martes, febrero 5

Culebrón


Me había propuesto no hablar de política durante una temporada, dedicarme a escribir sobre literatura, cine o cualquier clase de asuntos ligeros e intrascendentes (como mis libros), pero es que tal y como está el patio resulta casi inmoral no hacerlo. Aunque realmente no voy a hablar de política, sino de mierda, porque eso es lo que más abunda ahora.

Recuerdo un comentario del embajador inglés en Argentina durante la época de los Perón, Juan Domingo y Evita. Decía que la primera impresión que tuvo de ese país fue que todo el mundo estaba esperando a que llegaran los músicos, porque aquello era un opereta. Pues bien, yo estoy esperando a que llegue la pausa para los anuncios, porque esto se parece cada vez más a un culebrón barato. Un culebrón ambientado en una república bananera, con ricos y malvados hacendados, autoridades corruptas, venganzas cruzadas, héroes con pies de barro, desamores, capataces crueles, mentiras, conspiraciones, jornaleros pobres (pero honrados), chantajes, pasiones desatadas... Falta un poco de sexo, lo reconozco, pero también hay algún que otro adulterio.

Hablemos, por ejemplo, de la Primera Familia Española. El Padre, según todas sus biografías, se crió en el seno de una familia sin demasiados posibles (porque el abuelito había tenido que salir por piernas del país); sin embargo, pese a que tampoco tiene un sueldo de tirar cohetes, ahora posee, según dicen, una fortuna que supera los mil millones de euros. ¿De dónde ha salido esa pasta? Silencio. La Madre, un tanto estirada, lleva años sin hablarse con el Padre, porque al parecer éste tiene la entrepierna demasiado alegre y muchas amigas dispuestas a compartir dicha alegría. El Hijo Mayor se casó con una divorciada de clase inferior, así que el Padre no soporta a su Nuera. La malhumorada Hija Mayor se casó con un... no sé cómo definirlo... bueno, con un tipo de la supuesta alta sociedad del que no tardó en divorciarse. La Hija Menor se casó con un Apuesto Deportista, y todo el mundo dijo “Ohhhhh...” con una bobalicona sonrisa en los labios. La encantadora pareja demostró pronto su naturaleza emprendedora creando unas cuantas empresas... que sirvieron para apropiarse ilícitamente de dinero público y evadir impuestos. Al Apuesto Deportista, que no parece tener muchas luces, de momento le han pillado, pero en cuanto a su señora esposa... Es curioso, la Hija Menor formaba parte de al menos una de las empresas ladronas, y desde luego se beneficiaba del botín, y además su secretario personal está implicado en el chanchullo; sin embargo, no sólo no ha sido imputada, sino que ni siquiera la han llamado a declarar. ¿Por qué? Pues porque el Apuesto Deportista le ha dado al juez su palabrita del niño Jesús de que su señora esposa estaba ahí en plan florero y no se enteraba de nada. Y, claro, ya sabemos el inmenso valor que tiene la palabra del Apuesto Deportista. Por lo demás, el Padre, en plena crisis, se largó con (según dicen) su actual "amiga" a cazar paquidermos (pese a ser presidente de honor, o algo así, de una reputada organización defensora de la naturaleza), y va el pobre hombre y se rompe una cadera, con lo que sale a la luz la juerguecita que se estaba marcando. Luego, el Padre pidió perdón y dijo que no volvería a ocurrir, aunque no aclaró qué era lo que no volvería a ocurrir. ¿No volvería a irse de cacería? ¿No volvería a romperse la cadera? ¿No volvería a mamonear en plan ricachón mientras su pueblo las pasa canutas? ¿O no volverían a pillarle?

En fin, si ése es nuestro más preclaro ejemplo de familia, ¿cómo serán las familias disfuncionales? El caso es que les pagamos nosotros, con nuestros impuestos.

En cuanto al gobierno y el partido que lo sustenta... Aclaremos antes algo: cuando había corrupción en el PSOE, los políticos socialistas eran unos corruptos. Cuando hay corrupción en el PP, TODOS los políticos son unos corruptos. Pues no, mira, ya estoy harto de eso. Claro que hubo corrupción en el PSOE, pero ahora estamos hablando de la derecha, es el turno del PP. ¿Y qué puedo decir sobre este gran partido de los valores cristianos? Que al final todo se reduce a lo de siempre, a repartirse la pasta en sobrecitos secretos; una pasta muy rica, porque al no dejar constancia contable no hay que tributarla, así que te la puedes quedar enterita. Qué vulgaridad, qué miseria moral... Y ahora se hacen los ofendidos, y nos aseguran que en su organización no hay nada ilegal; y nos lo tenemos que creer, claro, porque su palabra tiene un inmenso peso probatorio. Casi tanto como la palabra del Apuesto Deportista. Porque no olvidemos que el señor Presidente de Gobierno, que ahora se muestra de lo más contundente defendiendo su honorabilidad y la de su partido, empleó esa misma contundencia para defender la honorabilidad del señor Bárcenas o del señor Camps, y para afirmar que del Prestige sólo salían unos hilillos de plastilina o que los atentados del 11M eran obra de ETA. Un tipo de lo más fiable, como puede verse.

Ah, pero también van a hacer un auditoria externa. Sobre la contabilidad A, claro, que ésa ya sabemos que está bien (por eso es A); pero no sobre la contabilidad B, que es oculta (por eso es B). Nos toman por tontos y lo malo es que a lo mejor lo somos. En fin, no hago más que repetir lo que ya todo el mundo sabe. Pero lo peor, lo que más me retuerce las tripas, es que todo esto no se ha hecho público por la intervención directa de la justicia, o cualquier otro organismo estatal, sino porque a un chorizo le han pillado con el carrito del helado y, recurriendo al chantaje para eludir la cárcel, ha puesto el ventilador delante de la mierda.

Entre tanto, la señora Ana Mato, tan pija y tan ministra de sanidad ella, se dedicó durante años a aceptar prebendas y regalos (un Jaguar, por ejemplo) de una trama de corrupción organizada, aunque ella alega que en realidad eso sólo tiene que ver con su ex marido, Jesús Sepúlveda, ex alcalde de Pozuelo (al ladito de donde vivo) e imputado por corrupción. Porque claro, doña Ana jamás se preguntó por qué le regalaban bolsos de Vuitton, quién pagaba las fiestas de cumpleaños de sus hijos o cómo podían llevar ese ritmo de vida con tanto fasto y tanto viaje. Pobre, es tan ingenua... Pero también es ministra de sanidad, y ayer escuché que la sanidad pública no pagará ciertos tratamientos contra el cáncer, porque son demasiado caros. Guay. Eso quiere decir que habrá gente que la palme de un tumor porque el dinero que podría pagar su tratamiento ha sido desviado, entre otras cosas, para pagar el coche, los bolsos, las fiestas y las vacaciones de la ministra de sanidad. ¿Estoy siendo demagogo? Nooooo, porque el dinero que costeaba la obsequiada vida de la señora Mato procedía de una trama corrupta, la Gurtel, que lo robaba (en connivencia con ciertos políticos del PP) de las arcas públicas. Así que “Ana Mato”, compinche también de los recortes en sanidad, debería cambiarse el nombre por “Ana Mata”. A todo esto, el ex marido de la señora Mata, digo Mato, don Jesús Sepúlveda, imputado en delitos de corrupción, sigue a sueldo del PP en calidad de asesor. Y como hay gente increíblemente suspicaz que podría considerar esto un poco rarito, va Carlos Floriano, vicesecretario general de organización del PP, y dice que su partido no puede echar a Jesús Sepúlveda porque el estatuto de los trabajadores le «ampara» y «los imputados no pueden ser despedidos legalmente». Esto, aparte de ser mentira y una gilipollez, va y lo dice el representante de un partido que ha modificado la legislación laboral para facilitar el despido de cientos de miles de trabajadores. La monda.

Decidme, ¿este país no es un culebrón?

Ah, pero nos olvidamos de los pobres aunque limpios y honrados jornaleros. El pueblo, vosotros y yo. Qué malos son los políticos y qué buenos somos nosotros, ¿verdad? Pues bien, cuando las masas decidieron entregarle todo el poder, todo todito todo, a la derecha, ¿qué coño esperaban? ¿Sabéis que el PP recibe diez veces más dinero en donaciones que el PSOE (y hablo sólo de las legales)? ¿Y no os preguntáis por qué? Pues porque las grandes empresas subvencionan con generosos donativos a la derecha. Pero las empresas no dan dinero porque sí, a fondo perdido; invierten. Invierten en el PP para que, estando éste en el poder, favorezca sus intereses (que no son precisaamente los intereses de los pobres jornaleros). Prueba de ello es que lo primero que hizo el PP al llegar al poder, aupado por las masas de jornaleros, fue dictar una ley laboral que le permite a los malvados hacendados hacer lo que les salga del pijo con los pobres jornaleros.

Ay, es que nos engañaron con un programa electoral más falso que la sonrisa de Camps. Qué ingenuos somos los jornaleros... Pero, joder, todo el mundo sabe que la derecha representa a los intereses de los ricos; ¿qué demonios esperaban los pobres jornaleros cuando votaron a la diestra con encendido entusiasmo? ¿Y qué coño esperaban ciertas comunidades cuando votaron en masa a políticos corruptos? ¿Y por qué nos escandalizamos tanto ahora, que las cosas van como el culo, pero apartábamos la vista cuando soplaban vientos de bonanza? ¿Y por qué nos sentíamos tan orgullosos de todos los aeropuertos, autopistas, AVEs y edificios monumentales que florecían por doquier, que tan innecesarios eran y que tanta corrupción han generado, en vez de haber exigido que esa pasta se invirtiese en educación y ciencia, que es lo que nos habría proporcionado un futuro? Y ahora mismo, en este preciso instante, ¿por qué, aunque echamos pestes de los políticos y del gobierno, seguimos esperando que sean ellos los que nos resuelvan todos los problemas? ¿No os dais cuenta de que no lo van a hacer?

Permitidme una disquisición: el problema no es que haya más o menos personas corruptas, sino las muchas posibilidades que da el sistema para corromperse. Si existe el menor resquicio para la corrupción, habrá cola para beneficiarse de ello, aquí y en Tombuctú. Así pues, el problema no es la democracia, sino una democracia mal hecha, y el problema no son la política ni los políticos, sino la mala política y los malos políticos. Y tampoco el problema son los ciudadanos, sino los ciudadanos desinformados y con una ética personal poco democrática.

Para que el mal prospere, basta con que las personas buenas no hagan nada. Eso es lo que ha ocurrido en este país bananero: que las personas buenas han permanecido pasivas y el mal ha prosperado.

Y, creedme, esto sólo tendrá solución si las personas buenas comienzan a trabajar, con inteligencia y determinación, para cambiar las cosas. En caso contrario, deberemos conformarnos con ser meros comparsas de un culebrón barato.

En lo que a mí respecta, estoy deseando que llegue la pausa de los anuncios, porque tengo la imperiosa necesidad de ir al cuarto de baño. Para vomitar.

16 comentarios:

Samael dijo...

Exquisita síntesis. Lo has resumido muy bien, pero si vamos a la versión larga, tendríamos que empezar, como en la Biblia, con el Génesis. En estos liminares tendríamos que hablar del tamayazo en la CA de Madrid. Explica posteriores actividades programadas y pensadas a partir de ganar esta plaza.
En cuanto a los buenos jornaleros que votaron masivamente a los hacendados es debido a que los pobres jornaleros se crearon la ilusión de que también ellos eran hacendados. Votaban a los suyos, por decirlo así. Pobres ingenuos.
¿Culebrón dices? no sé, se me queda corto.

Begoña dijo...

Arrastro un enorme desánimo en general. A veces no doy crédito a que salten a la luz tantos desastres y todos sigan firmes en sus puestos.

Digo yo que alguien tendrá que poner punto final a tanto desacierto.

Anónimo dijo...

No confio en el resto de los partidos para que encuentren una solución a todo esto (ni creo que tengan ganas realmente de intentarlo).

Tampoco confío en los jueces.

Queda aún mucho para las próxinmas elecciones y, aún así, salvo que cambie la ley electoral todo seguira igual.

A veces pienso que la única solución a todo esto es la misma que julio de 1789 u octubre de 1917 (si al menos los "jornaleros estuviéramos unidos...).

Rickard

José Antonio dijo...

Estaba esperando una entrada así. Y es que como dices, hay que hablar de estos temas...

En el cómic "From Hell", al principio hay una conversación sobre socialismo/liberalismo, entre dos viejos amigos. En ella, el liberal (o conservador, que a este caso viene a ser lo mismo), era un hombre criado en barrio humilde, que decía que las únicas personas que eran socialistas realmente, eran las de la clase media. Y que ni los ricos ni los pobres querían serlo, los primeros para intentar mantener su estatus, los segundos para intentar alcanzar mediante las reglas del juego a los primeros (land of the free). Y ese discurso cala. Excepto en la clase media. Y por eso, cada vez hay menos clase media. Porque son los que más por culo dan. Son gente que se gana la vida de manera digna, y con la suficiente comodidad tal que tienen tiempo para informarse, instruirse y hablar y darse cuenta de que hay cosas que van mal y que hay injusticias, y entonces se encargan de informar a los demás del mal funcionamiento del sistema y... total son un engorro.

¿Qué se hace, pues? Ir a por ellos. Tanta bajada de sueldos a los funcionarios "curritos", por llamarlos así, es decir profesores, enfermeros, etc. y sin embargo, mantener los cientos de "consejeros", "consultores" y demás amigotes que cobran millones deja muy clara las intenciones de los que ostentan el poder. Y eso solo aplicado a la Administración Pública.

La única solución, desde mi punto de vista, es que el ciudadano participe más activamente en la política. Es una solución, que obviamente tiene sus desventajas, pero si para cada decisión importante el país, de la comunidad autónoma y de la localidad, se tuviera que preguntar directamente al ciudadano qué es lo que hay que hacer, nos iría mejor. Porque no nos pueden sobornar a todos, no saldría rentable. Pero mientras ostenten el poder (¡y con mayoría absoluta!) las decisiones se tomarán con la cartera y no con el cerebro.

Claro, que para que esa sociedad funcione, hay que tener buenos medios de información, y buenos medios de educación. Y los políticos habrán de ceder poder y sueldo (menos responsabilidad, menos sueldo). Por eso lo veo demasiado utópico. Quizás estoy alcanzando ya ese "fin de la infancia" donde todo lo que me parece bueno, termina siendo "demasiado bueno para ser real".

Pero de momento me quedan energías para decirle a todo el mundo como pienso y lo que creo que sería mejor.

Arcadi dijo...

Es aterrador , lo que pasa y pasará , porque esta gentuza se cree impune . Y lo son .
Los mismos de siempre , los que han
instaurado este Estado de Atropello ( de derecho será del derecho de ellos en exclusiva ), ahora se postulan como salvadores de la patria.
Qué miedo.

CorsarioHierro dijo...

Bueno como uno es un poco m...me alegro que no se le pueda achacar nada al Hijo Mayor. Por otra parte, aunque más suavizada, el PSOE hace la misma política.

En fin, que igual uso el texto en clase.

Enrique Gallud Jardiel dijo...

Me alegra ver que seguís por aquí. Yo he vuelto, después de un largo tiempo. Abrazos.

Molina de Tirso dijo...

¡¡Bueno, bueno!! Estoy impresionada. Es un completísimo resumen enfocado de la forma correcta y con la mínima dosis de indignación. (Conservar las formas a estas alturas tiene su mérito)

Mi post del día 6 también resumía y también se indignaba. En lugar de la metáfora de los plátanos utilizo la del caracol. No está mal pero no se puede comparar con este. Hasta me han dado ganas de enlazarlo. (No temas nunca lo haría sin permiso)

Saludos

Anónimo dijo...

Joli post-Nice. Je viens de tombé sur fraternidadbabel.blogspot.ru et je voulais vous dire que j'ai vraiment apprécié la navigation de votre blog. Après tout, je vais vous abonnant à vos flux RSS et j'espère que vous écrire à nouveau bientôt!

rubens dijo...

Y una de las cosas que más me cabrea es que EL PADRE se permita todas las nochebuenas darnos consejitos sobre como debemos actuar, sin que se le caiga la cara de vergüenza.

rubens dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Severian Cave Canem dijo...

(si este comentario te parece fuera de lugar, no lo publiques, me basta con que lo leas)

Es interesante que en medio de los acontecimientos españoles te refieras a Argentina. Viene bien puntualizar tres cosas:

1- La crisis del neoliberalismo que hoy vive España tuvo lugar en Argentina hace 12 años. Es decir, por una vez en la historia, mi país aventaja a Europa en más de una década, si más no fuera en alcanzar la crisis terminal de una política económica suicida. De hecho, si lees sitios web y foros argentinos de 2001, encontrarás posts muy parecidos a este, con un tono de rebelión antipolítica y filosofía honestista. Desde entonces, mi país construye una política económica más racional, que nos ha permitido -por primera vez en nuestra historia- sobrevivir a una crisis internacional de las dimensiones de la presente sin demasiados sobresaltos. Hay una evidente re-legitimación de la política, que hizo que la actual presidenta después de 4 años de gobierno, fuera reelegida con el 54% de los votos y más de 20% de diferencia con el siguiente candidato. Algo que no ocurría desde... caray ¡Perón!

2- Ya que mencionaste a Perón, digamos que era un líder fascista admirador de Franco y Mussolini, que gobernaba con ese "autoritarismo del número" que se encierra en la metáfora del "fascio"... y ahí se acaban las similitudes y empiezan las diferencias, porque también se trataba de un líder laico y nacionalista en un país que se había independizado de un imperio sólo para someterse a otro después de un siglo. Las palabras del embajador inglés (no las conocía, y en realidad no sé si te refieres a Braden, embajador americano) no fueron inocentes, dado que Perón puso coto a la influencia del Imperio sobre la política interna argentina. Con todo lo autoritario y en algún sentido "bruto" que pudo ser, el gobierno de Perón fue ciertamente el más progresista en cuanto a distribución del GDP. Tanto que, luego de su destitución por un golpe militar, Perón estuvo proscripto 30 años, durante los cuales los votos en blanco ganaban las elecciones.

3- Finalmente, no sé si entender que lo de "república bananera" en ese párrafo comprende a la Argentina. Si fuera así, lo único que puedo decir es que de la parte de "república" estoy orgulloso. Culebrones hemos vivido muchos, pero no cuando los anunciaba el embajador inglés, sino precisamente cuando nos presentaba como modelo a seguir. Si interesa comparar la crisis argentina con la actual crisis española, lo más conducente es preguntarse que pasó en Argentina después del 2001, cómo se desarrolló la recuperación económica, y por qué hoy los diarios conservadores europeos como "El Pais" hablan tan mal de nosotros.

Y perdón si parece fuera de lugar este comentario medio nacionalista en un post antipolítico. Tal vez tenga que decir que no soy de esos que se envuelven en la bandera y se arrojan al mar. Pero el contexto de la mención me resulta un tanto molesto, y no puedo dejarlo pasar.

César dijo...

Severian: Vaya, he releído el post, por si había metido la pata, y no he encontrado ninguna comparación directa entre Argentina y España. Pero si tú la ves, intentaré aclararte lo que quería decir:

1. Hace unos años comencé a documentarme para una novela (que no llegué a escribir) relacionada con la fuga de criminales nazis a Argentina, un tema que tu compatriota Abel Posse ya había tratado en su novela "Los demonios ocultos". Me apresuro a aclarar que los nazis fugitivos no solo se ocultaron en Argentina, sino también en otros países, como por ejemplo España.

Conforme me documentaba, me quedé alucinado por el grado casi surrealista del populismo desplegado por los Perón. Fue entonces cuando oí, en un documental, el comentario del embajador inglés (inglés, no norteamericano). Y es que, en efecto, aquello parecía una opereta.

2. Fuese o no una opereta, lo indiscutible es que Perón fue elegido democráticamente, porque Argentina era una democracia. Entre tanto, España era una dictadura fascista (que duró muchísimo, por cierto). Es decir, no era una opereta, sino una pésima zarzuela. Y un deprimente melodrama. Así que, por favor, no me consideres tan tonto como para presumir de mi país frente al tuyo, porque en ese periodo, hiciera lo que hiciese Perón, España saldría perdiendo vergonzosamente.

3. El hecho de que en el mismo post se mencione "Argentina" y "república bananera" no significa que haya una relación entre ambos términos. Acabo de releer mi texto y creo que queda claro que cuando digo "república bananera" estoy hablando de España, no de Argentina.

Si he citado el caso de Argentina, los Perón y el comentario del embajador inglés, es porque lo considero un buen ejemplo de "surrealismo político", comparable al actual "surrealismo político" español. O al italiano, si quieres otro ejemplo.

Lamento que te hayas sentido molesto por mis palabras, y te pido disculpas por no haber sido más claro en mi exposición. No obstante, Severian, eres un viejo merodeador de Babel, me conoces y sabes que no soy sospechoso de ser un nacionalista. Más bien al contrario. Lo único que siento hacia tu país es afecto; y sana envidia en muchos aspectos, como los relacionados con la cultura.

Anónimo dijo...

Buenas, he llegado hasta este blog recordando a hilario camacho y he terminado leyendo tu penultima entrada.La de trsiteza de amor hace ya ds años y este es actual y parece que no halla cambiado nada.

Solo decirte que la democracia es un ser imprefecto pero que tampoco podemos acusar a aquellos que creyeron que el pp seria ua alternativa a tanto corrupto ( aunque yo no los vote) Tampoco podemos obviar la corrupcion como un elemento hasta normal.Alguien llega al poder y cuando lo hace ya hay alguien robando o aprovechandose de ello.¿ Que hacer entonces? Irse o dejar que pase a atraves de mi? dejar que pase total yo no he sido quien lo ha creado.

Yo tengo claro que cada vez hay mas la llamad clase politica que como la aristocracia de antaño parece necesitar de un pueblo al que pisar.

Un placer haberte conocido!

Mon dijo...

Amen.

Lo mejor... la peineta de Barcenas... con un par... si señor.

Please Reload.

Severian Cave Canem dijo...

Gracias César por la repuesta.

Lamento que te hayas sentido molesto por mis palabras, y te pido disculpas por no haber sido más claro en mi exposición. No obstante, Severian, eres un viejo merodeador de Babel, me conoces y sabes que no soy sospechoso de ser un nacionalista. Más bien al contrario. Lo único que siento hacia tu país es afecto; y sana envidia en muchos aspectos, como los relacionados con la cultura.

Por supuesto, eso está claro (por eso creí que valía la pena señalar mi incomodidad, algo que nunca hubiera hecho en un blog de toros). Y hago propio tu comentario: creo no ser nacionalista y también envidio varios aspectos de España.

Respecto de la comparación, en todo caso la propongo yo: Argentina tuvo en 2001 una crisis terminal del neoliberalismo y de la legitimidad política, que es casi indistinguible de la que sufre hoy España. En la década transcurrida el país salió de la crisis siguiendo políticas keynesianas, no puedo decir que la situación actual sea "ideal", ni siquiera que sea "buena", pero ciertamente sí puedo decir que es "mucho mejor". Hoy los medios internacionales atacan a la Argentina con argumentos muy similares a los que se usaron contra Perón, donde abundan palabras como "demagogia", "populismo", etc. Si fuera paranoico, diría que intentan evitar que el pueblo español, o el griego, se nutran de la experiencia argentina para salir de la crisis.

Saludos.