viernes, marzo 9

Series

Ya es un tópico afirmar que estamos en la edad de oro de las series de TV. De las series anglosajonas y, sobre todo, norteamericanas, porque las españolas... en fin, mejor no hablar. Bueno, pues últimamente he tenido la oportunidad de revisar un buen puñado de series que están emitiéndose actualmente y he llegado a la conclusión de que la mayor parte siguen siendo entre malas, mediocres, bobas y/o vulgares. Pero también es verdad que cada vez surgen más series originales, atrevidas y estimulantes; y no sólo eso: además tienen éxito de audiencia, lo cual es bueno y malo a la vez

Me apresuro a aclarar que hay unas cuantas series, según dicen excelentes, que nunca he seguido y a las que, a estas alturas, me da una pereza enorme intentar incorporarme. No he visto Los Soprano, ni El ala oeste de la Casa Blanca, ni A dos metros bajo tierra, ni 24, y tampoco veo CSI Las Vegas –que según mi buen amigo Julián Díez es de lo mejor que hay ahora en la tele-, Alias o Battlestar Galactica. Así que vamos a hablar de las series que me tienen enganchado o, al menos, que me interesan lo suficiente como para seguirlas.

Perdidos, lo confieso, me tiene enganchado. Me fascina su argumento -un cruce entre La isla misteriosa y El Señor de las Moscas protagonizado por adultos-, me gusta el casting, la realización, el tono... aunque... Bueno, he aquí un ejemplo de lo que puede ser morir de éxito. La primera temporada fue un bombazo, así que había que ordeñar la vaca prolongando la serie más allá de lo razonable. Se acaba de estrenar la tercera temporada en USA y hay previstas otras cuatro. ¿Siete temporadas perdidos en una isla? Demasiado, me parece. Ya en la segunda temporada se notó una más que marcada tendencia a estirarlo y embrollarlo todo en exceso, así que supongo que la cosa va a ir a peor. Ya veremos.

Algo parecido sucede con Mujeres desesperadas. Ese culebrón posmoderno trufado de humor ofreció una brillantísima primera temporada cuya trama se centraba en las razones del suicidio de una vecina de las cuatro protagonistas. El hecho de que el relato estuviese narrado en off por la suicida (al estilo de El crepúsculo de los dioses) añadía originalidad y garra al asunto. Pero, solucionado el misterio, la serie, en su segunda temporada, y lo que llevo visto de la tercera, ha derivado a una sucesión de subtramas cada vez más retorcidas e improbables que acaban resultando demasiado artificiales. Es cierto que aún conserva el humor y la ironía, que algunas de las historias que se entrecruzan siguen ofreciendo cierta brillantez, que ahí dentro están mis adoradas Teri Hatcher y Felicity Huffman, pero me temo que Wisteria Lane se está convirtiendo a marchas forzadas en la calle más rara y disparatada del mundo.

Recientemente engullí de seguido la primera temporada de Prison Break y quedé automáticamente enganchado. En muchos sentidos, es una serie modélica, pero sobre todo lo es en su ritmo narrativo. No paran de suceder cosas, no hay un segundo de descanso, de modo que el relato fluye a tal velocidad –e intensidad- que, sencillamente, no te permite pensar en las múltiples trampas de la trama. Por lo demás, la serie asume sin complejos los estereotipos del género carcelario, ofreciendo, de paso, unas dosis de violencia y testosterona raras veces vistas en un producto televisivo. Ahora está en antena la segunda temporada, pero esperaré a verla toda seguida, como hice con la primera. De todas formas, los protagonistas ya se han fugado, así que una serie carcelaria –que era lo que me gustaba- se ha convertido en una versión de El fugitivo –que ya no me gusta tanto-. Además, están previstas cinco temporadas... De nuevo, demasiado.

Una serie más humilde, pero no por ello menos estimable, es Medium, una producción centrada en los avatares de Allison Dubois, una madre de familia que trabaja como... eso, medium, para el fiscal del distrito. Aparte de estar protagonizada por mi también muy amada Patricia Arquette , la serie ofrece un tratamiento inteligente del tema y amplias dosis de sentido del humor. Los guiones -aunque de calidad irregular, como en toda serie- suelen tener un buen nivel y, lo que no deja de resultar sorprendente, muchos capítulos se adentran en la experimentación narrativa, jugando, por ejemplo, con los efectos de sonido, la banda musical o el montaje.

Y llegamos a la que sigue siendo, sin lugar a dudas, mi serie favorita: House. En fin, ya he hablado muchas veces acerca de esta sorprendente muestra de lo inteligente que puede llegar a ser la tele, así que no me enrollaré mucho. Sólo una observación: House, más allá de ser un muy estimable entretenimiento, es una serie mucho más seria de lo que parece. ¿Por qué? Pues por su premisa de partida, un personaje que es por definición tan sincero como políticamente incorrecto, motivo por el cual en esta serie se dicen cosas y se tratan temas que no se dicen ni se tratan en ningún otro sitio. Un soplo de aire fresco.

Por cierto, últimamente he detectado a Hugh Laurie interpretando papeles entre secundarios y muy secundarios en varias películas, como El hombre de la máscara de hierro, la segunda parte de 101 Dálmatas o El vuelo del Fénix... y, la verdad, no destaca lo más mínimo. He ahí el caso evidente de un actor que andaba buscando, y finalmente ha encontrado, su personaje perfecto.

Por último, el gran éxito de la temporada en USA: Héroes. Sólo he visto los cuatro o cinco primeros capítulos, pero creo que es una serie correcta, hábil, sobria y razonablemente respetuosa con la inteligencia del espectador. No obstante, tampoco es muy original que digamos, pues en el fondo se limita a llevar a la (pequeña) pantalla lo que los comics de superhéroes post-Moore llevan haciendo un par de décadas. Sin embargo, Héroes es una demostración perfecta de hasta qué punto la ficción televisiva lleva hoy en día ventaja al cine de Hollywood. Me explicaré.

Como cualquier aficionado a los comics sabe, en el mundo de los superhéroes hay un antes y un después de Watchmen. Para los que no sepan de qué hablo, Watchmen es una novela gráfica dibujada por Dave Gibbons, donde su guionista, Alan Moore, desarrolla –entre otras cosas- una historia hiper-realista basada en el mito del superhéroe, diseccionándolo desde una perspectiva política, moral, simbólica y psicológica. Es decir, un tratamiento naturalista del superhéroe. El caso es que, a partir de ese momento (1987), los comics de “superhéroes realistas” proliferaron como hongos en un otoño lluvioso. Era el nuevo estilo, y aunque ahora parezca un tanto ajado, sigue vigente en el universo de las viñetas superheroicas.

Bueno, pues si le echamos un vistazo al cine producido por los grandes estudios, encontraremos superhéroes hasta en la sopa: Superman, Batman, X-Men, Hulk, Spiderman, Los 4 Fantásticos, Daredevil, El Motorista Fantasma, Hell Boy, Blade... Pero, si os fijáis, todos son superhéroes clásicos pre-Moore. De hecho, con la excepción de la excelente El Protegido, de Shyamalan, no se ha producido ninguna película basada en superhéroes naturalistas post-Watchmen. Pero sí una serie de TV: Héroes. Lo cual es otra prueba de que hoy en día la ficción televisiva (norteamericana) arriesga más que el cine comercial (norteamericano).

En fin, amigos míos, quién le iba a decir a un amante incondicional del cine clásico americano que iba a acabar recuperándolo en la tan denostada caja tonta...

Cosas veredes. Sancho, que non crederes.

57 comentarios:

Jose Antonio del Valle dijo...

Y no nos olvidemos de "Roma" que está produciendo en algunos un interés por la historia que no se veía desde "Yo, Claudio". Por cierto, la segunda temporada llega ya.

yepetta dijo...

En mi casa mis padres/hermana ven prison brake, house, anatomia de grey, perdidos, 24...
Yo me quedo con anatomia de grey

Anónimo dijo...

La segunda temporada de Roma es aun mejor que la primera.
Y en ella por fin se describen las batallas. Es genial.

Arcadio dijo...

César, te sugiero que venzas tu pereza y le eches una ojeada a Los Soprano, las dos primeras temporadas de A dos metros...y, sobre todo, El Ala Oeste del a Casa Blanca, las tres son excepcionales y dudo que te arrepientas.
Respecto a Perdidos coincido plenamente en tu análisis, esa serie morirá de éxito, están abusando en exceso del factor misterio. Ya dijo Borges que la solución del misterio siempre es inferior al misterio.
Coincido, asimismo, en tus reflexión sobre El progegido, una visión realista de los superhéroes, presentándolos como seres desconcertados y frágiles frente a una condición que no acaban de asumir. Siempre he sostenido que para advertir la sutiliza con la que el director trata el tema se debía tener unos mínimos conocimientos sobre los cómics de superhéroes (¡esa escena del brazo que cuelga el chubasquero/disfraz!)
Lástima, en mi opinión, que El Bosque y La joven del agua no estuvieran a la altura de sus tres primeras películas.

rudy dijo...

Una pequeña puntualización, César. "Watchmen" no es una novela gráfica. Fue publicada en formato comic-book (cuadernillos mensuales de veintipico páginas) y posteriormente recogida en tomo. Es un cómic, un tebeo, una historieta... "Novela gráfica" no fue más que un término que inventaron los yanquis cuando en los años setenta empezaron a hacer tebeos en formato similar al álbum europeo y que posteriormente, han ido recogiendo y haciendo suyo ciertos snobs para "diginificar" al cómic. De hecho, se usa últimamente hasta en la sopa en ciertas adaptaciones cinematográficas y, francamente, ya me carga un poco, cada vez que alguien habla de las "novelas gráficas" "V de Vendetta" o "Sin City" o, directamente, del "novelista gráfico" Frank Miller algo me rechina dentro. Todas esas obras son comics, editadas como comics para el mercado de los comics y sus autores son y han sido siempre autores de comics y sus obras fueron hechas en el formato habitual del comic americano: el comic-book. Que hayan sido posteriormente recogidas en un solo tomo, es una simple cuestión de formato. Y parece que ahora se usa el término "novela gráfica" como antagonico al "cómic": el segundo es esa cosa llena de pijamas multicolores solo apta para adolescentes, mientras que la primera es arte de verdad. Y por ahí ya nos despeñamos alegremente en un abismo de snobismo intelectual francamente peligroso.

En fin ,perdona el rollo patatero, pero es un tema que me toca fibra sensible con facilidad.

Kaplan dijo...

Yo creo que el término "cómic" (y aún más lejos, tebeo) podría quedar con el término "ciencia ficción" para emborracharse y compartir penas.

Anónimo dijo...

Yo igual que Arcadio, mi marido, te recomiendo Los Sopranos, todavía me acuerdo del penúltimo capítulo de la quinta temporada, lo que me hizo sentir, fue brutal. Esoy deseando que salga la sexta en Abril.
Para mi el problema de tanta serie es que trabajo y claro no las puedo ver todas, que ya me gustaría

Pilar

RM dijo...

Atento a "DEADWOOD", tres temporadas para mostrar una visión el oeste que es puro Shakespeare y que además hace una reflexión importante sobre los orígenes de nuestra civilización. Hay dos en DVD y la tercera y última sale en abril.

Eso sí, imprescindible escucharla en versión original, con la forma de hablar especial de los pioneros del oeste.

Keith Carradine hace el papel de su vida como Wild Bill Hithcock, aunque dure poco :)

miwok dijo...

Yo veo House, Perdidos, Las chicas Gilmore, Anatomía de Grey, Prison Break a ritmo de EEUU. Mi preferida es House, pero la que más me intriga, la que me tiene de los nervios es Perdidos, que sí, que reconozco que ha "perdido" algo de la magia de lo desconocido de los primeros episodios, pero para mí sigue siendo muy estimulante una serie que me crea una intriga descomunal cada semana, que por cada duda que resuelve plantea otras 10, que puede parecer desesperante...pero a mí me gusta mucho.

House es el maestro...esta serie me deja sin palabras.

Prison Break me cansa un poco, porque ya han matado a un montón de gente...y la veo demasiado tremendista.

Anatomía de Grey y Las chicas Gilmore son series entrenidas, que para pasar un buen rato a mí me valen.

Y de las de producción nacional sólo veo Los hombre de Paco, que no será de lo más profundo, pero yo me río muchísimo.

Care dijo...

Petición del oyente: ¿sería mucho pedir, admirado y querido César, que dedicaras una entrada a los asuntos relacionados con el número 12? Un beso!

César dijo...

José Antonio: me habían hablado mucho y muy bien de "Roma", así que ayer mismo me agencié la primera temporada. He visto los dos primeros capítulos y la verdad es que promete.

Yepetta: te gusta "Anatomía de Grey" porque eres una romántica :-)

Arcadio & Pilar: sí, sí, tenéis razón. Mucha gente me ha recomendado "Los Soprano", pero... en fin, es que la perspectiva de enfrentarme a cinco temporadas seguidas me abruma un poco. Lo dejaré para el verano.

Rudy: vaya, menudo rapapolvo me has echado. Lo único que puedo decirte es... que tienes razón. Y lo más puñetero es que en parte he utilizado ese término, "novela gráfica", con el punto de snobismo que mencionas. Mea culpa, pero sólo en parte. Al decir "novela gráfica" pretendía referirme a un comic que narra una historia extensa, autónoma y autoconclusiva,lo que como bien señalas no es más que el clásico álbum europeo. Pero es cierto, no tiene sentido abjurar de denominaciones tan señeras como comic, tebeo o historieta. Lo que ya es digno de por sí no tiene ninguna necesidad de ser dignificado. Pido perdón y prometo que no lo volveré a hacer.

Kaplan: Pues sí, pues sí; he ahí un par de términos desdichados.

rm: vagamente recuerdo haber leído algo (laudatorio) acerca de "Deadwood"... Tu recomendación lo confirma, así que buscaré la primera temporada. Gracias por el soplo.

Miwok: estoy de acuerdo con lo que dices sobre "Perdidos" y, por supuesto, "House". Y si no te acaba de gustar "Prison Break" es porque, como dice Julián Díez, esa serie es para chicos. Demasiada testosterona para una mujer sensata :-)

mazarbul dijo...

No hace mucho me ocurrió una anecdota: en una reunión de trabajo derivamos sobre la política norteamericana (éramos tres), y una compañera mía y la otra persona que asistía a la reunión comenzaron a hablar del sistema electoral, leyes, etc... con tal conocimiento que me dejaron fuera de juego. Me quedé tan perplejo que no pude evitar preguntarles si se dedicaban en sus ratos libres a empollarse el sistema judicial americano. Los dos muertos de risa me contestaron que estaban enganchados a El Ala Oeste de la Casa Blanca.

El caso es que yo estoy enganchado a varias: la medium, Perdidos y House, pero hay tantas que no puede abarcarlas uno. Así que será cuestión de ir metiéndoles mano conforme pase el tiempo.
Por cierto, vi dos capitulos d elos soprano, y nada, no me hacia mucho tilín.

mazarbul dijo...

ah, de serie española, yo salvaróa Los Simuladores. No se si la habéis visto.

Anónimo dijo...

"El Ala Oeste de la Casa Blanca" es como "Crónicas de un pueblo" pero bien hecho. La serie tiene una parte educativa para que los americanos aprendan sobre u constitución (y "Crónicas de un pueblo" sobre el fuero de los españoles), pero no hay duda de que es una de las series mejor realizadas de este momento.

Lukas dijo...

Realmente las series de televisión últimamente están acaparando un público bastante numeroso, tomando más protagonismo que las bazofias cinematográficas que salen de Hollywood.

Es una lástima que en España no haya series de tanta calidad como en EEUU.

Por otro lado, a modo de consejo, consigue la primera temporada de 24 i míratela entera, ya que comentas que no la sigues. Para mí es LA serie.

Saludos

arturo villarrubia dijo...

Sobre Hugh Laurie como actor a la búsqueda de un personaje: en realidad ya era famoso en Inglaterra al haber interpretado a Bertie Wooster en una adaptación televisiva de la obra de Wodehouse, con un excelente Stephen Fry interpretando a Jevees. He visto la serie a instancias de una fan inglesa y Laurie lo clava. En realidad hay se ve donde adquirió sus técnicas de ritmo cómico que utiliza en House.

arturo villarrubia dijo...

Una serie que no ha mencionado nadie es the wire (bajo escucha).

Arcadio dijo...

Arturo Villarubia tiene razón. Me cuentan que The Wire es una de las mejores series policíacas que se han hecho nunca. Desde el sábado estoy en espera de que me proporcionen las dos primeras temporadas.

arturo villarrubia dijo...

Yo la descubri desde que Alan Moore dijo en una entrevista que era su serie favorita.

SaJeR dijo...

De acuerdo con la gran mayoría de las series, solo que House no termina de convencerme. Siempre es la misma historia, enfermedad que no se sabe cual es, el Dr.House la caga la primera vez, pero después a la segunda justo antes de que se muera el paciente plaf, ¡Eureka!. De momento estoy viendo Bones, y terminando de ver Buffy, que aún me faltan unas temporadas. Por supuesto ambas en DVD, eso de tirarme 10 minutos viendo anuncios.. prefiero ver las series que quiero, cuando quiero, y al ritmo que quiero :p

Sin duda os recomiendo que veais Angel, Buffy y Bones, tres series que para mi gusto, son de lo mejorcito. Eso si, si no os gusta la "ciencia ficción" (vampiros, demonios..) olvidaros.

Un Saludo ;)

juan p dijo...

A mi también me tienen enganchado las buenas series americanas. Resultan inteligentes, espectaculares, interesantes y llenas de frescura.
Me quedo con House (y mira que a mi no me gustaban las series de médicos...), Medium (una joyita), las primeras temporadas de 24, Nick&Tuck, CSI, Closer, Roma, los vampíricos Buffy y Angel...
Por cierto, magnífico blog.

rudy dijo...

Lejos de mi intención echarte un rapapolvo, César. Lo que pasa es que ante ciertos temas me salta el chip de alarma y, antes de que pueda evitarlo, mis dedos ya han tecleado ellos solos y de forma frenética.

En su momento suspuse que usabas el término "novela gráfica" por comodidad o, como has dicho, para referirte a una historia "cerrada", completa en sí misma. Y mi idea era simplemente comentar el equívoco que sugería el término.

Temo que me dejé llevar.

rudy dijo...

Lo cierto es que no hace mucho comentábamos unos cuantos amigos cómo curiosamente, buena parte de la creatividad audiovisual, tras huir de Hollywood parece haberse refugiado en la televisión. Evidentemente, si aplicamos la ley de Sturgeon, sigue habiendo series infumables y horribles, pero cada vez hay más series interesantes de todos los géneros. Y no sólo eso, sino que en TV se están atreviendo a hacer cosas que en Hollywood ya no se ven ni de lejos.

Nunca me he parado a analizarlo a fondo, pero a veces me pregunto si el punto de partida de todo eso no habrá sido (aunque haya tardado años en hacer evidente y en dejarse notar) el "Twin Peaks" de Lynch y Frost.

Anónima de las 9:59 dijo...

Pue sí que se ve tele por aquí... ¿Os dáis cuenta de la de cosas que se pueden hacer cuando uno no enciende la tele? (además de ahorrar energía, se entiende...) ;-)

Yo sólo veo House y Heroes. (Todo con H y de una sola palabra).

House: Es verdad que ya siempre es lo mismo. Pero el personaje "mola"; por eso lo sigo viendo. Sólo que ahora, hago otra cosa a la vez (leer, jugar con la Nintendo, doblar la ropa...).

Heroes: Por ahora es la única que capta mi interés al 100%. La sigo, la veo y no hago nada más a la vez excepto disfrutarla y preguntarme a dónde nos llevará a parar la historia.

Sé que me pierdo muchas otras series interesantes, pero, ah, ay, oh, ¡hay tanto que hacer!

;-)

Álex dijo...

Según Zack Snyder, director de "300" y, próximamente, de la adaptación de "Watchmen", el público de cine no estaba "maduro" para un "Watchmen" en los tiempos en que Terry Gilliam se iba a hacer cargo de la adaptación. Opina este hombre que ahora, después de todos los "Spiderman", "X-Men", "4 Fantásticos" y similares, el cine de superhéroes se encuentra en el mismo punto en el que estaba el cómic cuando irrumpió "Watchmen". En cierto sentido, creo que tiene razón. Aunque hubiera preferido mil veces que "Watchmen" la dirigiera Gilliam (y conste que Snyder me parece un tipo con talento más que demostrado en su "Amanecer de los muertos", pero justamente la comparación con el "Zombi" original de Romero da que pensar que no es un tipo muy dado a trabajar los aspectos más "cerebrales" de una historia).

Alicia Liddell dijo...

Corro el riesgo de repetir recomendaciones, pero no me voy a reprimir. Roma es magnífica.
El ala Oeste es todo un master de práctica política. Imprescindible y con unas interpretaciones asombrosas. Lo mejor, la cantidad de veces que meten la pata y las piruetas que tienen que hacer para arreglar sus pifias.
House ... pues me encantó la primera temporada, la segunda un poco menos y en la tercera espero que le metan en el trullo y tiren la llave, porque se ha convertido en un personaje megahijoputa. Me encanta David Morse en el papel de policía que le putea. Eso sí, Hugh Laurie está sensacional. Me dan ganas de matarlo cada vez que sale en pantalla.
Heroes me parece bastante buena serie. De los CSI, sin duda el mejor es Las Vegas. Miami insoportable con ese David Caruso absolutamente insufrible (¿pero ese tío no pilla tortícolis mirando siempre con el cuello torcido?) NY no está mal, pero no llega al nivel de LV.
Sin rastro, con Anthony Lapaglia, tampoco está nada mal. Y Caso abierto demuestra que no hay casos irresolubles, sino mal investigados.

Anónimo dijo...

Los Soprano, si no te gusta el primer episodio de la primera temporada dejala, simplemente.

Anónimo dijo...

Una serie de la que nadie ha dicho nadie, y que para mi está en el puesto número uno, es Sexo en Nueva York, ya nadie se acuerda de Carrie y sus zapatos o Samantha y sus novios. Para mi esta es la serie de las series, lo tenía todo, sexo, humor, amor, moda, vale que estaba muy lejos de la realidad pero acaso no lo está también el Ala Oeste, eso si que es ciencia ficción, un presidente de los EEUU que habla latín!!!
Lloré tanto la primera vez que vi el último capítulo de la serie, pero tanto tanto, no sabía si porque fue muy emocionante o porque la serie se acababa. Nunca más podré volver a ver el último capítulo como si nunca lo hubiera visto.
Y a los Sopranos si el primero no te gusta, mira el segundo merece una oportunidad, yo creo que el dia que se acabe lloraré tanto como con el final de Sex in the City.

Pilar

Arcadio dijo...

Corroboro el testimonio de Pilar, soy su marido y he de soportar de continuo su inacabable llorera cada vez que ve el último capítulo de Sex and The City. A mi también me gusta la seria pero no tanto como ella, que se la ve continuamente.
Su mención a El Ala Oeste de la Casa Blanca sospecho que va dirigido a mí, pues a menudo, defendiendo ambos nuestros puntos de vista respecto a cuál es la mejor (en lo que a mí respecta El Ala Oeste... es una de las mejores que he visto nunca) nos hemos tirado en cara la frivolidad de Sex in The City, yo, y, ella, la poca verosimilitud de un presidente norteamericano que habla latín y es extremadamente culto recita a los clásicos como quien evoca la lista de la compra.
En defensa de mis argumentos aclararé que mi presidente de ficción ha visto enormemente perjudicado en su credebilidad por culpa el presidente real, el ignaro Bush.
Si alguna vez tenéis ocasión de ver el magistral, maravilloso y último capítulo de la segunda temporada de El Ala Oeste de la Casa Blanca, entendereis por qué me parece la mejor serie realizada jamás.
Yo coincido con Rudy en que hay un antes y un después de Twin Peaks. Aquellos primeros capítulos en los que gravitaba una atmósfera perturbadora me parecen inolvidables.
En todo caso, y para desmemoriados, recordaré una seri excepcional que se emitia en Antena 3 titulada Picket Fences (no se si lo habré escrito correctamente)que en Estados Unidos se prolongó, creo, durante cinco temporadas. Si tenéis ocasión de haceros con ella, por favor, no dudéis, era maravillosa, divertida, con unos personajes a los que irremediablemente te hubiera gustado llevar a casa y unos diálogos escritos con talento.

rudy dijo...

Picket Fences era una ida de olla magnífica, cierto y creo que Tom Skerrit hizo allí el papel de su vida como el sheriff de Roma. Por no mencionar al juez, al forense, a... De hecho, ahora que lo recuerdo, el enano que salía en las secuencias oníricas de Twin Peaks era un actor que salía con cierta frecuencia en Picket Fences y que acababa liándose con la policía, me parece.

De hecho, creo que ya se ha comentado antes por aquí mismo: son esas series que empiezan a emitirse a finales de los 80 o principios de los 90 (las ya mencionabas Twni Peaks y Picket Fences, pero también doctor en Alaska, por ejemplo) y que parecen oasis en un desierto televisivo las que, creo, van cambiando el panorama y permiten la actual eclosión.

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo con Pilar. "Sexo en NY" es de las mejores series que se han visto. Una evolución magnífica de los personajes, además de saber terminarla cuando tocaba (que es donde fallan la mayoría de las series).
La última temporada fue magnífica.

Anónimo dijo...

Arcadiop, los dos tenéis buen gusto. Creo que "Sexo en NY" y "El Ala Oeste" son de lo mejor que se ha heho nunca en TV. Y yo también lloré con el último capítulo de "Sexo en NY" (justo en el momento en el que la criada de Miranda la encuentra bañando a su suegra, y le dice: "Tú amas", no puedo contener las lágrimas, incluso ahora, mientras recuerdo esa escena).

Anónimo dijo...

La escena de Miranda y su suegra es tremenda, o cuando llega el novio de Samantha y la abraza y le dice algo así como que ya ha llegado la primavera. Yo también me emociono solo de acordarme.
He buscado en otras serie como una drogadicta lo que Sexo en Nueva York me daba, en Anatomia de Grey, en Mujeres Desesperadas o ahora con Cinco Hermanos, pero ese vacio que tengo va a ser dificil de llenar.

Pilar

Anónimo dijo...

La gracia de "El Ala Oeste" es precisamente ese presidente culto, lo que es absolutamente atípico. Recuerdo un episodio en el que el presidente iba a participar en un programa para los niños con motivo de la llegada de una sonda a marte. Su jefe de prensa le advierte que no se haga el listo, que a los americanos no les gustan los presidentes listillos, que atiensa la pregunta de los niños y que pase la palabra a uno de los expertos de la NASA que están allí. La primera pregunta de un niño era algo así como: ¿Se puede vivir en marte? Y el presidente responde: No, porque la atmósfera de Marte es unas 100 veces más tenue que la terrestre, y la presión atmosférica media es de unos 7 milibares, mientras que en la Tierra se alcanzan 1024 milibares... Y la jefe de presa se lleva las manos a la cabeza.

wendy dijo...

Yo actualmente veo House, Heroes... y cuando puedo CSI las vegas.
De todos modos mi serie favorita de toda la vida es Doctor en Alaska. Nunca he visto una serie como esa, irrepetible.

César dijo...

Es cierto que la “parte médica” de House se repite una y otra vez, pero es que a mí esa “parte médica” me importa un bledo, porque no me gustan las series de médicos. Lo que me gusta de House es todo lo demás: los diálogos, las tramas secundarias, la audacia de los temas, la incorrección política, el casting, los personajes secundarios y, sobre todo, el protagonista, que no es (afortunadamente) el “borde pero en el fondo con buen corazón” ni un simple hijo de puta, sino un personaje complejo y lleno de recovecos. En el fondo, sostengo el íntimo convencimiento de que House es una falsa serie de médicos en la que el tema hospitalario (repetitivo, sí) no es más que una excusa; o, aún mejor, un lienzo en blanco sobre el que se tratan otros asuntos.

Con respecto al origen de esta “edad de oro” de las series, algunos mencionan “Canción triste de Hill Street”, pero yo creo que todo proviene, en efecto, de Twin Peaks. Porque, a fin de cuentas, el factor fundamental de esta revolución de las series que vivimos no es otro que la traslación del lenguaje cinematográfico a la ficción televisiva. Un ejemplo paradigmático es el de “Roma” (acabo de ver la primera temporada y es magnífica). De entrada, la serie está producida por un hombre de cine como John Milius, pero es que además cuenta con la supervisión del director cinematográfico Michael Apted, que además dirigió los dos primeros capítulos. Por eso “Roma” no parece ni de lejos un producto televisivo, sino un film de pantalla grande (a lo cual ayuda el formato panorámico, por cierto). En el caso de House, no olvidemos que está producida por Bryan Singer, que también dirigió el piloto.

Bueno, pues eso quien primero lo hizo fue Twin Peaks con David Lynch. Ése es el precedente al que le siguieron series como las que menciona Rudy -“Doctor en Alaska” y “Picket Fences”-, pero también la célebre “Expediente X”, todo lo cual conduce a la feliz situación actual.

Compruebo que “Los Soprano”, “El ala oeste de la Casa Blanca” y “Sexo en NY” cuentan con entusiastas seguidores. Como ya dije, no he visto ni un solo capítulo de ellas; además, en el caso de la última serie citada, reconozco que tengo ciertos prejuicios en su contra. Por la clase de personajes que la protagonizan, supongo. En fin, manías mías.

Álex: ya había leído que Zack Snyder se va a encargar de llevar “Watchmen” al cine, y me parece terrible. No por el director (también me hubiese parecido terrible Gillian), sino porque creo que “Watchmen” no puede convertirse en película, es intraducible a ese medio. Aunque quizá sí pudiera ser una buena serie de TV...

Care: lo que sé acerca del 12 lo puedes encontrar, ampliado y preciso, en cualquier tratado de simbología o numerología. Lo que te voy a contar en la próxima entrada no será “qué acerca del 12”, sino “por qué el 12”. Espero que te valga para algo, aunque sólo sea por curiosidad.

miwok dijo...

Expediente X es mi serie favorita de todos los tiempos...y eso que soy de lo más escéptico...

Anónimo dijo...

Lo que me llama la atención, sobre todo pensando en Yepetta, es que no hay buenas series para niños/adolescentes. Las series que estamos comentando son todas para adultos.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Los medicos se rien y burlan de los estereotipos y tonterias de House.

Joaquin dijo...

...y a todos les gustaría ser igual de franco y claro que él, libres de las ataduras de lo políticamente correcto. Cada vez estoy más de acuerdo con ese comentario que se ha hecho por aquí (creo) de que House no es más que un excelente trabajo de diálogos y personajes que tiene como telón de fondo un hospital yanqui, pero que lo mismo podría haber tenido un taller de reparación de coches o la sucursal de un banco.

El capítulo de la semana que viene, por ejemplo, es un clarísimo ejemplo de ello.

Pampa dijo...

che mazarbul, "Los Simuladores" es una serie argentina

Álex Vidal dijo...

A ver si subo en mi bitácora la rueda de prensa del creador de House, David Shore, en el Kosmòpolis del año pasado. Efectivamente, el transfondo (el hospital, los médicos) se introdujo después de la creación del personaje.

En cuanto a las series para niños y adolescentes: puede que algunas de las que comentamos tengan un lenguaje o escenas crudos, pero no hay que subestimar su capacidad para entender los "hechos de la vida". Y, mi humilde y quizá borrica opinión, cuanto antes sepan de ello, mejor.

Mori dijo...

Una lástima que no veas Los Soprano, porque me parece, lejos, la mejor de todas y la más cinematográfica.

Leo Zelada Grajeda dijo...

¿House Franco?...Los personajes y dialogos no hacen una buena historia. House es solo un diletante que juega a ser cascarrabias pero en el fondo forma parte de la sociedad de consumo occidental. El cinismo y el sarcasmo es la virtud de los mediocres.

Estamos tan mal en el mundo que un personaje como House puede ser idolatrado, esto me parece una reverenda estupidez.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Por ejemplo la serie Los Sopranos me parece mas interesante.Algunos capitulos tienen un realismo crudo muy verosimil. Otros capitulos son solo una tonteria.

Edu dijo...

Los soprano es una serie que entra muy mal, al contrario que otras, los primeros episodios son poco atractivos. Ahora, esperate al cuarto y ya no te puedes serparar de la pantalla. Sí, con la de series buenas que hay ahora, es dificil aguantar tanto, lo sé.

En cuanto al origen de tanta serie de calidad yo mencionaría una serie que me parece el autentico revulsivo: "De la tierra a la luna" producida por Tom Hanks para la HBO. Esa serie es más profunda, cinematográfica, interesante y compleja que la película "Apolo 13" que fue su origen. Claro que yo soy un fanático de la historia de la conquista del espacio y eso tambien cuenta. En su estupenda calidad de la producción, se ve que esta concebida para formato panorámico y con calidad cinematográfica. Algo tiene que ver en todo esto que la calidad de las pantallas actuales (y verás cuando llegue del todo la HD) ha ampliado el marco en el que puede contarse una historia.

Otra serie que es relativamente desconocida y que, aunque terminó de modo no muy satisfactorio, si me parece muy buena, es "Carnivále" una mezcla de "Las uvas de la ira" con "Freaks".

César dijo...

Leo: eso es algo que me preguntaba yo; ¿qué opinan los profesionales de la medicina de House? Pues bien, últimamente he tenido la oportunidad de preguntárselo a bastantes médicos y a la mayor parte no sólo les gusta, sino que además afirman que la serie está muy bien documentada (algo que puedo corroborar yo en un par de detalles). En lo que también coinciden es en que en la serie todo sucede más rápido que en la vida real. Pero eso puede considerarse una licencia narrativa.

En cuanto a lo de House idolatrado... bueno, eso es un poco exagerado, ¿no crees? A fin de cuentas, sólo estamos hablando de una serie de TV, un entretenimiento. House me parece un buen personaje -que nunca es mostrado como un héroe, ni, a decir verdad, tampoco como un antihéroe- y la serie me parece inteligente y razonablemente incorrecta. Eso es todo y no es poco.

Álex Vidal: completamente de acuerdo contigo. Los niños pueden ver sin ningún problema cualquiera de las series que se han mencionado aquí. Aunque quizá los más pequeños estén un tanto desabastecidos...

Mori y demás adictos a "Los Soprano": carajo, me estáis creando mala conciencia por no haber visto ni un solo capítulo de esa serie...

Edu: no dudo que "De la Tierra a la Luna" sea una gran serie (no la he visto), pero no puede ser el origen de la actual bonanza televisiva por una cuestión de fechas. "De la Tierra a la Luna" es de 1998 y "Twin Peaks" de 1990.

De "Carnivale" he oído hablar muy bien. A ver si la encuentro por algún lado...

Anónimo dijo...

Ánimate con Los Sopranos, te lo digo de verdad, cuando mi marido se presentó con la primera temporada, le recriminé porque había tirado el dinero. Yo solo tenía ojos para las chicas de Sexo en Nueva York, y con haber visto El Padrino, Uno de los nuestros, o los intocables tenía el cupo hecho. Sin embargo la segunda la compré yo por inciativa propia y pese a no pasar por un momento económico muy bollante para darse caprichos. El personaje principal Toni Soprano es un hijo de puta (House a su lado es calderilla), llega a su casa después de haberse cargado a un tio como si nada, se sienta en la mesa y habla con su familia como quien ha tenido un largo día en la oficina, y cuando las cosas en su familia no van bien (gracias a él) te da pena, aunque sepas que no tiene ningún escrupulo en cargarse a la gente sin pestañear o arruinarle la vida a cualquiera. Para mi es esa dualidad del personaje la que me atrapa, y como los guionistas consiguen conmoverme cuando las cosas no le van bien en el plano personal, es increible los sentimientos encontrados que me despierta un tio con semejante oficio, cuando la policia le anda cerca "rezo" para mi, que no lo cojan por favor.
Además tienes suerte puedes comprarte las cinco temporadas y verlas de un tirón, nosotros nos hemos tenido que ir esperando temporada a temporada, ahora el 10 de Abril sale la Sexta, ya estoy contado los días.

Pilar

Arcadio dijo...

Soy el susodicho de Pilar,del comentario anterior, y a mi queridita esposa se le ha olvidado señalar que también fui yo quien le descubrió Sex and the City, pero bueno, eso es una máxima en nuestra, por otro lado, magnífica relación. Yo le descubro los manjares en forma de serie y ella goza sin cesar de ellos.
Bueno, si nadie se me adelanta este será el comentario 49, qué mejor prueba, César, de la bonanza que gozan las series que tan elevado número de comentarios a tu entrada.
Quizá vaya siendo hora de darle conclusión, pero me gustaría dejar constancia antes de alguna serie que a mi me deparó momentos imborrables: las primeras temporadas de Urgencias, magníficas, la serie producida por Hank y Spilberb y la HBO (¡cómo no!)Hermanos de sangre, excelente serie sobre el desembarco de Normandia. Poniéndome nostálgico y viajando en el tiempo (viajando mucho) rescataré una serie que, siendo yo niño, me procuró placer infinito (quizá ahora sería rubor) Espacio 1999, también el Triángulo de las bermudas, y muchas otras... en fin...

Edu dijo...

HBO, el canal de televisión por cable americano, fue el que innovó en el mercado de las teleseries, el que creó este nuevo formato y elevó los estándares de calidad. HBO ha producido muchas de esas series, entre las que cabe reseñar: "Los Soprano", "A seis pies bajo tierra", "Sexo en Nueva York", etc.
La primera de todas esas nuevas series fue "OZ" de la que no tengo referencias, la segunda "De la Tierra a la Luna", quizá no sea el referente primigenio, -estoy de acuerdo en lo de twin peaks y más aún en lo de doctor en Alaska- pero desde luego estaba ahí muy al principio del emerger de esa nueva televisión.
Aún recuerdo lo alucinado que me quedé al verla, sobre todo después de lo sosa y mala que me había parecido Apolo 13.

Anónimo dijo...

Es curioso, cuando vi el capítulo en el que diseñan la araña, pensé: "Seguro que este capítulo le encantaría a Edu"

Edu dijo...

Es que es muy bueno ese episodio. Al contrario que en la películapolo 13 en que enseguida montan una dualidad maniquea hollywoodiana (ingenieros malos y retorcidos y pilotos, buenos y valientes, cuando fueron los ingenieros desde tierra los que les salvaron el pellejo a los astronautas), en ese episodio se vive el desarrollo del lunar lander como el fascinante ejercicio de creatividad (e incluso arte) que puede llegar a ser el desarrollo de una máquina, y el transfondo de pura pasión que movía a mucha de la gente que participó en la carrera espacial desde el punto de vista de la ingeniería.

En los tiempos actuales... en fin... solo un apunte: la causa de los dos últimos accidentes gordos del Columbia fueron decisiones administrativas que se saltaban recomendaciones de ingeniería relativas a la seguridad.

César dijo...

Una película sobre el inicio del programa espacial americano que siempre me ha gustado es "Elegidos para la gloria".

Anónimo dijo...

Si te gustó "Elegidos para la gloria", te gustará la serie "De la Tierra a la Luna", pues está hecha en el mismo tono épico.

Lo que te recomiendo, César" es el libro en el que se basó la película (si no lo has leído). Se llama "Lo que hay que tener", de Tom Wolfe, y a mí me encantó.

Anónimo dijo...

Si te gustó "Elegidos para la gloria", te gustará la serie "De la Tierra a la Luna", pues está hecha en el mismo tono épico.

Lo que te recomiendo, César" es el libro en el que se basó la película (si no lo has leído). Se llama "Lo que hay que tener", de Tom Wolfe, y a mí me encantó.

Una que pasaba dijo...

Sobre Hugh Laurie recomendaría repescarle en las dos ultimas temporadas de una joya catódica desconocida: "The Blackadder". Esta serie pudimos disfrutarla en Cataluña gracias a que TV3 no tenía mucho dinero en sus inicios y compró a peso series inglesas de los 80. Se trataba de una cachondeo en toda regla sobre la historia británica perpetrada por el mejor Rowan Atkinson (AKA Mr. Bean), en una linea "hijodeputista" que no me cuesta imaginar como inspiración para House. Aunque en este caso a Hugh Laurie le tocaba ser el tontolaba de la función, siendo el propio Rowan Atkinson el sarcástico y cínico protagonista.
Resumiendo, en Barcelona se puede encontrar en Dvd en la FNAC bajo su título catalan "L'escurço negre", con versión original incluida, of course.

jaime dijo...

Buenas César, sé que éste no es el lugar adecuado pero este tema me urge. En el blog de Care Santos he podido leer el cuento de "los cien monos (cuento para la ocasión)" y me ha maravillado. En el colegio nos mandan contar un cuento con motivo de una nota oral y quisiera saber si me das el consentimiento para relatar tu cuento.

Post Data: Soy un gran admirador de tus libros, "El último trabajo del señor Luna" me fascinó y "Las lágrimas de Shiva" aún más.
Cuando pasaste por mi colegio no tuve la suerte de poder ir a la entrevista, ibas ara los de un curso menos (colegio frances de bilbao...)

Gracias de antemano.