jueves, marzo 22

Meditación para hoy


Ando un poco retrasado con las actualizaciones del blog, lo siento. Y hoy me largo de viaje. Para pasar el rato y no dejar un vacío demasiado grande, os propongo una meditación:


El gobierno del PSOE, en su último consejo de ministros, indultó al número 2 del Banco de Santander, Alfredo Sáenz, que había sido condenado por el Tribunal Supremo a tres meses de arresto, e inhabilitación para gestionar entidades financieras, a causa de una denuncia falsa presentada en 1994. De paso, el gobierno socialista (?) también indultó al abogado Rafael Jiménez de Parga y al ex-directivo de Banesto Miguel Ángel Calama, condenados por los mismo hechos.


Este mismo mes, el gobierno del PP ha indultado al militante de Unió Democràtica de Catalunya y exsecretario general de Trabajo Josep Maria Servitje y al empresario Víctor Manuel Lorenzo Acuña, que fueron condenados a cuatro años y medio y dos años y tres meses de prisión, respectivamente, por malversación continuada de fondos públicos. El indulto transforma las dos penas en sendas multas de 3.600 euros, menos de una décima parte de lo que sustrajeron de las arcas públicas. Ninguno de los dos ha pisado la prisión.


Ante esto, la pregunta que cabe hacerse no es “¿por qué?”, pues eso está clarísimo, sino: ¿cómo es posible que hayamos llegado a un punto en que hechos como estos nos importen un bledo?

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada vez que oigo cosas de estas, que suele ser un día sí y otro también, se me hace más grande la úlcera.
En fin, que luego ya sabemos que hay quien sale a defender a esto que llaman su país, que no es más que un país de mierda.

Begoña dijo...

Porque quienes nos gobiernan nos gobiernan.
Creo que en el fondo es eso.
Que las marionetas son las que mueven los hilos.
y así no hay quien pueda.
¿Optimista, verdad?
Buen viaje

Ferran dijo...

La justícia es igual para todos. ¿Para todos? Mentira. Eso son cuentos que nos vienen contando desde hace tiempo.
Gente pobre que va a la prisión injustamente porque no puede pagarse un abogado y políticos que roban millones y no les pasa nada.
Quién tiene dinero lo puede hacer todo. La justícia es interesada, como todo.¿Esto es España?
Sí, esa mierda pinchada en un palo es España.

Juanma dijo...

Te has saltado que el ministerio fiscal (que depende del gobierno y que, por lo tanto, estamos pagando directamente de nuestros impuestos) no va a pedir pena de cárcel para Jaume Matas, recién condenado a seis años. Ya ni se molestan en indultarlos: directamente, les libran de pasar por el disgusto de ir vestidos de pobres presidiarios.

Todo esto, en el clima de conmemoración de la Constitución de 1812, hace que me dé la risa, por no llorar. En mis días tontos, me da por pensar que el único debate posible sobre el futuro de nuestro estado social y democrático de derecho consiste en saber qué restaurarán antes: ¿el sufragio censitario o la religión católica, apostólica y romana como única oficial del Estado? La cosa está reñida...

Buen viaje. Abrazos.

Byron dijo...

Cómo me pone de mala leche este asunto.
y respecto a tu pregunta final, César, eso no es lo peor. Lo peor es que todavía me encuentro a auténticos gilipollas (me sangra la lengua por no decir algo peor, hago lo que puedo) que me dicen que los que salimos a protestar y nos quejamos de la situación estamos "injustamente exigiendo que nos devuelvan nuestro queso por nuestra cara bonita" (aunque sea un latrocinio de dinero público, y después no haya dinero para sanidad y educación porque ya se sabe, la gente que ha vivido por encima de sus posibilidades). Hay síndromes de estocolmo muy grandes.
Cómo me repatea el higadillo esta gente que no ya es que se quede impasible ante robos impunes, sino que arremete contra los que simplemente alzan la voz (al parecer, según ellos, tenemos que callarnos y amorrar la cabeza, e irnos a vivir debajo de un puente, ni que alzar la voz fuera cometer un atentado, oigan).

Anónimo dijo...

sí que nos importa, pero han conseguido que la cosa publica esté alejada de los ciudadanos, y éstos, nada más que pensando en sobrevivir. Como en el fondo llevamos años viviendo bien, estamos amodorrados, incapaces de hacer o decir algo. Estamos cabreados, pero no sabemos por donde tirar y qué hacer, y la verdad, el color político da igual en esos casos, ya que la gente de izquierda no se identifica con los políticos de su signo, y los de derecha, van como van, aceptando cosas inaceptables. en fin...que estamos buenos...
y buen viaje...

Naeros dijo...

En algún momento la política pasó a ser algo "aburrido" y sin interés para la gente.
Y así dejaron de preocuparse por qué hace la gente que toma las decisiones.

Samael dijo...

"amigo mío, las leyes son como una tela de araña, las moscas pequeñas quedan inexorablemente atrapadas, pero las grandes, ¡ah las grandes!, ¡esas la rompen y siempre escapan con enorme facilidad!. "

de El Ladrón de Nubes.