martes, mayo 14

Un cuervo blanco a 232 grados Celsius


Es la hora del autobombo, amigos; el momento en que me doy jabón bajo una ducha de pétalos de rosa. Veréis, el Premio Celsius lo otorga cada año la Semana Negra de Gijón a la mejor novela de ciencia ficción, fantasía o terror publicada originalmente en castellano. Pues bien, este año mi novela La isla de Bowen es candidata a ese galardón. Los otros finalistas son mis buenos amigos Juan Miguel Aguilera y Javier Negrete, por La Zona, y Emilio Bueso (a quien creo que no tengo el gusto de conocer) por Cenital. El caso es que estaré en Gijón del 11 al 14 de julio, así que si os pasáis por allí nos veremos.


Y hablando de premios... Bueno, no es exactamente un premio, pero casi. Según la revista Babar: “Cada año, la Internationale Jugendbibliothek (International Youth Library) de Munich otorga sus valorados White Ravens, un galardón a una serie de libros notables publicados a lo largo del año anterior. Títulos de todos los países y en todas las lenguas que por sus características (temática, innovación artística, estilo literario, diseño…) merecen formar parte de esta selección realizada por especialistas, y que se expone en la Feria de Bolonia”.

Como decía, en realidad no es un galardón, pero sí una distinción. De los 250 títulos escogidos este año entre todos los libros infantiles y juveniles publicados en el mundo, nueve corresponden a España. Y uno de ellos, TA-TA-TACHÁN, es mi novela La estrategia del parásito. En fin, ya había obtenido esa distinción en otras tres ocasiones (en 1998 por El último trabajo del señor Luna, en 2000 por La cruz de El Dorado y en 2001 por La catedral), pero me alegro de haber vuelto a pillar un cuervo blanco, porque este año todas las flores iban para La isla de Bowen, y La estrategia del parásito estaba un poco celosilla.

Vale, ya le he dado lustre al ego y lo tengo niquelado. Autobesito.

NOTA: El Premio Celsius se llama así por Celsius 232, un festival dedicado a la literatura de ciencia ficción y fantasía que forma parte de la Semana Negra de Gijón. Ahora bien, ¿por qué ese festival se llama Celsius 232? (absteneros de responder los frikis de la cf, listillos).

16 comentarios:

Bercebus dijo...

Enhorabuena por el reconocimento a tu trabajo, César. Seguro lo mereces.

Y con respecto a tu pregunta, un nombre tan peculiar como Celsius 232 me recuerda muchísimo a la novela Farenheit 451, aunque sea por la similitud en el título.

Emilio dijo...

Emilio Bueso te lee desde hace diez años.
Está suscrito a este blog, aunque nunca participa. Y tiene casi todo lo que has publicado desde Shiva.

Se traerá un ejemplar destrozado de "La compañía de las moscas a Gijón", para que se lo firmes.

Hasta entonces, un abrazo.

Emilio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
juan constantin dijo...

Felicidades César:

Todos esos galardones, premios y distinciones, amén de muy merecidos, son un ejemplo para los jóvenes.
Pueden constatar que si uno persevera, trabaja y se esfuerza, a pesar de todas las dificultades, los tropiezos, traspiés y zancadillas que la vida te trae, es posible, sólo posible, alcanzar en tu labor diaria un nivel que te permita sentirte satisfecho al cabo del día.
Y que además, algunas veces los demás te lo reconocen y agradecen.
No es fácil en los tiempos que corren, convencerlos de ello.

Juan Constantin

P.D: Se me olvidaba lo del nombre del Festival.
Creo que Bercebus va muy bien encaminado. Si no he hecho las cuentas con el cerebro de Montoro, los 232º Celsius equivalen, casi, a los 451º Farenheit, que es el título tanto de una película de Truffaut como de una novela de Bradbury, el cual también escribió algún que otro relato de misterio y detectives, amén de la CF más humanista que he tenido el gozo de leer. Así que supongo que es un homenaje al maestro.

Samael dijo...

el caso es que 232 ºC corresponden a 449,8 º F. una temperatura insuficiente para que entre en combustión el papel, lo cual elimina la explicación obvia. Lo suponía.
¡Y POR SUPUESTO MUCHAS FELICIDADES VIEJO BRIBÓN!

Anónimo dijo...

Enhorabuena César!!!...suelo veranear en Gijón así que si estoy allí en esas fechas te haré una visita. otros años tuve la oportunidad de ver a Aguilera, Negrete y Somoza entre otros. Muy buen ambiente por cierto el de la semana negra, una mezcla de feria y literatura...me gustó la verdad...aunque últimamente tenían problemillas con la ubicación y tal...
Mazarbul

César dijo...

Bercebus & Juan Constantin: Premio para los caballeros. Celsius 232 equivale, más o menos, a 451 Fahrenheit, que es el título de la famosa novela de Bradbury. Sois muy listos :)

Emilio: Vaya, así que tú eres Emilio Bueso, qué sorpresa... Pues muchas felicidades por tu candidatura. Y encantado de conocerte. Porque no nos conocemos, ¿verdad? (tengo la memoria de un pez de colores). En fin, nos veremos en Gijón.

Mazarbul: Muchas gracias, amigo mío. Y ojalá tengamos la oportunidad de conocernos en Gijón. Y sí, la Semana Negra tuvo problemas de ubicación; de hecho, creo que el año pasado se celebró en Avilés.

Samael: Pero mira que eres literal, hijo mío. En efecto, 451 grados fahrenheit equivalen exactamente a 232,7777777777778 grados celsius. Pero, no sé por qué, alguien debió de pensar absurdamente que llamar a un festival "Celsius 232,7777777777778" era poco comercial.

Babilonia dijo...

Enhorabuena :). No obstante, me veo en la obligación de decir que esto es como cuando mi hermana volvía a casa y había sacado buenas notas en la universidad y estaba muy sorprendida por ello: mi madre le daba la enhorabuena sin entretenerse mucho y añadía un "no me sorprende, eso ya lo sabía yo". Pues esto igual.

Mi única queja es la ciudad: ¿por qué le tienes tanta manía a Valencia y a Granada, bribón? Vale, a Granada sé que sí has venido, pero de vacaciones, no a recibir premios ni a hacerte algo de promoción, ergo no es lo mismo. ¡Yo quiero Las lágrimas de Shiva firmado! (Y verte en persona y tal, que las celebridades molan *modo fan activado*).

En fin. Enhorabuena de nuevo por tan merecidos premios y disfruta del éxito, que un par de veces al año no hace daño. ¡Un abrazo!

César dijo...

Babilonia: Pues muchas gracias, amiga mía. Ojalá yo tuviese tanta confianza en mí como la tienes tú...

¿Qué yo le tengo manía a Valencia y Granada! ¡Uyyy, qué mentira...! Granada me encanta, es una de mis ciudades preferidas y he ido allí un montón de veces. A Valencia he ido menos, y no me gusta tanto, pero también mola. Y a ambos lugares he ido a promocionar mis libros; aunque, eso sí, ya hace tiempo.

En cuanto a lo de conocer a las "celebridades"... En fin, yo no soy eso. Pero si te refieres a conocer a los escritores, creo que es un error. Lo importante de un escritor es lo que escribe; él, en sí mismo, carece de importancia. Además, puedes llevarte un disgusto. ¿Y si el escritor es un impresentable? (muchos lo somos, me temo). Eso contaminaría la lectura de futuros textos suyos (¿cómo puede gustarme lo que ha escrito ese gilipollas?).

Uno de los escritores que más admiraba y admiro es Robert Sheckley. Hace tiempo, Sheckley vino a Madrid para no sé qué y un amigo mío, que sabía lo mucho que le admiraba, me invitó a conocerle. Le dije que no. No quería recordar al escritor, sino a sus maravillosos textos.

Vale, soy muy rarito, lo sé. Un abrazo.

Natalia dijo...

¡Enhorabuena, César, me alegro mucho por ti! :)

Jose Luis G. dijo...

Enhorabuena, César. Así debe dar gusto escribir. Un saludo.

Samael dijo...

esperaba más del 232ºC francamente. Resulta obvio; inexacto pero obvio. Prefiero suponer que 232ºC es la temperatura a la que arden los cuervos blancos. Todos sabemos que los negros lo hacen a 231,87. Ésta puede ser también la explicación de por qué han elegido al cuervo blanco y no al negro: para que la cifra sea redonda.

Anónimo dijo...

Pues yo a pesar de las advertencias me gustaría conocerte y espero hacerlo algún día.
Los momentos felices que he pasado con tus libros no los podría borrar nada ni nadie.
Enhorabuena!!!
Mabel

Luis Manuel Ruiz dijo...

¡Enhorabuena, César! En la Semana Negra se lo pasa uno bomba, en el buen sentido explosivo del término. Un abrazo y adelante.

Rodolfo Martínez dijo...

Hola, César.

Lo primero, enhorabuena, y ya que vas a estar por aquí en julio, espero que nos veamos.

Por otra parte el festival Celsius no forma parte de la Semana Negra: se celebra en Avilés, no en Gijón, varias semanas después de esta (a finales de julio/principios de agosto), aunque sí es cierto que sus organizadores son parte de la Semana Negra y que la idea de organizar un festival de ciencia ficción y fantasía partió como un spin-off" de la misma, podríamos decir.

Lo dicho, espero verte por Gijón en poco más de un mes y enhorabuena de nuevo.

Anónimo dijo...

No me he podido contener: es el equivalente a Fahrenheit 451.