jueves, julio 6

El Síndrome del Lector


 

 
           Ocurrió hace cuatro años, cuando Pepa y yo estábamos en Cartagena de Indias para participar en el Hay Festival. Nos habían hospedado en un exótico y maravilloso hotel de la ciudad vieja, un entorno bellísimo, igual que es bellísima toda Colombia. Sólo había un problema: en la ciudad hacía calor en general, pero a primera hora de la tarde te asabas en la calle. Así que después de comer solíamos quedarnos en la habitación del hotel hasta que en las aceras ya no pudieran freírse huevos.

          Una tarde, Pepa salió a hacer algo y me dejó solo en la habitación, al amparo del bendito aire acondicionado. Tras leer un rato, cogí la tableta, me conecté a la wifi del hotel, revisé el correo y, como quien no quiere la cosa, paseé por algunos blogs. Y llegué a uno que conocía, pero que aún no había frecuentado. Se llamaba, y se llama, Notas para lectores curiosos, de Elena Rius (ya he hablado de ese blog en Babel). Comencé a leer el último post y luego seguí leyendo los anteriores, y leí, leí y leí, y al día siguiente continué leyendo hasta zamparme el blog entero.

          Demonios, cuánto me gustó y me gusta lo que escribe esa mujer. Es, sin duda, el mejor blog literario que me he echado a la cara, y lo es por varios motivos: En primer lugar, porque Elena trata a la literatura como si fuera una amiga, no como a una diosa. En segundo lugar, porque Elena es inteligente y ha leído mucho. En tercer lugar, porque escribe muy bien. En cuarto lugar, porque conoce a fondo el mundo editorial. En quinto lugar, porque, aunque no la conozco personalmente, se nota que es una bellísima persona. Y en último lugar, porque es extremadamente culta, pero llevándolo son sencillez, sin ápice de altanería.

          ¿Habéis visto alguna vez a alguien que disfruta a tope con la comida? No un tragaldabas, sino la clase de persona que paladea cada bocado, que se deleita con cada matiz, que se ilumina con cada tenedorada, como si en vez de alimentos ingiriera felicidad. ¿A que da gusto ver comer a una persona así? Bueno, pues esa es la impresión que me produce leer a Elena: me transmite la felicidad de la lectura.

          Pues bien, Elena Rius ha publicado hace poco una antología de artículos llamada El Síndrome del Lector (Trama Editorial, 2017), un libro que reúne todas las virtudes de su blog. Por cierto, se me olvidaba, entre esas virtudes está la de ser muy divertida. Elena combina el rigor intelectual con curiosas anécdotas literarias. Por ejemplo, ¿sabíais que James Joyce tenía una hermosa voz de tenor y se ganaba en parte la vida cantando en fiestas? ¿O que los hermanos Goncourt dijeron sobre Verlaine: “Maldito sea ese Verlaine, ese borrachuzo, ese pederasta, ese asesino, ese acojonado al que le entra de vez en cuando el miedo del infierno y se caga en los pantalones...”? (Parece un tweet, no me digáis que no) Bueno, pues el libro de Elena os cuenta eso y mil cosas fascinantes más.

          Como decía antes, no conozco personalmente a Elena Rius, aunque hemos intercambiado mensajes electrónicos con frecuencia. De hecho, ni siquiera tengo muy presente su auténtico nombre, porque “Elena Rius” es el seudónimo tras el que se oculta la editora y bibliómana María Antonia de Miquel. No, nunca nos hemos visto, pero como asiduo visitante de su blog, tengo la sensación de que no solo la conozco, sino que es una amiga.

          En cualquier caso, lo cierto es que su libro es una delicia.

3 comentarios:

Miguel Valle dijo...

Sólo puedo decir "Gracias, César". Me he pasado por el blog de Elena Rius y sólo con leer la entrada sobre las notas al pie de página ya me he suscrito. Una delicia.

Saludos

Miguel

Elena Rius dijo...

Mil gracias por tus palabras de elogio, César. Tener lectores tan atentos y agradecidos como tú hace que valga la pena seguir escribiendo.
Un abrazo,

Elena

Joaquín Dos Apellidos dijo...

"Navegando" por su 'webo', don César, amén de las cosas que cuentas, tienes unos enlaces de otros 'webos' muy interesantes: éste que anuncias; y otro que llevo viendo desde ayer en el que leo intervenciones muy jugosas y divertidas.
¡Ays, qué pequeño es esto de 'internet' conoce uno gente interesante en solo un clic!