miércoles, septiembre 26

Las torres del olvido

Por lo visto estamos en época de reediciones. Ediciones B acaba de lanzar Las torres del olvido (1987), del australiano George Turner. Se trata de una antiutopía; quizá de la última gran antiutopía que se ha publicado... (¿Cómo, que alguien no sabe lo que es una antiutopía? Sencillo: utopía=sociedad guay, antiutopía=sociedad chunga). Pero también es un juego literario -una novela dentro de otra novela- y un brillante estudio de personajes. El escenario de Las torres del olvido refleja el colapso de la sociedad capitalista, una sociedad en putrefacción que divide a sus ciudadanos en dos castas: los supra y los infra; es decir, los que tienen trabajo y los que no lo tienen. En ese contexto, asistimos a la decadencia y caida de la familia Conway, que pierde su condición de supra y desciende rápidamente por la escala social hasta sumergirse de lleno en los verticales ghettos de los infra, donde reina el óxido, la pobreza y la violencia.

En fin, no me voy a poner a hacer la crítica de la novela, porque esto sólo es una recomendación. Me limitaré a señalar que Las torres del olvido es una excelente novela muy recomendable para todo aquel que disfrute con los textos que hacen pensar, y muy en especial para aquellos que creen que no les gusta la ciencia ficción.

8 comentarios:

Alberto dijo...

Me sumo a la recomendación. La leí hace unos cuantos años y la verdad es que es de las novelas que mejor recuerdo tengo, y es que el paso del tiempo no me la borra de la cabeza. Y pensar que me la compré en un saldo de bolsillo por 500 pesetas sin conocerla de nada. Pero pagaría gustoso el precio de la tapa dura.

Anónima de las 9:59 dijo...

¡Sorpresa! Si tú lo dices... Confíemos en Fray César y sus sabios consejos.

Lo de los supra e infra, suena tan superado...

;)

sheldon dijo...

¿Y a los que somos incondicionales de la ciencia ficción? (bueno, lo de que nos guste el subgénero apocalíptico lo dejamos aparte).

Ahora tengo parte de la pila en una lista de los deseos de una tienda de internet, en vez de tenerla toda en casa, la añado a esta.

Alberto dijo...

Hombre, lo de los supra e infra suena superado, sí, pero es que el libro es de 1987.

miwok dijo...

Yo soy de los que creen que no les gusta la ciencia ficción, así le daré una oportunidad, la buscaré y la leeré...

César dijo...

Anónima de las 9:59: Anónima dice: "Lo de los supra e infra, suena tan superado..." Mmmm... No acabo de entender ese comentario. ¿Superado por qué? ¿Esas expresiones reflejan un concepto que ya no tiene vigencia? ¿O quizá se trata de un concepto tan manido que ya aburre? A fin de cuentas los Eloi y los Morlocks de Wells eran algo parecido... No sé, no acabo de entenderlo...

Yo pensaba que la calidad de una novela dependía de su narrativa, de la psicología de los personajes, de la prosa, pero ignoraba que un concepto "superado" bastara para arrojar un texto al cubo de la basura. También pensaba que se pueden escribir distintas novelas sobre un mismo tema, siempre y cuando ofrezcan puntos de vista diferentes. Pero no, ya veo que los temas se agotan en sí mismos. Sin duda, estaba equivocado.

NOTA: Estoy siendo sarcástico ;)

Alberto: si la ciencia ficción produce obras con fecha de caducidad, vaya mierda de género. Nadie diría: "El viejo y el mar" está superado; a fin de cuentas, es un libro de 1952. Para que una novela de cf sea buena, lo primero que tiene que ser es una buena novela a secas, sin tener en cuenta el género al que pertenece. Y las buenas novelas no tienen fecha de caducidad. "1984" es una obra maestra, pese a que el mundo que describe no existiera en el 84. Y lo mismo puede decirse de "Cónicas marcianas" o "2001. Una odisea del espacio".

Así pues, el mundo que describe "Las torres del olvido" no existe y puede que no llegue a existir, pero las ideas que maneja son totalmente vigentes y, sobre todo, se trata de una excelente narración.

Sheldon: depende del tipo de cf que te guste. Si es el space opera, por ejemplo, pues no. Pero si te gusta Silverberg, la novela de Turner te gustará.

Miwok: pues ya me contarás...

Alberto dijo...

Cesar, yo creo que la anonima se refería a que esas palabras (o similares) ya han sido muy usadas y quemadas durante los años. Y yo remarcaba la fecha porque en aquel entonces no se habían usado tanto. Así que las palabras en sí, no su concepto, no estaban tan superadas, aunque ahora ya las hayamos escuchado infinidad de veces.
Yo no pienso que las obras tengan fecha de caducidad (o casi), es más, esta obra para mi gusto leyendola hoy en día sigue siendo muy fresca y sus ideas muy interesantes. Yo por eso la he recomendado y creo que puede gustar tanto al lector de cf como al que nunca ha leido nada del género.

Un saludo

Juanma dijo...

Pedazo de distopía, muy en la línea de El mundo interior, de Silverberg, o 334, de Disch.

Lo único que no me mola es el reclamo publicitario: ¡Una novela que habla de los peligros del cambio climático! Pero, si sirve para que alguien se la lea, pues mira, se le perdona a márketing de Ediciones B.