sábado, agosto 26

La joven del agua

Anoche fui a ver La joven del agua, la última película de M. Night Shyamalan. Me gusta mucho ese director, lo reconozco; creo que es el mejor narrador actual de cine fantástico y uno de los mejores de todos los tiempos, un creador dotado de un estilo muy personal y de un mundo propio que crece con cada película. Me gustó El sexto sentido, me gustó El Protegido, me gustó El Bosque e incluso en la parcialmente fallida Señales encontré una buena cantidad de secuencias memorables.

En cuanto a La joven del agua... ¿Os gustan los cuentos de hadas? Si es así, dejad lo que estáis haciendo y salid corriendo al cine más cercano para verla, porque eso es precisamente la última película de Shyamalan: un maravilloso cuento de hadas para adultos. Aunque, claro, si sois uno de esos varones convencidos de que testosterona y sensibilidad son términos contrapuestos, entonces más vale que os mantengáis alejados de esta película. Pero a vosotras, amigas mías, y a vosotros, todos aquellos hombretones a quienes no os importa reconocer que debajo de los viriles pelos de vuestro pecho late un corazón, os recomiendo La joven del agua. En ella no hay, como en otros films de su autor, vueltas de tuerca finales; sólo se trata de una historia sencilla y diáfana destinada a transmitir un mensaje de esperanza.

NOTAS POST SCRIPTUM: En La joven del agua también hay mucho humor. De hecho, Shyamalan se permite la ironía de utilizar a uno de sus personajes –un desagradable crítico cinematográfico y literario- para desmontar los trucos narrativos de la propia película. Pero la ironía va más lejos, porque ese crítico es el único personaje que muere violentamente, y precisamente por pasarse de listo.

Sólo un pero le pondría a este delicioso film: el propio director, que suele aparecer en todas sus películas, interpreta a uno de los personajes. Es un papel pequeño, pero muy importante y... bueno, Shyamalan no consigue aportar la intensidad necesaria a su interpretación. Si ese papel hubiese recaído en un actor profesional, la película ganaría. Por contra, Paul Giamatti, el protagonista, está tan espléndido como de costumbre.

15 comentarios:

Álex Vidal dijo...

Je, pues muchas gracias por tu comentario sobre la peli. Mi niña no quería acompañarme a verla porque en la tele venden la película como si fuese una obra de terror, cosa que la echa para atrás. Usaré tu bitácora para convencerla (bueno, para que la convenzas) :)

Javier Albizu dijo...

Mira que le tengo paquete al hombre este (el sexto sentido me gusto, pero ninguna de las que ha hecho despues lo ha hecho).
Pero eso de que no tenga "sorpresa final" me has convencido, y este lunes ire a verla.
A ver que hace este homnre en una pelicula que cuyo metraje no esta en base a una vuelta de tuerca muchas veces innecesaria.

R. Mármol dijo...

El problema con las películas de Shyamalan no es que sean malas; de hecho a mí hasta ahora me han gustado todas. El problema es el bombo que le dan a todas y sobre todo esa frasecilla que aparece en todos los carteles "del director de El Sexto Sentido" o alguna similar. Hacen que el espectador (muchos de ellos) vayan creyendo que van a ver otro El Sexto Sentido y no es así. Cada película es diferente a la anterior y es ahí donde reside uno de los puntos fuertes de Shyamalan: no sabes de qué tratará la próxima película. :)

César dijo...

Alex: La joven del agua no es, ni mucho menos, una película de terror... pero hay dos o tres secuencias con tensión y susto.

Javier: difiero contigo. Las películas de Shyamalan son mucho más que meras vueltas de tuerca, aunque haberlas las hay.

Mármol: tienes razón, el problema de Shyalaman es que todo el mundo compara sus películas con "El sexto sentido".

Lektu dijo...

A mí me gustan todas, incluso Señales. No veo nada de fallido en ella; y desde luego, no me trago el argumento de mucha gente de que la película se decanta por la religión contra el racionalismo. Lo que hace es dejar claro que, efectivamente, quien quiere ver señales las ve en cualquier parte, y quien no las quiere ver no las verá jamás.

El Mono dijo...

A mí me encanta este tipo. Normalmente suele acertar con el casting y la dirección de actores, pero esta vez es incríble, Paul Giamatti está maravilloso.
Una de las mejores películas del año, sin duda.

M dijo...

Creo que, dolorosamente, voy a disentir. En la lista de las peores peliculas que he visto, creo que esta está entre las cinco primeras. Y como todo buen comentario venenoso, creo que debería aportar alguna que otra razón. Por mucho que sea un cuento de hadas, yo creo que la verosimilitud debería estar, como mínimo (y teniendo en cuenta que a este tipo se le tiene por un experto en el reverso mínimamente bien tratadda. Pero en la película no ocurre. En la primera escena de el personaje de Giamatti afirma no creer en criaturas extrañas y una noche después ya acepta que hay una ninfa acuática zascandileando por su jardín. Primer fallo, y gordísimo: la evolución de Giamatti desde el humano escéptico al convencido ees inexistente (lo mínimo para que el espectador acepte el juego que propone la película), y por ahí empieza a tembllar toda la estructura. A mí, como espectador y como aficionado en lo particular al tema del guión cinematográfico, le pareció insultante y muy de torpe esa forma que tiene Shyalaman de hacer que Giamatti se dé cuenta de tooodo absolutamente todo lo que tiene que hacer y lo que soon los vecinos, para luego marear la perdiz en torno al rol que deben ejercer los habitantes del bloque, en plan: voy a hacerlo parecer más complicado y a enrevesarlo para que no se note que no tengo demasiado que contar. A su modo, lo de esa "revelación divina", un deus ex máquina lamentable. Siguiendo con esto, creo que la forma en queh ace que Giamatti vaya descubriendo todo es muy de principiante. El guión es endeble, lento, y hay muchos pasajes forzados, que "deben estar ahí" porque si no no sabe salir del embolao narrativo en el que se ha metido, y que por esa misma razón no resultan naturales Que en un guión se note que has tenido que meter palanquita para que te cupieran ciertos fragmentoss a fin de que se comprendda la historia es muy heavy, y lo normal es que al espectador o le dé la risa (como a todos los que estábamos allí) o pida la devolución de su dinero (que lástima que no se pueda). Y por poner más ejemplos, le falla también la reacción de los vecinos ante el descubrimiento de la ninfa y su historia, ninguno duda, todos creen (la verosimilitud, de nuevo, se va a tomar viento).
Y en fin, que yo y mis acompañantes (varios de ellos fans de este tipo), estuvimos riéndonos toda la película de la cantidad de cagadas y de escenas risibles, como aquella en la que el tipo culturista se enfrenta al lobo (cámara lenta, música épica, lluvia y el tipo poniendo pose y musculitos).

Me quedo con la frase que gritó un amigo mío (que es lo que más valió la pena)

-Dios mío, va a matarle con un limpiafondos.

No me extraña que la crítica lehaya dado más palos que una estera a la peliculita. Lamentable.

M dijo...

Y en fin, que la precipitación y el correr a rebatir el tema de la calidad de la película me ha hecho darme cuenta de que tengo algunas erratas imperdonables en el anterior comentario. Señor juez, pido clemencia.

Álex Vidal dijo...

Mira que le he dicho veces a Lektu que el final de Señales es de coitus interruptus... Una vez enseñan al... bueno, los que la hayan visto ya saben a qué me refiero, y los que no, pues no se lo digo... la tensión se va de paseo.

César dijo...

Querido m: vaya, realmente debió de gustarte poco la película, teniendo en cuenta la larga diatriba que te has marcado. En fin... tus argumentos serían muy contundentes si "La joven del agua" pretendiese ser realista, pero es que no lo pretende. Es una fábula, un cuento de hadas, y en los cuentos de hadas las niñas no se sorprenden de que los lobos hablen. En los cuentos de hadas, los lobos, sencillamente, hablan. Por otro lado, me sorprende que hayas tomado como pretendidamente épicas algunas escenas -como la del culturista- que evidentemente están tratadas con ironía. En cuanto al guión, dado que jamás entraste en el tono de la historia, no me extraña que te haya parecido lento y endeble. De todas formas, para gustos los colores.

Ahora bien... ¿Tu amigo gritó eso durante la proyección del film? Si es así, tu amigo es un maleducado. Ten en cuenta que cabe la posibilidad de que entre el público hubiera alguien más interesado en ver la película que en escuchar los comentarios del graciosillo de turno.

Ah, por lo de las faltas no te preocupes; se nota que son erratas motivadas por un tecleo rápido.

M dijo...

Más que no gustarme, que no, le vi tantos fallos de tratamiento y tantas torpezas que no fui capaz de entrar en el juego que me proponía. Y de todos modos, una cosa es que sea un cuento de hadas y otra que Shyalaman no haya sabido hacer bien su trabajo. Una cosa es que yo no entrara en el tono y otra que el guión sea malo o torpe, que creo sinceramente que lo es. Son dos cosas distintas. No tienes más que irte a una escena concreta, creo que ya la he mencionado, en la que Giamatti descubre y se dice a sí mismo todo lo que necesita saber, como una revelación divina metida con palanca por Syamalan. Hay pasajes también muy metidos con calzador, y todo el tiempo.
Pasando a otra cosa... Yo no me refiero a verosimilitud con la necesidad del tono realista del relato, ni mucho menos -odio esas historias fantásticas que pretenden dar una explicación realista y cartesiana de lo que pasa al final, sin aceptar la premisa y la magia que conlleva precisamente lo que no es normal: vale, esto no puede suceder en realidad, ¿pasa algo?-; sino con el tratamiento que se le puede dar a una historia fantástica para que ese pacto con el espectador se produzca de forma satisfactoria. En mi opinión, con que Giamatti hubiera dudado un poco de lo que ve -lo mismo que sus vecinos, esa escena en concreto es de verguenza ajena- para luego convertirse en un convencido ya habría ganado bastantes puntos, porque eso simplemente significaría que es un personaje bien hecho, que duda, al que se le plantea un conflicto. En el caso particular de la escritura y la lectura, una de las cosas más valiosas que he aprendido respecto a la verosimilitud -y más con las historias fantásticas- es que un personaje que no duda y que se expresa en tono asertivo continuamente (que dice "vi tal" en vez de "me pareció ver", por poner sólo un ejemplo a vuelapluma) no es creíble para nadie. Eso mismo me pasó en la película. Y créeme, César, disfruto como el que más con las historias fantásticas, y precisamente hace tiempo que me paso por este blog esperando las recomendaciones que alguien que, evidentemente, ha leído mucha más ciencia ficción y fantasía que yo.

Iba a proponerte, al hilo de esto, si podías hacer un post con una lista de novelas fantásticas o de cifi imprescindibles, o las que más te hayan gustado. Todos podríamos aportar nuestra particular biblia. Creo que sería muy enriquecedor, porque además ando buscando nuevas adquisiciones.

César dijo...

Vuelvo a decírlo, m: "La joven del agua" no es una película fantástica como, por ejemplo, "El 6º sentido". Es una fábula, género que se rige por códigos distintos, como el relato fantástico pre-romántico (los "relatos maravillosos"). Tus objeciones son válidas en otro contexto, pero no en éste. No quiero ni pensar qué pasaría si aplicáramos esos criterios a ciertas películas de, por ejemplo, Frank Capra (que también son fábulas, aunque distintas). No obstante, entiendo que si no entras en su juego, la película te parecerá un bodrio. Yo entré y disfruté mucho de ella.

En cuanto a lo que me pides sobre las recomendaciones de cf & f... bueno, los "consejos de Fray César" son un poco eso, pero es verdad que los escribo muy de tarde en tarde. Vale pues: fray César redactará pronto un listado con sus recomendaciones.

arturo villarrubia dijo...

Coincido con tu opinión, César. A mi me pareció deliciosa. Muy curiosa la elección de la música. Una versión de "Maggie´s Farm" de Dylan y una versión de "The times they are a changing" como una canción infantil lo que es toda una declaración de principios

Care dijo...

Te he lanzado un reto, ven a verlo a mi blog

Anónimo dijo...

la joven del agua es una puta mierda, la he visto hoy alquilada en el videoclub, ya me habian dicho que era un bodrio, pero con un director así pensaba que iba a ser otra cosa. el tal shulman o como cojones se llame es un estafador en toda regla.
amigos mios han ido a verla al cone creyendo que era de terror pues los anuncios y la publicidad de la peloi así te lo hacian ver.
pero que sorpresa al ver que es una peli pa niños de 10 años.
gracias a dios que no la ví en el cine es aburridísima, amargante diran que es para mentes abiertas y todo el rroyo que quieran pero esta yena de fallos y cagadas por todos lados.
Por supuesto que habra gente que le parecerá la mejor peli de sus vidas,pero para el 90% del publico salio defraudado del cine cuando yevaba 15 la peli ya taban deseando de que terminase.
Por diós que aberracion, que coñazo de película, que ridícula,sobre todo cuando el niño se pone a descifrar las claves en la caja dels chococrispies jaja más bien parecía una peli de risa.
No iria a verla ni gratís al cine es una paranoya sin pies ni cabeza una autentica mierda no la recomiendo a nadie.