sábado, mayo 18

Otra vez elecciones, manda c*j*n*s



            Estoy contento de que hayan perdido las elecciones los que las han perdido, pero no me siento especialmente feliz por quienes las han ganado. Es decir, me alegro de que gobierne una opción progresista, pero desconfío de las personas que la encabezan. Sin duda, Pedro Sánchez ha protagonizado una proeza política: pasar del destierro, traicionado por los suyos, al trono. Eso daría para el argumento de una película de Hollywood. La moción de censura que derribó al rajoyato, los decretos sociales durante su escaso año de gobierno, el propósito de trasladar el cadáver de Franco… Me quito el sombrero, sin duda Sánchez es un maestro de la táctica, un prodigio de tenacidad. Pero todavía no he escuchado de sus labios una idea nueva ni una estrategia para mejorar el país y el paisanaje.

            Lo bueno ha sido que ahora conocemos la verdadera fuerza de Vox, que no ha sido tanta como nos temíamos. Aunque estremece comprobar que en España hay 2.676.950 personas que aún viven en el cuaternario, no me digáis que no. El peligro de Vox, ahora, es su capacidad de influencia siendo un partido bisagra que, cómo en Andalucía, resulte determinante para la gobernación de la derecha. Pero no creo que crezca mucho más; probablemente ha alcanzado su techo electoral. Pero, ojo, siendo como es; porque si cambia…

            Vox es un partido nostálgico del franquismo, un partido anclado en el pasado, un partido de cazadores y toreros, de señoritos a caballo y tonadilleras. Huele a rancio, no ofrece nada capaz de entusiasmar a nadie que no esté previamente dispuesto a entusiasmarse con esa clase de fantasías autoritarias añejas. Para que un partido de extrema derecha pueda crecer electoralmente, necesita que le voten personas que no son de ultraderecha. Para ello, ha de disfrazarse, prescindir de los rasgos fascistas clásicos y aparentar modernidad.

            El ejemplo más cercano es el Frente Nacional francés. Mientras estuvo liderado por Jean-Marie Le Pen fue un partido de ultraderecha de toda la vida, no escondía lo que era y tenía un limitado techo electoral. Pero luego llegó la hija, Marine Le Pen, y se puso a lavarle la cara al partido eliminando de su imagen los estilemas de la vieja ultraderecha. ¿Y qué pasó? Pues que Marine rompió el techo y compitió con Emmanuel Macron en la segunda vuelta de las presidenciales. El año pasado, Marine Le Pen siguió limpiando la imagen de su partido cambiándole el nombre, que ahora es Agrupación Nacional. Todo lo cual no significa que ya no sea la extrema derecha. Lo es, pero intenta no parecerlo.

            Así pues, mientras Vox siga pareciendo lo que es no habrá demasiados problemas. Pero el día en que veamos que sus actuales líderes de pandereta son sustituidos por otros más presentables, al menos en apariencia, y que el partido empieza a transformarse en otra cosa, ese día tendremos que preocuparnos de verdad.

            Podría hablar ahora de Casado, de Rivera y de Iglesias, pero no me apetece. Este grotesco guiñol en que se ha convertido la política española da mucha pereza.

            Pero se avecinan otras elecciones, amigos míos, y como vivo en Madrid voy a referirme exclusivamente a Madrid. El PP presenta como candidata a presidir la Comunidad a Isabel Díaz Ayuso. No la conocía ni dios, pero últimamente se ha hecho famosa por las gilipolleces que suelta. En su momento dijo que estaba «al lado de Vox, no enfrente», pero no son sus filiaciones políticas lo que me alarma, sino sus manifiestas carencias intelectuales. Esa mujer no está preparada ni para dirigir un puesto de castañas, así que una comunidad ni te cuento. Que el PP se atreva a proponer a semejante iletrada me parece un insulto a los ciudadanos. Creo que Díaz Ayuso junto con Suarez hijo son dos de los políticos más bobos que he visto.

            Imagino, o quiero imaginar, que no hay mucha gente dispuesta a votar a un partido que ha robado en la comunidad a manos llenas, y menos a una señora tan absolutamente inepta. Pero quién sabe, los votantes siempre me desconciertan. El caso es que existe la posibilidad de que esa inútil llegue a gobernar (mirad lo que pasó en Andalucía). Por tanto, vota. No contra el fascismo (aunque también), sino contra la estupidez.

            Y no te olvides de las elecciones europeas, porque es en Europa donde se va a definir nuestro futuro.

            Resumiendo: vota, coño; sobre todo si vives en Madrid.
 
 

6 comentarios:

Amparo dijo...

¡Ay que me ties enamorá con tus discursos! No te hacía yo tan directo en este tema y estoy encantada y poderlo compartir con mis compis es maravilloso.

Después de leer tantas imbecilidades, tantas sandeces y tanto de todo y nada bueno, lo tuyo es un remanso para la mente y eso que yo no pongo la tele porque no la soporto, solo el tenis y Aragón Televisión que de política poca y mucho de los pueblos, el arte y alguna que otra cosa divertida de mi tierra: mucho Pirineo, mucho costumbres y cosas así.

Y el FACE insoportable, me duele el dedo de ir bajando y bajando a ver si encuentro algo decente, así que llevo una indigestión de lectura que hacía tiempo no leía tanto y tan seguido.

Y sí, yo voy a votar que aquí en el pueblo, un grupo de gente joven y otra no tan joven, se han unido (a muchos los conozco) para ver si animan un poco el cotarro municipal que está bastante aburrido.

Gracias por alegrarme el día y deseandito que pase el domingo de marras que ¡Vaya semanita que nos espera!

Un abrazo

Juan H. dijo...

Sin duda Vox (se han puesto el nombre de unos diccionarios…, es sospechoso) prescindirá de su verdadera cara, cambiará ,más bien , aparentará. ¿Te imaginas un partido político como un ente vivo? (Estos serían “The Thing” o “The Blob” o algo parecido, una masa que crece sin forma y lo arrasa todo). Vox se descafeinará para estar más apetecible al votante dudoso que quiera tomar revancha. Pero no creo que ocurra ahora.
Ciudadanos (como ente vivo serían los Gremlins, los veo demasiado agresivos e hiperactivos sobre todo cuando viran al verde o les da el agua o comen después de las doce de la noche…) y PP ( King Kong del hampa abatido en el Empire State ) me hacen gracia, son la gallina sin cabeza, tan desconcertados que no saben que decir o hacer, echándose mierda unos a otros.
Podemos, se ha quedado, en un pequeño cortijo de izquierdas para una sola persona, creo que ha perdido pluralidad, se ha contradicho, ¿tintes dictatoriales a largo plazo?(Podemos sería como ente vivo, una Gestalt que se ha quedado sólo con un miembro como en “Más que humano”).
Respecto a Pedro Sánchez , un aventurero político que ha tenido suerte, pero como dices, nada real y mucho efectismo. Con el tiempo tendrá que poner los pies en el suelo, (El Psoe como ente vivo sería algo etéreo, un fantasma rojo, “Fantasmas de Marte” ) .
Desde luego que voy a votar, no soy de Madrid (lo de Ayuso es de circo, sería imbecilidad al poder), pero en todos lados cuecen habas, ya te puedes imaginar, y más en Asturias.
Hay que votar es nuestro trabajo.
Perdón por el tostón, menuda parrafada, lo siento, pero tenía que soltarlo… y gracias por tu lucidez de siempre, César, un abrazo!

Joaquín dijo...

Imitando, un decir, a Monterroso: "Cuando me desperté la injusticia seguía cabalgando".

César tienes razón: puede que votar sea uno de los 'deberes' que implica convertir a éstos en fines de nuestras acciones, es decir: vernos moralmente obligados a luchar -mediante votos-por instaurar una sociedad más justa.

Votaré a Carmena -me encanta- y al filósofo. Pero esta vez sólo porque mi chica esta llamada a la mesa como 'regidora'. Tengo que llevarla, pues, el 'bocadillo' entre actos, de no ser así, lo mismo iba a votar su... Y me saltaría la racionalidad práctica kantiana.

Sabela dijo...

Ojalá los vagos que culpan al domingo, las colas y la pereza de votar supiesen lo fácil que es votar por correo 🧐 Con los tiempos que corren, hay poca excusa (en Vigo, la excusa es Abel 😓)

Joaquín dijo...

¡Con la venia!
Parece ser que, existe un trilema a lo barón Münchhasen que quieron salir del barrizal en que se mete con su caballo trata de salir de éste tirándose de sus propios pelos. Iglesias sugiere nuevas elecciones que podrían serle despojado hasta de Torrelodones; Vox se aferra a entrar como sea donde cupiere. Ciudadanos quiere hablar con aquellos sólo para decirles que están invitados a la fiesta, pero que se la pagan ellos. El PP no se da por aturdido después de recibir un buen crochet en las napias.
Resultará, pues, ¿que Sánchez es menos tonto de lo que parecía?, y que ha leído a Crátilo cuando responde a Sócrates: «Y por tu parte no dejes de seguir dando vueltas al asunto».
Hacer un consenso racional ni siquiera un diálogo ha de resultar forzosamente con algún consenso. Votemos de nuevo, pues. Que me he aficionado.

César dijo...

Disculpad que no os conteste, pero es que los resultados en Madrid me pusieron de muy mal humor. No quiero hablar de ello. Gracias y un abrazo.