miércoles, septiembre 18

La Hora Zulú




            Durante el proceso de creación de una novela hay cuatro momentos clave, al menos según mi humilde experiencia. El primero se produce cuando por fin tienes clara la idea en la cabeza; todavía no has escrito nada, pero ya has ideado el argumento y los personajes. Y todo es perfecto en tu mente: eso es sobre lo que quieres escribir, no hay duda, porque es una idea cojonuda. En ese instante eres como un caballo de carreras en boxes, ansioso por salir a galopar.

            El segundo momento sobreviene cuando has escrito más o menos la mitad del libro y eres un mar de dudas. Ya has perdido el ímpetu inicial, ya no estás tan seguro de si merecía la pena escribir sobre eso, ya has perdido la perspectiva. Pero sigues adelante confiando en tus planes iniciales (aunque ahora dudes de ellos) y en tu profesionalidad. Ya no escribes con el corazón, pero sí con el cerebro.

            El tercer momento llega cuando has acabado de escribir la novela. Y tienes la insidiosa sospecha de que es el mayor fiasco de la historia de la literatura, una mierda sin precedentes, el peor texto jamás escrito. Ya no hay dudas: has fracasado César, asúmelo. Luego, poco a poco, la depresión se te pasa, porque siempre piensas lo mismo y, qué demonios, no todas tus novelas son una porquería.

            El último momento tiene lugar cuando la novela ya se ha publicado y llegan a casa los ejemplares que te corresponden. Ahí tienes en las manos tu texto convertido en un libro de verdad, con todo lo que tiene que tener un libro. Hace mucha ilusión, sobre todo al principio de tu carrera. Pero yo ahora lo veo con cierto derrotismo, porque tu historia está ahí, inamovible. La han publicado, hay miles de ejemplares distribuidos; ya no puedes cambiar nada. La suerte está echada.

            Bueno, pues así estoy yo ahora, contemplando un ejemplar de La Hora Zulú, que es la tercera parte de las Crónicas del Parásito, después de La estrategia del parásito y Manual de instrucciones para el fin del mundo. Acaba de publicarse y ya está en las librerías.
 
            Como he contado alguna vez, publiqué el primer libro en 2012. En él planteaba una amenaza que, en aquel momento, me pareció insoluble. El libro termina con un final abierto que conduce a un enlace de internet donde un video da a entender que no hay esperanza. También dejaba a los dos protagonistas en una situación lamentable.

            Pasaron los años y por algún motivo volví a pensar en la historia. ¿Realmente era una amenaza contra la que no se podía luchar? Si se me ocurría alguna solución debía partir de algo que ya apareciese en la primera novela, no de un deus ex machina sacado de la manga. Y se me ocurrió. Le propuse a Gabriel Brandariz, gerente editorial de SM, completar el primer título con otras dos novelas para componer una trilogía, y aceptó.

 
           Las Crónicas del Parásito son un tecno-thriller, o una obra de ciencia ficción ambientada en el presente. La trilogía cuenta una historia continuada, pero cada tomo hace hincapié en temas específicos. El primer título, La estrategia del parásito, trata sobre los peligros de Internet y sobre lo que podría ocurrir si alguien controlara la Red. El protagonista y narrador de la historia, un inocente universitario, las pasa canutas cuando alguien que no conoce decide por razones ignotas convertir su vida en un infierno utilizando todos los recursos de Internet. La acción abarca dos semanas y tiene lugar básicamente en Madrid.

 
 
            El segundo título, Manual de instrucciones para el fin del mundo, continua la historia y se centra en lo frágil, por compleja, que es nuestra sociedad. Al ser Miyazaki una amenaza mundial, el escenario se amplía y la acción se desarrolla en Inglaterra, España, Estados Unidos, Francia, Japón…

            El último título de la trilogía, La Hora Zulú, trata sobre la inteligencia artificial y sus consecuencias. Y concluye la historia con un final aparentemente feliz que en realidad es agridulce. Por cierto, la “Hora Zulú”, o Tiempo Universal Coordinado, es la medida temporal de referencia en el ejército cuando se trata de coordinar diversas operaciones simultáneas. Se corresponde con la hora del meridiano de  Greenwich. Como curiosidad, tanto en el anterior título como en este, mi mujer (Pepa) y yo aparecemos como personajes secundarios.

            En conjunto, he pasado más de dos accidentados años escribiendo esta trilogía. ¿Ha valido la pena? No lo sé; eso tendrán que decidirlo los lectores. En lo que a mí respecta, ya está, se acabó; ya me he quitado esa historia de la cabeza. Ahora, a otra cosa.

12 comentarios:

Chiki dijo...

Justo hoy he empezado con La estrategia del parásito. Ahora no sé si agradecerte el spoiler o matarte, pero te admiro demasiado para lo segundo, así que me limitaré a leer sin esperanza :-) La ventaja es que tendré el segundo y el tercero sin esperas. Lloraré solo un ratito.
Hay algo en lo que cuentas que me parece maravilloso: tirar de cerebro. Y me parece maravilloso porque, aquí sí, la veteranía es un grado y, por muy mierda que creas que es, por muy frustrante que resulte, sabes que al final será como querías que fuera. O parecido. Siempre digo que la primera novela que escribas tiene que ser fácil (de escribir) para que, cuando te embarques en las siguientes y lleguen esos momentos odiosos, te sepas capaz.
Ya que no voy a matarte, seguiré con mi parásito y te contaré cuánto lo he disfrutado.

César dijo...

Querida Chiki: te juro que me he cuidado muy mucho de no hacer ningún spoiler. Palabrita del niño Jesús.

César dijo...

Chiki: Y tienes razón: la primera novela tiene que ser fácil de escribir.

Elena Rius dijo...

Felicidades por la publicación de esta nueva novela, César. La verdad es que suena de lo más interesante. Por cierto que, leyendo lo de los cuatro momentos, que me suenan tan familiares de los escritores que he conocido (y también de mis alumnos que están metidos en esto de la escritura), me pregunto si no deberías hacer una especie de manual del tipo "Los siete pasos del novelista", porque las fases que citas son las mismas que pasa más o menos todo el mundo, debe de ser algo universal.

Juan H. dijo...

Hola César!Por fin sabremos como termina la trilogia.Supongo que el subidón de escribir es mayor con los relatos o novelas cortas( un sprint) y que la novela es más una carrera de fondo con la fatiga, en todos los sentidos, que eso produce: coordinar estructuras y argumentos, evolución y coherencia de personajes, recursos y demás es muy complejo aunque, la mayoría de los lectores no vemos el esqueleto (o la tramoya)del libro sino sólo el cuerpo serrano.O como explicaste en alguna ocasión los planos de una casa que luego se van rellenando hasta que el edificio está construido, es decir, escrito.
Enhorabuena y gracias siempre por escribir estas historias, sólo puedo decir:
Merodeadores y lectores varios: ¡Corred a la libreria a comprarlo, ya!Me aplico el cuento, claro.
Un abrazo!
Juan H.

César dijo...

Elena Rius: Mmmmm... Interesante eso de escribir sobre los pasos de un novelista. Pensaré en ello. ¡Gracias por la idea!

Juan H: Escribir relatos, como señalas, es completamente distinto a escribir novelas. A veces me han preguntado que, si me tocara la lotería, dejaría de escribir. Y yo siempre respondo que, sin duda, dejaría de escribir novela. Pero escribiría relatos.

Por lo demás, estoy totalmente de acuerdo contigo: ¡Merodeadores, ¿qué coño hacéis que no habéis comprado ya la trilogía?!

Leticia dijo...

Me lo compré en cuanto salió a la venta. ¡Ya la estoy devorando!

César dijo...

Leticia: Espero no defraudarte :-)

Javier dijo...

¡Hola, César! Qué alegría ver que ya están publicados. No sabía que sería una trilogía, recuerdo que hace varios meses me dijiste que estabas escribiendo la secuela y resulta que ahora son tres libros en total. Por supuesto los leeré que 'La estrategia del parásito' me gustó. Suerte en tus próximos proyectos que ya estoy deseando conocer.

César dijo...

Javier: Espero que te gusten los otros dos títulos. Gracias por tus buenos deseos.

Simon Durochefort dijo...

Hola a su atención ! ! !
Ponemos a disposición de todas personas que pueden reembolsarlo de los préstamos de 5000 a 20.000.000 dólares con condiciones muy simple. Hacemos también inversiones y préstamos entre particular de todas las clases. Ofrecemos créditos a corto y largo plazo en colaboración con un abogado y la duración de reembolso es siempre accesible. No tenemos que conocer el uso de su préstamo y nuestras transferencias están garantizadas por un banco para la seguridad de la transacción. Para todas sus solicitudes de financiación o inversión, estaremos a su disposición. Por fin para más comprensión quiere adjuntarnos solamente por correo.

Correo: ( simondurochefort@gmail.com )

kopi dijo...

Make money from a variety of betting games.

บอลออนไลน์ ราคาดี
ทีเด็ดบอลเต็ง 1 ตัว
UFABET โบนัส 100%

Thank you for your interest.