sábado, diciembre 24

Cuento de Navidad: Todos los pequeños pecados


Son las 11:50 de la mañana del 24 de diciembre. Estoy en mi despacho, tecleando en el ordenador. De fondo escucho a mi familia yendo de acá para allá. El día es frío (11º), pero soleado. Y eso, los rayos de sol, activan un pequeño dispositivo que tengo fijado a la ventana. Lo compré en la tienda del Moma, en NY; es un pequeño motor que se activa con una plaquita fotoeléctrica y hace girar dos cristales tallados. Cuando la luz pasa a través de los cristales, se proyectan por mi despacho una infinidad de pequeños arco iris giratorios. Me encanta esa chorrada. Dentro de poco me levantaré para cocinar el relleno de los canelones que tomaremos en Navidad. Me salen de muerte y es lo que siempre comemos el 25 de diciembre (ciclos y ritos, ya sabéis). Luego saldré a hacer las últimas compras y pasaremos la tarde preparándolo todo para la cena de Nochebuena.



¿Me olvido de algo? No, claro que no. Aunque algún que otro merodeador impaciente comenzaba a dudar de ello, aquí tenéis mi habitual regalo de Navidad: un cuento navideño escrito expresamente para vosotros. Se llama Todos los pequeños pecados. Pero este año el relato tiene dos peculiaridades. En primer lugar, comencé a escribirlo hace casi quince años y lo dejé durante todo ese tiempo a medias. Es normal, tengo varios cuentos sin acabar. El caso es que, mientras buscaba argumentos para el cuento de este año, recordé ese relato y me di cuenta de que era muy fácil de adaptar a la Navidad. Terminé de escribirlo y aquí está.


En cuanto a la segunda peculiaridad... veréis, en el texto se describe un incidente que le sucedió durante la infancia al protagonista. Pues bien, ese incidente es real y me ocurrió a mí. El resto de la historia es ficción. Más o menos.


Amigas y amigos, os deseo toda la felicidad del mundo para esta noche, para mañana y para el resto de vuestras vidas. Espero que el relato de este año no os disguste demasiado.


Feliz Navidad. Felices fiestas.


Todos los pequeños pecados


César Mallorquí

Como venía ocurriendo desde hacía casi un mes, Enrique despertó en mitad de la noche y ya no pudo volver a conciliar el sueño.

Tumbado boca arriba sobre la cama, con los ojos perdidos en la oscuridad, escuchó la cadenciosa respiración de Alicia, que dormía profundamente a su lado, y experimentó un acceso de rabia, como si el plácido sueño de su mujer fuera una afrenta, y a punto estuvo de despertarla, pero desechó el impulso con un suspiro y pensó en tomar una pastilla. Lo malo era que el químico sueño inducido por el Valium no solo carecía de la textura del descanso verdadero, sino que además le sumía, al despertar, en un desagradable estado de aturdimiento que solía prolongarse durante todo el día. No, nada de pastillas, decidió.

Harto de contemplar el vacío, se levantó de la cama, abandonó el dormitorio procurando no hacer ruido, preparó un vaso de cacao caliente en la cocina y se dirigió a la sala de estar para leer un poco, o para ver la tele, o para escuchar música, o para hacer cualquier cosa que pudiera relajarle, pero la familiar atmósfera del salón se le antojaba ahora tan fría y deprimente como la de un mausoleo, así que a eso de la cinco de la madrugada, abrumado por el silencio, se vistió, salió de la casa y comenzó a deambular sin rumbo fijo por las mudas y desiertas calles (...)

Si quieres seguir leyendo, pincha AQUÍ

33 comentarios:

Esketekebanka Fikilikippikiniki dijo...

Corrija la duplicación del texto y todo será perfecto.

César dijo...

Esketekebanka Fikilikippikiniki: Ya lo he corregido. Gracias (menudo nick el tuyo) :)

Samael dijo...

ah, pues a mi me ha gustado tanto que me lo he leído las dos veces.
cabronceteeee. ;-))

Samael dijo...

ah, pues a mi me ha gustado tanto que me lo he leído las dos veces.
cabronceteeee. ;-))

Anónimo dijo...

Ufff,con vuestros dos comentarios me siento como Enrique...no entiendo ???? ¿qué duplicación? Y me lo he leído entero...por cierto...¿Dios-House cojeaba?
Estupendo,César,me has hecho pasar un rato entretenido y darme cuenta de que yo también debo suspender la incredulidad...pero es un momentito...
Feliz Navidad,sea como sea,cualquier cosa que sea feliz estará bien ¿no?
Aurora Boreal

Anónimo dijo...

Te me has adelantado,Samael...
Aurora

Anónimo dijo...

Me ha encantado, joder, me ha encantado, qué gozada. César, eres un grande.

Por cierto, recuerdo (me lo han traido a la mente estos cuentos tuyos de navidad) que escribias cuentos para niños. Como fue eso? Accidental o intencionado?

Feliz navidad! :D

sara dijo...

Hola César, me llamo Sara y soy profesora. Siento utilizar este camino pero es que no encuentro otro para preguntarte algo que ya te pregunté una vez. Recomiendo mucho tus libros entre mis alumnos de secundaria y hace ya tiempo que tengo problemas en que encuentren uno de ellos La compañía de las moscas" , tú me comentaste que no había problema pero acabo de hablar con la editorial en la que estaba publicado y me han comunicado que está ya descatalogado. No se puede hacer nada? Es que me apena mucho, no te puedes imaginar lo que les gusta a los de la eso! Un saludo . Sara

Anónimo dijo...

FELIZ NAVIDAD CESAR!!! Y gracias por tan trabajado regalo!!
Mazarbul

César dijo...

Sara: Muchas gracias por recordarme este asunto, porque me había olvidado por completo (soy un desastre). "La compañía de las moscas" nunca ha funcionado en España; es, con diferencia, la novela de la que menos ejemplares he vendido. Salvo en México, donde ha tenido cierto éxito. Al parecer, es "demasiado fuerte". Yo no lo creo y, según he podido comprobar, a la mayor parte de los jóvenes que la han leído les ha gustado mucho (incluso he recibido varios e-mail de lectores mexicanos encantados con la novela). Personalmente (aunque mi opinión no cuente mucho), creo que está entre mis mejores novelas juveniles.

Bien, el caso es que acabo de revisar el contrato de edición y he comprobado que, al no reeditar la editorial la novela, puedo rescindirlo fácilmente. Así que, después de las fiestas, me pondré en contacto con Santillana y lo haré. A continuación, buscaré otra editorial para publicarla de nuevo. Ya te mantendré informada del proceso.

Anónimo de las 8:42: Pues la verdad es que no, no he escrito cuentos para niños. Tan solo he escrito una novela corta infantil -"El hombre de arena"-, hace doce años, y porque me la pidió mi hijo pequeño.

Helmanticae Maria dijo...

!Feliz año 2012, maestro de la vida y del conocimiento¡

Maku dijo...

En mi mente, la voz de Dios/House sonaba todo el rato como la voz de doblaje en español de Hugh Laurie. :)

Muy bonito el cuento, sobre todo el final. Aunque por un momento me dio un vuelco el corazón imaginándome algo mucho más gore... menos mal que no. xD

Feliz 2012.

M. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
M. dijo...

Hola César!
En primer lugar enhorabuena por el relato, como todos los años, me ha encantado.
Verás, es que tenía una duda y quizá tú podrías resolverla.
Tengo 16 años, me gusta mucho escribir y llevo un blog en el que también hablo de cosas cotidianas. El caso es que escribí un relato breve hace poco y no sé si publicarlo por si lo copian (aunque tampoco creo que sea tan bueno) o por si eso me impide presentarlo a algún concurso o algo, y como tú en publicar relatos ya tienes experiencia... jeje
muchas gracias,
un beso!

César dijo...

M: Desde el momento en que publicas un relato, sea en Internet o en papel, corres el riesgo de que te plagien. Ahora bien, para proteger tus derechos tienes dos opciones: A) Inscribir el relato en el Registro de la Propiedad Intelectual. B) Mucho más sencillo: publicar el relato de tal forma que quede claro cuándo se ha publicado. Por ejemplo, en un blog, donde la fecha de publicación queda registrada automáticamente. Eso te bastaría para defender tus derechos.

Otra cosa es lo de los concursos. En muchos de ellos se exige que los relatos sean inéditos y, por tanto, haber publicado el cuento en un blog impediría que pudiese ser candidato al premio. Si los organizadores del concurso se enteran, claro. En cualquier caso, eso depende de las normas del concurso.

Helmanticae Maria: Te has pasado tres pueblos con lo de "maestro de la vida y del conocimiento" (no llego ni a alumno del montón), pero gracias de todas formas. Y feliz año para ti también.

Anónimo dijo...

Quiero sumarme al comentario de Sara sobre La compañía de las moscas,aunque no sea este el sitio adecuado quizás. Yo también soy profesora y recomiendo mucho tus libros,lo hago con el entusiasmo sincero de quien los ha leído y disfrutado y eso los alumnos lo notan y se interesan inmediatamente. En uno de los libros de texto de este año viene un fragmento de La compañía de las moscas, yo les conté un poco de qué iba el libro,y claro,les gustó,pero no me animo a pedírselo como lectura a todos porque sé que no lo van a encontrar fácilmente,así que queda en recomendación. El que sí leyeron el curso pasado y les enganchó muchísimo fue La caligrafía secreta. Otros años han sido La catedral (éxito asegurado) o Las lágrimas de Shiva y siempre sabemos que les gustan,lo cual no es poco.
Volviendo a La compañía de las moscas,al poco de publicarse yo preparé unas actividades para acompañar la lectura pues me pareció interesante,pero nunca he conseguido ponerlas en práctica por lo que hemos comentado. A ver si es posible remediarlo,pues es una pena,la novela resulta original y muestra distintos puntos de vista,saltos en el tiempo,registros diversos...y eso nos viene muy bien.Yo ya estoy cansada de narraciones lineales "sencillitas" con propósito claramente didáctico y comercial. Nuestros alumnos pueden ser poco lectores pero cuando pillan algo bueno lo saben reconocer y eso es muy importante.
Un saludo y feliz año.
Aurora Boreal

Anónimo dijo...

Me ha encantado el relato. Si mal no recuerdo, ya había una entrada sobre este tema, y con las mismas anécdotas en algún lugar de este blog. Al final me asustó un poco, pensé: "vaya, se ha golpeado y se ha muerto en la montaña rusa", pero no, un final feliz propio de estas fechas.
Muchas gracias por este regalo navideño. Para mí, ya es casi una tradición más leer "el cuento navideño de César". Esto sí que es compartir.
Gracias

Mercedes

César dijo...

Aurora Boreal: Como le dije a Sara, hablaré con la editorial después de las fiestas e intentaré reeditar la novela, sea en Santillana o en otra editorial.

Mercedes: ¡Rayos, qué buena memoria! En efecto, hace mucho tiempo hablé de los mismos temas que trata el cuento. Supongo que es una especie de catarsis personal. Me alegro de que te haya gustado el cuento.

M. dijo...

Muchas gracias César!

Anónimo dijo...

es curioso que el tema de las moscas se repita tanto en la literatura, tanto moderna como clásica:
Las moscas de sartre
La compañía de las moscas, de cesar Mallorquí
El criterio de las moscas de Luis Manuel Ruiz
El señor de las moscas, de William Golding
Elogio de la MOsca, de Luciano de Samosata
Las Moscas, de Antonio Machado
Dioses comiendo moscas, antología

y se me habrán quedado algunas en el tintero
Mazarbul

Anónimo dijo...

otro:
la mosca sabia, de leopoldo alas clarin

Mazarbul

César dijo...

Mazarbul: "La compañía de las moscas" es el peor título que se me ha ocurrido jamás. Nadie puede recordarlo. Cuando reedite la novela lo cambiaré.

Ferran dijo...

Hola César.
Como todos los demás libros tuyos, este trozo de tu nueva novela me ha gustado mucho. Hace poco leí Leonís i creo que es uno de los mejores libros que he leído aunque acaba un poco mal. Ya tengo ganas de leerme tu nueva novela.
Feliz año!

Ferran dijo...

Hola César.
Tengo una pregunta:
Cuál ha sido la novela que te ha costado más escribir?

Anónima de las 9:59 dijo...

Como cada año he disfrutado con tu Cuento de Navidad. Esta vez olía a un Madrid pintado de colores sepias y a Capra.
Un besote bien fuerte!

Cristina S. Baixauli dijo...

Hola,

Debí leerlo en su momento, en Navidad. Pero no tenía ganas de nada que sonara a fiestas navideñas, la verdad. Luego me fui a Londres, y volví, y he vuelto a la uni... Y estaba dedicándome al maravilloso arte de la procrastinación cuando me ha dado por leerlo.

Me ha encantado. He empezado a llorar y aun sigo con ello. Estas navidades han sido una puta mierda, la verdad. De hecho dudo que volvamos a celebrarlas en mi casa. A raíz de eso, desde que volví de Londres me siento rarísima y un poco perdida. No digo que leer tu cuento me haya "curado", pero ha conseguido traer una parte pequeñita de mí de vuelta a donde debería, y eso ya es mucho. Debí leerlo antes.

Muchas, muchísimas gracias, César. Un beso y un abrazo enorme. Yo también me voy a dormir :-).

Alejandro dijo...

Ahora mismo me estaba leyendo La Catedral (libro impresionente en todos los sentidos) y decidi buscar algun blog tuyo y al fin lo encontre, escribo este comentario para darte las gracias por tus libros y animarte a que escribas una segunda parte de La Catedral :)

César dijo...

Ferran: Me alegro de que te haya gustado "Leonís". ¿La novela que más me ha costado escribir? Pues supongo que la más larga, o la que requiriese más documentación... No, ahora que lo pienso es "El hombre de arena", la única novela infantil que he escrito. Quería que pudiera gustarle tanto a un niño de diez años como a un adulto, y eso es muy difícil.

Anónima de las 9:59: Pues fíjate si es un cuento "a lo Capra" que mientras lo escribía considerá la idea de que el personaje de Dios/House fuese en realidad un ángel en busca de sus alas...

Cristina: Lamento lo que me cuentas, esas navidades chungas que has pasado. Seguro que todo se arregla. Además, Londres en Navidad está muy bonito. Me alegro en cualquier caso de que mi cuento te haya reconfortado un poco. Feliz año, guapa :)

Alejandro: También en tu caso me alegro de que te guste "La catedral". Gracias por decírmelo. ¿Una segunda parte? No creo, amigo mío. Tal y como lo veo, la historia está cerrada.

Alejandro dijo...

Yo tambien me di cuenta de que la novela está cerrada, pero es que me ha gustado tanto de que no puedo aguantar sin una continuacion :-) de todas formas buscare todos los que pueda y que tu hayas escrito para leermelos.
Gracias por darnos estos libros tan fantásticos.
Un gran Saludo.

Alejandro dijo...

Se que puedo ser un a poco pesado al volverme a repetir, pero lo necesito.
Escribo este comentario para darle las gracias una vez más por escribir el gran libro que es "La Catedral" no tengo otra palabra para usted que no sea la palabra MAESTRO, gracias un avez más.

Alejandro dijo...

Una pregunta, que libro tuyo me recomendarías leerme, que sea del estilo de "La Catedral".
Se que obviamente me recomendarias todos, y he de decir que me comprare todos, pero quiero que me aconsejes uni en es especial.
Gracias de antemano.

César dijo...

Alejandro: Gracias de nuevo. En cuanto a la recomendación del libro... Bueno, si eres aficionado a las intrigas históricas con toques de fantasía, quizá te guste "La caligrafía secreta" (SM). Está ambientado en el siglo XVIII, justo al comienzo de la Revolución Francesa. O también "La Mansión Dax" (SM), que transcurre a finales del XIX. No hay fantasía, pero sí intriga (aunque el final es un poco depre, te aviso).

Ximo dijo...

Las Navidades han dejado el blog en stand-by. ¡Estamos ávidos de nuevas entradas!

Saludos,

Ximo