jueves, marzo 14

Manual de instrucciones para el fin del mundo



 
            Escribí La estrategia del parásito en 2011. Fue un proceso extraño; yo llevaba meses escribiendo La isla de Bowen y, cuando iba más o menos por la mitad de la obra, recibí una llamada de Elsa Aguiar, la entonces directora editorial de SM. Me pidió una novela destinada a leerse en IPhone y vinculada de algún modo a Internet. Le dije que le contestaría en una semana; si para entonces se me ocurría algún argumento, aceptaría. Y se me ocurrió.

            Interrumpí lo que tenía entre manos y escribí la novela muy rápido para poder cumplir la fecha de entrega. Luego, lo del IPhone se torció y La estrategia del parásito acabó publicándose en papel al año siguiente. Elsa había enfermado y para esa edición colaboré por primera vez con Gabriel Brandariz, por entonces editor y hoy Gerente de la editorial. Fue un caso de amor a primera vista; ambos descubrimos que, pese a la diferencia de edades (Gabriel es insultantemente joven), ambos estábamos igual de locos y nos gustaban las mismas cosas.

            Cualquiera que conozca mi obra sabe que mis protagonistas casi nunca son héroes de acción, sino personas normales que se ven envueltas en circunstancias extraordinarias. Me parece mucho más interesante ver cómo se desenvuelve ante el peligro alguien como tú o como yo, que asistir al reparto de mamporros de un gañán con exceso de testosterona. En La estrategia del parásito llevé lejos eso del héroe que no lo es.
 

 
            Se trata de un thriller. Óscar Herrero, el protagonista de la novela, es un estudiante de periodismo de 22 años, un tío de Burgos enteramente normal. Un día lee en el periódico que un antiguo compañero de colegio, Mario Rocafort, ha muerto en un accidente de moto. Óscar no mantenía ninguna relación con Mario, así que se sorprende mucho cuando, poco después, recibe una carta que su ex-compañero le envió justo antes de morir, acompañada de un pendrive. En la misiva, Mario le pide que, si no tiene noticias suyas en una semana, intente localiza a un profesor de la faculta de informática llamado Figuerola y le entregue el pendrive. También le da una serie de instrucciones sobre las precauciones que debe tomar para examinar el pendrive. Óscar descubre que Figuerola ha desaparecido, y entonces mete la pata al incumplir una de las instrucciones de Mario. A partir de ahí, su vida se convierte en una pesadilla.

            Imaginaos que alguien o algo (denominado “Miyazaki”) controla Internet y todo lo que está directa o indirectamente conectado a la Red. Y ahora imaginaos que ese misterioso ente decide putearos usando todo su poder. Eso es lo que le pasa a Óscar. De repente, se ve obligado a huir y esconderse, porque la policía le busca acusado de asesinato y unos sicarios quieren matarle. Y ni siquiera sabe por qué. Durante su huida, Óscar mete la pata varias veces (como la meteríamos todos en su lugar). Esas torpezas, esa fragilidad del protagonista, para mí lo hacen más interesante, aunque no todo el mundo estuvo de acuerdo.

            Recuerdo que un chico escribió en su blog una reseña de la novela. Le había gustado mucho, pero añadió que no soportaba al protagonista. “¡ES TONTO! ¡TONTO! ¡TONTO!”, escribió. Ya, lo es; pero ponte tú en su lugar.

            La novela tiene una peculiaridad: su final está en una página de Internet. Y es un final abierto. (Por cierto, algunos lectores confesaron que se habían llevado un susto de muerte al ver ese final) Aunque, si te paras a pensarlo, no lo es tanto. El poder al que se enfrentan los personajes es tan desmesurado que resulta imposible enfrentarse a él. Punto final. O, al menos, eso creía yo entonces.

            Como siempre ocurre cuando publico una novela, procedí a olvidarme de ella. Pero años después, por algún motivo que no recuerdo, volví a pensar en su argumento. ¿Realmente el problema que había planteado no tenía solución? Me puse a darle vueltas. No podía sacarme un as de la manga ni recurrir a un tramposo deus ex machina; tenía que ser algo que ya estuviese en la primera novela…Y lo encontré. Además, era una solución que, si lo pensabas bien, contenía un problema aún mayor y casi filosófico. Eso me gustaba.

            Le propuse a Gabriel convertir La estrategia del parásito en un trilogía y, como está loco, aceptó. Así que escribí dos novelas más. Y la primera de ellas, llamada Manual de instrucciones para el fin del mundo, ya está en las librerías, junto con una renovada reedición de La estrategia... La trilogía, llamada Crónicas del parásito, se completará con la tercera entrega, La hora Zulú, que aparecerá en septiembre.

            La primera novela era voluntariamente claustrofóbica. Se centraba en dos personajes (Óscar y Judit, la ex de Mario) durante menos de dos semanas. Pero Miyazaki supone un peligro mundial, así que en Manual de instrucciones para el fin del mundo he ampliado la mirada; se introducen nuevos personajes y la acción se desarrolla en más escenarios, aparte de España: Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Japón. El argumento de esta segunda novela se centra en la formación de un pequeño y extravagante grupo de personas que se unen para hacer frente a la amenaza de Miyazaki. También retoma a los principales personajes de la anterior novela. Lo cual permite que Óscar, después de casi un año huyendo, aprenda y deje de hacer tantas tonterías. Y, por cierto, como su nombre indica, la novela habla de un simpático sistema para acabar con la humanidad.

            Ah, y una curiosidad: Los tres títulos de Crónicas del Parásito son en parte un juego metaliterario en el que la ficción se confunde con la realidad. Pues bien, en las novelas segunda y tercera aparecen dos personajes peculiares. Uno es un escritor llamado César Mallorquí, y el otro su mujer, María José Álvarez, Pepa. Soy mi propio personaje, lo cual significa que soy mi propio padre. De tal astilla, tal palo.

            En fin, queridos merodeadores, Manual de instrucciones para el fin del mundo ya está en las librerías. Y también la bonita reedición de La estrategia del parásito. ¿Qué hacéis ahí parados? ¡Corred a comprarlas, insensatos!

13 comentarios:

Tu enfermera dijo...

Me lo compraré hoy mismo

Gini-Gini dijo...

Me compré la segunda parte la semana pasada y ahora mismo ando releyendo la primera parte para refrescarla, porque con lo que ha llovido, recuerdo bastante poco xD
Me da rabia tener la primera versión de "La estrategia del parásito" porque el formato es muy diferente, así que igual me compro la re edición también (si, soy un poco obsesa con eso de que "si es de la misma saga, tiene que notarse").
Es cierto que Óscar mete la pata muchas veces, pero oye, al menos hace frente al problema, yo es que ni hubiese cotilleado el pendrive: en cuanto supiese que Mario está muerto y el profesor en paradero desconocido, hubiese hecho oídos sordos y me hubiese puesto a otra cosa (una perfecta anti heroína yo xD!)
¡Tengo ganas de leer el segundo para ver de qué manera se expande! La verdad es que la primera parte me gustó mucho, sobre todo la manera de anunciarlo, con la editorial diciendo que les habían hackeado, y el detalle de la web. Estos detalles fuera de lo normal siempre me parecen super atractivos jajaja

Paco González dijo...

Sin duda lo haremos, querido César. Gracias y un abrazo.

Juan H. dijo...

Este finde, me pondré a leerlo , y la verdad tiene muy buena pinta, y lo de salir tú y Pepa en el libro, le debe dar un toque de realidad a la historia, no recuerdo ahora ninguna novela donde salga el autor mismo como personaje sin ser algo biografico, de memorias, o ensayo, no sé ,mola. Me recuerda a los cameos de Hitchcock pero en plan literario, creo que Hergé sale en un album de Tintin, pero no recuerdo en cual, vamos, ya te contaré que me parece, seguro que está genial.Me encantará volver a ser ese lector ingenuo, al menos el fin de semana, para mí es un refugio, así que gracias adelantadas.
Juan H.

Jarl-9000 dijo...

Me has puesto los dientes largos... ¡Argh! [Echa espuma por la boca de la ansiedad.]

En otro orden de cosas: Ya no tienes excusa para no ver Person of Interest. (Sí, lo sé, soy un pesao...)

César dijo...

Tu enfermera: Eh... Una preguntita: ¿te conozco?

Gini-Gini: O sea, que si te hubiese elegido a ti como protagonista de la novela... no habría novela ;-) Piensa que Óscar no tiene ni idea de los que está ocurriendo (¿quién podría tenerla?), y que no está metiendo las narices en busca de problemas, sino que sin comerlo ni beberlo los problemas se le han echado encima. No es un héroe, es una inocente y torpe víctima. Por cierto, no sabía que fueses ilustradora...

Paco González: Bravo; esa es la actitud.

Juan H: En realidad, esta trilogía es ciencia ficción, o un tecno-thriller, pero más lo primero que lo segundo. Como en toda historia de cf, parto de una premisa irreal (pero plausible), y luego procuro que la historia sea fiel a la lógica de esa premisa. El protagonista no es un niño, ni un adolescente, sino un joven estudiante de 22 años. Creo que cualquier persona de cualquier edad puede disfrutar de la historia, sin tener que hacer más concesiones que la de aceptar la premisa de partida (que en la primera novela no se revela hasta muy avanzado el texto).

Jarl-9000: Joder, tío, tienes razón. Me recomendaste esa serie y luego me olvidé. Es que hay tantísimas series... Procuraré recordarlo esta vez.

Juan H. dijo...

Hola, César, gracias por la aclaración, cuando digo lo de lector ingenuo,lo digo por mí, tus novelas claro que se pueden leer a cualquier edad,son como ir al cine a ver una peli taquillera, es que con los años, leo menos ficción, al reconocer sus mecanismos, supongo, las disfruto menos, y leo más ensayo o no ficción, me he vuelto más huraño,mi problema es que me cuesta aceptar sin más las premisas de las novelas sin desdeñar la pericia del autor en este caso sobresaliente, en tu caso hago excepción y me creo todo lo que me cuentes, je, je, un saludo y suerte con la novela.

tu enfermera dijo...

No tengo el gusto de conocerte personalmente, pero en un momento en que la sanidad publica peligraba (ahora también)te mande un mensaje y nos diste apoyo moral a todos los enfermeros, por eso te estaré siempre agradecida, aparte de que me encanta todo lo que escribes, gracias.

César dijo...

Tu enfermera: Ah, ya; es que en los últimos años he conocido a muchas enfermeras, y pensé que podrías ser una de ellas. Sí, me acuerdo de ese apoyo que mencionas... Pero es que soy yo quien le está agradecido a tu gremio. Sois ángeles, no me cansaré de decirlo.

على جمال dijo...


مكافحة حشرات بالرياض:-
شركة رش مبيدات بالرياض
شركة رش دفان بالرياض
شركة مكافحة النمل الابيض بالرياض
شركة مكافحة الفئران بالرياض
شركة مكافحة الناموس بالرياض
شركة مكافحة الصراصير بالرياض
شركة مكافحة البق بالرياض
شركة مكافحة الحمام بالرياض

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ivan dijo...

Él libro me lo mandaron para hacer un examen del instituto y me sorprendió mucho él argumento así que me compre él segundo y con toda esa intriga me lo he acabado en 2 días y estoy esperando con mucha ansia el tercero, me parece una muy buena trilogia

César dijo...

Iván: ¡Qué bien! El tercero llegará en septiembre. Espero que te guste.