cuantas), al menos, en los escasos frescos que se conservan, como bien dice Samael, tal vez, permitían convivir esas imágenes con las cristianas, porque lo que sí es cierto es que en determinadas zonas en la edad media había muchas "bolsas de paganismo" como las llamaban, en las aldeas más aisladas y tal vez a los cristianos les costó más convertirlos y cedían a pequeñas concesiones como esas pinturas, no lo sé, muy intrigante y , lo que tú comentas es aún más misterioso, ¿A quién rezaban esas gentes y cómo se las apañaría el sacerdote en el culto?. Un post muy interesante, César. Por cierto ¿Tiene que ver algo lo del hombre verde con " el hombre de mimbre"? es una peli y un libro pero no los he visto ni leido.

César dijo...

Samael: Pues sí, hombres verdes en España. Y éste no es el único. Por ejemplo, hay otro en un sitio que conoces bien: la catedral de León. En una de sus vidrieras, del siglo XIII, hay un Hombre Verde (en realidad dos). Pero hay más: en Bercedo de Montija, en Villalcázar de Sirga, en Salamanca, en Santa María la Real de Nieva, en Ripoll... Hay muchos. Como digo en el post, el mito del Hombre Verde llegó a Francia con las migraciones de los celtas britanos de los siglos IV y V. Posteriormente pudo pasar a España de la mano de los canteros francos (sólo es una suposición, pero tiene sentido). Y ni puta idea de quién se subió a la escalera; he sacado la foto de Internet.

Juan H: La iglesia de Eristain es prerrománica, pero la pintura del Hombre Verde es románica. Creemos que durante el Medioevo todo el mundo era cristiano, pero no es cierto. El paganismo se mantuvo muchísimo tiempo en las zonas rurales ("pagano" viene de "pagus", que en latín significa "aldea"). Así que, en efecto, hubo mucho sincretismo y mucha confraternización del cristianismo con las antiguas creencias. No obstante, un ídolo pagano tan grande y en un lugar tan prominente... me parece de lo más extraño.

Los "hombres de mimbre" y los Hombres Verdes sólo están relacionados por su origen celta; por lo demás, no tienen nada que ver. Un hombre de mimbre (Wicker Man) es un artefacto para hacer sacrificios humanos. Se trata de una figura humana hecha de eso, de mimbre, en cuyo interior encerraban a la víctima y luego le prendían fuego (qué simpáticos, ¿verdad?). La película, llamada "The Wicker Man", es una producción inglesa de 1973, dirigida por Robin Hardy. Tanía muchas ganas de verla y la pillé por casualidad en la tele hace bien poco, aunque ya empezada. Es interesante. Pero no hay ninguna novela con ese nombre. En realidad, la película está "inspirada" en una novela de David Pinner llamada "Ritual", que se editó hace poquísimo en España. Ah, en 2006 se hizo un remake norteamericano de la peli inglesa. Lo protagonizaba Nicholas Cage y era una caca.

Ana González Duque dijo...

No tenemos nada que perdonarte. Me ha encantado este post del hombre verde. Había oído hablar del Basajaun, del señor del bosque, pero no sabía que los celtas también lo tenían y, desde luego, no me esperaba una figura de este tipo en una iglesia.
Me encantaría saber por qué se pintó allí. A lo mejor puedes dejar volar la imaginación y sacar una nueva novela sobre eso ;D

César dijo...

Ana: Me alegro de que te haya interesado el post. A mí esos pequeños misterios con los que uno se encuentra de cuando en cuando me entusiasman; le dan relieve a la vida. De hecho, lo misterioso está incluido en la declaración de intenciones del blog. Ahora bien, ¿escribir una novela sobre el Hombre Verde? Bueno, por qué no. Aunque lo mucho que tendría que documentarme me echa un poco para atrás. Vago que es uno, qué le vamos a hacer.

Eladio Lestrove dijo...

Interesantísimo tema, César. Pero también rozas la polémica, ;) . Dices que el cristianismo "confraternizó" con las antiguas creencias... ¡y tanto! A veces por el sencillo procedimiento de plantarle una cruz a los lugares sagrados (los cruceiros en Galicia en cruces de caminos que eran lugares sagrados, cruceiros sobre piedras como a Pedra da Serpa con simbología precristiana, los propios santos son en muchas ocasiones "reescrituras" de criaturas míticas anteriores, adaptación de mitos, apropiación de sentros religiosos anteriores que se "cristianizaba" por decreto...)

Gracias por los "hombrecillos verdes". Supongo que formarán parte de la misma tradición que las calabazas en difuntos (aunque el término "Samaín" es dudoso en Galicia, sí se conservaba lo de las calabazas en difuntos, o sea, la fiesta de Halloween existía, pero el nombre de "Samaín" tiene discusiones. Tampoco -que yo sepa- iban pidiendo "truco o trato", aunque sí había una parte gastronóminca importante en la celebración de difuntos... En fin, que me lío).

Es curioso, porque en pintura moderna he visto esas figuras, y no las relacionaba con la antigúedad, pero indudablemente parten de una relación muy estrecha (http://neofronteras.com/wp-content/photos/cara_vegetal.jpg).

Una pena no poder recuperar las pinturas "tapadas" (o quizá si, por rayos X y todas esas cosas). Hay muchas cosas que ver hasta en iglesias olvidadas. Recuerdo de niño que mi padre -ateo confeso- me llevaba a ver iglesias -siempre con más respeto que mis amigos "oficialmente católicos"-, y me hacía fijarme en los monstruos en poses obscenas de las gárgolas, o en la expresión siempre despistada y de "pobre hombre" de San José, al que los canteros ponían de cornudo consentido. También la primera vez que participé en un "daos la paz" fue dándole la mano a mi padre. "En la misa hay cosas muy bonitas" -me dijo después el muy canalla ateo.

Conocer mejor la historia de nuestras creencias nos hace ser menos dogmáticos, más razonables, relativizar todo un poco. Quizá por eso en los programas de estudios quieran acabar con los estudios humanísticos. A mi hija le echaron en cara los propios profesores que escogiese letras. "Si tú eres de las mejores del instituto, para qué vas a desaprovechar tu talento estudiando letras?". Verídico. En las Españas periféricas te somos asín.

Gracias, Césasr.

César dijo...

Eladio Lestrove: Pues sí, nuestra católica iglesia le robó muchas cosas al paganismo. La figura de Cristo, por ejemplo. ¿Qué dios nació de una virgen, en una cueva, el 25 de diciembre, realizó milagros, fue ajusticiado y al tercer día resucitó? Cristo, ¿no? Pues sí, pero también Mitra, Osiris, Dionisio, Krishna, Attis, Apolo, Horus... y, además, todos ellos antes que Jesús. Y con los santos ni te cuento. A la diosa celta Brighit la convirtieron en Santa Brígida; a Apolo en San Apolionio; a Marte en San Martín...

Como en la Edad Media (y después) la gente seguía rindiendo culto a los menhires, a mucho de ellos les pusieron cruces encima. Por cierto, el antiguo alcalde de Madrid Álvarez del Manzano, que era un meapilas, mandó poner cruces encima de todo lo que tuviera forma fálica en Madrid.

Pero tienes razón. Yo estoy en contra de que se enseñe religión (catequesis) en los colegios públicos. Sin embargo, creo que debería enseñarse "Religiones comparadas". Pero, claro, eso a la iglesia no le gusta nada de nada. ¿Por qué será?

Marcos Aceves y Julia Lazo Gallo dijo...

Le felicito y agradezco tla información tan amena de este blog
Deseo añadir a los "hombres verdes" mencionaddos por Ud el que se localiza en La Iglesia de San Esteban de Aramil en Siero (Asturias)
Un saludo muy cordial

César dijo...

Marcos Aceves y Julia Lazo Gallo: Muchas gracias por la información que me aportas. No conozco la iglesia de San Esteban de Aramil, pero en cuando pase por Asturias iré a ver ese Hombre Verde.

Pau dijo...

Hola!! acavo de leer el post!! Bueno, no sabia nada de esto del hombre verde, o hombre del boske. El tema eske recordando una cosa hablando ahora con una amiga ke me paso de colonias de pekeño, kon 6 7 o 8 años no recuerdo bien la edad exacta (me lo mirare mejor y buscare), en la ke recuerdo perfectamente y lo e recordado siempre, y siempre lo e contado, ver algo asi komo un hombre del boske escondido detras de un arbol, mientras estavamos apunto de empezar una gincama, y bueno estava una o dos profes en el centro de atencion explikando el tema justo fuera delante la masia, y todos los crios y tal atentos, pero yo como mas afuera de la especie de medio circulo hacia las profes prestando atencion ke los demas, estava como distraido y mas a fuera del circulo yo ke se haciendo ke, entonces es cuando lo vi i flipe lo recuerdo perfectamente, estava detras de un arbol bastante ancho i como a 20 metros, ke era donde empezava el boske de la zona de la masia esa y tal, y lo vi, no recuerdo bien si lo vi ya esconderse o ya estava detras del arbol, me parece ke fue justo meterse detras, y lo ke fuera me vio tambien y ke lo habia visto, porke tambien se kedo y saco la cabeza asomando mirandome.. Eso asi poko rato nose se me hizo eterno claro, luego a los 2 o 3 segundos o 4 yo ke se, x ai mas o menos, como ke al ver ke no reaccionava vi perfectamente como de detras del arbol salia y andando, (vi dos pasos solo o tres como mucho) se iva hacia su izquierda a mi derecha, yo al verlo klaro no entendia nada, y just cuando salio vino una monitora a cojerme para ir donde todos ke estavan cerca mio casi al lado 3 metros 4 lo tipiko cuando te apartas un poko chutando una piedra o a saber siendo un crio a tu bola, y nada justo se va y la profe va tal ke fas aki nose ke, mientras pensava, es uno de los de la masia ke estan escondiendo los pergaminos, hasta pense ke la profe vino y me cojio y eso porke lo habia visto y como ke los pille, ke en eso consistia la gincama, cosa mas absurda, a la ke ya no le preste ya mucho interes.. Yo tenia en mente ese hombre y se lo dije a la profesora al poko de llevarme mas donde estavan todos alli en medio y nos explikava algo la profe, le dije ke lo habia visto, al profe ke escondia los pergaminos y lo tipiko, si va.. corre calla, escucha y juega, pero como no me interesava ya el juego segui insistiendo a momentos.. Hasta ke la profe me miro komo.. con cara de incredulidad y cojio y se lo dijo a la otra profe y me miraron y nada.. Ahi ya no me acuerdo mas porke me marearian con algo y el juego de los pergaminos y tal y deje el tema del tio del arbol, la cuestion eske lo vi, y hoy justo hace un rato lo e vuelto a pensar, y ya lo buske antes pero ponia hombre del boske y no encontre nada, y ma venido y digo hombre verde, claro, aunke lo ke yo vi era verde pero bastante oscuro y casi ni se veia.. La figura si me acuerdo perfectamente, i justo e entrado en un sito lo primerpo ke me a salidoy.... Pumba!! me kedado helado porke es lo ke vi pero mas oscuro y real claro no pintado.. En fin nose me informare mas xk yo lo vi eso. Salu2!! :)

César dijo...

Pau: Has protagonizado un misterio; en el fondo tienes suerte.