jueves, julio 25

Gracias Juan


 
            El viernes pasado presenté en el Celsius mi novela Manual de instrucciones para el fin del mundo. Cuando acabó la presentación, una chica me condujo a la mesa de firmas. Nada más salir de la carpa, se acercó a mí un hombre acompañado por una niña pequeña (o un niño, no recuerdo). Se presentó diciéndome que era un merodeador de Babel llamado Juan y que tenía un regalo para mí. Me entregó un paquete y lo desenvolví; contenía dos libros y un DVD. Mejor dicho: dos libros muy especiales y un DVD aún más especial.

            Le di las gracias, pero justo entonces la chica de la organización me urgió para que fuera a la mesa de firmas, porque ya había una cola de gente esperándome, así que me despedí apresuradamente de Juan, agradeciéndole de nuevo el detalle que había tenido conmigo.

            Más tarde, cuando acabé de firmar ejemplares de mis libros, tuve tiempo de examinar con detenimiento lo especial que era el obsequio que había recibido. Entonces busqué a Juan para hablar con él, pero no lo encontré.

            En la foto podéis ver el regalo que me hizo; permitidme ahora explicaros por qué es tan especial. Comencemos por el libro Borges y la ciencia ficción. Cualquiera que me conozca, o siga mi blog, conoce la admiración que siento por Borges y sabe que soy un pirado de la ciencia ficción. Sin duda es un título muy apropiado para mí.

            Pasemos ahora al segundo libro: La estatua del terror, una novela policiaca de Fredric Brown. Bueno, aquí ya hay que conocerme bastante bien para saber que soy un entregado fan de Mr. Brown, como escritor de CF y como escritor noir. Además, tengo todas las obras de CF suyas, y muchas policiacas; pero esta en concreto no la tenía, ni en edición española, ni en edición latinoamericana. Ni siquiera sabía que existía. Pero ahora, gracias a Juan, ya es mía.

            Ahora bien, lo que de verdad me ha dejado turulato es la película en DVD, El hombre de mimbre, de Robyn Hardy (1973). Se trata de un clásico del cine de terror, vertiente “paganismo en la actualidad”. Hacía muchísimo tiempo que quería verla, pero no la encontraba por ninguna parte. Cuatro o cinco años atrás, haciendo zapping, di con ella por casualidad en no recuerdo que canal de TV. Por desgracia, estaba empezada, así que nunca la he visto entera.

            ¿Cómo sabía eso Juan? Yo no recordaba haberlo comentado en el blog… pero estaba equivocado. Nunca lo dije en un post, pero sí en la respuesta a un comentario del propio Juan. El comentario correspondía a una entrada en la que hablaba del Hombre Verde que había visto en una iglesia prerrománica de Navarra. Reproduzco parcialmente su comentario y mi respuesta:

            Juan H: (…) Por cierto, ¿tiene que ver algo lo del hombre verde con "el hombre de mimbre"? Es una peli y un libro pero no los he visto ni leído.

            César: (…) Los "hombres de mimbre" y los Hombres Verdes sólo están relacionados por su origen celta; por lo demás, no tienen nada que ver. Un hombre de mimbre (Wicker Man) es un artefacto para hacer sacrificios humanos. Se trata de una figura humana hecha de eso, de mimbre, en cuyo interior encerraban a la víctima y luego le prendían fuego (qué simpáticos, ¿verdad?). La película, llamada "The Wicker Man", es una producción inglesa de 1973, dirigida por Robin Hardy. Tanía muchas ganas de verla y la pillé por casualidad en la tele hace bien poco, aunque ya empezada. Pero no hay ninguna novela con ese nombre. En realidad, la película está "inspirada" en una novela de David Pinner llamada "Ritual", que se editó hace poquísimo en España. Ah, en 2006 se hizo un remake norteamericano de la peli inglesa. Lo protagoniza Nicholas Cage y es una caca.

            Estos comentarios pertenecen a un post de octubre de 2015, hace casi cuatro años. Y Juan lo ha recordado, y se ha tomado la molestia de comprar el DVD para mí y entregármelo en el Celsius. Es impresionante. Permitidme ahora que le hable directamente a Juan:

            Querido Juan H:

            Recordaba tu nick, igual que recuerdo los nicks de los más asiduos merodeadores de Babel, pero no te conocía en persona. En el Celsius nos vimos durante unos instantes y de forma apresurada. Luego te busqué, pero no te encontré. Lo lamento, me habría gustado agradecerte el detalle como se merecía. Otra vez será.

            Como es lógico, agradezco que me hagan un regalo, sea lo que sea. Pero es que tu regalo no es un obsequio normal: es algo muy pensado, muy orientado a los gustos de la persona que va a recibirlo; es decir, yo. Es un regalo de corazón. No quiero ponerme cursi, Juan, pero no me queda más remedio que reconocer que me has conmovido. Y debería enfadarme contigo, porque estás quebrando mi imagen de viejo gruñón e insensible, y uno tiene una reputación que mantener.

            Leeré los libros que me has regalado, y este fin de semana introduciré el DVD en el reproductor, me tumbaré en un sofá y veré tranquilamente, por primera vez de forma íntegra, una película que llevo décadas queriendo ver. Gracias a ti. Eres un tío cojonudo.

            Un abrazo, amigo mío. Y mil gracias otra vez.

3 comentarios:

Juan H. dijo...

Muchas gracias a tí César, porque eres un gran amigo en la distancia, de los que apenas me quedan, aunque apenas nos conozcamos, tenía ganas de hacerte esos regalos por las charlas de Babel, tu siempre nos regalas relatos, conocimiento, cultura o tu forma de pensar, y en estos años me he dado cuenta que tenemos muchos puntos de vista similares.
Para mi, es todo un honor que jamás iba a esperar, que me dediques una entrada para mí solo, menudo lujo, el año que viene espero verte sin tanto apuro porque tuve que irme, no quería parecer descortés y lo fui, pido disculpas,pero entraba de guardia en el ambulatorio y tenia que llevar a mi hija a casa antes , andaba apurado y me perdí medio festival ese fin de semana.
Espero que charlemos tranquilamente y nos veamos en la cola de "La Hora Zulú" o por el festival,con firma y foto incluida e intetaré superarme, pero no te preocupes, tu reputación de viejo gruñón e insesible está a salvo conmigo :) ,
Tú sí que eres cojonudo, y gracias por estar ahí
Juan H.

César dijo...

Juan H: Es verdad que regalo cuentos a los merodeadores de Babel, pero ninguno me debe nada por ello. Al contrario, esos cuentos (en realidad sólo uno al año y poco más)son mi forma de agradeceros que merodeéis por Babel. Lo demás, mis opiniones, mis pensamientos, mis chaladuras, son un regalo que me hago a mí mismo. Cuando escribo, estoy constreñido por el argumento de mis novelas. Puedo hablar en ellas de muchas cosas, pero hay cantidad de temas que no puedo incluir, porque sería divagar o convertir la novela en un panfleto. Por eso creé el blog, para hablar sobre aquello que no comento en mis libros. Así que nadie me debe nada; al contrario, os lo debo yo a vosotros por prestarme atención.

Me temo que dedicarte una entrada no es lo mismo que dedicarte la portada de Time. Pero es la mejor forma de que dispongo para mostrarte mi agradecimiento. No te tienes que disculpar de nada, sólo faltaría. No fuiste descortés; por desgracia nuestro breve encuentro se produjo en mal momento, con muchas prisas. Si el año que viene nos vemos en el Celsius, recuerda que tengo memoria de pez de colores y, como nos vimos con tan poco tiempo y tan apresuradamente, cabe la posibilidad de que no reconozca tu rostro. Pero, por supuesto, tu nombre no lo olvidaré. Ah, y no se te ocurra volver a regalarme algo; me crearías problemas de conciencia. Además, charlar contigo será suficiente regalo. Gracias de nuevo y un abrazo.

Simon Durochefort dijo...

Hola a su atención ! ! !
Ponemos a disposición de todas personas que pueden reembolsarlo de los préstamos de 5000 a 20.000.000 dólares con condiciones muy simple. Hacemos también inversiones y préstamos entre particular de todas las clases. Ofrecemos créditos a corto y largo plazo en colaboración con un abogado y la duración de reembolso es siempre accesible. No tenemos que conocer el uso de su préstamo y nuestras transferencias están garantizadas por un banco para la seguridad de la transacción. Para todas sus solicitudes de financiación o inversión, estaremos a su disposición. Por fin para más comprensión quiere adjuntarnos solamente por correo.

Correo: ( simondurochefort@gmail.com )