lunes, junio 5

Poema ciclista de J. M. M. opus nº 6









Éste, amigos míos, es el último soneto ciclista de mi antiguo compañero de colegio Josemari (al menos, el último que obra en mi poder). También es mi favorito.


Taller
De José María Moreno

Quizá un futuro de oxidados días;
quizá días cromados y perfectos:
ajustar cambios, ajustar afectos,
tensar radios, tensar melancolías.

Recomponer deseos y cadenas,
parchear, si revienta alguna queja,
(maillot de Bruynel, Indurain en Lieja)
cambiar zapatas, desgastadas penas...

Trabajo ante la puerta y miro el trigo;
canto de vez en cuando, ensimismado,
manchado de recuerdos y de grasa.

Venga quien venga habrá de ser amigo:
nunca dejé de estar enamorado,
jamás cerré la puerta de mi casa.


Y esto es todo. Bueno, realmente no es todo; al final del poemario hay cuatro apretadas páginas de notas del editor, un texto delicioso lleno de humor e ironía. Por desgracia, el trabajo aprieta y la labor de mecanógrafo acaba siendo pesada, así que no voy a transcribirlas. Espero que hayáis disfrutado leyendo los sonetos de mi amigo José María Moreno tanto como yo he disfrutado recordándolos.

3 comentarios:

miwok dijo...

Me agrada especialmente la estrofa final...Una pena que no podamos seguir leyendo más poemas ciclistas...

(César, qué complicado quedar contigo...)

César dijo...

Miwoc: perdona, he estado todo el fin de semana fuera de onda (y con el móvil apagado). Vi tu mensaje anoche. Llámamé mañana por la mañana, ¿vale?

Anónima de las 9:59 dijo...

Es muy diferente a los demás...

?

No sé, casi me quedo con el 5º.