domingo, abril 16

Lanzarote 2

Ja sóc aquí.

Hola, hola, hola, amigos míos. ¿Queréis que os cuente una cruel paradoja? Ahora que estoy de nuevo en Madrid, descubro que la anterior entrada ¡también me da envidia a mí! Cuando la escribí, Lanzarote era el futuro; ahora es el pasado. Snif, snif...

¿Qué tal todo? ¿Bien la Semana Santa? ¿Habéis disfrutado? ¿Habéis hecho penitencia? ¿Habéis comido potaje de garbanzos el viernes? Yo, qué queréis que os diga, he hecho exactamente lo que anunciaba: nada, salvo tomar la sombra, leer, comer, darme masajes y pasear por la isla. Guay.

Además, me he llevado una agradable sorpresa: Lanzarote está prácticamente igual que la última vez que lo visité, hace ya quince años. Todo un milagro, teniendo en cuenta la rapiña costera que ha asolado nuestro país. Veréis, mi padre era muy aficionado a viajar en coche (aunque no tenía ni puta idea de conducir), así que durante los años sesenta recorrí España con él, y con el resto de mi familia, de cabo a rabo, de norte a sur. Y recuerdo que la costa española era bellísima, tanto la mediterránea como la atlántica. Pero el mal acechaba; por esa misma época, los sesenta, el turismo comenzaba a convertirse en un floreciente negocio y el urbanismo depredador, capitaneado por el falangista José Antonio Girón, el León de Fuengirola, se dispuso a devorar la Costa del Sol. Luego, cayeron todo levante, las Baleares y el resto de la costa andaluza. Pero siempre nos quedaba el Norte, ¿verdad? Las vírgenes costas de Galicia, de Asturias, de Cantabria y del País Vasco... Pues no, nada de eso.

Durante los últimos veinte años, la rapiña constructora se ha cargado uno de los entornos naturales más hermosos, no de España, sino del mundo: las Rías Bajas. Id a echarle un vistazo a la costa de Pontevedra y llorad. Lo mismo ha ocurrido, o está ocurriendo, con las costas de Asturias y Cantabria; sobre todo ahora que una moderna autovía cruza el norte de un lado a otro.

A decir verdad, sólo quedan en España tres grandes tramos de costa razonablemente virgen: el Cabo de Gata, en Almería, la Costa de la Muerte, en La Coruña, y la Mariña de Lugo. Y Lanzarote, por supuesto. Mientras vivía, mi tocayo César Manrique ejerció una benigna tiranía sobre la isla, defendiéndola de la barbarie urbanística que ya se había llevado por delante a Tenerife, La Palma y Gran Canaria. Afortunadamente, tras su muerte en 1992, la política urbanística de la isla ha seguido fiel al legado de Manrique, impidiendo la construcción desaforada.

Así que Lanzarote sigue siendo la bella y fascinante isla que siempre ha sido, con sus tierras negras, rojas o amarillas, con sus costas erizadas de lava, con ese paisaje calcinado y extraterrestre en el que cada elevación del terreno es un volcán. Qué lugar tan hermoso, extraño y sosegado...

Y yo aquí, otra vez en Madrid, sentado frente al ordenador, hecho un gilipollas.

Sigh (suspiro)...

18 comentarios:

Álex Vidal dijo...

Larga vida a Lanzarote la Virgen.

Me alegro un montonazo que hayas disfrutado de las vacaciones. Sí, hubo potaje el viernes (es lo que tiene tener una madre que sigue al pie de la letra lo del precepto católico) y, el lunes, habrá mona de Pascua (sí, mi ahijada ya cuenta 22 primaveras, pero me hace tanta ilusión comprarle el pastel...).

A ver si con un poco de suerte nos vemos en mayo en Soria.

RM dijo...

Consuélate, que hay quienes hemos pasado sentados delante del ordenador, hechos unos gilipollas, toda la semanita de marras...

R. Mármol dijo...

No vale. Ahora el que suspira soy yo cuando se acuerda del paisaje que podía ver por la ventana cuando era niño y el que ve ahora.

Desde la ventana de mi habitación podía ver el Guadalhorce y toda la flora de alrededor. Ahora sólo puedo ver lo que me dejan los dos edificios que han plantado en el horizonte para hacer compañía al pabellón de deportes. Tan sólo me consuela cuando ocasionalmente voy a ver el Unicaja :P

Pero, lo peor es desde la terraza desde donde antes podía ver casi toda la bahía de Málaga y ahora apenas puedo ver una mínima franja por encima de un parque que es lo poco que ha quedado sin edificar.

Saludos suspirantes desde la devorada Costa del Sol :'(

Juaki dijo...

Qué suerte, César. Yo he pasado las vacas en Conil, a la que hace casi veinte años que vuelvo cada vez que hay vacaciones... Pero en mi caso, los buitres del urbanismo sí que han conseguido cargarse uno de los entornos más bellos de Europa. Hijos de puta (¿se puede insultar en tu blog a estos mastuerzos?)

Nora dijo...

Me encanta Conil. O quizá debería decir que me encantaba. Sí que se lo están cargando. Como casi todo: las Rías Bajas, las Altas, Asturies, Cantabria... Cada vez más carreteras, más casas, más sendas litorales para ponerlo "todo al alcance de todos".
A benidorizar toda España. Y no solo la costa. También todos aquellos parajes susceptibles de ser una mina turística por sus lagos, cuevas, ríos, etc.
Yo pensaba que los del Norte nos íbamos a librar, por aquello del mal tiempo, ya sabéis, pero no. Aquí no se libra nadie.
Menos mal, César, que encontraste Lanzarote en buen estado. Me gusta esa isla. Y La Palma aún más. Quizá porque hay menos turismo. Espero de corazón que se salven del ladrillo. Creo que Fuerteventura tendrá menos suerte: no hay más que ver ese horrible y enorme hotel en las Dunas de Corralejo. Y no lo tiran. Pero claro, todos queremos tener el hotel a pie de playa. Eso de la primera línea ha acabado con muchas ciudades, villas y pueblos de toda España.

Juanmi dijo...

Yo estuve en Lanzarote durante el rodaje de "Náufragos". La verdad es que es el paraíso. Y parece que lo están conservando bastante bien.
También hay un ambientazo por las noches. Me hice amigo de una periodista y me lo pasé de miedo en la noche de Lanzarote. No sería mal sitio para vivir todo el año, y trabajar con conexión por internet... ¿Por qué no?

cristian dijo...

Hola César!

Tal vez podríamos instalarnos todos en Tenerife: una reserva, una comuna, llevar a la práctica algún proyecto de sociedad utópica o un parque de atracciones.

De llevarlo a cabo, bajo el modo que sea, nos cambiarímos los nombres. Nueva vida, identidad nueva. Si no lo quiere nadie, "Semáforo" me parece bonito.

Juanmi dijo...

Qué gran idea, Cristian!
Una comuna de escritores. Nuestra única obligación sería pasar algunas horas escribiendo detrás de un cristal, para que los turistas pudieran visitarnos. A cambio el cabildo nos daría alojamiento, conexión rápida a internet, papel, etc. Yo me apunto.

Anónima de las 9:59 dijo...

¡Yo me apunto a escribir tras la campana! (No me importa si me tiran cacahuetes). Podríamos hacer una novela entre todos, cada uno escribimos un rato, llamamos a los medios, y a cambio negociamos una semana o así de "todo incluído" en temporada baja. ¿Qué os parece?... Puede que no escribiésemos algo muy sesudo (aunque todo es ponerse), pero ¡seguro que será entretenido!

Decía alguien que en la infancia de todos hay un río limpio, de aguas transparentes, que ya no existe... Pero no sólo hay ríos, hay costas salvajes sin edificar. Mis costas eran las gallegas. Yo cogía cangrejos en una ría, que ya casi no tiene ni agua, yo pescaba navajas en playas ahora cargadas de bañistas, y en esas mismas playas veía llegar a los pescadores con su pesca (ahora deben dedicarse a dar vueltas por el Carrefour). También había dunas en las playas de mi infancia, que ahora ocupan adosados. (Son los paraísos perdidos que se agazapan en la memoria, y a la mínima, saltan. Sniff)

César, a mí siempre me han gustado los galanes maduros. Me halaga tremendamente que te enamores de mí, estoy segura de que es por la sintonización basada en las tortitas + donuts + Linterna Verde. :P .La edad no es frontera cuando dos cerebros se entretienen juntos (la metáfora de las almas compatibles es más pastelosa). Y los cerebros que sintonizan tienden a encontrarse en distintos ámbitos. Son cosas que pasan.

He hecho memoria y no, el viernes no hubo potaje: Hubo arroz + gambas + berberechos. ¿Es eso carne?...

Big Brother dijo...

Soy arquitecto y por suerte o por falta de oportunidad no he intervenido jamás en la destrucción de nuestro patrimonio paisajistico. Rechazo y condeno todo lo hecho y lo que se pueda llegar a hacer.
Pero... no sería ético ni justo condenarlo y, al mismo tiempo, aceptar la existencia de unas pocas instalaciones de lujo a las que pueden acudir los conservacionistas "de posibles" para desde ellas alabar la excelente labor de conservación realizada. Si debemos -que debemos- conservar, hagámoslo de forma drástica, dejando las cosas en su estado original. Y el que se quiera bañar en una maravillosa caleta de nuestra costa... que amare su yate frente a ella y haga que uno de los marinos le conduzca hasta la playa en una rutilante y jamesbondiana lancha.

Sam dijo...

No entiendo esto del estado original y los "de posibles"

mazarbul dijo...

No te quejes césar, que otros nos movemos menos que los ojos de espinete.

Anónimo dijo...

best regards, nice info Salon management college courses On call lesson plans Optoma car tvs in Urban roof rack Starting effexor real pamela anderson and tommy lees video Blondes cute panties Of conference calls download flip game lil over Private voyeur video panasonic barcode reader Debt consolidation program california Rats penis Canada viagra cialis on line commercial+rv+insurance

Anónimo dijo...

Hello my family member! I want to say that this article
is awesome, nice written and include almost all significant infos.

I'd like to look extra posts like this .

My website - appliance repair Houston cost

Anónimo dijo...

What's up mates, its fantastic piece of writing concerning educationand entirely defined, keep it up all the time.

my page - work from home

Anónimo dijo...

Peculiar article, just what I needed.

Here is my web site appliance repair Clearwater FL contractors

Anónimo dijo...

When I initially commented I clicked the "Notify me when new comments are added" checkbox and now each time a
comment is added I get four e-mails with the same comment.
Is there any way you can remove people from that service?
Bless you!

My web-site :: appliance repair Safety Harbor free estimates FL

Anónimo dijo...

I leave a comment each time I like a post on a site or I have something to
add to the conversation. Usually it is triggered by the sincerness communicated in
the post I browsed. And after this post "Lanzarote 2".
I was actually excited enough to post a leave a responsea
response :-) I actually do have a few questions for you if you don't mind. Is it simply me or does it seem like some of these responses look like coming from brain dead folks? :-P And, if you are writing on additional social sites, I would like to follow you. Would you list all of all your communal sites like your Facebook page, twitter feed, or linkedin profile?

Here is my page :: Appliance Repair Wesley Chapel