viernes, marzo 2

Ssspaña


Reconozco que no entiendo muy bien el significado de la palabra “patria”. Según la RAE, es: “1. f. Tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos. 2. f. Lugar, ciudad o país en que se ha nacido”. Bueno, expresado así el asunto parece más o menos claro; lo que pasa es que a esa definición suelen añadírsele ciertas características que ya no están tan claras. La patria, al parecer, es lo que dice la RAE y, además, el conjunto del territorio, el conjunto de sus habitantes (no sólo los vivos, sino también los muertos y los por nacer), unas tradiciones, una historia, una cultura, una supuesta idiosincrasia, un supuesto conjunto de valores y, en última instancia, un supuesto destino común. ¿Qué significan cada uno de esos aspectos en concreto? Ni idea; todo es muy vago y metafísico, así que cada cual lo interpreta como mejor le convenga. En realidad, “patria” es una de esas palabras peligrosas que, por su indefinición, pueden retorcerse y utilizarse para controlar a las masas. “Patria” es una palabra más grande que el ser humano y, por tanto, en su nombre pueden sacrificarse a los seres humanos. Basta con recordar cuántas guerras se han desatado en nombre de la “patria” para comprobar cuan cierto es esto.


Por otro lado, ¿qué es un “patriota”? Como los vínculos históricos y jurídicos son comunes a todos los nacidos en una nación, sólo quedan los afectivos. Así pues, un “patriota” sería alguien que ama especialmente a su nación. En ese sentido, no soy un patriota. Aunque... ¿en qué consiste el amor a la patria? ¿En ignorar los defectos y enaltecer las virtudes (o directamente inventarlas) del país donde uno ha nacido? Yo diría que eso asemeja al patriota con el hooligan que defiende los colores de su equipo tenga o no motivos para hacerlo (¡Viva er Beti manque pierda!). ¿O bien amar a la patria significa reconocer los defectos del país natal e intentar mejorarlo? Ése sería un “patriotismo” más productivo; lo que pasa es que a lo que unos llaman defectos otros lo denominan virtudes. A fin de cuentas, hubo una Guerra Civil provocada por ese pequeño desacuerdo.


No me gusta España. ¿Una afirmación demasiado general? Para ser sincero, me parece un país bonito, con notables monumentos, una historia interesante, una gastronomía espléndida y un clima fantástico. Por lo demás, y salvo honrosas excepciones, se me antoja un país de mierda. ¿Que los hay peores? Por supuesto, pero no he nacido ni vivo en ellos. Además, compararnos con los peores para sentirnos a gusto es una puerilidad; como si un tío de 1’50 con alzas se pusiera al lado de un pigmeo para poder decir “joder, qué alto soy”. No, macho; compárate con Gasol. España es un país bajito y con caspa. ¿De verdad no me gusta? Quizá debería decir lo mismo que Unamuno: me duele España. Porque ese dolor implica, de un modo u otro, cariño; sólo puede dolernos lo que nos importa, ¿no?


No sé con seguridad cuál fue el problema inicial de nuestro país, la raíz de nuestra mediocre realidad. Quizá, indirectamente, la invasión árabe. El proceso de la llamada Reconquista hizo que el feudalismo se prolongara en España más que en otros países y favoreció que grandes extensiones de terreno quedaran en manos de una reducida casta de aristócratas. Además, las luchas contra los árabes no solo eran guerras por el territorio, sino también guerras de religión, lo cual acarreó que la Iglesia Católica adquiriera un inmenso poder en nuestro país, con todo el inmovilismo y la represión intelectual que eso conlleva.


La invasión francesa también tuvo su parte de culpa. Por un lado, porque los franceses no se quedaron (mejor nos hubiera ido de su mano). Por otro, porque la Guerra de Independencia generó en los españoles un profundo sentimiento anti-francés, lo que en aquellos tiempos se tradujo en una reacción contra la Ilustración. Por entonces, la ecuación era ésta: intelectual = afrancesado = antipatriota. Para ser buen español había que ser bien burro. La Ilustración pasó de largo por España; de hecho, la Ilustración jamás ha llegado a este país. Nuestro siglo XVIII fue culturalmente un páramo. Y en cuanto al XIX, una bonita sucesión de conflictos internos que desangraron al país y arruinaron cualquier posibilidad de establecer un proyecto común para la nación. A los españoles nos encanta molernos a palos entre nosotros.


A finales del XIX y comienzos del XX parecía que la cosa mejoraba un poco, que la simiente de una cultura moderna comenzaba a germinar en esta tierra baldía, pero entonces, ¡zas!, la Guerra Civil y cuarenta años de dictadura que nos hicieron perder definitivamente el tren de la historia y de la modernidad. Y luego la Transición, redoble de campanas y fuegos artificiales, qué cojonudos somos los españoles volviéndonos demócratas de toda la vida de la noche a la mañana. Y la movida, y la olimpiada, y la Expo de Sevilla. Entramos en el Mercado Común, luego en la Unión Europea, y después en el euro, y prosperamos con las ayudas externas y con una burbuja inmobiliaria que hacía fluir el dinero a raudales. Hasta que el chiringuito se fue a la mierda. Vale, y ahora ¿qué?


¿Sabéis lo que menos me gusta de España? Nuestro tradicional desdén hacia la cultura y la inteligencia. Aquí lo suyo era, y es, hacer las cosas por cojones, no con la cabeza; sólo en un país como el nuestro pudo decir alguien (Millán Astray): “¡Abajo la inteligencia! ¡Viva la muerte!”. Es como si los españoles diéramos por hecho que dos testículos piensan mejor que un cerebro, así que vamos por la vida sin planificar nada, sin reflexionar, guiados por emociones primarias y dispuestos a dejarnos manejar y embaucar por el primer listillo que aparezca. No amamos ni respetamos la cultura, despreciamos la educación; y eso, aunque por diferentes motivos, afecta tanto a la derecha como a la izquierda. Nunca valoramos nuestro patrimonio artístico y cultural; durante mucho tiempo nos dedicamos a venderlo o a asistir indiferentes a su deterioro, y al final lo convertimos en una atracción turística, como si fuera un parque temático para guiris.


Somos incultos y, lo que es peor, estamos encantados de serlo. Al que se interesa por la cultura se le tilda despectivamente de “gafapasta”, o de “friki” a secas. Los artistas y creadores son garrapatas, parásitos a los que se puede despojar de cualquier derecho. Todo aquel que triunfa por su talento es sospechoso y, por tanto, merecedor del descrédito. ¿Estudiar, aprender? ¿Para qué? Sólo los gilis pierden el tiempo formándose. Esto es el reino de los mediocres. Lo único que valoramos es la pasta; pero no el dinero conseguido mediante ingenio y esfuerzo, sino el dinero rápido, el pelotazo que no crea riqueza. Los aprovechados, los listillos, los demagogos, los corruptos, esos son nuestros héroes. ¿A causa de nuestra tradición picaresca? Pues si es así, seguimos sin entender nada, porque el objetivo de la novela picaresca no era enaltecer al pícaro, sino criticar una sociedad injusta. Ni siquiera comprendemos nuestras propias tradiciones. Somos idiotas. Y gritones. Y maleducados. Y feos. Y olemos a ajo y a fritanga. En realidad, somos lo peor que podemos ser; es decir, somos exactamente lo que el resto de los europeos creen que somos.


Vale, no todos los españoles son así, de acuerdo; pero sí la mayoría, y eso basta para que este país me provoque ardor de estómago. España es como un traje mal cortado, un traje que no solo no te sienta bien, sino que además te tira de la sisa de la entrepierna. Vamos, un país que te toca los cojones.


Y nada de eso es lo realmente malo, no, ni mucho menos. Lo peor es que hemos desperdiciado una oportunidad histórica de corregirnos, de mejorar; y lo realmente terrible es que a partir de ahora, las cosas sólo van a empeorar. Pero de eso ya hablaremos en otro momento.

48 comentarios:

Julián Díez dijo...

Parece que me toca ser el primero en decir eso de "totalmente de acuerdo", pero está bien considerando que posiblemente vayan a llover luego las hostias.

Sólo dos apuntes. Para mí el momento pivotal que define España y graba en piedra sus defectos es el siglo XVI. Cuando lo que empezaba a ser más o menos España estaba a la cabeza del mundo, surgieron aquí movimientos algo avanzados como los comuneros que fueron cortados de raiz, hasta el punto de convertir en imposible cualquier heterodoxia posterior. También en ese momento de formación y de fuertes ingresos económicos estuvimos a la cabeza de la contrarreforma, la inquisición se mantuvo fuerte etcétera.

Por cierto, mucho alemán implicado en todo ello: las tropas que aplastaron la rebelión castellana, los banqueros que prestaban para hacer las guerras de religión...

Por lo demás, mi opinión es que este es ahora mismo un país invivible. En el que es más posible triunfar de manera deshonesta que trabajando. Y no se toma medida alguna de verdadero calado para acabar con eso; es más, los modelos sociales -concursantes de televisión, futbolistas etcétera- inciden en la ineficacia del trabajo.

Jessica dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con la entrada y con el comentario.

Carlito's dijo...

No podría estar más de acuerdo. Somos unos catetos y unos gilipollas. ¿A quién coño se le ocurre inventar algo y vender la patente para luego tener que comprar el producto hecho a otros? Pues a los españoles.
¿A quiéns e le ocurre hacer una red ferroviaria distinta al resto de Europa? A los españoles.
Es curioso también ver cómo parece que la cultura (de otros, se entiende) nos incomoda... pero por otra parte somos tan guais y culturetas que los géneros literarios (o fílmicos) son para "frikis" o subcultura, parece que sólo hay que hacer películas y libros costumbristas o con trasfondo social. Y cuando una película de género o un director así triunfa es que se ha vendido. Y luego se extrañan que se larguen a los Estates...
Somos totalmente manipulables. Todavía siguen los prejuicios contra el rol, los videojuegos, etc... somos más papistas que el Papa, y se ven muchos jóvenes con ideologías de la posguerra.
Es curioso también echarse unas partiditas a la consola o quedarse en casa leyendo un libro o viendo una película es lo friki, pero darse de hostias por un equipo de fútbol y agarrarse tal pedo que acabas en urgencias es lo normal.
En fin, no me extiendo más, que lo que pueda seguir diciendo ya lo ha dicho César mejor que yo.
Saludos.

Laura T. Marcel dijo...

Ni te imaginas lo que me ha encantado tu post. Ya sé aquello de "mal de muchos, consuelo de tontos" pero a veces pareces un bicho raro si opinas así. Y eso que yo de España paso totalmente porque no la siento para nada como mi patria, pero sea España o Cataluña (como es mi caso), sea en definitiva cualquier nación de pandereta no hay más ciego que el que no quiere ver y hay cosas que dan vergüenza y últimamente más.
Totalmente de acuerdo contigo y con todos los que han comentado.

Anónima de las 9:59 dijo...

Me duele España a mí también. Me duele en la cabeza y los ovarios. Y cada día me duele más.
Grrrr.

pau17 dijo...

Yo voy a intentar dar mi opinion con claridad, brevedad y sin molestar a nadie.

Bueno para empezar, soy catalán y estoy orgulloso de serlo, ya que mas que español me considero catalán y luego europeo. Que si, que ahora me vendrá uno diciéndome que mire el DNI, pero la verdad no me importa lo que diga un papel plastificado.

Tengo la esperanza de que Catalunya algún día se independice, no tengo odio a los españoles ni mucho menos, pero no me gusta este país por razones ya mencionadas en el post, demasiado cateto, religioso, vago...Yo creo que en Catalunya no somos así, bueno la mayoría claro, seriamos el 4 país de Europa si hablamos de la renta per cápita (por delante del Reino Unido). Bueno aquí mi comentario, la verdad me a sorprendido este post, no me esperaba esta "explosión" pero no podía estar mas de acuerdo así que enhorabuena César.

Anónimo dijo...

Para Pau17: Es decir, el patrioterismo español es malo, pero el catalán es cojonudo. Que asco me dan los nazionalistas de todo tipo. Los españoles y los periféricos. Pau, ya sé que con la estrecha mente de un nazionalista no lo vas a entender, pero estás lleno de la misma mierda que tanto desprecias.
JM

Kaplan dijo...

Creo que somos muchos los que compartimos los sentimientos que has volcado en este texto, César. Yo creo que este país fomenta la idiosincrasia del "por cojones", pero creo que también hay dos cuestiones que han tenido una importancia crucial: la devoción católica (la Iglesia) y el nacionalismo paleto. Como tipo racionalista, no creyente, y que considera que uno nace donde por las circunstancias le pare su madre, jamás lograré entender ni la creencia en un ser invisible ni el sentimiento de pertenencia a un puto trozo de suelo. España es un país donde la sinvergonzonería es primada, devoto de una institución feudal y defensor de un nacionalismo primitivo dividido a su vez en otros nacionalismos aún más absurdos.
En mi opinión, los mayores causantes de las guerras a lo largo de la historia han sido la religión y el nacionalismo, y España tiene el corazón rebosante de ambas cosas.

Byron dijo...

Pau, dices que en Cataluña no somos así. YO, como catalán y residente en Cataluña, discrepo: me temo que sí lo somos. Sólo hay que ver a personajillos como Salvador Sostres (otro Losantos pero con bandera catalana), personajillos de CIU (Durán i Lleida diciendo que la homosexualidad se puede curar), la polémica absurda jaleada por ERC cuando Elvira Lindo dio el pregón de la Mercè por ser castellanohablante ( http://www.20minutos.es/noticia/155326/0/elvira/lindo/pregon/ ), esa Patricia Gabancho declarando burradas como que en Cataluña la alta cultura se hace en catalán y una cultura de segunda categoría en castellano. Y un largo etcétera. Pero el caso más vergonzoso fue el siguiente:
Verano del 2010, el parlamento catalán prohibe la tauromaquia en Cataluña. Genial. Desde la caverna nacionalista española se empezó a decir que esta prohibición eran cosa del nacionalismo catalán (por motivos puramente políticos, vaya) más que por auténtica ética. La Generalitat juró y perjuró que eso no era cierto. Poco tiempo más tarde, septiembre de ese mismo año, una fiesta tradicional catalana, los correbous, es blindada por el mismo parlamento, con votos favorables de los partidos más nacionalistas (¿sospechoso?): ERC y CIU (PSC dio libertad de voto, e ICV fue el único partido que se mantuvo coherente).
http://www.publico.es/espana/337926/el-parlament-de-catalunya-blinda-hoy-los-correbous
Todos los que defendimos que prohibir la tauromaquia no era por una cuestión política nos tuvimos que comer las palabras. No sé cómo se vio esto en el resto de España, pero para mí Cataluña pasó de ser la comunidad autónoma más ética a ser la comunidad más cínica e hipócrita con doble moral gracias a esos políticos tan maravillosos que tenemos, dándole la razón y cargando munición para Intereconomía, La razón y lugares así.

Por cosas así (y muchos más motivos que mejor me callo) no veo tanta diferencia. Dices que no te gusta este país "por las razones mencionadas en el post". Pues yo no sé si César se referirá a toda España o no, pero todo lo que dice yo lo veo en este terruño llamado Cataluña (concretamente Barcelona) que es donde vivo. Lo veo en la clase política, y en la población también (esa mezquindad, ese despreciar el trabajo duro y apostar por el pelotazo fácil, ese desprecio a los artistas y esas envidias al vecino, todo eso y más lo veo en el día a día).
No creo que el nacionalismo español se solucione añadiendo más nacionalismos al asunto. Hay hasta independentismo andaluz:
http://www.youtube.com/watch?v=5Qy9CtUppaQ
(Por cierto, yo me pregunto, ¿por qué todos los nacionalismos tienen discursos sospechosamente parecidos cuando no idénticos? A todos les roban y a todos les reprimen, y todos se remontan a no sé qué raices históricas de pureza y grandeza,y por supuesto todos los nacionalismos tienen la razón).
Incluso, se puede rizar aún más el rizo, y puede existir un nacionalismo andalucista orientalista que se queja de la otra media Andalucía occidental:
http://www.youtube.com/watch?v=_1kAPyOWHQ4

De todas formas, tu sentimiento catalanista es perfectamente respetable, ojo!, no te estoy afeando nada. No considero algo malo necesariamente sentirse de tal o cual nacionalidad en absoluto. Simplemente, discrepo en lo de que en Cataluña no somos tan así. Me gustaría poder decir lo mismo que tú pero no puedo.

Samael dijo...

patria es la circunstancia más aleatoria de cuantas nos rodean y, sin embargo es de la que se supone que tenemos que sentirnos más orgullosos. Esta es la respuesta que di yo, en un test que nos hicieron en la mili. No me pasó nada, por increíble que pueda parecer.
Sigo estando de acuerdo con aquella respuesta. Según esto, de la misma forma que es absurdo sentirte orgulloso de una circunstancia, también lo es sentirte avergonzado. Personalmente, siento orgullo o vergüenza por las cosas que hago yo directamente, o alguien muy cercano y querido. En lo demás soy un espectador, y si me pongo crítico desde luego que no acepto nada de lo que identifica a mi País, por mucho que me duela, y me duele sencillamente porque son defectos del lugar donde desarrollo la única vida que tengo, no por emociones ajenas a la comodidad y funcionalidad. No entiendo eso del patriotismo (por cierto, las guerras no se desatan en nombre de la patria, pero una vez desatadas, siempre por asuntos económicos, se apela a los valores patrios para animar a todos a que vayan a luchar, matar y morir).

Francamente, yo me veo muy aparte de todo aquello que me parece vergonzoso de España, por lo tanto recargo en los demás la maldición de que sean unos ignorantes felices de serlo, gritones, maleducados,.... detesto la mayor parte de los rasgos más identificativos de mis paisanos, ciertamente, pero no me voy a amargar. Hay veces incluso, que saludo a un vecino que tengo que parece el estereotipo del español orgulloso de serlo. De los que “españolean” felices y satisfechos. lo tiene todo, es increible, de verdad, hasta físicamente es carpetobetónico de pura cepa.

Samael dijo...

se me olvidaba felicitar a Byron por su intervención.
No puedo estar más de acuerdo.

César dijo...

Pau: Yo también soy catalán (sólo hay que ver mi apellido); nací en Barcelona, aunque resido en Madrid. Uno de los grandes problemas de España es su nacionalismo. Nacionalismo español, nacionalismo catalán, vasco, gallego o lo que sea. Esa es la bandera que algunos aprovechados agitan frente a nuestros ojos para impedirnos ver lo realmente importante. En gran medida, esos nacionalismos han contribuído a que nuestro país sea la mierda de país que es. De hecho, es el puñetero nacionalismo lo que está hundiendo a Europa.

Cataluña es parte de España, amigo mío; y no porque lo diga tu DNI, sino por pura Historia. Y también porque en realidad lo catalán es parte consustancial de lo español. Y en Cataluña, me temo, pasa lo mismo que en el resto del país. Es decir: la misma mierda.

Por otro lado, y como bien señala Byron, cada cual es muy libre de sentir cariño hacia su patria chica (o patria grande, da igual), pero ese cariño no debe ofuscar el entendimiento.

numael dijo...

Magnífico artículo, Cesar. Algún "cerebro" vendrá y te llamará antiespañol y/o "antipatriota", cuando lo que demuestras con tus palabras es que te duele España. Y solo nos duele aquello que queremos.
Por lo demás no puedo estar más de acuerdo contigo. Este es un país donde se ensalza la ignorancia y la mediocridad por encima de todo.

Arcadi dijo...

Goya , Unamuno , Sénder , Miguel Hernández , Pau Casals ... y muchos más hombres y mujeres de bien que tuvieron que dejar este país o rendirle los huesos por la ferocidad de sus compatriotas .
Damos mucho asco .
Pau , yo soy catalán , como tú , y cada vez que me acuerdo de que Millet está en su casa me entra un ataque de vergúenza ajena .
La Polla Records lo dijo alto y claro hace tiempo.
Un patriota , un idiota .
Y por favor , no te ofendas .
A mí , cambiar un amo por otro , la verdad ...
De 1914 a 1918 esparcieron los huesos y las tripas por los campos de Francia . Les llevaban al matadero en nombre de la patria .
España da mucho asco y mucha pena .
Sólo hay que verle la cara al delincuente moral que tenemos por jefe de estado .
Toda la iniquidad de nuestra historia surca su rostro .
Si no pones este comentario , lo entenderé César .
Pero , todas estas noticias de corrupción nos deberian hacer pensar sobre qué cimientos hemos edificado esta casa.
Y lo que dices César , qué tremenda oportunidad desbaratada.

Jose dijo...

Personalmente me parece que no hay peor ciego que el que no quiere ver. No hay nada de lo que está pasando en España en general que no esté sucediendo también en Cataluña, solo cambian las siglas. La táctica del señor de CIU en su día: "si digo lo que de verdad pienso no me van a votar" es calcada de la de Mariano, la mayor sinvergüenzada de los últimos años: Votadme sin programa alguno, y luego usaré esos votos como coartada para hacer lo que me venga en gana; y eso, amigo, denota la españolidad que vosotros mismos os negais; en vuestro derecho estais, como de afirmar que la tierra es plana si quereis. Al final las patrias son el trapo que te ponen delante para que embistas.

Anónimo dijo...

poco que añadir a los comentarios del personal, somos lo que somos, seamos de donde seamos y amemos lo que amemos, y yendo a las últimas frases de Cesar, y ¿ahora qué?..porque algo habrá que hacer o nos la van a dar todas.
Mazarbul

JM dijo...

Desde el respeto, César.

Dices: "Somos idiotas. Y gritones. Y maleducados. Y feos. Y olemos a ajo y a fritanga. En realidad, somos lo peor que podemos ser; es decir, somos exactamente lo que el resto de los europeos creen que somos."
Menos tú, claro. Y quizá los 16 que han entrado a darte la razón (cada vez menos, por cierto).
Y los andaluces son vagos y los catalanes miserables, y los gallegos tristones.

Impresionante análisis para un intelectual como tú. Pero la verdad es que lo que has dichos no son más que un conjunto tópicos y prejuicios bastante falsos y desfasados.
La gente que yo conozco no es ninguna de esas cosas. Quizá porque miro a mi alrededor sin sentirme superior a ellos.

Ya sé, César, que en realidad no piensas eso, y que quizá lo has dicho llevado por un arrebato de mala hostia, justificada (quizá) por el duro momento que vivimos.
Pero las cosas no se solucionan así. No es muy constructivo decir ¡Esto es una mieeerdaaaaa! ¡No tenemos solución! ¡Nos merecemos estooooo! Eso lo dicen los curas y también lo dijo Hitler en su bunker. No es constructivo, sobre todo para la gente joven que te lee y copra tus libros.
Además creo, sinceramente, que no es una buena idea el despreciar al prójimo porque ser menos culto y guapo que tú. Piensa que muchos han tenido menos oportunidades que tú de recibir una buena educación.

Entiendo que estés cansado y que estés mayor, César (yo también estoy mayor, ojo), y ahora que lo veas todo negro y deprimente, pero la gente en España no es como tú la has pintado. Ni de lejos. Con crisis o no, estamos en una sociedad privilegiada para lo que es mundo, y tenemos una juventud magnífica que va a sacar adelante este país. Aunque huelan a ajo y no sean tan guapos como tú.

César dijo...

JM: Ya echaba en falta un comentario como el tuyo, amigo mío. Me habría sentido frustrado de no recibirlo.

Bien. ¿De dónde sacas que yo no me incluyo en lo que digo? Hablo en primera persona del plural en todo momento, ¿entonces a qué viene eso de si soy guapo, listo, etc.? Eres tú quien lo dice, no yo. Tú sí que estás empleando un tópico ahora. Y, por cierto, no aportas ningún dato para apoyar lo que dices. Sólo opiniones. ¿Como yo? Bueno, yo sí que aporto algún dato. Y más que aportaré.

No, JM, no me excluyo. En el texto digo que hay españoles que no son todo lo malo que digo que somos, pero yo no estoy entre ellos. Yo soy idiota, y gritón, y maleducado, y feo, y huelo a ajo y a fritanga. Y además soy viejo, en efecto. Y calvo. Lo que no soy es bajito, por eso no incluí ese adjetivo en el texto (supongo que entenderás que todos esos adjetivos son más o menos metafóricos). ¿Sabes lo único que me diferencia? Que yo lo sé y tú no. Y no creas que por ello me siento más listo, sino aún más gilipollas.

¿A ti te gusta España? ¿Estás satisfecho con su gente? ¿Tienes fe en su futuro? Perfecto. Ojalá tengas razón y realmente yo sea un idiota cabreado y lleno de tópicos. Lo digo en serio: ojalá sea yo el equivocado. Pero el caso es que no opino como tú y, equivocado o no, lo digo. Y lo seguiré diciendo, porque en el próximo post voy a abundar más en el tema (por eso, si piensas contestarme de nuevo, te sugiero que esperes a la próxima entrada). En cuanto a los jóvenes... ¿sinceramente crees que me necesitan a mí para estar cabreados con España?

JM dijo...

Por supuesto, César, no ha sido un error al leer la primera persona del plural, he elegido los adjetivos que sé que podrías asumir sin problemas. Porque esperaba esa respuesta.
Pero entonces...
¿También eres "inculto y, lo que es peor, estás encantado de serlo"?
¿Los aprovechados, los listillos, los demagogos, los corruptos, esos son tus héroes?

Sinceramente, creo que no. Vamos, estoy seguro de que no. Este es mi argumento: que no se puede generalizar de esa forma: ni con España, ni con Marruecos, ni con Inglaterra.
Lo hacemos todos, vale, en alguna charla de bar, pero cuando lo pones por escrito, sobre todo si eres un intelectual cuya opinión es seguida, hay que tener cuidado con los tópicos y los prejuicios. Tampoco estaría bien que dijeses que todos los negros son vagos y maleantes.

Es lógico que si pones una opinión en un blog abierto a respuestas públicas que alguien no esté de acuerdo contigo y te lo diga. No entiendo por qué eso te sorprende. Lo que creo que no es sano es escuchar sólo las opiniones de los que te van a dar la razón en todo lo que digas.

No soy patriota. Pienso que lo más miserable del mundo es la persona que hace un motivo de orgullo el hecho de haber nacido en un lugar u otro. Pero eso no significa carta blanca para insultar a los que tienes alrededor, a tus lectores entre otros y lanzar un montón de tópicos y lugares comunes.

¿Quieres argumentos? Lee la prensa internacional y verás que no somos tan especiales.

En lo que sí creo es en la sociedad del bienestar que hemos ido creando en Europa y que ahora está en peligro. Pero eso no se va a solucionar rasgándonos las vestiduras o sugiriendo que te duele España porque los españoles no están a la altura de lo que tú esperabas de ellos (lo que no deja de ser una forma retorcida de patrioterismo).

Estás desesperanzado y lo siento, pero yo nunca he pretendido faltarte el respeto.

Boeder Escalier. dijo...

Yo estoy con MJ. Y bueno Cesar, la verdad es si parecía un poco que estabas hablando de los defectos de España sin incluirte en ellos...

César dijo...

JM: Insistes en atribuirme comentarios que yo no he hecho. Dices, refiriéndote a haber recibido tus mensajes: "No entiendo por qué eso te sorprende". Pues no me extraña que no lo entiendas, porque no solo no me sorprende, sino que en mi primera contestación he dicho claramente que esperaba un mensaje como el tuyo. ¿De dónde sacas que me he sorprendido? Claro que esperaba debate, hombre, y por mí perfecto; prueba de ello es que ahí tienes tus comentarios y mis respuestas. Aquí, mientras no se falte al respeto, cualquiera puede decir lo que quiera.

Una cuestión previa: Lo que he dicho, lo he dicho en un blog personal donde suelo expresarme coloquialmente; si tuviera que decir lo mismo en, por ejemplo, un artículo de prensa, o en una entrevista, utilizaría otro lenguaje. ¿De acuerdo? Pero es mi blog y aquí me expreso de manera más distendida.

Vale, me has pillado: no soy el representante perfecto del español estándar. No cumplo todos los requisitos, lo reconozco. Por ejemplo, en lo que respecta a la cultura. ¿Nos dejamos de falsas humildades? Pues bien, soy mucho más culto que la mayor parte de los españoles. ¿Por mis privilegios? Sin duda, pero no me estoy comparando con los lumpen. Lo exprearé de otra forma: Soy mucho más culto que la mayor parte de los españoles pertenecientes a mi clase social y que, por tanto, han gozado de mis mismos privilegios. No más listo, no más guapo: más culto, con todo lo que conlleva. ¿Eso me convierte en un ser superior? Ni mucho menos, salvo en cultura.

Por otro lado, está claro que lo que digo no lo generalizo a TODOS los españoles (ya lo aclaraba en la entrada, pero parece ser que hay que repetir las cosas). Estoy seguro de que hay muchos compatriotas que son más cultos, más guapos y más listos que yo. Lo que digo -por supuesto con matices-se lo aplico a la mayoría, a esa mayoría un tanto informe que conforma el "zeitgeist" del país.

Bien, si te fijas, en mi entrada he hecho particular énfasis en la cultura y la educación, porque creo que de eso depende en gran medida el futuro de un país. Ya que tú sigues sin aportar datos (que lea prensa extranjera no es un dato, me temo), voy a citar algunos: 1. Según el informe Pisa, España está 13 puntos por debajo de la media de la OCDE, con especiales deficiencias en comprensión lectora y matemáticas.
2. España es el segundo país de Europa (tras Malta) en tasa de abandono escolar, con un 31'5 % de porcetaje, justo el doble que la media de la Unión Europea. 3. No hay ninguna universidad española entre las 100 mejores del mundo. 4. España es el antepenúltimo país de Europa en índices de lectura; por detrás sólo están Grecia y Portugal.

Eso son datos, y hay más. Por otro lado, ¿qué partes de mi argumentación te parecen erróneas? ¿Lo que digo acerca de la prolongación del feudalismo? ¿Crees que la Ilustración se instaló en España? ¿Te parece que los siglos XVIII y gran parte del XIX no fueron un páramo cultural? ¿Crees que la dictadura de Franco no nos sumió en la mediocridad? A lo mejor estoy equivocado, quién sabe.

Por último, puede que haya soltado un montón de tópicos y de lugares comunes, como tú tan amablemente me haces notar, pero no he insultado a nadie, ni a ti, ni a mis lectores. Creo que ya he dejado claro que no todos los españoles son iguales y que me estoy refiriendo a la mayoría que condiciona el estado de opinión del país. Tú, o quien sea, puede situarse en esa mayoría o en la minoría que le venga en gana.

A ti te gusta España, JM. Perfecto, estás en tu derecho. A mí no. No me gusta ni lo que ha sido ni lo que es, y me da pena lo que será. Creo que exprear una crítica argumentada es constructivo, y seguiré haciéndolo en la próxima entrada. La escribiré en cuanto recopile el suficiente número de tópicos, lugares comunes e insultos.

JM dijo...

El respeto por encima de todo, César, porque te sigo y te admiro y suelo estar de acuerdo con casi todos tus post. Aunque creo que en este se te ha ido un poco la mano. Sería interesante saber por qué, cuando siempre me has dado la impresión de ser una persona tan equilibrada. Bueno, yo tengo mi teoría al respecto, que la diré al final.
Mis datos están muy claros: no hay datos. Es el mismo problema de probar la no existencia de Dios. Tú dices que España es especial (para peor) comparada con los países de nuestro entorno. Yo digo que somos iguales, que no hay diferencia. Humanos, con todas nuestras cosas buenas y malas. Ni mejores ni peores que el resto. ¿De verdad quieres que te pruebe eso?
En ningún momento he dicho que me gusta España, a ver si queda claro esto, me gustan mis vecinos, mis amigos, la gente que conozco, que no encajan para nada en tu descripción desoladora.

Yo recuerdo que tú apoyaste la entrada del gobierno de Zapatero. Con alguna crítica, pero recuerdo que eras bastante optimista . Ocho años después, casi una década, seguimos teniendo todos esos malos datos en educación que apuntas (además de otras cosas). Ocho años, alguna responsabilidad tendrán aquellos a los que votaste, ¿no? Pero en vez de decir que el gobierno que apoyaste resultó rana y tal, te lanzas a insultar y a menospreciar a la gente de a pie, a los trabajadores que durante todos estos años se han partido el pecho por salir adelante. Por qué ahora, de repente, te parece que esto no tiene solución, que somos básicamente impuros.

Por cierto, ya sé que ahora me vas a acusar de ser del PP, pero te aseguro que te equivocas (algo bastante habitual en este bipartidismo que nos agobio), en realidad pienso que con Rajoy hemos salido de Guatemala para caer en Guatepeor.
Pero yo, al menos, no les he votado.

César dijo...

JM: En efecto, en la próxima entrada hablaré de política y confesaré mis ingenuidades y mis errores. Pero no nos adelantemos.

Una cosa, JM: Hablar sobre el "carácter" de una nación no significa criticar ni insultar a nadie en concreto. Si insistes en que estoy dedicándome a "insultar y a menospreciar a la gente de a pie, a los trabajadores que durante todos estos años se han partido el pecho por salir adelante", este cordial debate habrá terminado. Al menos por mi parte. Si quieres que hablemos con respeto y buena educación, empieza practicándolo tú.

JM dijo...

Por mi parte ha terminado, César. He dicho todo lo que tenía que decir y seguir sería darle vueltas a lo mismo.
Perdón si te he molestado en algo. En ningún momento he pretendido faltarte el respeto. Si se ha entendido así, me disculpo.

Arcadi dijo...

JM Y César :
Leer vuestro intercambio de opiniones ha sido muy instructivo .
A veces pienso si no se inventará, a veces , César a sus interlocutores más pugnaces para animar el cotarro .
JM , creo que entiendo el ánimo con el que debates, pero voy a intentar explicarte una cosa . Ya sé que no hablabas conmigo , pero mira , yo lo digo y tú , ya , haz lo que quieras .
El creer que estamos obligados a mesurar nuestras opiniones , a huir del excesivo criticismo ¿ se dice así ? , de eso que llaman , algunos ¿ quiénes? :( los voceros de la victoria ), " derrotismo ", todo eso , decía , es propio del totalitarismo .
Aquí lo sufrimos durante 40 años y ha dejado una huella , o tara , indeleble en nuestro carácter .
El apocamiento , el miedo , el no molestar , el no destacar ... todo eso supuran tus comentarios , y viene de donde viene . Lo he visto en mi padre , y en tanta gente.. . Víctimas , precisamente , por decirlo así , de " este país de todos los demonios" , que decía Gil de Biedma.
Podemos decir que el rancho está malo , sin miedo a que nos fusilen , o a que el cocinero se suicide . Eso se llama madurar como colectivo . Me parece .
Ya me callo .

JM dijo...

Por alusiones. El que no se pueda discrepar de una opinión mayoritaria, sí sería totalitarismo. Este es el blog de César y todas los comentarios han apoyado su post. Yo he discrepado, ¿no puedo? ¿Soy totalitario por eso?
He respondido a un texto escrito con el que no estoy de acuerdo. Pero yo estaba hablando de personas, no de entes abstractos como son las patrias. Al final todo se diluye y ya no sé muy bien a qué o quién se estaba refiriendo el artículo cuando decía “la mayoría de los españoles”.
A mí las patrias me dan igual. Me apunto a que mañana mismo desaparezca el concepto España y sea sustituido por la Suroesteuropa, o algo así.
Cuando viajas te das cuenta de que en todas partes la gente es igual y se mueve por las mismas cosas y los mismos sentimientos. Nuestra Historia no nos hace diferentes, porque para empezar la gente no sabe mucho de Historia (y es un absurdo científico el pensar que unos cuantos cientos de años de historia ha cambiado nuestra genética). Sí que es verdad que los mediterráneos tenemos una cultura en la que se le da tanta importancia a las fiestas y la buena vida con al trabajo, algo que jode a la gente del norte de Europa que piensa que deberíamos trabajar más. Recuerdo, por ejemplo aquel artículo inglés “Si los cerdos volasen” (P.I.G.S. por Portugal, Italia, Grecia Ssspaña), y reconozco que la frase era ingeniosa. Quizá los equivocados son ellos, sobre todo viendo las borracheras que pillan cuando salen de casa. Es posible que el clima tenga algo que ver con todo eso, no sé, eso habría que estudiarlo.
Pero aquí no hay más corrupción que en otras partes. El propio presidente alemán, Christian Wulff, ha tenido que dimitir porque lo han pillado. El Aquí la gente es tan honrada o corrupta como en cualquier otro lado. El director del Fondo Monetario Internacional intentando violar a una sirvienta. Ni somos más chapuzas: un importante experimento del CERN que fracasa porque alguien se dejó un cable suelto, y se anuncia el resultado sin antes comprobarlo.
Lo que sí tenemos (aunque eso tampoco es exclusivo) es un bipartidismo asqueroso, que se ha instalado en el poder y al que le importa un nabo los problemas reales de este país. La mayor parte de las intervenciones del PP o el PSOE han sido para desgastar al contrario y quitarle votos por medio del sesudo sistema del “y tú más”. Tú eres más corrupto, tú eres más tonto, tú eres más feo. Y los problemas reales de la gente que se solucionen solos.
Es verdad que uno de los problemas es el de la educación, pero el PSOE se ha tirado ocho años mirándose el ombligo y mareando la perdiz.
¿Y ahora resulta que el problema es que la gente de este país no es lo bastante buena?

Anónimo dijo...

Y esos políticos tan nefastos y ese asqueroso bipartidismo ¿no es producto del pueblo español? Tenemos lo que nos merecemos. Y en cuanto a que España es igual que el resto de los paises de nuestro etorno... ¿estás de broma?

Arcadi dijo...

Por lo que ha dimitido C. Wulf en Alemania , aquí ni levanta nadie una ceja .
Juan Carlos I le pidió un millón de euros al sha de Persia para supuestamente financiar a la UCD de Suárez . Lo explica Gregorio Morán en su excelente libro Adolfo Suárez , Historia de una ambición .2009.
Por no hablar de la opacidad de sus manejos con la KIO , de la Rosa , Colón de Carvajal y Mario Conde .
Lo digo por comparar a Wulf , jefe de estado , con el nuestro .
Por lo que aquí a algunos fuerzan a dimitir ( ellos jamás de motu propio )en Suecia , Alemania , Gran Bretaña . Bélgica ..., y por cosas que no llegan a la cuarta parte , se suicidan .
JM , me explico muy mal . No digo que seas autoritario , si no que a veces , sin darnos cuenta , adoptamos las formas sumisas que inculcaron a sangre y fuego los patriotas de rigor . Formas de mansedumbre y adocenamiento.
Esa máxima tan del franquismo de " Crítica sí , pero constructiva . " Oye , pues no , hay que aguantarlo todo .
Pero esa es mi opinión .

Carlito's dijo...

JM, que discrepes me parece perfecto. Pero yo creo que, en este caso, no quieres ver la verdad. Me explico.
Es evidente que no todos los españoles somos como ha dicho César. Claro que no. Pero sí que somos así como pueblo, como patria, como "masa", y la masa anula al individuo. Primero, porque los catetos somos más, y segundo porque se evidencia y destaca mucho más lo malo que lo bueno. Y digo más, parece que cuanto más arriba, más y mayores catetos. ¿Y por qué hay tanto cateto arriba? Por fuerza, creo yo,es porque hay mucho cateto abajo.
Si no lo fuéramos no permitiríamos que pasaran las cosas que pasan.
A mí las patrias me dan igual, nunca he sido patriota, y los nacionalismos o sectarismos me dan entre repelús y pena. Pero por mucho que me den igual y no me sienta uno, el caso es que soy español, y vivo en España.
Y, como dijeran Def Con Dos, España ya no es roja, España no es azul, España ahora y siempre es negra como el betún.
Saludos.

JM dijo...

Caramba Carlito's, ¿así que tú estás en posesión de la Verdad y yo no quiero verla.
Te concedo una cosa: ya sé que tú no te consideras parte de la "masa" (por emplear la palabra que has usado). Tampoco César. Y sospecho que ninguno de los que han apoyado aquí las palabras de César.

Carlito's dijo...

JM yo no estoy en posesión de la verdad. Solo pienso que mi verdad es más acertada que la tuya, y te he explicado el porqué lo creo. También te digo, que a lo mejor estoy totalmente equivocado. Creí que no hacía falta que lo señalara, pero veo que sí.
Por otra parte, no parece que leas con atención los post, o por lo menos que los interpretas como te da la gana. Yo creo que queda bastante claro que me incluyo en la zona de los catetos y la masa. Si no ha quedado claro, te lo digo ahora: ME INCLUYO EN LA ZONA DE LOS CATETOS. Así no hay lugar a error. Y bueno, César ya te ha respondido dónde se incluye él, pero veo que no te has enterado o no te has querido enterar porque sigues en tus trece.
También pienso que quizá tu postura sea mejor que la mía, que no más acertada. Es decir, soy un gilipollas que se da cuenta de que es gilipollas y está rodeado de gilipollas (no digo que tú lo seas y no te des cuenta, que quede claro). Tú no crees que haya tantos gilis. Bueno, si lo piensas, tu postura es bastante mejor que la mía. O sea, que encima soy toravía más gilipollas.
¿Qué se le va a hacer? Me consuela saber que no soy el único.
Saludos.

JM dijo...

Yo creo que quizá el 90% del mundo es basura, pero que aquí no hay nada que nos diferencie del resto.
Para intentar demostrar que somos especialmente nefastos se puede echar mano de teorías conspiranoicas que incluyan al Sha de Persia, y enfrentarlas a los Lehman Brothers, o extraer momentos especialmente nefastos de la historia de España y compararlos con otros como la Guerra de Té (por poner un ejemplo).
Pero no vamos a solucionar nada.
Vosotros creéis que en este país se ha acumulado la necedad y la falta de honradez, y yo creo que no somos especiales. Los chavales, o los padres de los chavales que compran los libros de César, los jurados que le dan premios reconociendo su trabajo como escritor, son tan buenos y tan malos como los chavales, padres y jurados de cualquier otro país de nuestro entorno.

Byron dijo...

Carlito's, chapó a tu intervención (como también la de Arcadi), especialmente a esta parte que creo que resume muy bien todo el post de César:
"Es evidente que no todos los españoles somos como ha dicho César. Claro que no. Pero sí que somos así como pueblo, como patria, como "masa", y la masa anula al individuo. Primero, porque los catetos somos más, y segundo porque se evidencia y destaca mucho más lo malo que lo bueno."
Para mí esta es la clave de todo. Creo que aquí nadie es tan tonto como para generalizar de forma tan insultantemente bestia. Por mucho que se use la primera persona del plural y el tono sea el de barra de bar (¿Qué es La fraternidad de Babel para mí sino un bareto tranquilo y ameno? cuando entro a este rincón, me aflojo la cobarta, y me permito terminar los participios en "-ao" y no en "-ado", el Barman es comprensivo), ya que como ha dicho César:
"Lo que he dicho, lo he dicho en un blog personal donde suelo expresarme coloquialmente; si tuviera que decir lo mismo en, por ejemplo, un artículo de prensa, o en una entrevista, utilizaría otro lenguaje. "
Y no hay más.

Arcadi dijo...

JM .
Por lo de conspiranoia.
Adivina , adivinanza . ¿ Qué país es gobernado por un fratricida confeso e irresponsable , que heredó el poder de un golpista genocida aliado de Hitler y Stalin ?
¿ Qué páis pasó el SXIX librando guerras civiles ?
¿ Qué país inventó los campos de concetración y fue el primero en bombardear con gas tóxico a la población civil ?
Y lo del Sha de Persia es cierto . Tómate la molestia , si te apetece , faltaría más , de ir a la biblioteca a bucar el libro de Morán . Añade :
Historia de los bombardeos , de Sven Lindqvist
Annual , 1921 de Manu Leguineche.
Guerra y genocidio en Cuba 1895-1898 de John Lawrence Tone .
Cualquier manual de historia de España... , escrito con un mínimo de honradez .
Si lees con atención la prensa británica , por ejemplo , verás que ahí tuvo que dimitir una diputada por incluir la construcción de una caseta para ánades en el estanque de su jardín en las dietas .
Devolvió la pasta , por cierto . Nada que ver con el caso Gürtel .
Y eso , en la prensa extranjera recibimos el trato que nos merecemos : el de un país margial .
Tú agita la bandera , si te apetece , que corra el aire .

JM dijo...

Ok, Arkadi, gracias por la recomendación. Y a cambio te recomiendo que la próxima vez que vayas a la biblioteca pidas: "Recuerdos del futuro", de Erich Anton Paul von Däniken.
Es un libro fascinante, seguro que te gustará.

Por cierto, no estoy agitando ninguna bandera si digo que el ser humano es el ser humano (con sus virtudes y sus defectos) en cualquier parte. ¿Qué bandera agito? ¿La bandera de la Humanidad?
En cualquier casi tú sí estás agitando una bandera, aunque sea negra, para decir que hay una zona en la Tierra que es especial.
La verdad es que no tengo claro que lo entiendas :(

Por cierto, si esto es una charla de bar, hasta yo podría estar de acuerdo. Hasta yo he tenido arranques como ese cuando un cliente me ha dejado tirado. ¡Este país es una mierdaaaaaaaa" ¡Tenemos lo que nos merecemos! Yo también lo he dicho. Soy culpable. Es humano tener esos arranques de rabia si las cosas no salen como uno quiere. Culpar a los demás de nuestros problemas y errores tampoco es algo exclusivo de los españoles. No hay más que ver la película "El hundimiento", por ejemplo.
Pero no es precisamente una actitud admirable.
Y esto no es una charla de bar.

César dijo...

A un país se le puede juzgar en base a múltiples criterios: Por su calidad democrática, por su nivel cultural, por su cohesión social, por la urbanidad de sus ciudadanos, por su justicia y equidad, por su grado de tolerancia a la corrupción, por la calidad y universalidad de su educación, por su desarrollo tecnológico y capacidad de innovación, por su tejido industrial, por su respeto a las minorías, por su dinamismo social, por la calidad de su estado del bienestar, por su laicidad, por su inversión en ciencia e investigación... en fin, lo que se quiera.

Así pues, JM, según tú, todos los países de Europa son iguales en todos esos aspectos, ¿no? O, a lo mejor, unos despuntan en unos criterios y otros en otros, pero al final la cosa se compensa. ¿Es eso? Pues mira, no. Vale, que sí, que todos los seres humanos somos básicamente iguales, todos trabajamos, todos queremos a nuestros hijos; si nos pinchan, sangramos, si nos hacen cosquillas, reímos, si nos envenenan, morimos, y si nos humillan, nos vengaremos (cito a Shakespeare para intentar elevar el nivel del blog). Que sí, que los humanos somos similares en lo básico. Pero las estructuras sociales que creamos los humanos no son iguales; unas funcionan mejor y otras peor, unas de una forma y otras de otra. Y las características y peculiaridades de las distintas ciudadanías, como es lógico, también son diferentes y, por tanto, pueden ser comparadas y ponderadas.

¿Tú crees que el pueblo español tiene idénticas virtudes y defectos que, por ejemplo, el alemán, el noruego o el finlandés? ¿Crees que la sociedad española es equiparable a la sociedad de cualquier otro país de Europa? Pues mira, si de verdad crees eso me parece que no tenemos nada que discutir, porque la distancia entre lo que tu y yo percibimos es insalvable. Alabo tu insistente tenacidad, así como tu optimismo, pero permíteme poner en duda tu perspicacia a la hora de interpretar la realidad.

Por cierto: Verás, hay un montón de blogs, millones. Éste se llama La Fraternidad de Babel y lo he creado yo. En él, como ya te he explicado, me expreso siempre de una determinada manera: coloquialmente. Incluso escribo tacos, pásmate. Escribo así porque es mi elección, porque es lo que me apetece, y si a alguien no le gusta, la alternativa no es ponerse pesado, sino buscar fuentes de agua más clara, si entiendes la metáfora. Y, hablando de metáforas, muchos merodeadores han comparado Babel con un café, un bar, un lugar de encuentro donde cada cual puede relajarse y charlar sin miramientos. Eso también es una metáfora.

JM dijo...

No es tenacidad, César, es que estoy disfrutando de esto. Pero si molesto con mi opinión diferente me voy, de verdad.

Por cierto, unos datos:

¿Qué país dejó caer una bomba atómica sólo para estudiar sus efectos sobre la población civil?

¿Qué país exterminó a seis millones de seres humanos de una etnia determinada?

¿Qué tres países exterminaron hasta el 90% de la población masculina de un país vecino?

¿Qué país europeo exterminó hasta un tercio de la población del Congo?

¿Qué país impulsó sangrientos golpes de estado por toda Sudamérica para proteger sus intereses económicos y sigue interviniendo ahora con la excusa del control de la droga?

¿Qué país empezó una sangrienta guerra contra otro sólo para obligarles a comprar opio?

Sólo he puesto países que consideraríamos de nuestro entorno, y aún así los ejemplos son tan numerosos que podría estar días. Pero creo que se entiende la idea.

También podría poner una lista igual de larga de cosas maravillosas.

El ser humano, en definitiva.

Arcadi dijo...

Lo siento pero lo tengo que decir : prometo callarme luego un buen rato .
¿ Qué pasa con Däniken ?
El tipo tiene una prosa fluida , clara e instructiva . Me temo que no es nuestro caso ,JM .
Tiene una sólida formación académica , y si el hombre desbarra ,o no ... pues oye , cuanto más viejo me hago menos certezas tengo .Lo que está claro es que ha proporcionado solaz y fantasía ( o lo que sea ) a millones de congéneres . No creo que le haya hecho daño a nadie .
Si lo que insinuas , es que mis opiniones te parecen una chifladura semejante a sus libros, o que soy un individuo susceptible de ser embaucado por opiniones pseudocientíficas ... pues vale . Me gustaría saber en que te basas , pero yo no le niego un huevo frito a nadie .

César dijo...

Eres infatigable, JM. Y te sales por peteneras que da gusto. Yo estoy hablando de la situación actual (entendiendo actual por los últimos 30 años), y tú me cuentas los horrores del pasado. Pues mira, tienes razón, si nos comparamos con la Alemania Nazi somos la hostia. Bravo. Eres, y esto es otra metáfora, eres un tío bajito que se siente incluso alto al lado de un pigmeo. Menuda argumentación la tuya. Mira, ésa no es forma de discutir, eso no son argumentos. Y lo de Daniken ha sido una grosería.

Y como sé que pase lo que pase, tú insistirás en decir la última palabra, aunque esa última palabra no tenga nada que ver con el debate, sintiéndolo mucho ni tú ni yo vamos a volver a colgar un comentario en esta entrada. Lamento acabar con tu disfrute.

Arcadi dijo...

JM .
No sé porque te habrá parecido eso de que pienso que porque algo está en una biblioteca es verdad .
Yo no digo eso . He hablado de la biblioteca porque es acceso gratuito y fácil a las fuentes bibliográficos .
¿ De dónde te sacas que pienso que sea verdad porque está en un catálogo bibliográfico ?
¿ Puede ser que hagas una interpretación sesgada de mi comentario ?
¿ Has oido hablar del término psicológico de proyección ?
No paras de poner en boca de otros cosas que no han dicho .
Eso tiene un nombre .

Naeros dijo...

Bueno, después de leer la entrada quería comentar que estoy de acuerdo en el tono pero no en la intensidad.
Es decir, estoy de acuerdo en que tenemos muchos defectos que dan pena o duelen, pero que en realidad alrededor nuestra hay muchas miserias similares que no vemos.
Lo cual es triste, porque es decir que aunque seamos pigmeos alrededor en vez de Gasoles hay un grupo de "Danny Devitos".
Lo digo principalmente porque por mi trabajo conozco bastante de la legislación, gente y nivel de vida belga, y me ha sorprendido para mal muchas de las cosas que he aprendido.
Que están mejor que nosotros, pero no tanto como parece desde aquí.

De todas formas, esperaré al siguiente post para explayarme más :)

Laura T. Marcel dijo...

Esta actitud de algunos que han comentado es justamente lo que me produce vergüenza ajena. Y lo que demuestra que en este país de mierda nunca nos pondremos de acuerdo. Y creo que no vale la pena discutir más, ha quedado todo en candente evidencia.

Big Brother dijo...

César,
Se te ha llenado el nido de cuclillos.

Ferran dijo...

Sinceramente no se que decir. Por una parte estoy con César y por otra parte estoy con JM. Es verdad que España tiene un montón de defectos (cualquier país los tiene) pero somos de los tienen más defectos que los demás.
Nos hemos educado en una cultura que ahora nos hace pasar factura. Yo, por ejemplo, soy catalán y no veo bien el trato que España da a Catalunya (es una opinión) y eso tiene que ver con los nacionalismos. Catalunya es de las comunidades que más sale perdiendo en este país. Pero eso no tiene nada que ver. Simplemente considero que es verdad que España tiene muchas cosas buenas y otras malas. Que es un país de mierda? Eso cada uno sabrá. En mi opinión: sí.

Darkmon dijo...

Increíble, me he quedado de piedra cuando lo he leído.

Coincido plenamente con todo lo expuesto, César, es como si lo hubiera escrito yo mismo, sin desacuerdo en una sola letra.

Bueno, como si lo hubiera escrito yo no, porque yo no lo hubiese sintetizado todo tan bien: enhorabuena por ser tan franco y sangrarme el alma al papel. Ahora ya puedo colgarla palpitante y sincera de literatura en el tablón de mi instituto.

Darkmon dijo...

He leído todos los mensajes, también el interesantes debate de JM y César. Y aquí todo el mundo resulta políticamente correcto al manifestar sus opiniones y yo no lo voy a ser:

España es un país de catetos y faranduleros, y no es una opinión, es un hecho. Es una verdad absoluta. Las pruebas nos rodean por doquier, en la tele, en la prensa, en el grito del vecino, en la pescadería de la esquina. Y si no podemos verlas, es porque también somos unos catetos y estamos metidos ya en la cutrería hasta los hombros.

JM decía que no hay más que viajar para ver que somos todos iguales. Pues no. Es precisamente al contrario. Yo he viajado por más de treinta países y eso me ha hecho hundirme más en el pesimismo indiosincrásico. Y la crisis no tiene nada que ver con esto.

¿Que no todos somos así? Pues claro. ¿Es que hace falta matizar eso? ¿Qué es esto, una clase de primero de secundaria o un tebeo de Ibáñez, donde todo tenga que ser interpretado al pie de la letra? Yo, por ejemplo, no me considero un españolito medio, como sí lo hacéis otros que amablemente os habéis incluído en el saco para no alimentar a los demagogos (pero que sabéis que tampoco estáis dentro). Ya dije que no sería políticamente correcto.

¿Que alguien tiene buenos vecinos, trabajadores, cultos, responsables, que no elevan la voz, guapos y rubios...? No lo pongo en duda, mejor para él. Yo no los tengo, desde luego, ni creo que abunden por estos lares.

César ha tocado la médula, y a mí personalmente me ha encantado. Y creo que es bueno que nos enfademos y pataleemos un poquito de vez en cuando. En demasiadas ocasiones un optimismo exacerbado no conduce a ninguna parte. ¿Modelo para los jóvenes? Los jóvenes son los primeros cabreados, no nos engañemos.

César dijo...

Darkmon: pues sí, estoy de acuerdo contigo.

César dijo...

JM: Borro a los trolls, que es exactamente lo que tú eres.