miércoles, febrero 7

Comunicación difusa

Como amenazaba hace unas semanas, voy a dar mi opinión acerca de los errores de comunicación del PSOE, aunque me temo que decepcionaré a alguna que otra susceptible alma dextrógira. Porque, en base a una curiosa y absurda teoría de la equidistancia, se supone que si critico al PP, debo decir exactamente lo mismo del PSOE (aunque, por lo visto, no al revés); el problema es que los errores de comunicación de los socialistas no sólo son distintos a los de la derecha, es que son casi contrarios. Veamos…

Supongo que imaginaréis que los dos grandes partidos políticos cuentan con sofisticados gabinetes de comunicación, y no es así. En lo que respecta al PSOE, que es el partido que mejor conozco, carece casi por completo de especialistas en la materia (salvo algún que otro sociólogo; personajes estos que, como lo saben todo, son nefastos a la hora de diseñar estrategias de comunicación). Las decisiones al respecto suelen ser tomadas de forma más o menos colegiada por personas que lo ignoran todo sobre publicidad, aunque la última palabra siempre la tiene el máximo jefe, que tampoco sabe nada de publicidad. Intervienen ocasionales asesores, por supuesto; de hecho, yo fui uno de ellos, y no os lo creeríais si os contara, por ejemplo, cómo surgió el gimmick “ZP”.

Ahora unas nociones de comunicación persuasiva. La publicidad se basa en la unicidad del mensaje y en la repetición. Es decir, se debe transmitir un único mensaje (no dos, ni tres, ni cuatro: sólo uno) y con toda claridad, sin matices ni vaguedades. La base de esto es lo que en marketing se llama USP (Unique Selling Proposition), o Single Minded Proposition, un principio desarrollado por el publicitario Leo Burnett en el que se establece que la eficacia de un mensaje publicitario es inversamente proporcional al número de conceptos que deban transmitirse. Por otro lado, dicha eficacia dependerá también, y de forma directamente proporcional, del número de impactos sobre el grupo objetivo. Es decir, que no basta con una sola exposición al mensaje; cuantas más exposiciones, más firmemente se grabará el concepto en las mentes de los destinatarios.

Como podéis comprobar, los portavoces de la derecha son unos maestros en esto. Escasos mensajes expresados machaconamente con sencillez y contundencia. Ni un pero puedo ponerles en este sentido; lo hacen de puta madre.

Ahora bien, la USP –desarrollada a mediados de los sesenta- es un principio necesario para generar buena publicidad, pero hoy por hoy insuficiente. El mercado se ha sofisticado y existen muchos productos similares que no pueden venderse en función de una “propuesta de venta” diferencial y relevante. Entonces, ¿cómo conseguir que el consumidor elija un producto determinado frente a otros que son objetivamente idénticos? Pues aportando un valor añadido, un factor que recibe muchos nombres, pero que podríamos denominar “tono”, “carácter” o, quizá más apropiadamente, “estilo”. ¿Por qué preferimos comprar unas zapatillas Nike en vez de unas Adidas, si son igual de buenas? Porque el estilo que transmite Nike en su publicidad –sofisticado, urbano, de clase media-alta, cool- conecta más con nuestras aspiraciones que la propuesta de Adidas. Es decir, no sólo compramos unas zapatillas; también compramos una reafirmación de nosotros mismos. O, mejor dicho, de lo que nos gustaría ser.

Y ahora hablemos de los socialistas. Desde que se convirtió en Secretario General de su partido, y líder de la oposición, Zapatero optó por un estilo suave, tranquilo, educado, sin estridencias. En fin, lo que ha acabado denominándose “el talante”. Ese estilo le dio excelentes resultados, sobre todo enfrentándose a un líder tan bronco como era Aznar. Sencillamente, la mayor parte del electorado prefería el “estilo Zapatero” al “estilo Aznar”, y para comprobar esto basta con echarle un vistazo a los sucesivos resultados que las encuestas ofrecían y ofrecen acerca de la “valoración de líderes”. Pero el estilo no basta; hay que transmitir algún mensaje. Y ahí es donde se equivocan los socialistas, porque no aplican algo tan fundamental como la USP.

Desde su triunfo electoral, Zapatero optó por una línea de comunicación limitada, estableciendo que los secretarios de estado no hicieran declaraciones y restringiendo lo más posible las declaraciones de los ministros. De hecho, el Secretario de Estado de Comunicación, que tradicionalmente había actuado como portavoz del gobierno, cedió esa tarea a la Vicepresidenta. Así pues, los socialistas cuentan básicamente con tres portavoces habituales: Zapatero, María Teresa Fernández de la Vega y José Blanco (en calidad de Secretario de Organización del partido). Dejando aparte a Blanco, que no es precisamente un ejemplo de lo que debe ser un comunicador, Zapatero y Fernández de la Vega actúan de forma coordinada, sin que se perciban grandes diferencias –salvo las estrictamente personales, entre ellos. No son el tradicional tándem poli bueno/poli malo al estilo González-Guerra. Son poli bueno/poli mejor.

Ahora bien, ¿qué dicen? Ahí está el problema: no lo sabemos. El gobierno, y muy en particular el Presidente, suele transmitir mensajes muy generales expresados de forma excesivamente vaga. Es decir, todo lo contrario de lo que exigen las técnicas de comunicación persuasiva. Esta falta de concreción, esta carencia de mensaje central en el discurso de la izquierda, redunda en el desconcierto de los votantes.

La palabra “slogan” tiene su origen en la Escocia del siglo XIV, donde cada clan tenía un grito de guerra destinado a unir sus filas en medio de la batalla, fuera para solicitar ayuda o para iniciar un contraataque. A esos distintos gritos de guerra se les denominaba “slogans”. Pues bien, la carencia de slogans concretos y claros en la comunicación del PSOE provoca exactamente lo contrario de lo que un buen slogan hace: abre las filas en vez de cerrarlas, dispersa en vez de unificar.

En resumen: el PP maneja magistralmente la USP, pero se ha equivocado a la hora de elegir un “estilo”, pues su “carácter de marca” sólo convence a una parte de su electorado –la situada más a la derecha-, pero asusta a la cantera de votantes de centro. El PSOE, por el contrario, acertó de pleno eligiendo un carácter de marca –el “talante”- que concita la aprobación de la mayor parte del grupo objetivo, pero la “comunicación difusa” que practica impide generar la Single Minded Proposition necesaria para aglutinar y movilizar a los suyos. En este caso, como veis, no hay equidistancia, pero sí una curiosa simetría.

Y aquí, amigos míos, concluyen mis torpes comentarios sobre la comunicación de los dos principales partidos españoles. Durante un tiempo, y salvo incidentes inesperados, se acabó la política en Babel.

40 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena tu reflexión, César. En mi humilde opinión, la has clavado. Sobre todo con Pepe Blanco, que creo que cada vez que habla el PSOE baja votos (como comunicador me parece nefasto). Lo hacía mucho mejor Rubalcaba, pero ahora está algo desplazado en Interior. Pero él sí que sabe decir las cosas de una forma convincente y clara.

yepetta dijo...

Se acabó la política en Babel, me quedo con esto último.

Anónimo dijo...

Es terrible, absurdo e incomprensible que cuando existen herramientas y obreros expertos en su manejo dispuestos a construir, se permita a un equipo de torpes analfabetos gestionar la trazada de una via de tren de alta velocidad. ¡Que pena! o mejor dicho: ¿que pena? ¿no será que de esta forma los mecanismos de autodefensa sociales se van a deshacer de un proyecto inviable? Creo que ésto así no va a ninguna parte.

javigala dijo...

Mi impresión es que el actual gobierno abusa del uso de globos sonda. Y por lo que sé, que a alguno conozco, hasta a miembros de gabinetes ministeriales se lo parece.

Mrs Vane dijo...

¿Tú te has planteado dar clases en la facultad? Porque si yo hubiera tenido en marketing y publicidad un profe así, que se expresa tan claramente la asignatura no se me hubiera atragantado tanto. Y por cierto, creía que le ibas a meter un poco más de caña al PSOE. A mí Zapatero, lejos de parecer un radical como piensa el PP, me parece un blando y un vendido. No le veo el "socialista" ni el "obrero" por ningún lado. Es como el PP, pero con discurso -que no hechos- social.

Jorge dijo...

En los últimos días veo bastante a Diego López Garrido dándole leña al PP y, la verdad, no lo hace nada mal.

Felipe dijo...

Estupendo análisis. Parece mentira que el PSOE no termine de caer en la cuenta.

Álex dijo...

Ehm... ¿y entonces cómo surgió aquello de ZP? Reconozco que me pica la curiosidad por saberlo, incluso aunque luego no me lo crea...

Eli dijo...

Me ha encantado, la verdad. Yo que de publicidad estoy muy lejos, lo único que lamento es que tenga que ser necesariamente tan "simple". Quién hizo algo bien hecho con una idea única repetida hasta la saciedad? La realidad es más compleja, menos mal, yo no me quedo con una frase que pretenda aplastarme el cerebro.

Anónimo dijo...

Hola, César. Me interesaría ponerme en contacto contigo en privado. Si no te representa una molestia ¿podrías escribirme a mezurbrugg@terra.es? Muchas gracias. Miquel.

César dijo...

Anónimo de las 6:32: totalmente de acuerdo contigo. Rubalcaba es uno de los políticos más inteligentes y hábiles que he conocido y sería un excelente portavoz (modelo "poli malo"). Pero ahora está dedicado a otros menesteres, qué le vamos a hacer.

Yeppeta: todo llega, mujer, y todo pasa :-)

Anónimo de las 10:48: Nuestra sociedad está estructurada de modo que las decisiones importantes las tomen justo aquellos que no están preparados para tomarlas. Así vamos.

César dijo...

Javigala: todos los gobiernos, y no es una disculpa, abusan de los globos sonda. Lo cual siempre me ha parecido un poco ridículo, porque en muchos casos no hace la menor falta el globo sonda para saber cuál será la reacción de los votantes.

Mrs Vane: gracias por tu comentario, pero di clase durante un par de años y descubrí que sí, que soy un profesor claro y preciso, pero un pésimo profesor, porque carezco por completo de paciencia. Se me notaban mucho las ganas de matar a los alumnos ceporros.

En cuanto a la caña al PSOE, recuerda que el post se centraba en la comunicación, no en la política. En cualquier caso, el PSOE actual, gracias a los dioses, no es, ni remotamente, como el PP. Alguien dijo que en España sólo hay un gran partido de centro derecha: el PSOE. Bueno, pues prefiero mil veces eso a la extrema derecha canalla y salvaje del PP. A veces conviene ser posibilistas.

Jorge: cierto, me olvidé de López Garrido, como portavoz del grupo socialista. Lo hace bien, estoy de acuerdo, aunque quizá le falte un poco de empaque.

Felipe: algunos del PSOE sí que se dan cuenta, pero por desgracia no son los que podrían tomar decisiones al respecto.

Alex: vale, te lo contaré. La agencia de publicidad que preparaba la campaña de las generales era TANDEM DDB. Asistí a varias reuniones con ellos y comprobé que habían hecho un trabajo deleznable. El tiempo se echaba encima y, finlmente, tuvimos que aceptar una campaña mediocre con un eslogan que hoy ya nadie recuerda. Acabada la reunión, como de pasada, se presentó un material residual destinado a camisetas, pegatinas, chapas, etc. Entre ese material estaba el famoso ZP. Automáticamente, Miguel Barroso (futuro secretario de estado de comunicación) y yo nos pusimos en pie y señalamos que lo de ZP estaba muy bien y debería incorporarse a la publicidad. Nadie, salvo nosotros, daba un duro por ello, pero al final fue el elemento más memorable de la campaña con diferencia. Como ves, pura casualidad.

Eli: la publicidad debe ser, por naturaleza y necesidad, muy, pero que muy sencilla. Y todos, incluyéndote a ti y a mí, somos suscepibles de ver nuestros cerebros aplastados por una frase. Ése es el poder de la palabra.

Álex dijo...

Curiosa historia la del ZP. Gracias por contarla.

¿fraternidad...? dijo...

Descubro este blog por su bello titulo. Entro y acabo ojeando post politicos. Por frases como: "Bueno, pues prefiero mil veces eso a la extrema derecha canalla y salvaje del PP..." puedo imaginarme a alguien con una vision muy radical y algo "hooligan" de la politica. Una frase que (diga quien la diga)suena a musica de guerra. Y no me importa,si despues de todo, tiene razon o no. Me da igual si tiene o no argumentos, porque todo parece mas de eso de lo que hablaba en un post anterior: propaganda belica que (venga de donde venga) es el arte de proyectar una arquitectura mas destructiva que constructiva. Me pregunto:¿que tiene que ver la palabra "fraternidad" con todo esto?

Samuel dijo...

Con todos los respetos, pero creo que el usuario anterior tiene razón. Descalificaciones como "extrema derecha canalla y salvaje del PP" dirigidas a los (millones) que tienen otro posicionamiento político u otra visión diferente de las cosas, demuestran cierto grado de intolerancia y falta de respeto hacia las opiniones ajenas. Estas actitudes desde luego no ayudan al debate e intercambio de ideas constructivo. En fin, parece que es a lo que se tiende, al "pensamiento único", a la descalificación y desprecio a los que no se ajusten a la "doctrina oficial".

Juanmi dijo...

Lo lógico es que el dueño de un blog exprese en él sus opiniones, políticas, literarias, o lo que sea. Y la gracia de un blog es que nadie obliga a nadie a leerlo. El ciberespacio es amplio, así que no sé de qué se espantan vuesas mercedes.

Samuel dijo...

Juanmi, al menos yo no me espanto de nada, estoy curado de espanto; me he limitado a decir mi opinión. Y por supuesto, que el dueño de un blog puede expresar lo que quiera, pero si su blog admite comentarios, también se puede encontrar con lo que opina la gente, es lo que tiene. Yo, en el amplio ciberespacio, puedo leer y opinar sobre lo que me apetezca. Si le molesta alguna de estas opiniones al propietario del blog la puede borrar y listo, que para eso es su blog. Puede incluso hacer una criba/moderación previa de los comentarios que aparecerán en pantalla. Así que no sé por qué le extraña a vuesa merced que aparezcan comentarios críticos en un blog. De todas formas ya he dicho lo que pensaba así que me voy a pulular por otros foros y blogs. Ha sido un placer. Chao.

Anónimo dijo...

Estimado César:

Los que inevitablemente estamos apegados, casi anclados, a la realidad, no dejamos de admirar a quienes utilizan la fantasía, con la misma maña con que el escultor utiliza la piedra como materia prima.

Sin saber muy bien por qué, y quizás saltando de un lado a otro, he llegado hasta tu blog. Gracias por proporcionarnos palabras hermosas con las que poder seguir soñando un poco. Por lo demás suscribo al casi cien por cien lo que afirmas en este otro blog, sin ánimo de crear polémicas, pues no puede haber polémica en lo que es el justo derecho de la libertad de expresión. Los escritores no sólo tienen ese derecho, sino el deber, querido César, de ejercerlo.

De hoy en adelante lo seguiré con el interés que siempre me suscitas. Gracias. Luis Quiñones.

www.autobiografiaporescribirluisquinonesc.blogspot.com

César dijo...

¿Fraternidad? & Samuel: Ante todo, me gustaria señalar que la frase que tanto ha indignado a ¿Fraternidad? no aparece en el post, sino en la respuesta al comentario de un visitante. Digamos que se trata de un entorno diferente. Pero da igual, porque no me importaría nada decir lo mismo en un post. Vayamos al meollo de la cuestión.

Me resulta sorprendente esa idea de Samuel, según la cual si critico la política opositora del PP estoy insultando a sus (millones de) votantes. Es como si fuerais el "cuerpo místico de Cristo" (para los no versados en teología: "la Iglesia y sus fieles"). Vale, no lo acabo de ver claro, pero lo aceptaré.

Entonces, ¿cómo me debo sentir cuando Rajoy llama "bobo de solemnidad" o "traidor a las víctimas" al presidente que yo y unos cuantos millones más hemos votado? Según vuestros esquemas, ofendido ¿no? Y lo mismo digo de las múltiples criticas e insultos que va repartiendo Aznar por el extranjero ¡contra el gobierno de su propio país! ¿Y la afortunada frase que recientemente ha pronunciado Miguel Ángel Rodríguez? No me resisto a reproducirla: "España no tiene sólo que saber quién puso las bombas, sino qué grupo terrorista puso a Zapatero en la Moncloa". Bueno, se supone que le pusieron allí los que le votaron... así que soy un terrorista, qué bien. Pero, siguiendo con los ejemplos, ¿qué decir de ese "Zapatero vete con tu abuelo" que gritaban en una manifestación (supuestamente contra el terrorismo) promovida por la camaleónica AVT y el PP?

Decidme, amigos míos, ¿todo eso no debería ofenderme? Según vuestras ideas, parece que sí. Pero también debería callarme, ¿no?, no vaya a ser que mis palabras os molesten. Pues bien, permitidme señalaros algo: mi libertad termina donde empieza vuestra libertad, no vuestra susceptibilidad.

Y, por último, una aclaración acerca de lo que entiendo por "fraternidad". Con esa palabra no me refiero a adoptar una sonrisa betífica y pensar que todo va bien y todo el mundo es bueno. Eso se parecería mucho al "talante", ¿no creis? No, nada de eso. Por "fraternidad" entiendo defender los derechos humanos, abogar por la justicia y defender la verdad. Y no cerrar los ojos (ni la boca) ante los canallas, sino denunciarlos y luchar contra ellos en la medida que uno pueda. Lamentablemente, creo que en el principal partido de la oposición hay unos cuantos canallas. No todos, y mucho menos quienes les votaron, pero sí cinco o seis personajes que no merecen, en mi opinión, más que desprecio. ¿Escuchar esto os ofende? No hay problema: estoy convencido de que los Legionarios de Cristo cuentan con una página web donde podréis encontrar la clase de fraternidad que a buen seguro os satifará mucho más que la de Babel.

Luis: Gracias por tu comentario. He visitado tu blog y me parece un proyecto muy hermoso. Felicidades.

¿fraternidad? dijo...

Cesar,como dije en la anterior respuesta,no me importan los argumentos,y tu respuesta a Samuel está lleno de ellos(que verdaderos o falsos,insisto:me da igual).No sé porque hablas de Legionarios de Cristo(¿que pintará Cristo aqui?) de ofendidos y de encontrar(o no)fraternidad. Por tanto,creo que,o bien no me expliqué,o bien no me has entendido.Por todo esto no me siento para nada aludido en lo que dices(y no sé porque plurarizas, porque eso SOLO lo dijo Samuel,y Samuel es singular).Solo pregunté: ¿que tiene que ver la palabra fraternidad(que significa amistad y afecto)en un blog con mensajes que conducen a la division y al odio?.No hablo de ningun post.No hablo de ningun tema en particular.Ni lo digo por tu ideologia.Esto trata sobre la contradiccion de alguien(llamalo X)que titula un blog:"fraternidad..." y en él escribe mensajes, que de fraternalidad,tiene mas bien poco.

César dijo...

¿Fraternidad?: creo que al final de mi comentario te he explicado (directamente a ti) lo que entiendo por "fraternidad". Que no lo compartas no significa que haya contradicción alguna; sólo diferencia de criterios. Por lo demás, acotas tanto los temas y te importan tan poco las razones que ¿para qué seguir hablando?

si no te gusta...borralo! dijo...

¿Hacen falta razones para portarte fraternalmente?¿O el respeto es solo para los tuyos y para los que piensan como tú?.Por lo que saco del blog:si se piensa como tú,serás bienvenido y no habrán barreras de nigun tipo para un diálogo respetuoso e instructivo(¡Vuelve cuando quieras!)Si no se piensa como tú,no hay(ni habrá)fraternidad posible,o como tú dirias,existirá una "diferencia de criterios" que hará inutil cualquier intento de reflexionar,y recomendarás que se vaya con los de su "mafia".El problema,es que fraternidad,es lo que es,no desde ahora,sino desde hace miles de años.Aqui no hay diferencias de criterios ni discrepancias de ninguna clase.Solo hay un tipo de fraternidad y es lo mismo aqui que en la sábana africana. Fraternidad es hablar sobre amistad y tu no hablas de amistad.Hablas de no amistad. Quieres utilizar argumentos llenos de odio para mostrar fraternidad,y ahi es donde empieza la megalomania.Nunca has tenido tanto razon diciendo eso de:¿para que seguir hablando?.Una frase que habla por ti y que dice,claramente y con muy pocas letras,todo lo que tu entiendes por "fraternidad".

Anónima de las 9:59 dijo...

Y yo que pensaba que lo de "Fraternidad" era más bien por aquello de "hermanados" con/por/ para los libros, la literatura, el cine, los cómics... y todo eso que figura en la cabecera del blog. -Al margen de que el autor del blog de vez en cuando, en vez de hablar de libros, se lanza con el tema político (parece que para quedarse a gusto).

A los demás: oye, chicos, esa cosa que hay en el teclado, debajo de las teclas cuadraditas y que es más alargada, es la barra espaciadora. Cuando se pulsa, aparece un espacio en pantalla, que después facilita mucho la lectura.

Es que leer vuestras intervenciones, firmadas con diferentes nombres, pero todas ellas sin espacios, deja así como "sin aliento".

Ignacio Zurdo dijo...

Hola. Conozco tu blog porque soy muy aficionado a la literatura fantástica y sobre todo de cf, y a través de otros blogs ("El mundo de Yarhel", "Memorias de un friki", "Literatura en los talones", el excelente "Reflexiones de un aburreovejas" de mi tocayo Nacho, o el desaparecido "Soria de las palabras" de Julián Díez) llegué hasta el tuyo, que cuenta con excelentes entradas literarias. He disfrutado enormemente con tus cuentos de "El círculo de Jericó" y otros como premio UPC "El coleccionista de sellos" o con el juvenil "Las lágrimas de Shiva".
Nunca he participado hasta ahora en tu blog pero ya no me resisto. Te cuento todo este rollo por si preguntas como en otros post políticos "¿de dónde saldrá esta gente que discrepa conmigo?" y es que la verdad, me sorprende mucho (aunque por suerte separo siempre la obra del artista) que alguien que ha escrito obras y artículos tan excelentes como las que he mencionado, trate de esa forma a todos aquellos que osan no compartir tus ideas políticas, y que en cuanto discrepan contigo, aunque sea mínimamente y con respeto y buenas formas, no dudas en etiquetarlos, meterlos a todos en el mismo saco de la "extrema derecha" o en enviarlos al foro de los "legionarios de Cristo", tú o alguno de tus incondicionales. ¿Qué tipo de diálogo es este? Si expresas tus opiniones te expones a que la gente discrepe, es inevitable y no debería sorprenderte. Quizás lo que pretendes (no lo sé) es convertir tu blog en un gueto de tus correligionarios, en el que todos te aplaudan y nadie te lleve la contraria.
Puedes, como has hecho con otros, borrar mi mensaje o enviarme a otros foros de "extrema derecha" (separas el mundo en "los que son como tú" y la perversa "extrema derecha"), por supuesto no espero que vayas a cambiar tu forma de actuar (ni me importa, la verdad), pero al menos te he dicho lo que pienso (yo y por lo visto bastante gente más).

anonimo dijo...

Ignacio,¿No has leído los múltiples comentarios en los que Cesar invita a disentir de él siempre que se haga con educación y eso que no parece importarle a "fraternidad" que son los argumentos?¿Es que Cesar no puede defender sus ideas y contestar? ¿Tu idea de comportarse con educación es llamar a alguien "megalómano"?
Por favor, si vas a criticar a César sería una buena idea que le criticaseis por algo que *realmente* este haciendo

Ignacio Zurdo dijo...

Yo no he llamado a nadie megalónamo, me confundes con otro usuario, anónimo de las 1:08. Por favor, no me acuses de cosas que no he escrito.

Tampoco me refería sólo a los comentarios de este post sino a todos los post políticos anteriores en general (desde los comentarios a la entrada de "efecto boomerang").

Solo quise decir en mi comentario que no me guste que se despache a la gente que discrepa de modo tan brusco, poniéndolos la etiqueta de extrema derecha, etc... (no voy a repetirme).

No obstante, si lo dije de forma brusca, lo siento y pido mis disculpas por la forma, pero no por el fondo, pues es lo que pienso.

Por otro lado estoy con Yepetta. Solo leeré las entradas no políticas a partir de ahora. Y no os preocupéis que por mi parte este ha sido mi segundo y último mensaje en este blog.

Orlando dijo...

Respecto a la artificial polémica en torno al uso del blog por parte del autor para expresar sus ideas políticas, he de decir que el autor tiene todo el derecho a hacer uso de su libertad de expresión, sin que esto sea considerado una forma de dividir.

Para aquellos que han hecho una observación sobre la aparente discrepancia entre el título del blog y la actitud del autor, he de recordar que el blog no se llama "Fraternidad", sino "La Fraternidad de Babel".

Lo que a mí me sugiere ese título es la capacidad para que personas que hablan distinto encuentren una armonía.

Pensar diferente no es dividir, lo que es dividir es decir que pensar diferente divide.

No estamos obligados a pensar como el autor, ni a coincidir él en los comentarios, pero acusarlo de dividir por manifestar su postura política es intentar deslegitimar una opinión respetable. Y los que lo hagan, desde mi punto de vista, son extremistas, de ahí la referencia a los Legionarios de Cristo Rey.

Supongo que el autor, aún sin coincidir con las opiniones de las personas de derechas, no tiene ningún problema en respetarlas, siempre que el respeto sea recíproco.

Creo que me he expresado con claridad, pero no hay peor sordo que quien no quiere oir. Contra eso, como contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano. Qué se le va a hacer.

Un saludo, César, y enhorabuena por el blog.

"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida por tu derecho a decirlas" Porque ese derecho tuyo, también es el mío.

César dijo...

Desde que nació "La Fraternidad de Babel", sólo recuerdo haber borrado cinco o seis comentarios, y siempre lo hice porque los consideré ofensivos. Además, al menos la mitad de ellos se los borré al mismo individuo, un personaje de apodo bíblico y sarcasmo barato que brotaba como un hongo cada vez que se hablaba de política. Por lo demás, aquí cualquiera puede opinar lo que le venga en gana, siempre que lo haga con un mínimo de educación.

¿La polémica actual?... En fin, como dice Orlando, es una polémica artificial, porque no hay polémica. Por un lado, aparece un individuo que, como un niño pequeño tapándose los oídos, no quiere escuchar ni un solo argumento y se limita a repetir machaconamente: "¡no eres fraterno, no eres fraterno, no eres fraterno!". Patético. Por otro lado, tenemos a un personaje que se siente ofendido porque yo he dicho: "Bueno, pues prefiero mil veces eso a la extrema derecha canalla y salvaje del PP...". Y a mí, sinceramente, me sorprende que se siente ofendido, o que otro visitante considere que por decir eso estoy insultando a millones. En todo caso, mi comentario está dedicado y afectará a quienes dirigen y diseñan la política del PP, no a los votantes ni a las personas de ideología conservadora. Entonces, ¿a qué viene toda esa ridícula actitud de dignidad ofendida?

Ah, bueno, puedo estar equivocado. Quizá la política opositora del PP no sea canalla ni salvaje, incluso puede que sea precisamente lo que necesite nuestro país y nuestra convivencia. Vale, pues entonces debatámoslo; aportemos argumentos -eso que le gusta tan poco a "¿fraternidad?"- e intentemos llegar a algún acuerdo o, cuando menos, pasar un rato animado practicando el sano deporte de la dialéctica. Pero no, aquí nadie argumenta nada; de hecho, nadie se ha referido siquiera al contenido del post, que iba por otros derroteros. Lo único que algunos han hecho es afear mi horrible conducta por expresar mi opinión política en mi propio blog. Parece de coña, ¿verdad?

Pero lo más alucinante es el caso de Ignacio Zurdo (paradójico apellido). Primero me suelta una explicación que yo jamás le he pedido, ni a él ni a nadie, para luego soltarme una lección de ética que no sé a pito de qué viene. ¿Yo meto en la extrema derecha a todo aquel que discrepe de mí? Será porque tú lo digas, querido, porque únicamente he tildado de extrema derecha a la actual dirección del PP y las FAES. Si tú te sientes implicado, es tu problema. ¿Que si expreso mi opinión alguien puede discrepar? Claro, de eso se trata. Pero yo también puedo responder a esas discrepancias, ¿verdad? ¿Que etiqueto? Quizá, pero desde luego mucho menos de lo que me estás etiquetando tú a mí (y no por eso tuerzo el rictus en un mohín de damisela ofendida).

En fin, que no queréis dialogar, ni fraternizar, ni charlar siquiera, sino practicar el deporte del orgullo herido y atacarme porque cometo el gran pecado de de decir lo que pienso.

Pues bien, señores, vamos a dejar las cosas claras. Soy César Mallorquí, una persona como cualquier otra, sin seguidores ni incondicionales. Mi ideología es de izquierdas, aunque no radical. ¿Socialdemócrata? Quizá. Detesto toda forma de tiranía y opresión. Detesto a la extrema derecha por muchos motivos; por razones éticas, intelectuales y también vivenciales, ya que sufrí durante veintidós años la opresión de la dictadura franquista.

Pues bien, sostengo que la actual dirección del PP está claramente vinculada, o próxima, a la extrema derecha, y considero que eso es un peligro para nuestra convivencia y para la salud de nuestra todavía joven democracia. Eso no supone insultar a nadie que no forme parte de los cuadros directivos de esa formación política, y si alguien se siente tan identificado con los colores de su partido como para sentirse ofendido... lo dicho, es su problema, no el mío. Acepto que puedo estar equivocado, en cuyo caso os agradecería que me lo argumentaseis. Pero reconvenirme, negar mi derecho a opinar, afear mi actitud sin argumentos o con argumentos inventados, eso, caballeros, no os lo consiento. Sin lugar a dudas, vosotros, con vuestra frágil dignidad herida, con vuestro rechazo a la argumentación, con vuestras admoniciones y reprobaciones, no perteneceis a mi fraternidad.

Porque, y en eso Orlando tiene mucha razón, este blog no se llama "La Fraternidad". Tiene apellido: "de Babel". Y eso significa algo, aunque vosotros no sepáis qué.

Y aquí se acaba la artificial polémica. Diré lo que pienso cuando me plazca, igual que cualquier otra persona que decida pasarse por aquí. Si no os gusta, ancho es Internet.

Felipe dijo...

Yo creo que la actual cúpula dirigente del PP más que ser ideologicamente de ultraderecha hacen una política opositora ultraderechista. Es un matíz que conviene diferenciar. Es también evidente que la ultraderecha de este país se siente muy agusto con la política del PP y por eso los votan.

Desde luego Rajoy no es el político moderado que decían.

Anónimo dijo...

Vamos a ver Ignacio,
¿Y te parece bien que traten a César de megalomano?Por favor ...
tú escribiste:
"y que en cuanto discrepan contigo, aunque sea mínimamente y con respeto y buenas formas, no dudas en etiquetarlos"
Eso es falso.
O no te has leído las intervenciones y hablas desde la ignorancia o te las has leído y hablas desde la malicia.
Pero a mayor abundamiento lo haces después de que "Fraternidad" llame a César "megalómano" sin que el asunto te merezca mayor comentario. Vamos que escribes en defensa de gente como "fraternidad", en defensa de sus comentarios.
Así que no te hagas el despistado. En tanto en cuanto no condenes excesos como los de fraternidad se te está viendo el plumero ideológico.
Insisto: si vais a criticar a César hacedlo por algo que realmente este haciendo.

Ignacio Zurdo dijo...

No pensaba volver a intervenir por aquí, y menos después de leer cómo César se burla de mi apellido, porque lo considera paradójico, pero en fin, como hay alusiones (la última y muy directa del anónimo anterior) responderé a éstas, muy brevemente si me permites, porque esto ya me abuure.

César, dices que para empezar nunca has pedido explicaciones a nadie, de por qué han encontrado tu blog. Copio y pego de uno de tus comentarios de la entrada EFECTO BOOMERANG:

“lo mismo que preguntas tú me lo pregunto yo. ¿Cómo llega aquí esa gente tan distinta a mí? ¿Por qué visitan mi blog?"

Por ese motivo y ningún otro empecé diciendo como encontré tu página.

En cuánto a por qué dije que etiquetas de extrema derecha a los que discrepan contigo (aunque también leerías que pedí disculpas por la forma en que lo dije): en esta misma entrada envías a los foros de “Los legionarios de Cristo” a unos discrepantes, no creo que esos foros sean precisamente de izquierda moderada. O en la entrada de CONTRA EL OLVIDO, contestas a un discrepante (con el que yo tampoco estoy de acuerdo en lo que dice, pero no por eso me atrevería de acusarle de extrema derecha), copio y pego:

“David, fiel a las prácticas de cierta derecha extrema, niega la realidad.”

Y al usuario anónimo de las 1:10 PM (sería más sencillo que te identificaras pero bueno) creo que también le he respondido con esto (tampoco espero disculpas por insinuar que miento). A lo mejor eres tú el que no ha leído las intervenciones. Y no voy a responder a tus propuestas tan ridículas e infantiles (“tienes que condenar lo que dice nosequién”). Condena y critica tú lo que te de la gana, majete, pero no me digas lo que tengo yo qué decir, faltaría más.

Anónimo dijo...

Pese a la patetica,infantil y aburrida polemica artificial, sorprende ver el corte tan marcado, profundo y agudo que ha causado lo de megalomano.Y que herida mas superficial,trivial y vacía que produce unos momentos,ya miticos de esta fraternidad,como:"No eres ni de izquierdas ni de derechas,tú eres del yugo y de las flechas".O dicho de otra forma,si se dice que eres(o intentas)ser imparcial(eso que nadie cree)y pides argumentos, se responde:otro reaccionario... ostis,un "equidistante".¿Son etiquetas?¿Son las mejores formas de buscar fraternidad?¿el ejercicio sano de la dialectica?.Visto lo visto y en homenaje al anonimo(imparcial)de la 1:10,tambien digo que se vé el plumero ideologico si no se condenan esa clase de excesos.Porque,en vuestra Fraternidad de Babel(donde solo hay buena y sana dialectica)recuerdo que nadie salió condenando esto.Y no quiero pensar que,a quien ahora le ha jodido lo de megalomano,por aquellos tiempos,le haría(o todavia hace)hasta cierta gracia la frase. Quizás no se aportan argumentos, pero tampoco se condenan muchos otros.

Anónimo dijo...

Es que me parece muy discutible que se utilicen esos adjetivos y otros similares (viene a la mente “perfecto sectario”) y se diga que quien los emplea esta discrepando “con respeto y buenas formas”.

Anónimo dijo...

Conocí a César Mallorqui por su libro El círculo de Jericó. Me lo habían recomendado muchas veces y acabé comprándolo en un saldo de Nova. Cuando lo leí me quedé deslumbrado. Luego leí más cosas suyas y hace unos meses llegué a este blog. Desde entonces lo visito con frecuencia auqnue ahora es la primera vez que intervengo
Leo La fraternidad de Babel porque me gusta como escribe César. Me interesa lo que dice y aunque no comparto todas sus ideas creo que tiene la cabeza bien amueblada y siempre aporta argumentos y puntos de vista interesantes. Disfruto con su sentido del humor y su ironía y tengo muy en cuenta sus recomendaciones sobre literatura o cine. Por eso me extrañan las cosas que se están diciendo aquí, porque os juro que yo no he visto en este blog ni un poquito de magalomanía o sectarismo.
También me extraña que nadie comente nada sobre el contenido del post, que va de comunicación política, no de política. Todas las quejas van por si César ha dicho que el pp hace política de extrema derecha, que si insulta a los votantes, que si es un sectario... Voy a haceros una pregunta: ¿todo esto para qué vale? Yo creo que para nada.
No conozco personalmente a César y a lo mejor resulta que es un megalómano. Pero si es un megalómano al menos es interesante y divertido, mientras que todo este debate que se está montando aquí me parece aburridísimo.
Por eso me gustaría pedirle un favor a César: abre otro post y acaba con toda esta lata. Tus lectores te lo agradeceremos :)
Santiago Ros

Juanmi dijo...

Al final va a ser verdad eso que decía Julián, de que hay gente pagada para montar bulla cada vez que alguien se mete en un blog con el PP. No me lo creía, pero por lo absurdos y poco convincentes de algunos comentarios empiezo a pensar que es verdad.

arturo villarrubia dijo...

Como creo que el tema político no da mucho más de si me gustaría hacer una pregunta/sugerencia:
¿Cómo ves César en tu doble condición de autor/publicitario las campañas de fomento de la lectura?

Anónima de las 9:59 dijo...

Desde aquí vaya un abrazo y todo el apoyo del mundo a las sugerencias de Santiago Ros.

¡Olé!

Para cambiar de tema: No sé si consiguen resultados las campañas de fomento de la lectura, pero a mí me parece encantador el spot de "Ellos hacen lo que tú haces". o sea que si los padres leen, seguramente los hijos leerán. Si los padres están enchufados a Dolce Vita, los hijos de enchufarán.

Para fomentar la lectura yo pondría en los colegios algunos episodios de alguna serie de manga y luego repartiría comics con su continuación.

¿Qué tiene de malo empezar a aficionarse a la lectura con los cómics?...

Es más fácil, más barato (?), más "emocionante", ayuda a madurar (por lo de asumir el "CONTINUARÁ"...)

;-)

arturo villarrubia dijo...

Yo me aficione a la lectura por los comics. No creo que sea el único.

César dijo...

Sin lugar a dudas, yo también me aficioné a la lectura por los comics. De hecho, los "leía" antes de saber leer. Sólo miraba las viñetas, claro, pero me moría de ganas de poder inerpretar las letras y no tener que esperar a que alguien me los leyese. Así que los comics no sólo me aficionaron a la lectura, sino que además fueron un aliciente para aprender a leer. Pero no sirvieron unicamente para iniciarme en la lectura de "libros"; me sirvieron también para proseguir con la lectura... de más comics. Siempre los he leído. Aunque lo confieso: el manga, en mi humilde opinión, es un coñazo.

En cuanto a lo que preguntas, Arturo, la verdad es que creo que las campañas publicitarias de fomento de la lectura no valen absolutmente para nada. Se trata de "modificar hábitos", y ésa es la tarea publicitaria más difícil. A decir verdad, resulta muchas veces imposible. Ocurre como con los anuncios contra el consumo de drogas; ¿de qué valen si los destinatarios del mensaje desconfían consustancialmente del emisor del mensaje? No, la publicidad no es el medio adecuado para conseguir esos fines.

En el fondo, la clave éstá en el spot que menciona anónima de las 9:59. Los niños no hacen lo que les dicen que hagan; hacen lo que ven hacer a los demás. Si ves leer a tus padres y/o hermanos y/o amigos, es muy probable que acabes siendo un lector. Por otro lado, se está haciendo una labor muy interesante -y creo que fructífera- en los colegios e institutos. No sé si los "encuentros con el autor" valen para algo, pero sí que funciona, y mucho, recomendar en clase lecturas adecuadas para niños y adolescentes. Es decir: libros muy divertidos (y divertido, siemre lo aclaro, no es lo contrario de serio, sino de aburrido).

También habría que cambiar la visión general que la sociedad tiene de la lectura. Ahora se contempla como algo muy bueno, pero difícil y, en el fondo, no particularmente apetecible. Y de esto tiene la culpa cierta "intelectualidad" -de izquierdas, por cierto- que ha secuestrado la cultura convirtiéndola en su gueto privado. Son esos, tan pesaditos ellos, que convierten la lectura en un deber masoquista donde los términos placer y diversión deben estar ausentes. Así no hay dios que cree lectores. Pero bueno, de esto ya hemos hablado muchas veces.

En fin, haré caso a Santiago y a Anónima de las 9:59 y abriré otro post, que últimamente estoy muy vago.

arturo villarrubia dijo...

Bueno es curioso pero yo tampoco soy aficionado al manga.Gente que sabe del tema ha conseguido que me gusten cosas puntuales, como "Adolf", pero por regla general no me atrae.( Aunque si me gusta el anime)Por otra parte si que tengo interes por otro tipo de comic.