miércoles, febrero 21

Producción en serie



            Hacía mucho que no hablábamos en Babel de TV series, quizá por la desmesurada oferta que nos inunda e impide mantenerse medianamente al tanto del panorama. Pero todos vemos series, ¿no?, así que os voy a comentar las que estoy siguiendo (o no sigo ni seguiré).

            Primero las decepciones. Los merodeadores veteranos ya sabéis lo mucho que me gustaba The Walking Dead. Supongo que habréis notado que hablo en pasado. Ya la anterior temporada fue un estirar el chicle, pero la actual es un puro sinsentido. Mucho ajetreo sin que suceda nada; al menos nada interesante. The Walking Dead es un muerto viviente.

            Legión. Una de superhéroes sin superhéroes. Una aproximación original a la temática superheróica. Y un coñazo insufrible. Me desconecté a mitad del segundo episodio y le dije adiós para siempre.

            El hombre en el castillo. Reconozco que esa novela de Dick nunca estuvo entre mis favoritas. Además, me parece inadaptable a la pantalla, y la serie de Amazon viene a confirmar esa sospecha. Vi dos episodios, me dije ya seguiré viéndola, y hasta ahora.

            Westworld. Tuve un problema con HBO: Me suscribí, empecé a ver un par de series y, al poco, la conexión con la plataforma se jorobó (saltaba el buffer cada poco). Resulta que mi rúter no era compatible, así que cancelé la suscripción. Recientemente se ha solucionado el tema de la compatibilidad y he vuelto. Vi cuatro capítulos de Westworld; no esperaba mucho, y con razón. La serie trata de un parque de atracciones, pero hay un rollo así como místico y un jinete negro que busca el centro de no sé qué para no sé qué. En fin, no me van ese tipo de cosas.

            Ignoro qué me ha pasado con Mr. Robot. Me fascinó la primera temporada, pero cuando se estrenó la segunda descubrí que no tenía ni pizca de ganas de verla. Quizá ciertos platos muy especiados son  para probarlos, pero no para repetir.

            También me sucede algo raro con Star Trek: recuerdo con inmenso cariño la serie original, la de los 60; pero nada de lo que ha venido después me ha interesado. Y Star Trek Discovery no ha sido la excepción. Tanto klingom hablando en idem…

            La tercera temporada de Outlander ha sido decepcionante; un ir y venir sin mucho sentido. La verdad es que cuando la serie abandona Escocia pierde mucho. Síííí, veo Outlander; debe de ser cosa de mi lado femenino. Lo que pasa es que, como mi lado femenino es lesbiano, me fascina Caitriona Balfe.

            Me gusta David Lynch, me fascinó Terciopelo Azul, me gustan Carretera Perdida o Mulholland Drive y me encantó Twin Peaks, la serie de los 90. Pero la nueva Twin Peaks… no pude con ella. En la serie inicial, Lynch compartía la autoría con Mark Frost, así que supongo que éste le frenó. Pero la nueva temporada es Lynch en estado puro (aunque también está Frost, pero no se le nota); y dos horas de puro Lynch, vale; pero dieciocho es demasié. Quizá hice mal al intentar verla de seguido. Le daré otra oportunidad.

            Y ahora un “sí pero no”. Me gustó Jessica Jones y me sorprendieron gratamente las dos temporadas de Daredevil. Me parecieron infumables Luke Cage, Iron Fist y The Defenders. En cuanto a The Punisher… Bueno, ya sabía que era el personaje más de extrema derecha de Marvel; un justiciero al estilo de Charles Bronson. La serie no está mal, con buen ritmo y una trama más o menos interesante. Pero se pasa de violenta, casi llega al torture porn. En muchos momento me resultó desagradable. Si la seguí viendo fue porque me encanta su protagonista, ‎Jon Bernthal, con ese rostro suyo que es brutalidad en estado puro.

            Vamos con las series que me molan.

            En primer lugar la veterana Vikingos (ya va por la 6ª temporada). No me cansaré de afirmar que es la mejor serie de aventuras que hay actualmente en TV. Además, ha hecho algo inteligente: Una vez agotado al arco narrativo de Ragnar Lodbrok, el protagonismo ha pasado a sus hijos. Lo cual le da nuevo aire a la serie y además la aproxima a las sagas en que se inspira

Mindhunter. Una maravilla; el primer capítulo no tiene gancho, pero a partir del segundo te atrapa. En mi opinión, David Fincher es el mejor director de su generación, y esta serie es puro Fincher (recuerda un poco a Zodiac). ¿Te inquietó Hopkins haciendo de Anibal Lecter? Pues Cameron Britton interpretando al asesino en serie Ed Kemper te acojonará. Al menos, a mí me acojonó.

            Big Little Lies. Una miniserie no sé si feminista o sencillamente femenina. Pero no es necesario ser mujer para disfrutar de ella. Excelente historia, buenos personajes, buena realización y unas interpretaciones de quitar el hipo.

            Better Call Saul. Si te gustó Breacking Bad, esta serie es imprescindible.

            The Good Fight. Un spin off de The Good Wife, una serie maravillosa. Y ésta también lo es.

            The Good Place. Una auténtica sorpresa. Su argumento: Una mujer egoísta y mala persona muere y, sorprendentemente, va al cielo (que es algo así como una urbanización de lujo). Resulta que ha habido un error de nombres y una mujer que se llama como ella y que es una santa ha ido en su lugar al “sitio malo”. A partir de entonces, la prota tiene que fingir que es buenísima para que no la deporten. Tras una apariencia blandita, este comedia esconde un humor de lo más corrosivo. Original, divertida, con buenos personajes y un Ted Danson que se sale. Además, uno de sus temas centrales es la filosofía.

            Peaky Blinders. Gánsteres británicos en el Birmingham de 1919. Un poco manierista a veces, pero mola.

            Black Mirror. ¿Qué decir que no se haya dicho ya? Siendo una buena serie, no la considero tan buena como se comenta. Cómo suele pasar con las series de historias independientes y autoconclusivas, es muy irregular. Por ejemplo, el famoso episodio del ministro y el cerdo (The National Anthem) me parece provocador y gamberro, pero no ingenioso. Aunque hay otros, como Nosedive, que me parecen excelentes.

            The Crown. Pocas personas me provocan tanto desinterés como la reina de Inglaterra (y su familia). Por eso jamás habría esperado que me gustara una serie basada en Isabel II. Pero es que está tan bien hecha…

            Ahora estoy viendo The End of the F***ing World, una comedia negra tan rara y estimulante como sólo pueden serlo las series británicas. Y Better Things, con Pamela Adlon, que es una especie de Loui en clave femenina. También he empezado a ver Altered Carbon. Cuando menos, excelente factura.

            Comencé a ver Taboo, de Tom Hardy (otro rostro brutal), pero se me jorobó HBO. Tengo que retomarla. Aún no he visto El cuento de la criada. A mi mujer, que es muy feminista, le da cosa por el mal rollo. Pero bueno, para eso están las distopías, ¿no?; para dar mal rollo. Ya la veremos.

            Y, más o menos, eso es todo. ¿Sabéis qué? Hay demasiadas series. No, aún peor: hay demasiadas buenas series. Voy a tener que dejar de verlas.

23 comentarios:

Ferran dijo...

Buenas, César.

En cuanto a las decepciones que comentas, The walking dead: no la he visto pero algunos amigos me han comentado lo mismo: no engancha, la han alargado por alargar.

En cuanto a series que sí te han gustado:

-De Vikings, tengo que decir que me acuerdo que publicaste una entrada sobre esta serie, alabándola, hará unos pocos años. Me acuerdo porque empecé a verla poco después. Totalmente de acuerdo en todo lo que dices, Ragnar es insustituible, pero sus hijos estan aportando mucho juego y se ha convertido en una especie de juego de tronos. Tengo que decir que me caía muy mal Ivar, pero ahora le estoy cogiendo el gusto.

-Black Mirror: para mí, brillante. Es cierto que algunos capítulos son mas malos que otros, pero en buena medida tiene capitulazos. Mi lista de preferidos sería:
2x1- Be right back
2x2- White Bear
3x1- Nosedive
3x3- Shut up and dance
3x4- San Junipero
3x6- Hated in the Nation

No sé si estarás de acuerdo.
Creo que esta visión un poco alarmista del uso de las tecnologías es muy necesaria, sobre todo en el impacto que puede tener en la sociedad.

Y también tienes razón en que hay demasiadas series. Y con mas gente hablas, mas series te comentan. Llega un punto que tienes que poner un tope jeje.

Por último, no sé si has visto Fargo, Sons of Anarchy o Lost. Si no las has visto, te las recomiendo fervientemente. Lo que me enganchó Lost no lo he vivido en ninguna otra serie.

Un saludo, y por muchas mas series.

Ferran

Joaquín dijo...

Viendo lo que veis me veo un paleto-series.
A mí me ha gustado El Comisario Montalbano. No solo por las señoras tan estupendas que salen más bien por cómo resuelve el Comisario, y sus buenos guiones.
Ahora veo alguna vez Cinco hermanos. Los guionistas deben de ser un compendio de fenomenólogos. Muy aficionados al psicoanálisis y las técnicas gestálticas. Saben cómo afrontar los problemas pero no son creíbles demasiados 'excelentes'.
Lo que si me alegra es que al menos las productoras no solo traigan telenovelas de allende de los mares. Por lo demás si veo la tele solo veo la 2 decía un catedrático (y con toda razón) que solo aquí se puede adquirir cierta cultura si uno no se queda dormido viendo los documentales.
En fin, estoy desactualizado, no veo casi series, y cuando he seguido alguna a las tres sesiones me han aburrido. (¡Joder qué raro soy!)
Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Sí. la oferta es infinita. Yo he estado viendo tb outlander, que me gustó. Con westworld me pasó algo parecido. O no me enteraba o era muy lenta (aq eso de que para hablar con las robots tuvieran que estar en cueros tenía su aliciente). Tengo pendiente viking, y vi el hombre en el castillo, que aq no está mal no me enganchó.

Sí hecho de menos The americans, aq tuvo alguna temporada floja. Espero que la repongan. T tendré que retomar homeland, me encantaron las temporadas anteriores (soy fan de las tramas a lo forsythe y Le Carré). De Black mirror he visto capítulos brillantes. Tb tndré que retomarla.

Españolas estoy viendo El Accidente, la Zona y recomiendo vivamente Crematorio, muy buenas las tres.

El problema es que acaba uno saturado. Hay tanta oferta que no me concentro en ninguna, veo primeros cap y luego paso a otra. Como un crío en na tienda de caramelos.

Lo que si hecho de menos son documentales históricos interesantes. A veces he visto alguno del Canal Historia, pero deberían llamarlo canal Magufo. Comencé uno que se llamaba Hunting Hitler, basado en la premisa de que puso haber escapado. Vamos, un insulto a la inteligencia. Y l resto son de marcianos y alienígenas, con un formato lento y repetitivo, como si pensaran en espectadores de cabeza hueca.

Pero es cierto, en ficción hay una gran oferta.

Mazarbul

Gabriel dijo...

A mi me pasa lo contrario que a tí César, que disfruto muchísimo "The Punisher" en ese aspecto de violencia porque se basa en mi etapa favorita del personaje: la de Garth Ennis, que es una gamberrada total y absoluta, donde se ridiculiza bastante el género de los superhéroes.

Yo soy franco en tema de serie, la única de la que me declaro seguidor fiel y absoluto y seguiré viendo hasta que pase lo que tenga que pasar es "Doctor Who", que me hace sentirme y pasarmelo como un niño pequeño.

Quizás a la que se podría añadir aquí también es "Rick y Morty", de animación, cuyo origen era una parodia de Doc Brown y Mary McFly y que se podría presentar como una mezcla de Regreso al futuro y South Park.

El resto de series, las sigo, las veo... pero pierdo el interés con facilidad la verdad (Walking Dead hace ya unas cuantas temporadas que la mandé a freír espárragos)

Un saludo

César dijo...

Ferran: Lo que pasa con Vikingos es que no hay mucha diferencia entre los "malos" y los "buenos". ¿Es Ivar peor que, por ejemplo, Lagertha? La verdad es que no. Respecto a los episodios de Black Mirror que mencionas, sí, básicamente estoy de acuerdo. Es cierto que está bien que señale los peligros de las nuevas tecnologías, pero quizá la reiteración en los mismos temas se me hace monótona.

Sí, he visto las tres series que mencionas. De Fargo me encantaron las dos primeras temporadas, pero no tanto la tercera. Sons of Anarchy me la zampé entera durante el mes y medio que estuve inmovilizado por la fractura de pierna. Lost me fascinó y me atrapó, aunque al final también me irritó.

Joaquín: ¿No te van las series? Pues no pasa nada; así tienes más tiempo para otras cosas. La verdad es que yo también estoy empezando a cansarme de tanta serie.

Mazarbul: Yo me he perdido la última temporada de The Americans. Pero es una de mis series favoritas y la veré, aunque me han dicho que está empezando a decaer. Vi hace años Crematorio y me gustó, pero no ha ocurrido lo mismo con La zona; tarda demasiado en arrancar y creo que tiene problemas con el guión. También he visto La peste, que tiene una excelente ambientación y una gran calidad técnica, pero no acabé de cogerle el punto.

Si los buscas, hay documentales excelentes. Canal Historia se ha ido a la mierda con tanto Hitler y tanto ET, pero en National Geographic los hay muy interesantes (y no sólo de animalicos).

Gabriel: No conozco el cómic de Ennis que dices, pero sea como sea no le quita ni un gramo de peso al exceso de violencia de la serie. En mi modesta opinión, claro, Y mira que es difícil que me afecte la violencia ficticia; supongo que en parte se debe a que el personaje nunca me ha simpatizado.

Juan Constantin dijo...

Saludos:
Yo hace años que decidí pasar de las televisiones para seguir las series. Más que nada fue debido al continuo menosprecio que muestran las cadenas hacia los espectadores: cambios de horario sin avisar, horas intempestivas, capítulos desordenados, cambios de doblaje de una temporada a otra, desaparición de la parrilla de la noche a la mañana... La última gota ha sido lo de TVE y El Ministerio del Tiempo, básicamente han hundido la serie, como no la iban a renovar, les importaba un pìmiento.
En la actualidad sigo muy pocas de forma regular un día y hora prefijados. Prefiero buscármelas por temporadas o enteras y consumirlas a mi gusto, el número de episodios que quiera y/o pueda ver, en la fecha que mejor me venga y a la hora que me interese.
En los últimos meses me he visto completas Fringe -de Abrahams pero mejor resuelta y finalizada que Lost-, Timeless -mediocre pero las series de los viajes temporales me chiflan-, y ahora mismo me he puesto con Expediente X -supongo que la temporada 11 habrá finalizado para cuando llegue a ella-, y seguir, lo que se dice seguir semanalmente Star Trek Discovery, Estoy vivo, The Big Bang Theory, Modern Family y Elementary y alguna otra.
Con la super series tipo The Wire, Breaking Bad, True Detective, etc suelo ser muy prudente... no me gusta seguirlas cuando se estrenan, no estoy obligado a ello, me importan un pito que rajen de los acontecimientos que vayan a suceder o si tooodo el mundo comenta el último episodio. Creo que, como los libros y otras obras de arte, cada una tiene su momento dentro de mi vida y que algunas no las veré nunca...
No creo que haya demasiadas series, ni demasiados libros, ni tebeos, ni música, ni películas... Recuerdo los tiempos en los que no había casi ninguna -o no llegaban aquí, al menos- y comparando ambos momentos no todo tiempo pasado fue mejor, ni mucho menos. Ha cambiado la forma de consumirlas -más inmediata y a la carta- y la propia Sociedad de Consumo nos ha inculcado que debemos verlas todas, con lo cual nos crea una falsa frustración que nos impulsa a intentar solventarla consumiendo más y más series, en un círculo vicioso sin sentido.
Sólo ver las que de verdad nos interesen. Si nos perdemos alguna joyita, pues bueno, más se perdió en Cuba.

Juan Constantin

Anónimo dijo...

Por cierto, la de Fringe me encantó, aq en mi opinión el guión daba para mucho más y las ultimas temporadas no levantaron el vuelo. A mi mujer le gustaba tanto que le escribí el guión de un capítulo completo (49 pags) autoconclusivo para su cumpleaños.

Mazarbul

Anónimo dijo...

Bueno, las series,por Dios,qué gusto cuando pillas una que te atrapa (buena o mala o mediocre) y qué agobio cuando ves que hay tantas y no tienes referencias para saber si te merece la pena meter la patita a ver qué tal. Supongo que todos funcionamos con recomendaciones ajenas que a veces son útiles (Black Mirror parece que no decepciona a nadie) y otras veces no,porque cada uno tiene sus gustos. Mi hijo me ha "machacado" para que vea Juego de tronos porque a él le apasiona,pero yo no puedo con esas series,es que ni me apetece.Y de eso se trata ¿no? de que te apetezca,no es una obligación. Me gustó mucho en su día A dos metros bajo tierra y leí por casualidad que el mismo creador había hecho una nueva,Here and Now. He visto dos capítulos y me han encantado. Estoy viendo This is us y también me está gustando. Un día por casualidad empecé a ver en HBO una miniserie que me atrajo por la actriz,que me encanta(Kate Winslet) Se llama Mildred Pierce y es una historia dura y terrible,pero muy buena. Bueno,podría seguir así mucho rato,pero lo dejo. ¡Ah, yo también veo a veces al comisario Moltalbano,pero porque me encanta Cattarella y las piernas en arco de Salvo,que si no...es como deprimente y pesadita.
Tomo nota de sugerencias tuyas,César, y las de los comentaristas de esta entrada y,cuando pueda,alguna picaré...
Saludos cántabros de Aurora Boreal

Jarl-9000 dijo...

De las que comentas, he llegado a ver:

El Hombre en el Castillo: me gustó, pero no sé si seré capaz de retomarla después de la 2ª temporada, pues ya he desconectado.

Westworld: tienes que tragarte media temporada o más para que empiece a pasar algo interesante, yo aguanté porque me autoespoileé sin querer, supongo que le seguiré dando una oportunidad.

Mr. Robot: me dejó "picuet" tras la 1ª temporada y sin ganas de seguir, si encima dices que la 2ª es peor...

Las de Marvel de Netflix: De Jessica Jones y Daredevil ya hablé bien en otra ocasión. Empecé Luke Cage, me dormí y ahí me quedé, esa manía de querer hacer las cosas tan lentas... Por cierto, va a haber 2ª temporada de Jessica Jones y repite Tennant (¿!). Bueno, con él a lo mejor consigo no dormirme.

Big Little Lies: La factura es excelente, pero la encontré vacía. Menos mal que sólo fueron siete capítulos, porque me pareció una tomadura de pelo después de tanto misterio. Nunca me ha gustado el formato de falso documental, y aquí lo intentan justificar con los interrogatorios, pero al terminar compruebas que no hay chicha suficiente para justificar tanto despliegue y queda artificioso. Lo peor, a mi entender, es que crean unas expectativas que no cumplen (el secreto que se revela es previsible, igual que la identidad de la víctima y al final ves que el asesino es lo de menos, de hecho no es tal) y para más inri, es muy engañosa dándote a entender que sí hay un verdadero asesinato con ese despliegue y, sobre todo, con un flashback que no es tal del asesinato que se podían haber ahorrado.

Better Call Saul: Vi las dos primeras temporadas y me gustó, pero es probable que no la continúe. Desconecto mucho

Tengo pendiente Vikingos (vi la primera temporada y desconecté después, esto es un problema ya, a ver si la retomo). Me apunto "The Good Place". The Walking Dead la dejé hace muuucho y me alegro, nunca me llegó a gustar comparada con el tebeo (que también ha degenerado bastante ya). Black Mirror no consigue motivarme, me cansa el mismo tema deprimente una y otra vez.

Jarl-9000 dijo...

Continúo...

Vi "El Cuento de la Criada" y me gustó mucho, sobre todo por Elizabeth Moss, que hace un papelón. El mayor alegato feminista que he visto. Ahora, eso sí, es taco de duro por momentos.

Voy a empezar "Altered Carbon", que ha conseguido intrigarme. A ver qué tal.

Buenísima "Silicon Valley", que pechá de reir, oye.

Estoy viendo "The Leftovers", más que nada por ver por donde sale a cada momento, porque no hay por donde cogerla, pero es que siempre consigue llevarme las manos a la cabeza de lo mal que está todo el mundo en la serie. Llevo 20 capítulos de 28 y, en realidad, sólo me ha gustado uno. Debo de tener algo de masoca.

Con mis niños estoy viendo "Érase una vez". Es una copia del tebeo Fábulas, pero tiene cosas buenas. Al menos de momento, que ya empieza a flojear (vamos por la 3ª temporada).

Antes de ésta, revisité con ellos Enredo (un clásico) y, por fin, conseguí terminarla.

House of Cards: He visto 4 temporadas, pero ya me he cansado de momento.

Veep: con grandes paralelismos con la anterior y, sin embargo, completamente opuesta.

Otra que tengo pendiente es "Orphan Black". Sí, exacto, me desconecté en cierto momento y ahora me da cosa volver a retomarla.

Y, bueno, mis recomendaciones de siempre, para ser cansino: Dollhouse y Person of Interest.

Miguel Valle dijo...

A las buenas, merodeadores y César:

Series, series... la nueva droga de este siglo.

En diciembre del mes pasado hice un voto de "contención" al respecto. Abstinencia no, porque he visto algunas (luego lo comento), pero si me dejáis hablar de mi momento de revelación, estaré agradecido.

Me pasó mientras empezaba el segundo episodio de Man in the high castle. De pronto, saltaron todas las costuras, la realización se iba extendiendo, redundando en cuestiones ya contadas y sembrando los necesarios giros para ir alargando hasta el infinito la trama. Y dije no. Como otro César en la famosa saga :)

Decidí regresar a ver largos, añorando tramas concisas, una forma de narrar distinta y que casi está perdida. Incluso muchas películas actuales tiene una realización televisiva.

Así cayeron unos cuantos clásicos -algunos vistos por primera vez, otros revisitados-, ¿cuáles?, pues un poco de todo, desde Infielmente tuyo (ay, mi querido Preston Sturges) a Mr.Deeds goes to town, un Capra menor, pero ya quisiéramos películas menores así. Y me he vuelto a enamorar de Jean Arthur, que ya me volviera loco en Sólo los ángeles tiene alas (pedazo picaporte). Otra película a revisitar. Y por supuesto películas de todo tipo y condición, sorpresas como Verónica de Paco Plaza, thrillers intensos como Espías en el cielo, Wind River, delicias como Nuestra hermana pequeña (muy recomendable) y por supuesto unos cuantos truños (Valerian, ¡madre del amor hermoso!).

Y no se me olvida volver a ver Scaramouche a través de los ojos de los pequeños, el grito de mi hija cuando Noel de Mayne interrumpe la clase de esgrima o las risas de los dos en las representaciones del teatro de la comedia.

Películas que había ido posponiendo o que me apetecía volver a ver por el ansia de seguir series, algunas que reconozco como malas pero que terminas por puro completismo. Ay, Marvel y Netflix, lo bien que empezasteis con Daredevil y Jessica Jones, lo mal que habéis acabado con Puño de Hierro. Aunque hayan remontado con el Castigador, ese Jon Berthal, brutal. Y tierno a la vez.

Para mí, Vikingos es un placer culpable, cada vez más culpable porque Hirst nos hace muchas trampas y alarga en demasía. Un ejemplo de cada cosa: lo de Rollo empieza a parecerse a Star Wars y la estrella de la muere; la peregrinación de Ragnar hacia la muerte.

Star Trek discovery la he visto en un ejercicio hater, disfrutando por anticipado al pensar lo que iba a poner en cierto foro y a comentar con algunos amigos. ¡Madre mía, qué horror!

Carbono alterado me parece malilla y pretenciosa, juicio apresurado tras dos episodios. No creo que continúe con ella.

Ahora sólo espero, como Gabriel, a que vuelva el Doctah, doctora ahora, la Doctah, y lo hago con muchas ganas. Sobre todo ahora que el pesado y “oggcuro” Moffat ha dejado el timón. A ver si volvemos a la serie vitalista y optimista que era.

Me sorprende que nadie haya mencionado Juego de Tronos… serie que abandoné en la cuarta temporada.

Y esto lo que me pasa y veo que a muchos. No nos duele abandonar series. Quizás porque las costuras se ven cada vez más.

Es curioso que si el cómic encontró la madurez (relativa) fuera de la serie regular, en la historia autoconclusiva, ahora estemos volviendo al más puro folletín.

Me asombra nuestra incapacidad para asumir que una historia ha acabado, que los personajes van a vivir sus vidas sin nosotros (quizás en nuestra imaginación), que tienen derecho a alejarse hacia el sol poniente y descansar.

No. Los queremos con nosotros, repitiéndose en un ciclo constante, capítulo tras capítulo, secuela tras secuela.

Y mientras nos perdemos otras historias, otros personajes.

Saludos

Miguel

Jose Ramon dijo...

Con las series está pasando como con muchas disciplinas artísticas, que han cruzado la linea del arte para convertirse en productos de consumo, como el jarrón de cerámica que puede considerarse arte, o artesanía, y la jarra de plástico, funcional, cómoda, de usar y tirar, pero de nula calidad artística. Ha pasado con el cine. Hace 30 años, las películas estaban un año o más en cartel. Era la época de las superproducciones en la que los técnicos de los equipos de rodaje se rompían la cabeza para desarrollar efectos especiales lo más realistas posible. Gracias a aquella época, hay unas cuantas películas por las que no ha pasado el tiempo. Hoy el cine apenas dura un par de semanas en cartel, con efectos especiales digitales, guines simples, tramas ligeras que siguen siempre el mismo patrón, quintas, sextas partes de películas que nunca habrían pasado de mero entretenimiento de sábado por la tarde. En definitiva, cine de usar y tirar, funcional, poco artístico. Lo mismo en la música. La locura de los 80 ha desembocado en la musica-negocio de los videoclips de los horarios nocturnos, en la musica idéntica, en las modas musicales. Lo mismo, antes había canciones que estaban meses en el número 1 de las listas. Ahora, apenas unas semanas. Con las series ocurre lo mismo. Hay historias que darían buenos guiones (Se me ocurre Pórtico de Frederik Pohl, sin ir mas lejos) sin embargo, nos siguen metiendo con calzador secuelas más que previsibles. Todo ello apoyado por la infumable programación de los miles de cnaales de TV que salvo raras excepciones, se han convertido en sistemas de facturación por publicidad, vacios de contenido. Quizá deberíamos parar un poco y tomar conciencia de a qué velocidad queremos vivir, porque hemos entrado en una dinámica de esquilmar todo lo que nos rodea.

César dijo...

Juan Constantin: Yo también prefiero ver las series a mi aire, sin someterme a una periodicidad impuesta. Y, por supuesto, es estupendo que haya un montón de series para elegir. Lo que me temo es que se esté creando una burbuja que acabará explotando, llevándose por delante a muchos buenos creadores.

Mazarbul: ¡Eso es amor!

Aurora Boreal: En parte, para eso he escrito esta entrada: para escuchar recomendaciones de los talentosos merodeadores.

Jarl-9000: Ufff, hay tantas cosas que comentaría sobre lo que has escrito que... tiro la toalla. Me limitaré a decir que creo que es un error analizar Big Little Lies como si fuera un thriller, porque no lo es. Más bien se trata de un retrato de personajes y de las situaciones en que se encuentran.

Miguel Valle: Estoy de acuerdo en que el gran problema de las series es que al final acaban alargándose demasiado. Suelen concluir al menos dos temporadas demasiado tarde. Aunque hay excepciones, claro.

José Ramón: Me parece que lo ves todo demasiado negativo. Es cierto que el cine de Hollywood se ha echado a perder. Parece dirigido a niños de diez años no demasiado espabilados. Pero sigue habiendo buen cine; sin ir más lejos, hace poco he visto dos excelentes películas: "Tres anuncios a las afueras" y "Lady Bird". Y con las series lo mismo: hay mucha caca, pero también series excelentes. Recuerda la Ley de Sturgeon: "El 90 % de todo es basura".

Jarl-9000 dijo...

Si en realidad estoy completamente de acuerdo contigo con respecto a Big Little Lies, y desde el punto de vista que comentas la disfruté, y eso a pesar de que el personaje de Reese Witherspoon me cayó fatal.

Ahora bien, si la juzgo como un thriller es porque te la venden como un thriller desde el primer minuto (o al menos esa fue mi impresión con tanta insistencia que te hacen), y en ese sentido me pareció un timo. Sobre todo por el "engañoso flashback del asesinato" que no era tal donde se ve que el arma del crimen fue una pistola (mentira) y que tuvo lugar en... ¿un aparcamiento? (desde luego no era el verdadero lugar). Todo mentira (por eso se llama Grandes Mentirijillas, ¿no?). Bueno, todo no, el disfraz de la víctima sí era correcto, según lo que se ve después, pero si iba disfrazado fue para que no se le reconociese en el pseudoflashback (aunque no me pareció difícil acertar su identidad, y eso que había mucha oscuridad).

¿Por qué te enseñan algo totalmente falso? Pues porque la verdad no tenía el gancho suficiente y lo otro genera más expectativas. Se puede argumentar que no era un flashback, sino una de las muchas fantasías en las que una de las protagonistas se imagina disparando al que sea; sin embargo, esas fantasías aparecen mucho después en la trama y en otros contextos, por lo que no me convence, se trata de un puro artificio. La verdad, fue una cagada. Si se hubieran ahorrado ese único momento (que además no era necesario), no le habría puesto tantas pegas a la serie.

Ah, y no te preocupes por lo de tirar la toalla. Yo habría hecho lo mismo en tu lugar. Y lo mejor es que no sabes lo que me he callado. Podría pasarme horas y horas hablando del tema, pero ¿escribiendo?... Puff, ¡qué pereza!

PD: Me ha molado lo de la Doctah, gracias a Miguel Valle por la info, se me había pasado el último especial. Por otro lado, me encanta Stephen Moffat (Jekyll, Sherlock, Coupling, los guiones que hizo para Doctor Who antes de tomar las riendas...), pero la verdad es que ya cansa en Doctor Who (¿alguien más odia a Clara?) y me gustó mucho más el enfoque de Russell T. Davies. Quiero verle cosas nuevas.

PD2: Dios, me acabo de enterar de que HBO va a sacar una serie de Watchmen con Damon Lindelof como showrunner. Tras ver Perdidos y The Leftovers, miedo me da.

César dijo...

Jarl-9000: La verdad es que no recuerdo ese flashback que mencionas, pero seguro que tienes razón.

Un problema que tengo con los comentarios del blog es que muchas veces son interesantísimos y me gustaría debatirlos en profundidad. Y lo haría de palabra, pero ¿escribiendo? Como dices, qué perezón.

¿Te quieres creer que jamás he visto ni un episodio del Dr. Who? Ni un fragmento siquiera, nada, cero. Ahora que todo está disponible podría hacerlo; el problema es que no sé por dónde empezar...

Siempre he pensado que Watchmen es más apropiado para una serie de TV que para cine (aunque la peli de Snyder me gustó). En cuanto a Lindelof, bueno, creo que Lost es una excelente serie, que desgraciadamente se estiró demasiado y tuvo un final ridículo. Pero hay secuencias de Lost que se me han grabado en la mente por su potencia expresiva. Lástima que no llevaran a ninguna parte. Ahora bien, como Watchmen ya tiene una historia cerrada, no la pueden cagar en ese sentido. Creo y espero.

Jarl-9000 dijo...

El flashback aparecía justo al final de un episodio, creo que era el primero.

A ver cuando inventan las redes sociales neuronales para no tener que escribirlo todo. Hostia, un momento ¿alguien ha dicho policía del pensamiento?

De Doctor Who ya hablamos varios en otro post, tal vez fuera el de The Good Wife, tal vez fuera otro. Lo más fácil sería saltarte a Christopher Ecclestone y empezar directamente con Tennant (2ª temporada de la serie de 2005). Habrá referencias a cosas de la primera temporada que no pilles, pero tampoco es el fin del mundo. Sería recomendable estar al tanto de la primera temporada para disfrutarlo todo bien, pero es mucho más difícil de digerir. Si acaso, los capítulos más indispensables son, a mi juicio, el 1x02, el 1x06, el 1x09-1x10, y el 1x12-1x13. Básicamente, también son los mejores de Ecclestone.

Con respecto a Watchmen, que Glycon te escuche.

Miguel Valle dijo...

Citáis al Doctah y aparezco cual genio de la lámpara para debatir vía teclado y pantalla sobre esos temas que a César le dan pereza :))

Jarl-9000 te confieso que me gustó la chica de los soufflés y acabé odiando a Clara, básicamente porque Moffat no tenía ni idea de qué hacer con ella, se mostró incapaz de establecer una dinámica de cualquier tipo con el Doctor y la transición con Capaldi fue todavía más confusa.

En cuanto a Moffat vs Davies, para mí, no hay color. Posiblemente, el primero sea mejor guionista pero el segundo es mucho mejor showrunner y tenía ideas más frescas y claras. Siempre lo preferiré a Moffat, aunque sean de este último los capítulos que todo el mundo recomienda.

Don César (a ver si con el apelativo "me se" enfada y decide hacernos casos): El Doctor es un imprescindible. Es cierto (y soy el primero en reconocerlo) que ponerse con una serie que lleva 10 temporadas en esta encarnación es bastante duro. No obstante, merece la pena.

Cerrando el tema. Si os gusta un libro sobre la creación en TV, sobre el proceso de creación en sí y sobre el Doctor, The Writer's Tale es ese libro. Lo devoré el año pasado y fue, posiblemente, la mejor lectura de todo el año.

Abrazos y besos, según corresponda.

Miguel

Jose Ramon dijo...

Bueno, César, según esa teoría, sólo soy un 10% negativo. Tienes razón. Afortunadamente aún hay cosas buenas, tan escasas que parece increíble cuando te tropiezas con alguna de ellas.

Gini-Gini dijo...

The Good Place la dejé al primer episodio porque no me hacía nada de gracia... al final voy a tener que retomarla porque no es la primera vez que veo a alguien hablando bien de ella.
Peaky Blinders es una delicia visual, me fascina esa serie (lástima que haya tan pocos episodios al año...)

Del resto de las que te gustan (y de las que no también, para qué mentirnos) no veo ni he visto ninguna (excepto The Walking Dead, pero frené en la cuarta y me he aliado a su hermana "Fear the Walking Dead" a ver hasta donde llego).

Series americanas que yo ando siguiendo y me pareces bastante buenas son:

How To Get Away With Murder: Las dos primeras temporadas me parecen oro puro. Después decae un poco, pero está volviendo a subir y... oh, Viola Davis. Pedazo de actriz maravillosa...

Brooklyn Nine-Nine: Me río muchísimo con su humor. Es super sencilla, pero aun así trata temas interesantes y, bueno, tiene un cast maravilloso.

The Good Doctor: Una adaptación de un dorama Coreano (que quiero ver) y que trata de un joven doctor con autismo y de sus compañeros. Quitando que los diagnósticos y diversas cosas puedan ser correctos o no en el mundo de la medicina, aquí los pacientes pueden terminar muy mal y eso me llama bastante la atención (porque no es todo maravilloso e idílico y porque los doctores se ven afectados por sus propias meteduras de pata).

New Girl: Al igual que Brooklyn es un humor muy sencillo que me hace reír a carcajadas (a veces también tiran de humor inteligente, haciéndolo todo aun más hilarante). La temporada que sale este año será la última, así que con pena habrá que despedirla :(


Y, aunque sigo más, creo que esas son las que más destacaría. (Quitando series que esperan temporada el año que viene como Stranger Things o Dark.)

Las series me parecen un vicio tremendo y a veces, son un problema, porque si empiezo una serie que ya tiene toda una temporada disponible devoro los episodios como lacasitos y termino viendo casi una temporada entera en un solo día xD Pero las disfruto tanto que en fin jajaja Creo que es mi formato audiovisual preferido.

César dijo...

Miguel Valle: Sí, mi problema con el doctor es enfrentarme a tanta temporada. Pero siento curiosidad, lo reconozco, así que algún día me armaré de valor y me pondré a ello. Y no, no me vas a ablandar por llamarme de "don" :)

Gini-Gini: Tienes que ver más de un episodio de The Good Place para cogerle el punto (a fin de cuentas, son episodios cortitos). Además, al final de la primera temporada hay una vuelta de tuerca que lo cambia todo. Vale la pena, de verdad.

Comencé a ver How To Get Away With Murder y no me enganchó. Aunque Viola Davis está como siempre, magnífica. Tengo ganas de ver The Good Doctor; todo el mundo la pone muy bien. En lo que diferimos por completo es en New Girl. Porque odio con todas mis fuerzas a Zooey Deschanel, me saca de quicio. Es tan... en fin, no encuentro palabras para definirla. No la soporto.

Respecto a lo que dices de devorar series como lacasitos, aún te queda mucho para igualar mi record. Cuando me rompí la pierna tuve que estar mes y medio absolutamente inmóvil; lo único que hacía era leer y ver series. Y me zampé las siete temporadas de Hijos de la anarquía casi de seguido. Todo un atracón.

Ana Matilla dijo...

¡No me puedo creer que el viernes no habláramos de series! ¡Con lo que a mí me gustan! A mí también me pasó igual con Mr. Robot y The Walking Dead, espero que algún día alguien me explique el final y así me quedo tranquila. Por otra parte, estoy súper de acuerdo con las series que te gustan, en especial con Big Little Lies. Y ya que estamos en terreno feminista, te recomiendo yo también The Handsmaid's Tale y la miniserie The Sinner, ¡buenísimas!
En fin, como dices, hay demasiadas series buenas, ¿cómo quieren que apruebe las oposiciones así?

Un saludo desde el Puerto de Santa María.

Rickard dijo...

Con un poco de retraso, comento tu entrada.

Coincidimos en todo en cuanto a las decepciones: "The walking dead" es, como su nombre indica, ya un muerto viviente al que he ido siguiendo hasta ahora por pura inercia pero ya vale. De "Legión" lo mismo. Aguante tres o cuatro episodios y ya no pude más. Vale que se agradece una serie de superhéroes contada desde un ángulo original pero tanto experimentalismo acaba cansando. Sigo sin entender lo que le ve la gente a "Westworld". Sólo vi tres o cuatro episodios y no pude más. Soy un fan de la película setentera a pesar de lo mal que ha envejecido y, en mi opinión, han convertido lo que era un entretenimiento pulp de serie B sin pretensiones (como lo es la literatura de Chrichton, por otro lado) en un rollo metafísico, pretencioso y en el que todo que suena a impostado, por más que venga envuelto en un envoltorio de lujo. No lo compro (algo parecido me pasó con "El cuento de la criada"). Y ya no hablo nada de la nueva "Star Trek" y eso que soy, como se podrá adivinar por mi avatar, un trekkie de pro: ¿qué tiene que ver esa serie con el universo que imagino en su día Roddenberry? Pues ya absolutamente nada, me temo. Para eso me quedo con "The Orville", más "trek" que la nueva "Star Trek", con su tono retro y su aire de nunca tomarse demasiado en serio a sí misma. Y en cuanto a "Twin Peaks"... a mi ya no me gustó en su momento ni la original, así que... (no soy fan de Lynch precisamente)

En cuanto a las que sigues, sólo coincidimos con "Vikingos" pero suscribo absolutamente todo lo que has dicho sobre ella.

@rincondeantonio dijo...

Quizá resulte surrealista pero a mí las series que más me hacen disfrutar son las comwdico españolas. Disfruté como un niño chico con Aquí no hay quien viva, con Museo Coconnut y ahora estoy revisionando la maravillosa Farmacia de Guardia. De las que habláis coincido en que The Walking Dead cansa, aunque la mayor decepción de todas ha sido Juego de Tronos. Vi las dos primeras temporadas y aún me arrepiento del maravilloso tiempo que perdí. Americanas ahora mismo estoy con dos y además en el mismo punto: he acabado la T2 de Sons of Anarchy y de House of cards. Me apetece más seguir con la primera que con la segunda, aunque los traqueteos de Frank Underwood y compañía también tienen su encanto. Me llama la atención Vikings y que todos hableis maravillas de Peaky Blinders, pero pienso que quizá debería visionar primero una más ligera como podría ser Stranger Things y luego meterme en esos dos barrios. O quizá no. Improvisaré como hago siempre.