viernes, diciembre 9

Babel 6


La Fraternidad de Babel cumple hoy seis añitos. Parece mentira, cómo pasa el tiempo, ¿verdad? Cuántas cosas han cambiado desde la primera entrada... Escribí el primer post en un mundo próspero y feliz, mientras que éste lo redacto en un escenario pre-apocalíptico. En el fondo tiene su gracia; dentro de poco seremos todos personajes de una peli de Mad Max. Pero también el blog ha cambiado. Revisándolo, he comprobado que mis post cada vez son más largos; debe de ser que conforme envejezco me da por contar batallitas. ¿Os he hablado del desembarco de Alhucemas? ¿No? Bueno, otro día.


Aunque, la verdad, el blog sigue siendo el mismo batiburrillo sin demasiado sentido que fue desde el principio. Producto de una mente desordenada y enferma, sin duda. Algunos merodeadores han seguido fieles a Babel durante todo este tiempo, pero otros no. Recuerdo unos cuantos que comentaban mucho al principio, pero que al cabo de un tiempo abandonaron la fraternidad. Y no puedo evitar preguntarme por qué. ¿Se cansaron de mí? Es lógico, yo también me canso de mí mismo. ¿Se pasaron a otros blogs? ¿Dejaron de lado los blogs cuando la moda pasó? ¿Dije algo en algún momento que les molestó? Es probable; en ocasiones lo hago, y no siempre sin darme cuenta. No todos los merodeadores de Babel son de mi agrado; la mayor parte sí, pero hay unos cuantos, muy pocos en realidad, que me causan cierta irritación. Bueno, aquí puedo permitirme el lujo de ser sincero con ellos. En cualquier caso, si a algún buen merodeador molesté, lo siento, no era mi intención. Respecto a los que se lo merecían... bueno, que les den.


Con cierta frecuencia recibo ofertas para incorporarme a... no sé cómo se llaman, conglomerados de blogs o algo así. A cambio, me garantizan un asombroso incremento de visitas. ¿Para qué narices necesito incrementar los visitantes? Me importa un bledo la cantidad; lo importante es la calidad, y de eso, de merodeadores interesantes, estoy sobrado.


Hace muy poco, recibí un e-mail ofreciéndome dinero por algo relacionado con el blog. La verdad es que no sé exactamente que me pedían, porque usaban un lenguaje técnico que me producía cierto grado de somnolencia, así que no le presté mucha atención; pero lo cierto es que me daban pasta (no mucha, seamos sinceros) a cambio de no sé qué relacionado con el blog. ¿Ganar dinero con Babel? Eso sería como tener una hija y meterla a puta. Si ganase dinero con Babel lo convertiría en un trabajo y acabaría odiando al blog. No, estoy muy bien como estoy. Babel es un sitio inútil escrito por un inútil, y así debe ser.


Lo que sí ha cambiado es la media de edad de los merodeadores. Cada vez son más jóvenes, lo que no debería extrañarme teniendo en cuenta que escribo literatura juvenil. Me encanta que haya jóvenes merodeando por aquí; me gusta leer sus ideas, sus preocupaciones, sus reflexiones. Ellos son el futuro y yo un fósil. Me enseñan muchas cosas.


Eh... En fin, ya sé que esto es un cumpleaños y que debería desplegar un tono optimista y chispeante, pero no estoy de humor. Anteayer murió una buena persona, un gran tipo llamado Alejo Romero. Estaba casado con una hermana de mi mujer, así que éramos concuñados. Tenía cincuenta y pocos años y se lo ha llevado un puto cáncer. Alejo vivía en San Sebastián y era biólogo. Tenía una mente envidiablemente racional y un gran sentido del humor. Coincidíamos en muchas cosas; de todos los cuñados, éramos los más parecidos. Me caía bien, era una excelente persona. Llevo un par de días llorándole. Dentro de dos o tres horas, Pepa, Óscar, Pablo y yo viajaremos a San Sebastián para pasar el fin de semana con Teresa, su mujer, y con Guillermo, su hijo.


Pero no tengáis en cuenta esto. Hoy es el cumpleaños de La Fraternidad de Babel, así que celebrémoslo alzando una metafórica copa. Y ya sólo me falta daros las gracias. Gracias por merodear por aquí, gracias por vuestros comentarios, gracias por leerme, gracias por pensar. Gente como vosotros, o como Alejo, constituyen la sal de la vida. Sois una bendición.


Para todos y todas, un abrazo de oso y un beso de mariposa.

33 comentarios:

Palimp dijo...

¡Felicidades!

Javier Albizu dijo...

Yo sigo por aquí, aunque un poco en remoto... porque te sigo a través del RSS y, entre que muchas veces no tengo nada que decir, y otras que me da pereza el hacer el par de "clicks" que necesito para dejar un comentario, puede parecer como que me he ido.
Pero no tienes esa suerte.

Begoña dijo...

¡Qué bonito eso de no querer ganar dinero con el blog, porque es algo demasiado valioso para ponerle precio!, es adorable encontrarse gente que esté por encima del vil metal.
Lamento lo de tu cuñado, yo que soy muy rara muy rara, cuando pierdo a alguien muy importante para mí me digo que quizá exista un lugar mejor que éste y morirse sea una especie de premio.
Ante las cosas inexplicables y no explicadas lo único importante es tenerse algo que decir a uno mismo. Sea cierto o no. Nada sabemos de las certezas.
Abrazos

Moderntime dijo...

Bueno Cesar a veces tambien puede suceder que personas que comentan durante tiempo en un blog dejen de hacerlo por que ya no tengan conexion a internet, hay veces en que cuando la crisis aprieta hay que quitar gastos de donde sea...

Cristina S. Baixauli dijo...

:-) Feliz cumpleaños, Babel

Ay, siempre que mencionas a los merodeadores que no vuelven o que vuelven menos me siento culpable... Es que la ciencia ficción no es lo mío. Me encanta todo lo que escribes y cómo lo escribes, a veces le leo entradas a mi madre (la misma que se leyó dos libros tuyos, ¿recuerdas?). Pero hay temas sobre los que no sé qué decir.

Babel es especial, entro todos los días para ver si has publicado algo nuevo. Además, el nombre es especialmente adecuado, no puedo evitar asociarlo con mi futura profesión. ¿Qué mejor lugar para una traductora que la torre de Babel?

Me alegro de que no sacrifiques la esencia de Babel, que sigas siendo quien eres. Los cambios son buenos mientras no te traiciones a ti mismo, sé fiel a lo que te define. Me alegro de que lleves 6 años de blog, yo no he aguantado tanto con ninguno de los míos (si te metes en mi perfil verás una larga colección... de los cuales solo dos siguen activos). Me alegro de que un día decidieras hacerte un blog para contar tus cosas y soltarlas en la nube, para aquellos que quisieran leerte y compartir contigo.

Siento mucho lo de tu cuñado. Sobre eso no puedo decir nada más.

Gracias por darnos Babel, César. Un abrazo!

Gabriel dijo...

Aun recuerdo cuando descubrí el blog, estaba buscando datos sobre "El coyote" y acabe encontrando un articulo en la wikipedia sobre su hijo que también era escritor, en el mismo articulo había un enlace al blog que llevaba, le di y me acuerdo que la entrada que había era sobre la prohibición de los Toros en Cataluña. Fue un gran descubrimiento.

Jose Luis G. dijo...

¡Enhorabuena por este sexto aniversario de Babel! Te agradezco todas tus entradas, disfruto y aprendo muchísimo. Aunque no comente desde hace un año, te tengo asociado a mi blog, así que leo cada vez que actualizas. Sigue contándonos batallitas...

Te doy mis condolencias por tu cuñado. Un saludo cibernético.

Anónimo dijo...

He participado poco, cuatro o cinco veces, pero gracias por crear y mantener este lugar al que soy fiel desde prácticamente su inicio.!Feliz cumpleaños Babel y enhorabuena César!

Lamento la pérdida de tu concuñado Alejo.

WOLFVILLE dijo...

Lo primero mi pésame -y nada de idiotadas para quedar bien, es un lo siento sincero. Yo también he perdido a un casi familiar hace poco y ando bastante jodido igualmente-, y lo segundo podrían ser unas felicidades (que también), pero mejor lo enfoco a un MUCHAS GRACIAS -así, en mayúsculas-, por tantos buenos momentos y toda la cultura adquirida a base de leer y releer tus posts.

¡Y a por otros seis años, qué duda cabe!

Salud.

Byron dijo...

Antes de nada, lamento la pérdida de tu cuñado. Es una putada que la vida nos quite personas tan valiosas para nosotros (como si abundasen...).

Y en segundo lugar, felicidades por estos seis años. Sigo siempre fielmente este blog, aunque no siempre comento (unas veces porque no sé qué aportar, en otras porque decir que estoy de acuerdo con lo que has expuesto me parece un mensaje pobre).
Así que a parte de felicidades, debo darte también las gracias por crear uno de los mejores blogs de internet.

Luis Manuel Ruiz dijo...

Salud, y enhorabuena.

Alicia Liddell dijo...

Es un placer leerte, así que confío en que CUMPLAS MUCHOS MÁS (el blog) y dejes de lado los jamacucos periódicos que te dan (César) de cerrar la paraeta.
Un beso, César (y Babel)

Alicia Liddell dijo...

Es un placer leerte, así que confío en que CUMPLAS MUCHOS MÁS (el blog) y dejes de lado los jamacucos periódicos que te dan (César) de cerrar la paraeta.
Un beso, César (y Babel)

Eladio Lestrove dijo...

La muerte es una gran cabrona. Nada que se diga palía ese sabor a hiel. Lo siento.

Felicidades por el blog. Los que por aquí merodeamos -sí, incluso los que, como yo, somos un coñazo, te lo agradecemos-.

Y, sobre lo de no "prostituir" el blog, me recuerdas a Bill Watterson, que siempre se negó a hacer "merchandising" con Calvin y Hobbes, sus creaciones. Como buen izquierdista tengo una historia de amor y odio hacia Estados Unidos: odio mucha de la estupidez que nos llega de allí, pero amo muchas de las ideas que nos llegan de allí.

Felicidades, maestro. Nos debes unos cuantos blogs sobre muchas cosas. Y por aquí pasaremos para hacertelos pagar.

Big Brother dijo...

Begoña:
Gracias por tu preciosa perla. Me refiero a lo de "nada sabemos de las certezas"
Qué gran verdad...

Laura T. Marcel dijo...

Hacía días que no te leía. Pocas veces te dejo comentarios porque a veces no hay nada que decir y aunque quizás sea una cortesía dejar unas palabritas, pues mira, decido no hacerlo.
Me gusta como escribes. Sobre lo que escribes, a veces si y otras no. No siempre coincido con lo que piensas de las cosas pero, a estas alturas no voy a convencerte de nada y es por eso que no entro a polemizar nunca. Tu forma agresiva a veces de expresar las cosas no me disgusta en absoluto, pienso que el vigor y la pasión por la vida te muestra así. Yo también soy un poco así y por eso te entiendo. Otra cosa tuya que me llama la atención a veces es ese aire de prepotencia con el que te envuelves. No te tomes a mal mis palabras que estan lejos de ofender. Ya que tu eres sincero en este espacio, porque solo faltaría que no nos sirviera para bolcar lo que realmente sentimos, a mi me gusta serlo también. Pues como decía tu, digamos prepotencia, me hace gracia. porque a veces, el primer golpe parece querer mostrar a un César por encima del bien y del mal, pero después veo que no es eso, y que sinceramente estas por encima de muchas cosas, ya tenemos una edad y toda una experiencia que nos situa ahí, y en fin, que me haces sonreir y hasta aplaudir esa chulería. Bueno, ya ves que comento poco, pero cuando lo hago no me quedo corta. Y si, tus entradas son cada vez más largas, pero ¿y qué? Esta es tu casa y la vistes a tu gusto. Y sigue haciéndolo. Sobre los que pasaban y ya no pasan... eso es la vida, muchos caminos con muchas intersecciones y cada uno toma el sendero que cree en cada momento...
Un abrazo sincero.

Begoña dijo...

Big Brother, agradezco tus palabras porque a veces tampoco es que me sepa expresar muy bien.
Para mí hay algo fundamental cuando alguien se muere, que es algo impuesto, y que no porque esa persona sea obligada a abandonar este mundo voy a dejar de sentir el mismo cariño hacia ella, o a sumergirme en lágrimas que empañen cada recuerdo. Sino que me comprometo a llevarla conmigo en mi pensamiento, y a conservar nuestra amistad mientras me quede vida. Aunque esa amistad no pueda actualizarse y sobreviva en recuerdos.
Saludos

Estigia dijo...

Muchísimas felicidades, al blog y a su fantástico autor. Han sido seis años intensos (aunque yo sólo puedo hacer referencia a lo más reciente) y esperemos que le queden muchos más.

Enhorabuena, sigue así ;)

CorsarioHierro dijo...

Siento lo de tu cuñado.
Felicidades por el aniversario.

Rubén dijo...

Soy un merodeador(casi anónimo) de la fraternidad de Babel desde su fundación.
En primer lugar, siento lo de tu cuñado.

Felicidades y gracias por regalarnos estos 6 años de disfrute con tu blog. Se puede estar de acuerdo o no con lo que cuentas pero... ¡qué bien lo cuentas! Ahora a por la docena.

Rubén Soto

Arcadi dijo...

Lamento tu pérdida . Leerte es un placer y que nos cedas tu tiempo y espacio... pues está muy bien .
Per molts anys .

Anónimo dijo...

Bueno,pues para no repetir lo ya dicho yo me sumo a todo,a las felicidades por un lado y al pésame por otro. Y te agradezco que le dediques parte de tu tiempo y de tu mente lúcida a este blog que yo tengo el primero entre mis favoritos,porque no te complicas ni nos lías,no eres condescendiente con las modas,dices lo que piensas y te desahogas cuando te hace falta. Usas el blog para lo que te da la gana y ese es su encanto.No lo pierdas,por favor.
En cuanto a la gente que comenta mucho una temporada y luego desaparece no te tienes que extrañar,a veces pierdes direcciones o te vas por otros caminos (¡hay tantos en esta selva de internet!) O te cansas un poco y ya no comentas pero sigues "merodeando"...en fin,que hay muchas circunstancias.
Un saludo cariñoso y a por otros 6 años (mínimo) y luego otros 6,y...

Aurora Boreal

Akaki dijo...

Enhorabuena! espero que digas con él
un seguidor en la penumbra...

Sally dijo...

Supongo que yo soy una de las que acostumbraba a merodear por aquí con bastante más frecuencia de lo que lo hago ahora. Sin embargo, se trata más bien de falta de tiempo y de terror a enfrentarme con mi folio en blanco que de pérdida de interés por este blog. Te sigo y te leo. Felicidades por estos seis años en la red.

Juanma dijo...

¡Muchas felicidades! A seguir el nivelón y el ritmo. :) Abrazos.

numael dijo...

Enhorabuena por los 6 añitos y un abrazo por lo de tu cuñado.
Yo te sigo desde el principio, y aquí espero seguir.

Anónimo dijo...

felicidades!!!!!
Mazarbul

Anónimo dijo...

César, esperamos tu regalo navideño, en forma de cuento, con mucha ilusión.

Saludos,

Ximo

Arcadi dijo...

Me acabo de enterar de que se murió Russell Hoban . Igual a tí , César ,no te gusta su obra , pero a mí me parece un gran autor .
Qué disgusto . Clarean las filas ...qué decía aquel . Nada , que quería compartir el disgusto . Debilidad de carácter será.
Cuídaos mucho .

César dijo...

Queridos amigos, muchas gracias por vuestras felicitaciones. Y algo importante: no me quejo de que no comentéis; que cada cual haga lo que quiera. Lo que pasa es que, para saber si alguien sigue o no visitando Babel, el único indicio que tengo son los comentarios. Pero los merodeadores mudos me gustan tanto como los parlanchines.

Arcadi: Sí, ya me había enterado de la muerte de Russell Hoban. Para ser sincero, no he leído nada suyo.

Ximo: No te preocupes, amigo mío; claro que habrá cuento de Navidad. Pero, como todos los años, lo colgaré el día 24.

Anónimo dijo...

¡¡¡Felicidades!!!
Llevo seis cortos años siguiendo tu bitácora. Apenas hago comentarios, pero hoy no quería dejarlo pasar.
Aunque no escriba nada, sigo ahí, leyéndote, unas veces estoy de acuerdo con lo que dices, otras no tanto y en algunas discrepo, pero ninguna me deja indiferente. Así que aquí tienes una lectora fiel.
De veras entiendo tu pena por la muerte de Alejo. No anda uno muy sobrado de amigos.
Besos,
Nora

Natalia dijo...

¡Felicidades! :-)

sfer dijo...

"Lo que pasa es que, para saber si alguien sigue o no visitando Babel, el único indicio que tengo son los comentarios."

Cada vez se comenta menos. Quizá también se lee menos (al menos yo leo más en diagonal ahora que hace seis años; no quiero ni pensar en el daño que estarán haciendo las horas de Internet a mis neuronas). Pero lo importante es que Babel siga siendo lo que tú quieras que sea. Me encanta que no hayas hecho ni caso de los mails para intercambiar enlaces o promocionar tu blog. Hace tiempo que yo también lo hago.

Un abrazo (tardío, como siempre últimamente) y adelante...