miércoles, julio 27

Noruega



El Paraíso.

Dicen que Noruega es uno de los países más bellos del mundo. Es cierto, lo es. También dicen que los Noruegos son uno de los pueblos más civilizados del planeta. Es cierto, lo son. Igualmente aseguran que la mayor parte de los noruegos son altos y rubios. Y es cierto, altos y rubios son.

De hecho, creo que es la primera vez que Pepa y yo estamos en un país donde pasamos inadvertidos por nuestro aspecto, pues parecemos nativos. Con esto quiero decir que Pepa y yo no parecemos españoles. Ella mide 1’75 de altura, es rubia y tiene la piel clara y los ojos azules; yo mido 1’92, tengo el pelo blanquigris, la piel clara y los ojos azules; con frecuencia en España nos confunden con extranjeros. Pero en Noruega parecemos productos autóctonos. O no del todo, porque según nos comentó un noruego, más bien parecemos suecos. ¿Cuáles son las diferencias entre noruegos y suecos? Ni puta idea.

Con todo, cuando al día siguiente de nuestra llegada recorrimos Oslo, tuve la alarmante sensación de encontrarme en medio de una apoteosis nazi, con todo el mundo a mi alrededor tan rubio, tan alto y tan ario... No sé, temía que de repente se pusieran a cantar todos el Die Fahne hoch y, hala, a invadir Polonia. Aunque, claro, luego recordé que los pobres noruegos fueron invadidos por las hordas Hitler, y que fue su resistencia quien, en 1944, en la región noruega de Telemark, hundió el navío que transportaba el agua pesada necesaria para que los nazis desarrollaran la bomba atómica.




Oslo es una ciudad agradable, de casas bajas (la mayor parte de madera, como en todo el país), avenidas amplias y muchos árboles (dicen que en realidad no es una ciudad con árboles, sino un bosque con casas). Por lo demás, no hay nada que destacar monumentalmente. De hecho, tienen el palacio real más pobretón que he visto en mi vida. Y eso ejemplifica una característica del país: Los Noruegos son un pueblo muy rico (los segundos más ricos del mundo) gracias al petróleo del Mar del Norte, pero antes de que en los 70 comenzaran a explotar esos yacimientos, eran más bien pobres. Y eso les ha convertido en gente muy sobria. Merodeando por Noruega no se perciben muchos lujos. Entendedme, es una sociedad muy rica, sofisticada y avanzada, muy tecnológica (estés donde estés hay cobertura telefónica y conexiones wi-fi por doquier), pero, por ejemplo, las habitaciones de los hoteles, incluso en los cinco estrellas, son de una aplastante sobriedad. Tienen lo necesario y nada más, y no se gastan un céntimo en decoración y diseño. Todo parece un poco rústico, para que me entendáis. En realidad, creo que los noruegos son uno de los pueblos que más en comunión vive con la naturaleza; no dominándola, sino adaptándose a ella. En cualquier caso, no olvidemos que el país tiene menos de cinco millones de habitantes.


Me sorprendió el clima; esperaba que fuese como el del norte de Escocia (estábamos más o menos en la misma latitud), pero qué va, la temperatura era más cálida en Noruega y con mucho menos viento. Tampoco nos llovió demasiado e incluso disfrutamos de varios días de sol radiante (justo en los alrededores de Bergen, que tiene fama de ser uno de los lugares más lluviosos del planeta). La verdad es que disfrutamos de un clima en general agradable, sobre todo para gente que, como yo, odia el calorazo.


Nos habían asegurado que Noruega era muy cara. Mentira: Noruega es carísima, absurda, desmedida y demencialmente costosa. Vale, pensé yo, iluso de mí, comeremos sólo comida basura, que nunca puede ser muy cara. Así que el primer día, en Oslo, fuimos a un Friday’s, un restaurante de una conocida cadena de comida tex-mex. Pedimos nachos, palitos de mozarella, dos hamburguesas y cuatro cocacolas. Total: ¡cien euros! Todavía me duele. No obstante, es posible viajar a Noruega sin demasiada pasta. La clave consiste en hospedarse en cabañas de alquiler (las hay por todas partes y los precios son razonables) y comprar la comida en los supermercados.




Es un país bellísimo, ya lo he dicho. Miles de kilómetros cuadrados de bosque –sobre todo de pinos y abetos-, muchísimos lagos, algunos inmensos, altas montañas salpicadas de neveros, una infinidad de ríos, torrentes y cascadas. Es como un territorio de cuento de hadas. Y los fiordos, claro; el mar inundando los valles entre unas cumbres a las que el adjetivo “abruptas” les viene como anillo al dedo. Visitamos cinco: el Hardanger, el Bjørn, el Sogne, el Loen y el Geiranger. Quizá este último sea el más impresionante de todos (es patrimonio de la humanidad), pero por desgracia también es el que está más lleno de turistas. En cualquier caso, todos los fiordos que vimos son alucinantemente hermosos y en los cuatro primeros apenas había gente ni tráfico. De hecho, Noruega es un país muy despoblado. Los pueblos son pequeños, unas cuantas casas de madera (generalmente pintadas de rojo oscuro, o de rojo y blanco, o de blanco, o de amarillo albero) muy distanciadas las unas de las otras, con su iglesia de madera y poco más. Dada la orografía del país, las carreteras son una constante sucesión de curvas donde no se puede pasar de 80 por hora, pero el firme suele ser bueno... aunque no siempre, y a veces la calzada es demasiado estrecha. Hay cantidad de túneles; uno de ellos, de 11 kilómetros, es el más largo que hemos recorrido en nuestras vidas. También es frecuente que tengas que montarte en un ferry para proseguir el viaje, porque la alternativa es dar un rodeo de cientos de kilómetros.


¿Sabéis cuál es la única pega que le encuentro al país? Que es demasiado bonito; mires adonde mires, todo es bellísimo. Y por eso, al cabo de unos cuantos días, acabas anestesiándote un poco ante tanta belleza. Aunque en realidad nunca llega a pasar eso, porque siempre encuentras algo inesperado y alucinante. Como recorrer el bellísimo valle de Flam en tren, como Bergen (donde visitamos una interesantísima casa-museo del Hansa), como la Escalera de los Trolls (una vertiginosa carretera de montaña llena de revueltas), como los túmulos vikingos de Balestrand, como el mirador de Dalsnibba, como la iglesia medieval de Lom (¡una iglesia de madera del siglo XII!), como el glaciar Jostedalsbreen... Me hizo mucha ilusión ir allí, porque nunca había visto un glaciar. Es curioso, cuando se viaja por Noruega uno tiene cierta sensación de intemporalidad; el paisaje casi virgen, las casas de madera iguales a las de hace un siglo, la casi total ausencia de artefactos modernos a la vista.... Fue una experiencia muy “verniana”; sobre todo porque gran parte de la última novela que he escrito -La isla de Bowen, una historia al estilo de Julio Verne- transcurre en Noruega.


En cuanto a la gente, aparte de rubia y alta es amable y muy bien educada; los españoles les caemos bien, quizá porque suelen pasar las vacaciones en nuestro país. Todos sin excepción hablan inglés (y algunos español). La mayor parte de los turistas son suecos y alemanes, aunque también hay bastantes holandeses y checos. Y, por supuesto, de vez en cuando (sobre todo en Bergen y en Geiranger) autobuses llenos de japoneses, latinoamericanos, italianos, etc. ¿Los más molestos y ruidosos? Los norteamericanos y los españoles. Una plaga ante la que, de repente, me sentí de lo más ario, porque me entraron unas ganas enormes de meterlos a todos en un campo de exterminio.




También hay (me voy a poner masculinamente vulgar) cantidad de tías buenas. ¿Todas las noruegas son guapas? No, of course. Pero abundan las guapas, vive dios. Casi todas tienen el pelo rubio o castaño claro (algunas se tiñen de moreno) y los ojos azules o verdes. Se ven muchas jóvenes preciosas por la calle, o trabajando de camareras, o en la recepción de los hoteles, por todas partes; y con no poca frecuencia te tropiezas con bellezones de quedarte con la boca abierta. Además, no sólo es que sean guapas: también tienen unos cuerpos de quitar el hipo. Pero, ojo, me refiero a las jóvenes, porque no envejecen bien. En general, pasados los 40, pierden muchísimo. En unos casos, adoptan cierta apariencia a lo Miss Piggy, y en otros es como si esas facciones, de porcelana en la juventud, se endurecieran con la madurez, masculinizándose. Además, como señaló Pepa, a partir de cierta edad dejan de cuidarse. Muchas se cortan el pelo en media melena y no se lo tiñen; van con canas, sin maquillaje y vestidas con escaso gusto. ¿Y los noruegos? No me fijé mucho, la verdad, pero reconozco que vi a tres o cuatro tipos realmente guapos, así que supongo que también abundan los macizorros.




En fin, amigos míos, ha sido un viaje de lo más estimulante que Pepa y yo hemos disfrutado muchísimo. Nos ha encantado Noruega; tanto que no descartamos volver en un futuro para recorrer el norte del país, desde Trondheim hasta la isla Spitsbergen, más allá de Cabo Norte. Yo, por mi parte, ya tengo material mental para maquinar una nueva novela. No sé si sobre vikingos en el siglo diez u once, o sobre la liga Hanseática en el siglo XVII. Ya veremos.


La serpiente.


De no ser por lo caro que es y por los rigores climáticos, Noruega sería el país perfecto para vivir en él, un paraíso. Pero, como en todo paraíso, había una serpiente; en este caso, la serpiente se llama Anders Behring Breivik, tiene 32 años, los ojos azules y es alto, rubio y ario.




Pepa y yo regresamos a Oslo, procedentes de Lillehammer, el pasado viernes 22 de julio. Llovía mucho; de hecho, fue el día más lluvioso de nuestra estancia en Noruega. Llegamos al hotel a eso de las tres menos veinte de la tarde; se trataba del hotel Continental, en la calle Startinsgate, en el centro de Oslo, muy cerca del Palacio Real, del Parlamento y de la zona gubernamental de la ciudad. Como al día siguiente debíamos devolver el coche de alquiler muy temprano y teníamos que llenar el depósito, usamos el navegador para ir a una gasolinera. Estaba a dos kilómetros de distancia, así que recorrimos todo el centro de la ciudad, cargamos gasolina, regresamos al hotel y dejamos el coche en el garaje.


Pero había un problema con nuestra habitación, así que nos pidieron que esperáramos unos minutos. Yo me quedé en el bar del hotel y Pepa fue a una tienda cercana para comprar prensa española. Entonces, a eso de las tres y media, un tremendo estampido resonó en la
calle.



No era la primera vez que oía ese sonido. En dos ocasiones, en el pasado, había escuchado en la lejanía el estruendo de sendos atentados de ETA en Madrid. Eso ha sido una bomba, pensé automáticamente. Algunos clientes del hotel y yo nos levantamos, alarmados, y salimos a la calle, pero no parecía pasar nada; la gente caminaba normalmente y no se advertía el menor signo de alarma. Regresé al bar y me senté. Seguía convencido de que había oído un bombazo, pero... qué demonios, era imposible; estaba en Oslo, la ciudad más tranquila del mundo. Antes, al ir por gasolina, habíamos visto en el Palacio Real un cambio de guardia muy historiado; quizá era una fiesta, pensé, san Olaf o algo así, y a lo mejor tenían la costumbre de celebrarla con un cañonazo... Poco después regresó Pepa y comentamos extrañados lo del estruendo.


Finalmente, se solución el problema de la habitación. El hotel estaba lleno y no tenían libre la habitación normalucha que habíamos reservado, así que, por el mismo precio, nos dieron la Suite Presidencial. Jamás he dormido en un sitio más lujoso. Entonces, cuando nos estábamos instalando, un amigo de Madrid nos mandó un SMS diciendo que, según la BBC, en Oslo se había producido un atentado. En el hotel nadie sabía nada todavía. Como aún no habíamos comido, fuimos a un restaurante cercano y nos sentamos en la terraza. Todo parecía normal, pero al poco una camarera nos dijo que tenían que cerrar el establecimiento, pues la policía iba a desalojar el centro de la ciudad.




Hay algo que quiero señalar: durante las dos semanas que Pepa y yo deambulamos por el suroeste de Noruega sólo vimos dos policías, en Bergen. El día del atentado, después del estallido de la bomba, transcurrió por lo menos una hora hasta que empezamos a oír sirenas de policía y ambulancia, y como mínimo tres cuartos de hora más hasta que empezaron a desalojar el centro de la ciudad. Y nosotros estábamos (acabo de comprobarlo en el plano) a cuatro manzanas del lugar del atentado. No, no se cubrió precisamente de gloria la policía noruega.

Pepa y yo comimos en un restaurante (chino) algo alejado del centro y regresamos al hotel, a nuestra suite presidencial. En el hotel vimos agentes de seguridad privada, pues no había suficiente policías. Podría creerse que estando allí, en el centro de la acción, fuimos testigos privilegiados del suceso, pero no. Como todo el mundo, nos fuimos enterando de los acontecimientos por TV, en la BBC y la CNN, y así descubrimos, alucinados, que el auténtico atentado se estaba produciendo en la isla Utoya, y vimos cómo la lista de muertos crecía minuto a minuto. Fue terrible y, al mismo tiempo, increíble. ¿Cómo un hombre solo pudo desatar todo ese terror? Aún no le encuentro explicación. Al día siguiente, muy temprano, nos dirigimos al aeropuerto, que está a 50 km. de Oslo, para regresar a España. No había especiales medidas de seguridad.

Me gustaría comentar dos cosas respecto a ese terrible suceso. En primer lugar, me parece detectar cierto implícito retintín en los medios de comunicación, como si no acabara de desagradar del todo que los noruegos, tan guapos y tan ricos ellos, salieran de una puñetera vez de su inocencia. Personalmente, lo único que espero es que los noruegos no cambien.

En segundo lugar, el abogado de Breivik va a alegar locura. ¿Está loco Breivik? Lo primero que uno piensa es que un tipo capaz de cometer todas esas atrocidades debe de estar como un cencerro, pero yo no estoy tan seguro. Recordemos otro hecho ocurrido en Noruega y al que me he referido antes. El 20 de febrero de 1944, un grupo de saboteadores de la resistencia noruega hundió mediante cargas explosivas el transbordador Hydro que transportaba el agua pesada necesaria para fabricar la bomba atómica nazi. En el atentando murieron cuatro alemanes y catorce civiles noruegos totalmente inocentes. Sin embargo, pese a la matanza, hoy consideramos a esos saboteadores unos héroes, aunque en su momento los nazis debieron de pensar sobre ellos lo mismo que hoy pensamos sobre Breivik.


Pero los motivos eran muy distintos, objetaréis. En un caso se trataba de luchar contra la barbarie nazi y en el otro de un cruel y sinsentido asesinato múltiple. Y es cierto, las razones son importantes, pero seguro que hay muchos ultras en Noruega y el resto de Europa que consideran a Breivik un héroe y un mártir. ¿Están todos locos? Lo dudo, no es cuestión de patologías, sino de creencias irracionales, de culto a ciertas palabras peligrosas.

Breivik es un fundamentalista cristiano, un nacionalista de ultraderecha y un xenófobo. Eso significa que su mente estaba regida por tres “grandes palabras peligrosas”: DIOS, PATRIA y RAZA. ¿Sabéis por qué esos términos son peligrosos? Porque los tres se refieren a conceptos más grandes, valiosos e importantes que el ser humano. Y, por tanto, en su nombre se puede matar a cuantos hombres, mujeres y niños le vengan a uno en gana, pues hay un bien o poder mayor que lo justifica. El propio asesino lo dijo: no le importaba convertirse en un monstruo porque sus actos eran necesarios para conseguir un fin superior.

¿Está Breivik loco? No creo; sólo es un gilipollas con excesiva iniciativa que se ha tomado demasiado en serio las palabras equivocadas.



 

13 comentarios:

Miroslav Panciutti dijo...

Impresionante. Qué casualidad que estuviérais allí, justo en el centro de Oslo, en el momento del atentado. Me he quedado sobrecogido leyéndote.

En otro orden de cosas, aparte de decirte que me ha encantado tu descripción de Noruega (es un viaje pendiente desde hace tiempo), comparto plenamente tu diagnosis sobre Breivik y el inmenso peligro que suponen esas "grandes palabras". Y lo tristísimo es que, en efecto, hay mucha gente que no sólo cree que hay conceptos abstractos que están por encima del ser humano, sino que quieren creérlo, casi necesitan creerlo para que esas creencias den sentido a sus vidas.

Big Brother dijo...

Loco, facha, nazi, racista, radical, extremista, perturbado...
Ponerle nombre a estas "cosas" es un vano intento de entender algo. Creo que sólo una le cuadra: "HORROR", y en estado puro.
Más que nunca: bienvenidos o, mejor, bienvueltos.

pau17 dijo...

Hola Cesar, hace un tiempo te envié un e-mail, y muy a mi pesar no obtuve respuesta, la verdad que no se que razón, quizá escribí mal la dirección, o no te llego, o no te dio tiempo a contestar, bueno te lo pongo aquí para haber si obtengo algúnresultado.

"Hola Cesar, me llamo Pau, vivo en Barcelona y tengo 16 años. Soy un gran admirador tuyo, siempre estoy merodeando por tu blog, aunque de momento no comento, pero no eso no tardara en cambiar. Ahora mismo estoy enganchado a "Leonís", francamente espectacular.

El primer libro tuyo que leí fue "Las Lágrimas de Shiva", como lectura obligatoria en el instituto. Me gusto mucho el libro, pero mas que la historia, me gusto la manera de como la cuentas. Desde ahí, empecé a buscar libros tuyos y a devorarlos en semanas, de momento me he leído: "Las Lágrimas de Shiva", "El Viajero Perdido", "La Mansión Dax", "El Maestro Oscuro", "La Caligrafía Secreta", "La Puerta de Agartha", "El Último trabajo del Señor Luna", "La Catedral", "La Piedra Inca", "La Cruz del Dorado" y ahora he empezado "Leonís".

Lo que te quería decir con este e-mail, es que me cuesta mucho, encontrar tus libros, cosa que me fastidia mucho, he visitado todas las bibliotecas que conozco, he ido a mirar a las librerías más grandes de Barcelona, como "La Casa del Libro" o "Fnac", tiendas donde en teoria lo encuentras todo, pues no, he mirado por todos lados, he buscado desesperadamente pero no encuentro libros tuyos que aun no he leído, como por ejemplo estos: "La vara de hierro", "El círculo de Jericó", "El coleccionista de sellos", "La Fraternidad de Eihwaz", "El hombre de arena", "La compañía de las moscas", "El juego de Caín" y "El juego de los herejes", seguramente me he dejado algunos, y creo que ahora viene la parte en la que te pido si me puedes decir que obras faltan, ya sea para adultos y juveniles, me es indiferente, la mayoría de las obras que he leído, son para adultos, así que no hay problema, una vez tenga la lista completa, me plantare en el "Fnac" y a encargarlos.

Más que nada porque he probado en leer otras obras galardonadas con el premio "Edebé", premio que tus libros conocen bien. Hace unos días acabé "La tripulación del Pánico" de Pau Joan Hernández, y la verdad, empezó bien, pero el final un poco flojo, pero bueno, en resumen, te envió este correo por si puedes hacerme esa "lista" con tus obras, que he buscado en Internet, pero esta incompleta, saludos y que vayan bien tus merecidas vacaciones.

Pau."


Por cierto, estoy esperando ir a Noruega, es una tierra que me encanta y es una sociedad de la que deberíamos aprender los países PIG. Y la verdad yo creo el múltiple asesinato del que se a hablado estos días, es un hecho LAMENTABLE, es lamentable pensar que hay gente así en uno de los países mas pacíficos del mundo, espero que no haya mas imbéciles como este al que se le ocurra hacer una estupidez similar a esta, para que cuatro nazis cazurros le aplaudan.

Anónimo dijo...

Pau, lo de no encontrar los libros de César nos ha pasado a varios. Creo que por desgracia Edebé no está recibiendo uan distribución muy sana en librerías.

Es una pena pero cuando voy sólo encuentro SM y su producto estrella, Laura Gallego.

Si quieres una lista de los libros de César la tienes en la wikipedia. :-)

Espero que el jefe de este blog no se enfade por hacerle de secretario y quitarle curro de encima, pero es que a lo mejor tarda en conectar de nuevo. :-D

pau17 dijo...

Gracias anónimo, ahora se que no soy el único. Y lo de la Wikipedia, no es del todo fiable, lo digo porque en otras webs aparecen un par de novelas mas o a veces menos, era mas que nada para tener la lista completa y estar servido durante un buen tiempo, gracias de nuevo, y un saludo.

César dijo...

Miroslav Panciutti: Lo terrible no es que exista gente que necesite creer en esas palabras grandes para dar sentido a su vida, sino que necesita que nosotros, los demás, creamos en esas palabras para dar sentido a su vida.

Big Brother: Sin embargo, creo que hace falta entender ese "HORROR", comprender qué es lo que lo ha producido, para combatirlo.

Pau17: Lo siento, amigo mío, pero no me ha llegado ningún mail tuyo (procuro contestar siempre). En cualquier caso, gracias por contactar conmigo y gracias por demostrar tanto apego a mi obra. Eres un encanto. Respondiendo a los temas que planteas:

1. En efecto, EDEBÉ no tiene muy buena distribución, pero SM y Espasa sí. En cualquier caso, puedes encargar los libros en cualquier librería o pedirlos por Internet.

2. La lista de Wikipedia es completa. Ahí está todo lo que he publicado.

3. Tanto "La vara de hierro" como "El círculo de Jericó" y "El coleccionista de sellos" están completamente descatalogados. Quizá puedas encontrarlos en Internet, a través de Iberlibro.

4. "El hombre de arena" es el único libro infantil que he escrito. Está orientado a niños de unos 10 años. No obstante, yo intento escribir siempre de tal forma que el resultado pueda gustarle a gente de cualquier edad, y ese libro no es la excepción. Puede leerse como un cuento infantil y, al mismo tiempo, como una amable sátira sobre el psicoanálisis.

5. Ejemplares de "El juego de Caín" y "El juego de los herejes" están siendo saldados justo ahora en El Corte Inglés.

Gracias por tu interés y un abrazo

Anónimo de las 9:56: Muchas gracias por echar una mano, amigo mío :)

pau17 dijo...

Hola César, gracias por tu ayuda, mañana o pasado los encargare. Estoy encantado con tus obras (creo que eso ya quedo muy claro jajajaja) es una pena que no se fomente como debería, el gusto por la literatura, bueno, por la buena literatura. Me gusta mucho la tu manera de pensar, y sobretodo como explicas lo que piensas, creo que coincidimos en muchos gustos. Espero que sigas escribiendo novelas por muchos años más, así los demás podremos disfrutar con la lectura muchos años más. Un fuerte abrazo y gracias de nuevo.

Anónima de las 9:59 dijo...

Estuve en Noruega hace ya veinte años y ¿sabes que es lo que más recuerdo de Oslo?... El museo de Munch y el cuadro de "El grito".
Un grito.

Ith dijo...

Precisamente acabo de leer "El juego de los herejes" comprado a un precio insultante en ECI.

Buena novela, y magnífica aproximación para neófitos a un tema apasionante.

Sinceramente creo que las editoriales españolas no hacen lo suficiente por promover el capital humano creativo que hay en España. Igual sí tendríamos que aprender de los paises nórdicos a exportar literatura, un bien que no cuesta nada exportar (sólo son ceros y unos en un archivo) y acarrea a cambio gran cantidad de dinero. Nuestra balanza de pagos cultural es penosa (quizá no penosa, pero sí muy mejorable, ver datos del ministerio).

En fin, después de nuestra breve discusión sobre ebooks, internet y derechos de autor, paso por tu blog sólo para felicitarte por una obra bien escrita, sin ánimo de discutir.

Saludos.

Eladio Lestrove dijo...

Soy el anterior, solía firmar "Eladio".
Siento la confusión, pero es que soy del plan antiguo, el BUP y todo eso...

CorsarioHierro dijo...

Off topic. Saludos. Me alegra que el viaje saliera bien y que el atentado no les aféctase, Encontré la colección completa de futuro. Estoy negociando la compra.

Anónimo dijo...

Desde luego vaya tino, quién iba a pensar que te iba a pilar allí el atentado, por fortuna no andábais paseando por la zona cuando estalló la bomba.
En cuanto a Breivik, aparte de la terrible y malsana ideología, me cuesta pensar que un tipo que dispara a bocajarro contra chavales no esté perturbado de alguna forma. Por lo visto el tipo se afilió a algún partido neonazi y se salió (le debieron de parecer unas nenazas amorosas).
En cuanto a la sociedad, no la conozco y nunca he estado por los paises nórdicos, pero según contaba Larssen en sus libros, y las estadísticas de las que hablaba, daba la impresión de que era más bien una cáscara bajo la cual había muchisimas tensiones que podían llevar a finales inesperados...como el de breivik, quien sabe, quizá sólo sea una fachada y debajo haya un monstruo por domesticar...
Mazarbul

César dijo...

Pau17: Gracias a ti, hombre; eres un encanto. Y no te preocupes, que por ahora no he pensado en dejar de escribir.

Ith: Gracias por tu opinión sobre mi novela. No le eches la culpa a las editoriales; para que se produzca un fenómeno como el de la novela negra escandinava hace falta un detonante. Primero llegó Mankell, pero la bomba fue Larsson con su superexitosa trilogía. Si ocurriera algo así con un autor español, también habría un boom de la novela negra hispana.

CorsarioHierro: Vaya, me dejas asombrado. ¿La colección completa de Futuro, con sus 34 números? Ni yo la tengo, porque sólo conservo los que supervisó mi padre; es decir, si mal no recuerdo los 26 primeros. Acabo de buscarla en Internet y he encontrado una oferta de hace cuatro años. Pedían una pasta. Ya me mantendrás al tanto.

Mazarbul: Las sociedades nórdicas están entre las más avanzadas del mundo, pero no dejan de estar formadas por seres humanos. Claro que hay problemas, claro que hay monstruos ocultos. ¿Sabes, por ejemplo, que Finalandia, Noruega, Dinamarca y Suecia encabezan el ranking de agresiones sexuales en Europa? Supongo que se debe a su desaforada afición al alcohol.