viernes, agosto 9

Felices vacaciones


 
            Cuando era pequeño, en mi casa se compraba el Selecciones del Reader’s Digest, la traducción española de una revista norteamericana de bolsillo que reunía artículos de todo tipo aparecidos en otras publicaciones, además de secciones fijas como Mi personaje inolvidable, Citas citables o Enriquezca su vocabulario. Durante varios años, en los 60, el primer número de verano de la revista incluía un reportaje publicitario de Nescafé, que consistía en varias páginas consecutivas de combinados de verano hechos con eso, con Nescafé, incluyendo la receta y un bodegón fotográfico de cada alternativa. En los diferentes bodegones se veían las bebidas en entornos veraniegos, algunos de ellos iluminados de la misma manera: como si encima hubiera un sombrajo de estera y el sol dibujase líneas de luz y de sombra.

            Por algún motivo, cuando era un niño me quedaba extasiado mirando esas fotografías. Para mí, eran la esencia del verano. Eran el verano. Y desde entonces, y aún ahora, cuando pienso en el verano evoco aquellas fotos. Siempre me ha sorprendido cómo los recuerdos de la infancia, por nimios que sean, no solo se nos quedan marcados a fuego, sino que además conforman el modo en que vemos la realidad. Supongo que cuando eres niño el mundo es nuevo para ti, y cada experiencia se inscribe con tinta indeleble en la memoria.

            Otro aspecto mágico de la infancia es la percepción del tiempo. De niño, los veranos eran eternos. Sin embargo, ahora tengo la sensación de que hace nada estaba en junio, celebrando mi maldito cumpleaños, y zas, ya estamos en agosto. Y casi ni me he enterado de lo que ha pasado entre medias. Joder, cuántas cosas perdemos al dejar atrás la infancia. La vida es una comida en la que el postre se sirve al principio.

            Y no es que mis vacaciones actuales sean desdeñables, ni mucho menos. Pepa y yo, y durante un tiempo nuestros dos okupas, hemos hecho viajes maravillosos a lugares extraordinarios. Pero, coño, qué poco duran ahora.

            En fin, queridos merodeadores, mañana sábado Pepa y yo nos vamos un par de semanas al sur de Francia y luego a Suances, en nuestra querida Cantabria. Os deseo que paséis un verano maravilloso.

            ¡Felices vacaciones!
 

 

 

 

 

 

 

           

6 comentarios:

Gatopardo l'agüela dijo...

Que os divirtáis, que descubráis paisajes, esas casas de comidas de la verdadera Francia, y durmáis siestas sin mosquitos.

Da igual que, en nuestra percepción, el tiempo sea elástico: la belleza siempre lo redime.

Un abrazo

Juan H. dijo...

Felices vacaciones César, pasarlo genial y a descansar de todo. Si hay algún recuerdo de las vacaciones que me viene a la cabeza, era el de los días soleados, los prados recién segados o la pequeña fiesta familiar a la recogida de la cosecha de patata, correr como locos por los maizales, todo muy rustico y rural, claro, y la sensación de que el tiempo a veces se paraba. Al releer alguno de los libros y relatos de Bradbury creo que lo refleja de forma muy acertada, y muy cercano a lo yo sentía y recuerdo ahora, seguro que poco que ver con la realidad que viví...
Un fuerte abrazo
Juan H.

Juan Constantin dijo...

Saludos:

Felices vacaciones. Pasadlo lo mejor posible y divertíos hasta decir basta.

Juan Constantin

Jane Jubilada dijo...

Felices vacaciones, César. Me ha encantado lo que has escrito porque comparto contigo todo eso: Los Selecciones que mi padre coleccionaba, las recetas del Nescafé, la percepción del verano, los viajes de antes y de ahora... y este verano que pasa como un suspiro y en el que septiembre está ahí mismo.
Disfrútenlo tú y Pepa con toda el alma. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Pues que paséis muy buenas vacaciones en los sitios tan bien elegidos ( sobre todo Suances,que me toca de cerca, jeje ) César,me has recordado la existencia del Selecciones, que también mi padre coleccionaba,estaba suscrito. Yo también lo leía,me encantaban los chistes cortos y las anécdotas que iban repartiendo por las páginas y los anuncios eran mi debilidad. me encantaban los más antiguos y a veces era lo único que miraba. Mira tú, me has sacado un recuerdo del baúl famoso.

Saludos dede Cantabria y felicísimas vacaciones.

Aurora Boreal

Simon Durochefort dijo...

Hola a su atención ! ! !
Ponemos a disposición de todas personas que pueden reembolsarlo de los préstamos de 5000 a 20.000.000 dólares con condiciones muy simple. Hacemos también inversiones y préstamos entre particular de todas las clases. Ofrecemos créditos a corto y largo plazo en colaboración con un abogado y la duración de reembolso es siempre accesible. No tenemos que conocer el uso de su préstamo y nuestras transferencias están garantizadas por un banco para la seguridad de la transacción. Para todas sus solicitudes de financiación o inversión, estaremos a su disposición. Por fin para más comprensión quiere adjuntarnos solamente por correo.

Correo: ( simondurochefort@gmail.com )