viernes, enero 17

Hipocresía


 
            Pocas cosas dan tanta pereza como discutir sobre cuestiones en las que es imposible ponerse de acuerdo. Eso sucede con la religión, por ejemplo: jamás un ateo convencerá a un religioso y viceversa, y lo mismo ocurre con la política, los toros o el nacionalismo. El problema es que en estas cuestiones interviene en gran medida el factor emocional, y se puede debatir civilizadamente en base a razones, pero no enarbolando sentimientos.

            Uno de esos temas controvertidos es el del aborto, que tan  de moda está ahora gracias (?) al proyecto de ley Rajoy-Gallardón (porque, no lo olvidemos, dicha ley no solo está impulsada por ese ministro que tanto se parece al señor Smithers de los Simpson, sino también por nuestro ínclito presidente de gobierno). Voy a intentar dejar clara mi posición al respecto: Creo que la mujer es la única que tiene derecho a decidir sobre lo que ocurre con su cuerpo, y eso afecta a algo tan determinante como el embarazo. Así pues, creo que el aborto es un derecho inalienable de la mujer. Con ciertos límites; en concreto, el momento en que el feto pueda llevar una vida independiente de la madre, salvo que la salud de ésta corra peligro. La actual ley de plazos establece ese límite en 14 semanas, y mí me parece bien porque está claro que un feto de 14 semanas no puede llevar una vida independiente.

            Bien, ésa es mi posición, pero no el tema que pretendo debatir aquí, de modo que no pienso entrar al trapo de si el aborto es moralmente bueno o malo. Porque de lo que quiero hablar es de la hipocresía de ese proyecto de ley y de muchos antiabortistas. Y lo voy a hacer utilizando sus mismos argumentos.

            La única razón para oponerse al aborto es considerar que el feto, desde el momento de la concepción, es un ser humano con los mismos derechos que cualquier otro ser humano, como tú, el vecino o quién sea. Yo no lo creo, igual que no creo que una bellota germinada sea una encina, pero lo que yo crea o deje de creer carece de importancia. El caso es que ése es el principal argumento de los antiabortistas: que los fetos son desde el primer instante seres humanos con todos sus derechos plenamente vigentes. Prueba de ello es que los antiabortistas, en sus campañas, nunca muestran la imagen de un feto de 14 semanas, que viene a tener el tamaño de un ratón, sino fotos de sonrientes y rollizos bebés de ojos azules y varios meses de edad. Es decir, que para ellos un feto y un niño son lo mismo (con la única salvedad de que el niño sale mejor en las fotos). Por tanto, un aborto es un asesinato.

            Pues bien, como mero experimento mental, vamos a aceptarlo. Y a partir de aquí, ojo, no voy a argumentar en base a mi punto de vista, sino siguiendo el criterio de los antiabortistas.

            Según el proyecto de ley Rajoy-Gallardón, para poder abortar legalmente sólo existirán dos supuestos: Violación o riesgo para la salud de la madre. Sobre el segundo supuesto podríamos hablar mucho, pero sería más farragoso, así que vamos a centrarnos en el primero, la violación.

            Una mujer es violada y queda embarazada. El violador es un hijo de puta sobre el que debe recaer todo el peso de la ley, en eso estamos todos de acuerdo. Ahora bien, ¿qué culpa tiene el feto de los delitos de su padre biológico? Ninguna, es un ser totalmente inocente. Y además, según hemos aceptado, es un ser humano en plenitud de sus derechos. Sin embargo, la ley Rajoy-Gallardón ¡permite el asesinato de un inocente niño!

            No lo entiendo.

            Y hay otra cosa que no entiendo. Gallardón ha insistido mucho en que su ley (y la del presidente) "libera a la mujer de la posibilidad de sufrir cualquier reproche penal". Es decir, que una mujer podrá asesinar a su hijo y quedar legalmente impune. Pero, vamos a ver, ¿no hemos quedado en que un feto, cualquiera que sea su estado de desarrollo, tiene los mismos derechos que tú y que yo? Entonces, una madre que comete el horrible crimen de matar a su hijo debería ser juzgada por asesinato, con las agravantes al menos de parentesco, alevosía y abuso de superioridad. Pero por algún extraño motivo, no es así.

            Continuemos con mi incomprensión. Una mujer que se someta a un aborto ilegal no será perseguida legalmente; sin embargo, el médico que la asista sí. O sea, que contrato a un asesino a sueldo para matar a mi hijo y, si nos pillan, al asesino le enchironan, pero yo, pese a ser inductor del delito, me quedo tan pancho. Sé que me repito, pero no lo entiendo.

            Una última perplejidad. El médico que realice un aborto ilegal se arriesgará a una pena de tres años de cárcel. ¿Sólo tres años? Porque, a ver si me entero, el asesinato en España se castiga con un máximo de 25 años de cárcel. Matar a un feto, según hemos aceptado, es exactamente lo mismo que matar a un adulto, ¿no? Entonces, ¿por qué matar a un feto tiene ocho veces menos pena que matar a un señor de Cuenca o a un bebé sonrosado?

            En fin, es como si el feto fuese igual que un lustroso bebé, pero no del todo. Como si tuviera los mismos derecho que cualquier adulto, pero sin pasarse. Como si, jurídicamente, los fetos no fueran seres humanos al cien por cien, sino ¿la octava parte de un ser humano?

            Nada de eso tiene sentido; es pura arbitrariedad.

            Si realmente crees que un feto de 14 semanas es exactamente lo mismo que una persona hecha y derecha, entonces estarás en contra de cualquier forma de aborto, sin excepción alguna. Yo no comparto la premisa inicial, pero, en buena lógica, si la aceptas la única conclusión coherente es esa.

            El proyecto de ley Rajoy-Gallardón es, por su parte, pura incoherencia, y sólo se entiende si lo examinamos desde cierto punto de vista: el de la hipocresía.

            Para contentar a sus votantes más recalcitrantes (la extrema derecha) y para devolverle favores a la jerarquía de la Iglesia, este gobierno nuestro ha decidido convertir el derecho al aborto en un delito. Pero, claro, eso de obligar a dar a luz a niñas violadas queda muy mal, así que hagamos una excepción. Y empezar a meter a pobres mujeres en la cárcel tampoco viste mucho, así que la mujer que aborte ilegalmente delinque..., pero no delinque. En cuanto a las malformaciones del feto, ahí también se le puede dar un poco de cancha a la derechona, porque niñas violadas pariendo en contra de su voluntad y mujeres en la cárcel son imágenes muy dañinas a la hora de las votaciones. Pero la imagen de un feto con graves malformaciones puede ser sustituida por la imagen de cientos de bebés sonrosaditos y tulliditos a punto de ser víctimas del genocidio nazi.

            Entre otras muchas cosas malas, ese proyecto de ley regresivo perpetrado por Rajoy y Gallardón es un bonito conglomerado de manipulación, incoherencia y arbitrariedad.

            Y, por supuesto, de mucha hipocresía.

47 comentarios:

Numeros dijo...

Estimado César

Coincido con su argumentación salvo en una cosa que creo que se debe dejar clara. Los hipócritas no son los antiabortistas. Lo hipócrita es la ley (y de rebote el Gallardón).

No obstante, también los abortistas son igualmente hipócritas en sus argumentos y como tú he procurado hacer una serie de reflexiones sobre los argumentos de los mismos, que te invito a leerlas, sin entrar a valorar ni a juzgar en ningún momento sobre el aborto en sí.

Sobre la ley del aborto de Gallardón además de lo que ya has dicho opino que es tremendamente oportunista e inútil. Si hay algo en lo que son expertos los políticos españoles es en lanzar cortinas de humo, de manera que de mayo a septiembre nos tienen distraídos con lo cabrones que son los ingleses en Gibraltar y de octubre a abril con la ley del aborto.

Entre medias podemos tirar del Madrid-Barcelona o de lo cabrones que son los catalanes/españoles frente a España/Cataluña. (Táchese lo que no proceda)

Además es inútil porque la mujer que quiera abortar seguirá haciéndolo igual, porque le bastará ir a la clínica donde le pondrán a la firma los informes psiquiátricos correspondientes, el informe del asistente social y todo con una fecha de siete días anterior a la actual.

PLINIO dijo...

Estimado Cesar:

Llevas razón no es posible ponerse de acuerdo sobre este tema, porque como bien dices no sólo influyen la razón sino los sentimientos. No nos olvidemos que las leyes la hacen los hombres y que son reflejo de su cultura, de su moralidad, de su religiosidad y de su ideología. Por ello no podemos maximizar sobre este tema. En cualquier caso discrepo contigo en lo del derecho al aborto, la mujer tendrá derecho a la salud, a su integridad física, a su dignidad, pero no creo que se le pueda reconocer un derecho al aborto. En este tema, como en tantos hay un conflicto de derechos y corresponde al Estado ponderar su aplicación, pero como digo, no creo que exista ese "derecho al aborto".

En cualquier caso y para hipocresía la del anterior gobierno socialista que permitía a una menor de 16 años abortar sin el consentimiento de sus padres y le prohibía asistir a una sala de cine para ver una película sobre el aborto.

Anónimo dijo...

Pues sí, cesar, pienso igual, en el sentido de que yo he usado los mismos argumentos para criticar la ley de Gallardón sobre el aborto (bueno, nunca se me ocurrió comparar las penas, buen argumento). Tb estoy de acuerdo con Plinio sobre el "buenrollismo" de la era ZP al respecto, aunque en general la ley era menos restrictiva y se ajustaba más a lo que creo debe ser. En cualquier caso, el tema del aborto es complicado, no hace mucho una compañera de mi mujer que es médico, nos comentaba que en la clínica donde trabajaba hubo una señora que llegó a hacerse, agarraos todos, 14 abortos!!!. Joder, ya vale, el aborto no es un medio anticonceptivo. Sí, podría ser su derecho por ley, pero algo falla, es de lógica.
Yo creo que es un problema de límites, y que, nos pueda gustar o no, a la mujer corresponde su decisión. En cuanto a si el feto tiene los mismos derechos o no, es cuestión casi de filosofía. Ninguna ley lloverá a gusto de todos.
Mazarbul

Anónimo dijo...

Pues sí, cesar, pienso igual, en el sentido de que yo he usado los mismos argumentos para criticar la ley de Gallardón sobre el aborto (bueno, nunca se me ocurrió comparar las penas, buen argumento). Tb estoy de acuerdo con Plinio sobre el "buenrollismo" de la era ZP al respecto, aunque en general la ley era menos restrictiva y se ajustaba más a lo que creo debe ser. En cualquier caso, el tema del aborto es complicado, no hace mucho una compañera de mi mujer que es médico, nos comentaba que en la clínica donde trabajaba hubo una señora que llegó a hacerse, agarraos todos, 14 abortos!!!. Joder, ya vale, el aborto no es un medio anticonceptivo. Sí, podría ser su derecho por ley, pero algo falla, es de lógica.
Yo creo que es un problema de límites, y que, nos pueda gustar o no, a la mujer corresponde su decisión. En cuanto a si el feto tiene los mismos derechos o no, es cuestión casi de filosofía. Ninguna ley lloverá a gusto de todos.
Mazarbul

Anónimo dijo...

disculpad la repetición.
Mazarbul

Samael dijo...

Es la hipocresía en estado puro, si tal estado puede ser aplicable a algo tan repugnante. Aún siendo muy cierto lo que dices, no es la parte más irritante. Eso solo demuestra la inconsistencia de sus propios argumentos para tratar de justificar lo justo de la ley cuando es obvio que justicia es precisamente lo que no consigue. La Ley de la Maternidad Obligada que así debería llamarse, nos deja a todos, a la altura de lo que solo son los de nuestro gobierno, una vez más: un país de burros cavernícolas con el coco derretido por la llama de los cirios.
En fin, amigo Sancho, con la iglesia hemos topado.

Begoña dijo...

Cada vez que sale Gallardón en la tele, me pregunto qué diantres tendrá él que decir sobre el aborto. Para mí está claro que es un modo de intentar atraer votantes y llamar la atención.
La parte buena es que alejará votantes y hará que muchos de quienes le vean aparecer en la tele, cambien al instante de canal por no poder soportar su careto.
Saludos

Mazcota dijo...

Es que, la política en sí, es un acto continuo de hipocresía. Empezando por la desgastada frase de "los políticos sirven al pueblo" y acabando con su propia credibilidad cuando incumplen todas y cada una de las promesas de su programa electoral. Y hablo del gobierno central, de los políticos que meten mano a las leyes para que beneficien siempre a los mismos poderes fácticos (banca, iglesia, plutocracia, etc). Podrían, al menos, argumentar con coherencia, pero es que algunos decretos son tan absurdos que haría falta mucha imaginación para convencernos de sus beneficios.

Mustapha Bousakla el Boujdaini dijo...

A mi parecer, los antiabortistas-ultraderechistas-retrógradas-inefables que dicen que la mujer que aborta es una asesina no hacen sino frivolizar a las mujeres, porque éstas no abortan ni por gusto ni por querer "matar a un ser humano".

Además, tampoco alcanzo a comprender la hipocresía de los liberales: dicen que el estado no debe entrometerse en la economía de un país. Entonces, supongo que tampoco debería meterse en el cuerpo de las mujeres, ¿no? Vale que esto no tenga mucho que ver con la economía, pero resulta un tanto incoherente meter las narices en algunas cosas y no en otras.

O al menos eso creo yo.

Saludos, César.

Byron dijo...

Hola César (tiempo sin comentarte).
Sinceramente, yo jamás he usado esos argumentos para oponerme a la ley del aborto. Uso este otro:
Se pueden ir a la puñetera mierda los que se llenan la boca con el derecho a la vida y proteger a los niños a la vez que han recortado todo lo que han podido y más en becas comedores y guarderías. La vida del feto nos preocupa mucho, la del niño que ha nacido ya no tanto.
Si yo fuera mujer, en estas circunstancias de precariedad, abortaba sí o sí. Porque no sé si sería capaz de garantizarle a mi hijo una vida digna.

Anónimo dijo...

Pues nada más que darte la razón.Como mujer tengo clarísimo que solo las mujeres debemos decidir sobre este tema y que la libertad es fundamental: la que no quiera,que no aborte,no va a ser obligatorio,pero es absurdo imaginar a estas alturas que una mujer que no quiera tener un hijo se vea obligada a hacerlo.En tiempos de nuestras abuelas tenían hijos (más abortos naturales) porque no les quedaba más remedio y así les iba,pobres.Mi abuela tuvo tantos hijos que al quedar viuda tuvo que dejar a los tres pequeños en un orfanato varios años porque si no,se le iban a morir de hambre y miseria...¿querrán estos miserables que volvamos a aquella vida? En fin,que no me extiendo más. Yo de joven tuve algún "tropiezo" y lo tuve claro: hice un viaje de un para de días fuera de España. Lo siento por los plañideros: a día de hoy no me arrepiento nada,hice lo que tenía que hacer entonces.
Un saludo,César.

Estigia dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada. Antes de la ley Gallardón, yo ya había discutido el tema varias veces, porque parece que no nos queda claro hasta qué punto un feto es un ser humano. En medio de un debate, la mayoría de la gente mezclaba la cualidad del feto de ser "una persona de pleno derecho" con la culpabilidad de la madre en su concepción: si la madre era una adolescente que no utilizaba preservativos, que se fastidie, y que lo tenga (literalmente escuché eso); pero en el caso de una violación, puede librarse de tal responsabilidad. Y sí, en su momento yo tampoco lo entendí.

Tristemente se trata de una ley oportunista para simpatizar con sus votantes más retrógados, y además funciona como mecanismo de distracción; por desgracia, considero que el aborto es uno de los temas más importantes en una sociedad (porque es un problema que cubre muchísimos aspectos sociales, como es la igualdad, e incluso del propio sistema político, ¿hasta qué punto el estado debe dictaminar lo que se debe hacer y lo que no?). Por ello, pese a que soy consciente de que es una táctica para apartar la vista de la desastrosa gestión del gobierno, no deja de ser un tema que realmente me preocupa y me interesa.

Numeros, he visto tu página y la verdad es que los argumentos, así interpretados sin un contexto que los matice, se contradicen, lo digo tanto de los que están en contra como de los que están a favor. Pero esto no se suele dar en un debate, porque hay toda una serie de pasos previos para tales conclusiones. Por ejemplo, cuando se dice eso de "si no te gusta abortar, no abortes" por lo general se utiliza cuando ambas partes coinciden (por ejemplo) en que el considerar que un feto es un ser humano es algo a nivel personal y emocional, y por tanto, corre a cuenta de cada uno hacer lo que le deje con la conciencia tranquila. Pero he de darte la razón en que, muchas veces, estos argumentos se transforman en eslóganes vacíos que se repiten sin tener un fundamento fuerte. Por ejemplo, muchas veces escucho el "nosotras parimos, y nosotras decidimos" como verdad indiscutible. Bien puede ser la conclusión de un fructífero debate sobre el tema, pero no puede ser una premisa, porque como dice Plinio, hay un (supuesto) conflicto de derechos: los de la madre (hasta que punto los tiene) y los del feto (si es que los tiene). En ese aspecto, por tanto, estoy muy de acuerdo con tus reflexiones.

Una de las cosas que más me repatea de la ley es la contradicción de la culpabilidad de la mujer. Vamos, yo no culpabilizo a una mujer por abortar porque no considero el acto como un crimen, sino estaría en contra del aborto y de la mujer que lo realiza impunemente. En cambio, esta ley parece que percibe a la mujer como un "pobre ser indefenso, incapaz de tener responsabilidad legal de sus acciones". Creo que es uno de los dictados que se pueden leer entre líneas más contradictorios y podridos de una democracia.

Por último, añado que una de las cosas que más me ha ayudado a posicionarme más sobre el tema es vivir en un país con una ley permisiva (España en su momento) y en uno donde la ley es restrictiva desde hace muchos años. En el segundo, no sólo no se puede abortar, sino que la educación sexual es tan pésima, que circulan todo tipo de mitos falsos sobre el asunto y hay un elevado número de casos de embarazo adolescente. Como resultado hay muchas chicas de mi edad ya con hijos, y solteras, que sí, son felices con ellos, pero a cambio, se han tenido que privar de muchas cosas, como acabar su formación académica, incrementando (aun más) la desigualdad social entre hombres y mujeres.

En fin, que parece que no puedo comentar en este blog sin poner la Biblia en verso. Un saludo a todos!

Struendo sonado dijo...

esta ley esta hecha para satisfacer a los votantes seguros, porque tal como lo estan haciendo son los unicos que les van a votar. Tambien esta hecha para el propio Gallardon y sus convicciones religiosas. y esta hecha para contentar a la iglesia. Curiosamente no esta hecha para las mujeres que son los sujetos donde se va a aplicar. Es como hacer una ley sobre los sordos, sin tener en cuenta lo que piensen los sordos.

Anónimo dijo...

César, te equivocas en una cosa, y es que cuando dices:

"Una mujer es violada y queda embarazada. El violador es un hijo de puta sobre el que debe recaer todo el peso de la ley, en eso estamos todos de acuerdo. Ahora bien, ¿qué culpa tiene el feto de los delitos de su padre biológico? Ninguna, es un ser totalmente inocente. Y además, según hemos aceptado, es un ser humano en plenitud de sus derechos. Sin embargo, la ley Rajoy-Gallardón ¡permite el asesinato de un inocente niño!"

Sabías que los antiabortistas están en contra del derecho de la madre a abortar INCLUSO cuando esta ha sido violada? Supongo que no han sido sus mujeres, ni sus hermanas, ni madres las que han sufrido ese tormento...

http://www.elmundo.es/espana/2013/12/21/52b5869522601de7418b456e.html

Anónimo dijo...

César, te equivocas en una cosa, y es que cuando dices:

"Una mujer es violada y queda embarazada. El violador es un hijo de puta sobre el que debe recaer todo el peso de la ley, en eso estamos todos de acuerdo. Ahora bien, ¿qué culpa tiene el feto de los delitos de su padre biológico? Ninguna, es un ser totalmente inocente. Y además, según hemos aceptado, es un ser humano en plenitud de sus derechos. Sin embargo, la ley Rajoy-Gallardón ¡permite el asesinato de un inocente niño!"

Sabías que los antiabortistas están en contra del derecho de la madre a abortar INCLUSO cuando esta ha sido violada? Supongo que no han sido sus mujeres, ni sus hermanas, ni madres las que han sufrido ese tormento...

http://www.elmundo.es/espana/2013/12/21/52b5869522601de7418b456e.html

Anónimo dijo...

Es que los antiabortistas, como su nombre indica, han de estar en contra del aborto EN CUALQUIER CIRCUNSTANCIA y sin nigún supuesto eximente. Yo no tengo nada en contra de los antiabortistas a nos ser que traten de hacerme a mí antiabortista. Ser antiabortista es una opción personal y nadie tiene derecho a discutirla, pero el estado no debe suplantar la voluntad de cada individuo con leyes restrictivas que afectan a la moral. Ser o no ser antiabortista, es un asunto meramente moral, personal, y las leyes no deben inmiscuirse en ese terreno. De hecho si Gallardón no fuera antiabortista, no estaríamos hablando sobre este asunto y César tendría que haberse estrujado las meninges para encontrar otro asunto interesante de debate.
Soy Samael pero un grupo de antiabortistas me han bloqueado el acceso a mi cuenta.

Anónimo dijo...

aclaración para el administrador del blog y conductor del debate:samael era el último anónimo, no el anterior

Numeros dijo...

Con permiso de César, muchas gracias Estigia y permíteme recordarte que también puedes comentar en mi blog, ehhh ;-)

Estoy de acuerdo contigo en lo que dices: pueden ser conclusiones, pero no pueden ser premisas

De nuevo, gracias César y perdón por la intromisión.

Anónimo dijo...

Estoy en todo de acuerdo contigo, César pero no hace falta tanta explicción. Es tan sencillo como esto:

Una prohibición obliga, un derecho no obliga a nadie. icho de otra manera: el derecho a abortar no obliga a nadie a abortar. A mi me parece perfecto que la gente que tenga dudas morales al respecto no quera abortar, lo que me parece mal es que quiera imponer su moralidad a otros.

La gente que está en contra del aborto no abortará por que la ley se lo permita, seguirá sin abortar. Por tanto, esta ley va en contra de la gente que no comparte esas mismas ideas y trata de imponérselas.

Repito: un derecho no obliga a nadie a hacer uso de él. Sólo sanciona la posibilidad de hacer uso de una determinada libertad. Por tanto, todo lo que nos quieran contar a partir de ahí son milongas.

Rickard

Numael dijo...

Es que la hipocresía está generalizada en este país. Somos mucho de "a Dios rogando y con el mazo dando".
Una de las mayores taras de nuestro sistema político (o de nuestra sociedad en general) es que no exista una derecha laica. Y la que pueda existir, acaba tan abducida por los obispos como la otra. ¿Eres "liberal"? (en el sentido americano del término), pues coño, entonces tu máxima aspiración debe ser caminar hacia la "República de hombres libres", y no se donde entra ahí que el estado se meta en la bragueta y la vagina de sus ciudadanos "libres".

Por otra parte los mismos que defienden que el estado imponga a todos sus ciudadanos sus ideas religiosas, compartan estas o no, son los que luego alzan más la voz diciendo que los musulmanes son unos bárbaros por imponer la ley islámica y hacer vivir a todos sus ciudadanos según sus preceptos. Pues francamente, no se qué los diferencia de ellos.

En realidad no los diferencia nada, los islamistas por lo menos no son hipócritas.

César dijo...

Números: En mi opinión, cualquier antiabortista que acepte excepciones, como la de violación, por ejemplo, es incoherente e hipócrita.

Begoña: La verdad es que me cuesta entender la actitud de Gallardón, porque con este proyecto de ley se ha cargado su carrera como posible presedenciable.

Mustapha: En efecto, amigo mío, una de las paradojas de los liberales es que sólo lo son en asuntos económicos, pero cuando llega la hora de la moral (de su moral), se vuelven estalinistas.

Byron: En efecto, lo que mencionas es otro gran ejemplo de hipocresía. La vida del feto es sagrada; pero a la calidad de vida del ya nacido, que le den.

Anónima de las 5:36: En el fondo, lo que subyace tras este asunto es un profundo prejuicio moral contra la mujer y el sexo en general. Si una mujer es violada, eso quiere decir que ha realizado el acto sexual contra su voluntad, así que, pobrecita, como no ha "pecado", tiene derecho a desprenderse del feto. Ahora bien, si una mujer se queda embarazada porque ha echado un polvo voluntariamente, entonces es una puta y que cargue con las consecuencias de su "pecado". Vistas las cosas de este modo, no se trataría tanto de condenar el aborto, como de condenar a la mujer que se atreva a desarrollar su sexualidad fuera de los límites marcados por el sistema patriarcal.

Estigia: Ciertamente, la justificación que Gallardón da a esta ley es considerar a las mujeres peleles sin capacidad de raciocinio que se dejan arrastrar por el primero que llegue.

Struendo Sonado: Esta ley está hecha por una mentalidad masculina medieval.

Anónimo de las 2:52: En efecto, hay antiabortistas que están en contra de toda excepción a la norma. Pero, como intento dejar claro en la entrada, si eres antiabortista ésa es tu única opción coherente.

Samael: Exacto, eso es lo que pretendía decir con mi texto: si eres antiabortista no puedes aceptar ninguna excepción. Estoy de acuerdo en que el aborto es una cuestión de moral personal; pero párate a pensarlo: si consideras que el aborto es lo mismo que un asesinato, entonces tendrás que exigir que el aborto sea perseguido por la ley, porque el asesinato ya no es una cuestión de ética personal, sino un asunto de seguridad pública.

Rickard: Estoy enteramente de acuerdo contigo, pero te digo lo mismo que a Samael: todo depende de si consideras el aborto un asesinato o no.

César dijo...

Numael: Toda persona religiosa considera ridículas las prácticas religiosas de los que profesan otra fe, pero las suyas propias, por absurdas que sean, les parecen de lo más razonables. Para un católico, imponer su doctrina moral es lógico, porque es LA VERDAD. Mientras que los mahometanos predican LA MENTIRA. Los mahometanos, por supuesto, ven el asunto a la inversa.

Numael dijo...

Es cierto, César, pero ahí entra lo que dices de la hipocresía: los musulmanes islamistas no se esconden, pretenden implantar la ley islámica. Nuestros fanáticos religiosos también quieren imponernos leyes religiosas, pero nunca lo dirán de cara, son unos hipócritas.

Numeros dijo...

César Un antiabortista NO acepta la violación como causa para abortar. El único motivo válido, como digo en mi blog, que pueden aceptar es que peligre la vida de la madre, pues ahí entran en conflicto el derecho de la vida de la madre y el del feto, que según sostienen, es un ser humano a todos los efectos. Estarían, en ese caso, aplicando un argumento similar al de defensa propia.

Numael Sin ánimo de polemizar, y con permiso del dueño del blog, si no ves la diferencia entre el integrismo cristiano o el integrismo musulmán es que tienes un problema.

Solo unos ejemplos. Unos condenan al infierno y llaman de todo menos bonito a los homosexuales. Los otros los ahorcan literalmente. Unos no permiten la poligamia, otros sí. Cuando a Jesús le presentan una mujer adúltera para lapidarla, su respuesta es conocida: "Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra" Los otros siguen lapidando a las mujeres. Por último si vas a la Ciudad del Vaticano en verano verás a mujeres en minifaldas y camisetas. Vete ahora a Arabía Saudí o a Irán y dile a tu mujer que trate de entrar en minifalda y camiseta en una mezquita. A ver si sale viva.

César dijo...

Numael: Tienes razón; un radical honesto es aquel que no oculta ni matiza su radicalidad.

De todas formas, hay cristianos que tampoco lo ocultan. Ten presente que el término "integrista" se aplicó por primera vez refiriéndose a los extremistas cristianos del Cinturón Bíblico de Estados Unidos. Pero sí, en occidente somos mucho más hipócritas.

César dijo...

Numeros: Disculpa, pero hay muchos, pero muchos muchos, supuestos antiabortistas que aceptan las excepciones, especialmente la de violación. Esos son los hipócritas.

Numeros dijo...

César Ahí hablas de personas, no de argumentos, y tengo que darte toda la razón. Hay gente que es antiabortista hasta que la preñada es su hija.

De hecho en los Estados Unidos hay un aforismo que resume la situación:

"Los demócratas son abortistas hasta que la embarazada es su hija. Los republicanos son antiabortistas hasta que la embarazada es su hija".

Insisto que yo hablo de argumentos, no de personas, y si nos ceñimos a ellos me parece mucho más hipócritas los pro-abortistas que los antiabortistas.

César dijo...

Numeros: Vamos a ver, al parecer estábamos de acuerdo en que todo se reduce a si consideramos que un feto de 14 semanas es un ser humano en plenitud de sus derechos o no. Se trata de una cuestión moral y por tanto implica una amplia gama de opiniones. En fin, los antiabortistas coherentes ya sabemos lo que dicen.

Los que están a favor del derecho al aborto consideran por su parte que un feto de 14 semanas no es un ser humano en plenitud de sus derechos, sino la potencialidad de un ser humano, que puede llegar a ser o no. Consideran además que los derechos que la mujer tiene sobre su cuerpo y sobre su maternidad tienen primacía sobre el supuesto derecho de llegar a existir del feto. Consideran también que los males derivados de impedir el libre ejercicio del aborto son superiores a los males derivados del aborto.

Pues bien, teniendo en cuenta que según la RAE hipocresía es: "Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan", ¿por qué los que creen sinceramente en el derecho al aborto según los criterios que he expuesto en el párrafo anterior son hipócritas? Quizá estén equivocados, pero la hipocresía no la veo por ninguna parte.

Numael dijo...

Números: Hombre, yo no estaba hablando de quien es "más malo", y si equiparaba a unos y a otros era en el afán de imponer sus creencias a los demás mediante los poderes del estado. Y en que unos lo hacen abiertamente y los otros de tapadillo, por lo menos de momento.
Lo que dices de la pena de muerte y todo eso: Me temo que la cristiandad ya ha pasado por ahí. Hemos dejado atrás las hogueras y los autos de fe, pero todo sería que llegaran al poder las personas adecuadas para que volviéramos a recorrer ese camino.

Numeros dijo...

César Sin extenderme demasiado.

1. ¿Por qué 14 semanas, y no 15, 16, 17 ...? Tan indefenso, viable y tan dependiente de su madre es un feto de 14 semanas como un recién nacido de 2 semanas, de 2 años, o un enfermo de alzheimer que tiene el cerebro como una alcachofa. ¿Por qué no permitimos que si a tu cargo está una persona impedida, seas tú el que decidas si esa persona puede vivir o no?

2. ¿Qué habría que hacer con las mujeres que en la ley de plazos abortan de siete meses?

3. ¿Por qué está prohibida la maternidad subrogada?

4. ¿Cuál es tu opinión y la del resto de contertulios aborto selectivo?.

César dijo...

Numeros:
1. ¿Por qué 14 semanas? Es una cifra arbitraria, pero más o menos comúnmente aceptada. En lo que a mí respecta, el límite para el aborto, salvo en caso de peligrar la vida la mujer, es cuando el feto pueda vivir independientemente de la madre. Es decir, a las 22 semanas.

El resto de las cuestiones que planteas en este punto nada tienen que ver con el tema del aborto ni con los argumentos que he empleado, así que ni las considero.

2. Estamos hablando de un tema moral y tu pregunta es netamente legal. No siendo jurista, no creo ser la persona adecuada para emitir una opinión.

3. ¿A qué te refieres exactamente? ¿Hablamos de un óvulo de la madre de alquiler fertilizado artificialmente por un donante anónimo? ¿De un óvulo de la madre de alquiler fertilizado in vitro con el semen del padre contratante? ¿De un óvulo de la madre contratante implantado en la madre de alquiler y fertilizado por el semen del padre, o por el semen de un donante anónimo? Son demasiadas variables para responder con brevedad.

4. El aborto selectivo incide básicamente en la selección del sexo de los nacidos, con preferencia hacia los varones. Eso ha existido siempre. Porque el control de la natalidad antes no se ejercía mediante el aborto, sino mediante el infanticidio. Se alimentaba a los bebés masculinos, pero se desatendía a las niñas, que acababan muriendo de inanición. Porque, como es obvio, la única forma de controlar el crecimiento de la población era controlando el número de mujeres. El número de hombres carecía de importancia a esos efectos.

Afortunadamente, hoy disponemos de medios más civilizados.

César dijo...

Numeros: No obstante, te has salido por la tangente. ¿Dónde está esa hipocresía de los partidarios del derecho a abortar?

Juan Constantin dijo...

Saludos:

César, permíteme puntualizar que no todas las personas religiosas consideramos ridículas las prácticas y creencias de otras religiones, ni pasamos el día intentando imponer nuestra doctrina moral a los demás.
Soy católico, prácticamente no practicante, no comulgo con todas las prácticas de mi religión. Nunca he atacado (ni de palabra, ni de obra) a nadie por rezar a otro Dios, o de otra manera, o por no creer en ninguno. No apruebo las burlas a otras creencias, ya sean religiosas o políticas. Y defiendo el derecho de todo ser humano a poder expresar libremente sus ideas, aunque yo esté en desacuerdo con ellas.
Por favor, no nos metáis a todos los que tenemos convicciones religiosas en el mismo saco.

Gracias

Juan Constantin

César dijo...

Juan Constantin: Disculpa por generalizar tanto, aunque convendrás conmigo que en la mayor parte de los casos el asunto es como describo.

Por ejemplo, supongo que no pondrás en duda que la Iglesia Católica (al igual que el Islam) cuenta con una larga tradición de imponer su doctrina de todas las formas posibles, incluyendo las violentas.

Eso no quiere decir, por supuesto, que todos los católicos estén de acuerdo con tales prácticas; pero sí que el adoctrinamiento es, por así decirlo, una de las normas del club. En cualquier caso, me disculpo de nuevo por la excesiva generalización.

juan constantin dijo...

Saludos:

No pongo en duda que todos los grupos humanos organizados, tanto económicos como políticos y religiosos, tratan o han tratado de imponer su doctrina por todos los medios a su alcance, sin excluir los violentos. En muchas ocasiones contemplando sólo los violentos.
Cuando nos integramos en la manada, dejamos de ser seres humanos, para convertirnos en animales irracionales... si lo permitimos.

Gracias por tus disculpas, aunque no eran necesarias. Sé que no era un ataque.
Hoy en día no es fácil encontrar a gente dispuesta a disculparse, con lo que es doblemente de agradecer.

Hasta la próxima entrada

Juan Constantin

Anónimo dijo...

No puedo dejar de escribir aquí... Aunque nunca lo había hecho. Sí, la ley como se plantea está coja, y sí, cualquier ley tiene sus detractores y sus partidarios, pero siento que este no es un asunto que se pueda generalizar o encasillar, francamente llegando al extremo de que cada quién haga lo que le venga en gana, ¿para qué la farsa entonces de una sociedad? ¿Y de leyes, ya que estamos? se supone que las leyes establecen los límites para una sana convivencia, y claro, al ser un producto humano es imperfecto como todo lo que hacemos, por supuesto que siempre podrán ser mejores.

Que el aborto esté bien, perfecto y justificado en todos los casos... Bueno alguien ya lo mencionó como método anticonceptivo. El tema no es sí o no, es cuándo.

En cualquier caso:
1) Es claro que el tema se desvió -desvirtuó incluso- y
2) Desconozco si en la práctica se puede hacer algo para cambiar/ detener/frenar/posponer esta Ley.

y creo que después de leerlo de nuevo, ya no me queda tan claro el tema... Digo, la hipocresía es parte de la vida, se da por sentado en la sociedad e incluso se promueve, y todos tenemos algo de hipócritas, aunque quisiéramos pensar que no.
Saludos desde México

Numeros dijo...

César la hipocresía radica en la ley de plazos. Si decimos que el aborto solo es legal hasta el instante t automáticamente nos convertimos en antiabortistas en el instante t + 1, negando el derecho a la mujer a disponer libremente de su cuerpo.

No podemos decir que el aborto es un derecho inalienable (Que NO se puede enajenar) para a continuación ponerle límites. Máxime cuando esos límites van más allá del alumbramiento. Porque la realidad es que tan indefenso y tan dependiente de la madre es un feto de 14, 15, 21 semanas como un bebé de 2 años. Si aceptamos el aborto en el caso de malformaciones porque pueden que el futuro niño no tenga una vida plena, ¿no deberíamos dar permiso a la madre para que matara a su bebé si éste padece una meningitis o nace con una lesión cerebral producida durante el parto? ¿Por qué no permitimos a los cuidadores de enfermos de alzheimer o terminales que dispongan libremente de la vida de aquellos a quienes cuidan? ¿Acaso no sería mucho más compasivo?

La respuesta es que mientras uno sigue en el útero materno, el otro ya está aquí. Y eso es también hipocresía, porque todos tenemos la certeza de que no vamos a volver al útero materno, y a la vez todos sabemos que mañana podemos ser nosotros los que tengamos el cerebro hecho una pasa.

¿No es hipocresía tratar como un héroe a quien se juega la vida para salvar un huevo de quebrantahuesos y tachar de fascistas meapilas a los que se oponen al aborto?

¿No es hipocresía que el tráfico de huevos de especies protegidas esté más protegido que un huevo de ser humano?

Si quieres sigo... pero prefiero que acabes tú:

4. El aborto selectivo incide básicamente en la selección del sexo de los nacidos, con preferencia hacia los varones. Eso ha existido siempre. Porque el control de la natalidad antes no se ejercía mediante el aborto, sino mediante el infanticidio. Se alimentaba a los bebés masculinos, pero se desatendía a las niñas, que acababan muriendo de inanición. Porque, como es obvio, la única forma de controlar el crecimiento de la población era controlando el número de mujeres. El número de hombres carecía de importancia a esos efectos.

Afortunadamente, hoy disponemos de medios más civilizados.


Todo lo que dice es cierto. Es más los espartanos arrojaban a los recién nacidos tullidos desde los alto del monte Taigeto y los romanos hacían los propio desde la roca Tarpeya. Lo malo es que la conclusión que saco al leer tu párrafo es que tú mismo consideras el aborto como un infanticidio más civilizado.

César dijo...

Numeros: Hay algo que eludes en todo momento, quizá porque no lo consideres relevante, pero que resulta importante, tanto desde un punto de vista filosófico como en relación al tema que estamos tratando: La diferencia entre la “potencialidad de existir” y “existir”. El feto tiene la potencialidad de convertirse en un ser humano, pero no lo es. Exactamente igual que una bellota germinada puede llegar a ser un árbol, pero no es un árbol. Porque según tu razonamiento, si a alguien se le ocurre quemar un saco de bellotas, habría que acusarle de incendiar un bosque. Absurdo.

Ahora bien, estamos hablando de un proceso que conduce del “no ser” al “ser”. ¿Hay algún punto de inflexión en ese proceso? No de una forma nítida, pero si no existe ese punto, entonces para ti tan grave es tomar la píldora del día después (que interrumpe la gestación ya iniciada) como practicar el aborto a un nonato de 9 meses menos un día. Supongo que te das cuenta de lo absurdo que es eso. No es lo mismo y lo sabes.

En mi opinión, ese punto de inflexión se produce cuando el feto puede llevar una vida independiente de la madre. Y no estoy hablando de esa supuesta dependencia que sacas a relucir una y otra vez con tus ejemplos. Porque un enfermo de alzheimer depende de un cuidador, pero no totalmente; si el cuidador se desentiende de él, puede cuidarle otra persona, o los servicios sociales. Porque el enfermo de alzheimer aún posee, aunque muy limitada, cierta autonomía.

En el caso del feto no es así. Durante al menos la mitad del proceso de gestación el feto depende totalmente de la madre y sólo de la madre; es una dependencia que no puede ser traspasada. Si la madre muere, el feto muere; si la madre se intoxica, el feto se intoxica. En cierto modo, es como si el feto fuera un parásito. De hecho, eso es en lo que se convierte el feto cuando se trata de un embarazo no deseado: en un parásito. Y la madre es absolutamente responsable de él: el feto es suyo y no puede ser de nadie más. Nadie puede obligarla a eliminarlo, y yo añado que nadie puede tampoco obligarla a no interrumpir el proceso. Es durante ese periodo cuando la madre tiene un derecho inalienable sobre el feto, porque la dependencia de éste hacia ella es absoluta.

Pero cuando el feto ya es viable, cuando ya puede nacer, esa dependencia total desaparece. El feto ya es un ser con autonomía cuyo cuidado puede pasar a otras manos distintas de las de la madre. Ya no es totalmente de la madre.

Según dices, es en ese punto de inflexión donde encuentras la hipocresía. Eres abortista hasta un punto y a partir de ese punto eres antiabortista. O blanco, o negro, sin escala de grises, ¿no? Es decir, que como la ley de pesca establece un tamaño determinado (un punto de inflexión) para poder pescar ciertas especies de peces, se trata de una ley hipócrita. Porque o eres pro-pesca, o eres anti-pesca, ¿verdad? Absurdo. Así que respecto a los partidarios de la libertad de aborto con plazos, podrás tildarlos de equivocados, no de hipócritas.
(SIGUE)

César dijo...

(VIENE DE LA ANTERIOR) Otra cosa que haces es mezclar conceptos que nada tienen que ver. Para entendernos: considero que un feto no es un ser humano, sino la “potencialidad de un ser humano”. Pero en el momento en que ese feto pueda vivir con independencia biológica de la madre, sea cuidado por ésta o por quién sea, ese feto se convierte automáticamente en un ser humano en plenitud de sus derechos jurídicos. Sé que ahí se abre una zona imprecisa, la comprendida entre las 22 semanas de gestación y el nacimiento, pero como ya he dicho la discusión sobre ese asunto es compleja y requeriría un análisis más profundo del que mis pobres conocimientos sobre derecho pueden aportar.

Pues bien, una vez que el ser humano existe, nadie tiene derecho a decidir si vive o no. Por ejemplo, supongamos que en un futuro yo padeceré alzheimer profundo. Si de mí dependiera, preferiría que me mataran; porque yo no me iba a enterar y así libraría a mi familia de una carga absurda. Sin embargo, estoy absolutamente en contra de que la sociedad elimine a los enfermos de alzheimer o a quién sea. Porque eso significaría abrir una puerta que considero peligrosísima: la de la eugenesia y la cacotanasia (eutanasia que se aplica sin el consentimiento del afectado). Conceptos que nada tienen que ver con el aborto (aunque para ti sí, según se ve). En esos fetos con malformaciones que mencionas tú ves a niños tulliditos, pero yo sólo veo la potencialidad de un ser que todavía no existe, pero que de existir llevaría una vida terrible, tanto para él como para su familia.

Porque ése es un tema del que no hablas: que los efectos negativos de la prohibición del aborto son mucho mayores que el aborto en sí mismo. Porque, a fin de cuentas, ¿a quién perjudica el aborto? A un ser que todavía no es un ser humano, a una entidad que todavía no existe.

Quizá tú consideres que el comportamiento más ético y humano es obligar a gestar y a parir a una niña violada, defendiendo así la vida de un inocente feto. Vale, pues si eso es lo que entiendes por humanidad, lo reconozco: soy inhumano.

Una última cosa: Tienes una forma muy extraña de interpretar los textos. Digo: “Porque el control de la natalidad antes no se ejercía mediante el aborto, sino mediante el infanticidio. Se alimentaba a los bebés masculinos, pero se desatendía a las niñas, que acababan muriendo de inanición. Porque, como es obvio, la única forma de controlar el crecimiento de la población era controlando el número de mujeres. El número de hombres carecía de importancia a esos efectos. Afortunadamente, hoy disponemos de medios más civilizados”. ¿Y tú interpretas de eso que “Lo malo es que la conclusión que saco al leer tu párrafo es que tú mismo consideras el aborto como un infanticidio más civilizado”? Disculpa mi estupor, pero si relees el párrafo verás que gramaticalmente me estoy refiriendo al control de la población, no al aborto. Porque desde luego usar el aborto como medio generalizado de control de la natalidad me parece una barbaridad. Pero no una barbaridad para esos pobrecitos fetos que tanto te preocupan, sino para las mujeres que deben someterse a una intervención quirúrgica. Para controlar la natalidad hay otros medios más civilizados, por supuesto: aquellos que, si eres católico (y no digo que lo seas, porque no lo sé), tu iglesia también prohíbe.

Y por mí ya está. He hecho justo lo que no quería hacer: debatir sobre el aborto, con lo pesado y aburrido que es. En mi entrada sostenía que la ley Rajoy-Gallardón era hipócrita y en eso al parecer estamos de acuerdo. En lo que a mí respecta, el debate ha acabado.

Un saludo.

Numeros dijo...

1. Perdón por haber mal interpretado tu párrafo.
2. Pero entonces tengo que hacer una pequeña puntualización.

El generocidio (eliminación de las mujeres, por el mero hecho de ser mujer, ya sea mediante aborto/infanticidio selectivo) no se hacía para controlar el crecimiento de la población. Se hacía (y se hace) porque la mujer era una carga. Por ejemplo en la India o China casar una hija supone entregar una cuantiosa dote que en la práctica puede suponer la ruina de la familia.


3. Perdón también por haberte hecho hablar del aborto. Tampoco a mi me gusta hacerlo por las mismas razones que a ti.

Pero no creo que sea justo tachar de hipócritas a los que defienden una postura contraria a la mía, cuando yo también lo estoy siendo (De eso iban mis post)

4. Creo que el aborto debe ser legal, seguro y, ante todo, algo excepcional, pero nunca un derecho de la mujer.

De hecho creo que eso de que hombres y mujeres tengamos derechos inalienables es algo más que discutible.

Y si crees que mi postura frente al aborto es hipócrita (no te discuto que no lo sea)la verdad es que mantener contra viento y marea tus principios morales te deja dormir muy tranquilo, pero la realidad es que a veces, por mantenerlos, se producen unas consecuencias peores que aquellas que tratamos de evitar.

Quizás por eso es más correcto hablar de debates morales y no hipocresía.

5. Por último, gracias por tus explicaciones y aclaraciones.

César dijo...

Numeros: Sólo un par de aclaraciones:

1. En efecto, la gente no practicaba el "feminicidio" infantil con el propósito consciente de controlar la población. Pero el resultado final era ese. Marvin Harris expone su teoría al respecto en "Caníbales y reyes. Los orígenes de la cultura".

Y sí, las mujeres podían ser una carga, pero también todo lo contrario: algo muy valioso. Eso depende de su número.

2. Yo tildaba de hipócrita al proyecto de ley y a sus defensores, no a ti (ni siquiera sé cuál es exactamente tu postura). Sostengo que si consideras que el feto es un ser humano desde su concepción, entonces debes estar en contra de cualquier forma de aborto, sin excepciones. Esa sería una postura con la que no estoy de acuerdo, pero del todo coherente.
Pero aceptar excepciones es incoherente e hipócrita. Y lo lamento, pero sigo sin ver esa supuesta hipocresía de quienes defendemos el aborto como derecho.

Saludos

Juan H dijo...

Hacía tiempo que no caía por aquí y al ver estos comentarios estoy totalmente de acuerdo con César, es lo que pienso y es lo que siento y a todo el mundo le importará una mierda,y no me extraña, pero es que tenía que escribir esto...La verdad es que es una hipocresía, vamos un error del concepto que tienen, una falta de consecuencialidad,si realmente se puede denominar así. Son así, esos antiabortisras que no saben lo que es en realidad la vida( la vida encierra muerte ANTES DE TIEMPO y enfermedad),...salvo en caso de, esto y lo otro(excepeciones políticas)...es igual que en la edad media, si tengo una bula papal pagando lo mío, ya está , yo no peco, siempre ha sido así (mantener fachada o un obispo con cinco amantes y diez hijos)... Estamos andando hacia atrás, cada día más, con más ignorancia, si cabe, o lo peor, el que cree que sabe y es un ignorante...estamos olvidando la realidad( la gente sufre, los políticos son peor que Al Capone jugando al paddle , la gente pasa hambre, joder, no hay empleo para sobrevivir en este sistema de mierda, espero que no sigan cortando la mecha a este polvorín estos analfabetos funcionales y radicales influenciados por sus erroenas creencias religiosas falsas y tanto tiempo de dictadura, por tanta putrefacción social alta... y a la vez hipócritas, como prototipo de pruebas; lo que sea, quien sea; no saben una mierda, con perdón, no han pasado nada de nada, si se dieran cuenta de lo que es la vida o la muerte no estarían todo el día discutiendo sobre nimiedadas, en el fondo no importa tanto, todo está claro, y el que no lo vea está falto de miras... somos unos monos racionales a los que el tiempo les ha jugado una mala pasada. Un saludo César y espero que la gripe ( y sus consecuencias) ya se hayan ido muy lejos. Un abrazo , maestro. Y a todos los demás que no estén despiertos, despertad! Cómo fastidia el insomnio de la realidad...espero no haber ofendido a nadie ja,ja,ja

César dijo...

Juan H: Vaya, menudo cabreo tienes. Aunque, desde luego, no te faltan motivos.

Numeros dijo...

Buenos días César. La verdad es que pensaba que habíamos terminado el debate, pero visto que aún te quedan dudas sobre mi postura me parecía correcto aclarártelas.

Lo malo es que aclarar mi postura me ha llevado a una respuesta larga, demasiado larga, y sinceramente creo que ya he sido demasiado pesado. Pero tampoco quiero dejarte sin aclarar tus dudas, así que si las quieres leer, aquí están.

De nuevo, gracias.

César dijo...

Numeros: Perdona, no pretendía debatir; sólo aclarar un par de puntos que me parecía que habían quedado confusos. Leeré atentamente el texto que me has enlazado.

Gracias y un saludo.

Ith dijo...

Llego tarde, César. He andado por Madrid unos cuantos días, y me he encontrado una ciudad bastante más derechona de la que recordaba (sí, y eso lo dice un gallego). Un sólo apunte, creo que Carl Sagan dejó escrita la postura racionalista hace tiempo. El texto es interesante, creo yo:
http://argatea.blogspot.com.es/2006/08/la-cuestin-del-aborto-una-bsqueda-de.html

Ith dijo...

Suelo entrar como Eladio Lestrove, perdón por el cambio de nick. Debe estar activada otra cuenta. Maldita informática.