sábado, enero 28

El arte de preguntar

Normalmente, al pretender aproximarnos a la verdad nos obsesionamos con encontrar respuestas, cuando lo que deberíamos hacer es afanarnos en buscar preguntas adecuadas. Es mucho más importante de lo que parece el modo en que se formula una pregunta, pues las preguntas equivocadas dan pie a respuestas equivocadas, mientras que las preguntas correctas no sólo conducen a contestaciones correctas, sino que además llevan en sí el germen de la respuesta. O dicho de otra forma: formular bien una pregunta es, en gran medida, contestarla. Creo sinceramente que la mayor parte de los problemas del mundo se deben a preguntas incorrectas. ¿Cómo encontrar una solución final al problema judío? ¿Por qué la raza blanca es intelectualmente superior a la negra? ¿Cómo curar la homosexualidad? ¿Cuántas armas debemos tener para garantizar la seguridad del país? ¿Por qué la mujer es pasiva y el hombre activo? ¿Cómo solucionar el problema que plantea la invasión de inmigrantes? Todas estas cuestiones, y muchas más, son preguntas incorrectas, incluso estúpidas, cuyas respuestas han causado y causan un inmenso dolor a la humanidad. A veces, preguntar puede ser un crimen. Otras veces, un arte. Eso me recuerda una historia que oí o leí hace tiempo. Sin lugar a dudas, es apócrifa, pero también muy ilustrativa.
Dos sacerdotes, viejos conocidos del seminario, uno dominico y el otro jesuita, se encuentran en el Vaticano, pues ambos van a ser recibidos por el Papa. Tras intercambiar saludos y unos minutos de charla, el dominico dice:
-La verdad es que estoy un poco preocupado. Ya sabes que soy un gran fumador, ¿no? Bueno, pues cuando estoy rezando el rosario siempre me entran unas ganas tremendas de fumar y no sé si está bien hacerlo. Así que voy a aprovechar que el santo padre me recibe para preguntárselo..
-Buena idea –responde el jesuita-; yo también soy fumador y me pasa lo mismo que a ti.
Poco después, el dominico entra en el despacho del Papa y, al cabo de un rato, sale cabizbajo.
-¿Qué te ha contestado su santidad? –le pregunta el jesuita.
-Que no –responde el dominico, abatido-; que no puedo fumar mientras rezo.
El jesuita reflexiona unos segundos y dice:
-Bueno, déjame probar suerte a mí. Se lo preguntaré yo también.
El jesuita se entrevista con el Papa y, unos minutos más tarde, sale sonriente del despacho.
-Pues a mí me ha dicho que sí –comenta, satisfecho.
-¿Puedes fumar y rezar a la vez? –exclama el dominico.
-Sí, tengo su expreso permiso.
-Pues no lo entiendo –replica el dominico, desolado-. ¿Por qué a ti te ha dicho que sí y a mí que no?
-Porque has planteado mal la cuestión –responde el jesuita-. Tú le has preguntado si podías fumar mientras rezas; pero yo le he preguntado si podía rezar mientras fumo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ante todo felicidades por el blog. Es estupendo.

Y como no sabía donde ponerlo aquí tiene un enlace que seguro le interesará:
http://www.apple.com/trailers/picturehouse/thenotoriousbettiepage/

Anónimo dijo...

Ante todo felicidades por el blog. Es estupendo.

Y como no sabía donde ponerlo aquí tiene un enlace que seguro le interesará:
http://www.apple.com/trailers
/picturehouse/thenotoriousbettiepage/

mazarbul dijo...

Es cierto que plantear bien una pregunta es decisivo para encontrar la respuesta. De hecho opino que la mayoría de las preguntas mal planteadas llevan a error y así ha sido en numerosas ocasiones. Desde la ciencia a politica y filosofía. Hace poco leí en un foro de ciencia que alguien mencionaba que en un experiemnto se había viajado (fotones) a velocidad superior a la de la luz, y así aparecía en la prensa habitual. Claro, no era así, se había superado la velocidad de la luz en los picos de onda por paquetes, pero el rayo en sí no viajaba a más velocidad (o algo así). Vamos, que la respuesta era sí y no, pero la pregunta no daba lugar a dos respuestas contrapuestas e igualmente ciertas, lo que motivó una respuesta errónea que se malinterpretó por la prensa no especializada.
Y el cuento es genial.

Mariano Planells dijo...

Te voy siguiendo. Muy ameno. Te invito a pasearte por Ibiza. Salud!

Paurake dijo...

buscaba ideas e ideotas sobre el arte de preguntar y la entrada a tu blog fue lo primero que salió, en esta otra liga hay cosas interesantes sobre las posibilidades de las preguntas
http://www.edufuturo.com/educacion.php?c=3082

Si, ya sabemos que ninguno de ustedes preguntó y a lo mejor es un poco seria la info de la liga pero que le vamos a hacer si no sabemos dedicarnos a otra cosa que hacer y decir cosas inútiles