lunes, febrero 22

Dan Diésel

 


            No es lo mismo escribir novela juvenil que escribir novela infantil. No se parece en nada, creedme. De hecho, escribir infantil es mucho más difícil. Haciéndolo bien, claro. Siempre he pensado que escribir una mala novela infantil es sencillísimo; pero escribir una buena es muy complicado.

            Cuando empecé a escribir novelas juveniles no tuve que hacer ningún cambio en mi forma de trabajar. Escribía (y escribo) para jóvenes igual que para adultos. Esto lo digo muchas veces y nadie me cree, probablemente porque no entienden lo que quiero decir. Si mi protagonista tiene quince años, reflejaré el mundo y las vivencias de un adolescente, y el resultado sería diferente si el prota tuviera cincuenta. Pero la forma en que escribo, la técnica narrativa que empleo, es exactamente la misma.

            No sucede igual con la literatura infantil. Hay que adaptarse a un lector menos formado, más ingenuo, más alejado del mundo adulto. No puedo escribir para un niño de diez años igual que para un adolescente de catorce o un adulto de cuarenta. Hace 21 años, cuando mi hijo Pablo tenía nueve, me pidió que escribiera algo que él pudiera leer. Obedecí como el padre baboso que soy y escribí El hombre de arena, mi primera y durante mucho tiempo única novela infantil. Me costó un montón, me resultó dificilísimo. Normalmente, una novela mía la corrijo entre cuatro y seis veces. Esa tuve que corregirla catorce. No me quedó mal; tuvo buenas críticas, pero poco éxito de ventas. El caso es que me costó tanto trabajo que me dije: una y no más.

            Hasta que hace dos años y medio, charlando con el gran editor, y aún mejor amigo, Gabriel Brandariz, me hizo una sugerencia que me dejó perplejo. Resumiéndolo mucho, escribir una novela steampunk para niños. Me quedé pensativo: nunca se me había ocurrido nada semejante. Entonces comprendí cuál había sido mi error: En mi primera novela infantil había intentado ir yo al terreno de la literatura infantil, lo que me resultaba muy difícil, porque mi sensibilidad no encaja con la versión estándar del género. Lo que tenía que hacer era llevar la literatura infantil a mi terreno. Dicho y hecho; me puse a escribir frenéticamente y así surgió Dan Diésel.

            Lo primero que hice fue renunciar al steampunk. No es que tenga nada contra ese género, pero me cansa un poco el siglo XIX. Decidí adscribirme al diéselpunk. ¿Y eso qué yes?, os preguntaréis. Ambos géneros forman parte del retrofuturismo, que presenta el futuro (y la ciencia ficción) tal y como se concebía en el pasado. El steampunk se enclava en la segunda mitad del siglo XIX y maneja una tecnología futurista basada en el motor de vapor.

            El diéselpunk, por su parte, abarca un ámbito temporal que va de la primera guerra mundial al final de la segunda, y contempla una tecnología futurista basada en el motor diésel. Por otro lado, el diéselpunk coincide en el tiempo con la época pulp, con sus historias fantasiosas y coloristas, sus héroes imposibles y sus pérfidos villanos. En algunas de sus temáticas –pero no en todas, ni mucho menos-, el diéselpunk es indistinguible del neo-pulp.

            A mí, del pulp me gusta todo, menos leerlo. Voy a centrarme en dos personajes pulp: La Sombra y Doc Savage (antecedentes directos de los actuales superhéroes). En abstracto, me parecen muy atractivos. ¿Ingenuos? Sí. ¿Absurdos? Claro. ¿Irreales? Sin duda. ¿Infantiles? Por supuesto. Pero con el potencial de ofrecer, a poco que se suspenda la incredulidad, toneladas de diversión e imaginación loca.


            Por desgracia, todo se queda en promesa. No es que esas historias estén torpemente escritas, que lo están; es que son aburridísimas, repetitivas y muy escasamente imaginativas. Tenemos a un misterioso vigilante enmascarado como La Sombra y, a la hora de la verdad, lo único que hace es acabar con una banda de criminales tras otra, siempre lo mismo. Doc Savage es algo más imaginativo, pero igualmente repetitivo; se desaprovechan totalmente las posibilidades del personaje. Y no es de extrañar, porque sus autores eran escritores mercenarios que escribían a pocos centavos por palabra, sin tiempo para elaborar con más cuidado sus obras. Pero se puede hacer mucho mejor. Indiana Jones es un personaje cien por cien pulp, pero sus creadores le dieron forma a base de imaginación y sentido del humor, y rodaron una de las películas más divertidas de la historia.

            Volvamos a Dan Diésel. ¿Quién es? Daniel Álvarez es un niño de doce años que, en 1932, vive con su padre viudo en un pueblo de Huesca. Un día, su padre, Samuel, muere y Daniel queda bajo la tutela de su desconocido tío Marc. Carmen Fortuna, la secretaria de su tío, va a buscarle al pueblo y lo conduce a la residencia de Marc en Madrid. Allí conoce a los colaboradores de su tío: la ya citada Carmen, el matrimonio formado por Emma y Abraham Cruz, y la hija de ambos, Gabriela, de doce años.

            Todo parece normal al principio, pero pronto empiezan a suceder cosas extrañas. Hasta que un día sufren el ataque de un robot gigante; ataque que concluye cuando Marc elimina al engendro con un arma futurista. Daniel se queda conmocionado, no entiende nada. Entonces su tío y Carmen le revelan la verdad: Ni él, ni su padre, ni su tío se apellidan Álvarez, sino Diésel. Ninguno de ellos pertenece a este universo, sino a un universo paralelo llamado Terra Prima. Su padre fue asesinado y a Daniel quiere secuestrarlo un misterioso villano. Acto seguido, emplean un Portal –una máquina para viajar entre universos- y se trasladan a Terra Prima.

            ¿Qué es Terra Prima? Una Tierra paralela muy similar a la nuestra en 1932, pero con sensibles diferencias. Hay robots, inmensos dirigibles, mochilas-cohete, vigilantes enmascarados, piratas aéreos. En Terra Prima hay una isla poblada por dinosaurios, hay neandertales, hay civilizaciones perdidas, hay gorilas gigantes, hay gente con poderes sobrehumanos, hay una sociedad secreta –llamada Sentinel- dedicada a investigar sucesos extraordinarios, y su tío Marc es un agente de Sentinel apodado Lizard... Básicamente, Terra Prima es el mundo de la aventura pulp. O diéselpunk.

            Se trata de una serie de novelas. Están ilustradas por Pablo Broseta y cada una incluye ocho páginas de cómic. En marzo aparecerá el primer título, “El misterio del Artefacto C”, y a comienzos de verano el segundo: “En poder de Khan”. Ahora estoy escribiendo el tercero y el cuarto, para 2022.

            Son novelas para niños, por supuesto; pero intento escribirlas de tal forma que un adulto pueda encontrar algo de diversión en ellas. Y si el adulto es un poco friki, mejor que mejor. Al menos, yo me estoy divirtiendo mucho escribiéndolas. Espero no ser el único.

           

9 comentarios:

Chiki dijo...

Qué grandísima noticia, César. Menos mal que marzo está cerca :-)

Anónimo dijo...

Genial,César, ya tengo regalos para mis sobrinas pequeñas, que son muy frikis ellas...claro que antes las leeré yo para divertirme un rato.
Saludos cántabros......Aurora Boreal

Jarl-9000 dijo...

Vaya, me alegro mucho de leerte. Llevabas tanto tiempo sin postear que ya me estaba empezando a preocupar.

Hmm, la serie tiene buena pinta. Habrá que echarle un vistazo. Podría ser perfecta para mis pequeños, que ahora tienen ocho años.

Quique dijo...

En cuanto me llegue a la librería me pilló uno para mí. Y para mi hijo, claro.

Juan Constantin dijo...

Saludos:

Genial. ya puedo comprárselas a mi... Eeerrr... Hum... Mecachis, no tengo excusa... me las compraré para mí mismo. El pulp y el retrofuturismo me atraen muchísimo.
Espero que la serie tenga muuuucho éxito y te obligue a seguir escribiendo más novelas. Bwaaaah-ha-ha-ha...(risa de malvado pulp).

Juan Constantin

Anónimo dijo...

Guao!!! me encanta. De verdad. Como algún otro merodeador hace poco estuve buscando libros infantiles para una sobrina, y no logró convencerme nada (y mira que hay). Así que Gracias!!!!
Y la historia engancha. Personalmente me pasaba igual con las novelas de doc savage. Prometían mucho y luego eran en serie.
Ah, y dile a tu editor que no se demore con las novelas...las criaturitas infantiles suelen ser crueles e impacientes, y necesitan diesel imaginativo, si no se enfadan.

Mazarbul

Jane Jubilada dijo...

La serie es perfecta para mí también. Yo tampoco he hecho distinción entre literatura juvenil y adulta. Para mí es literatura y punto. Y puedo emocionarme con un libro que hable de aventuras en un mundo paralelo y conectar con el lado infantil que todos tenemos dentro.
Gracias, César.

César dijo...

Chiki & Aurora Boreal & Quique & Jane Jubilada: Espero que les guste a los niños que lleváis dentro, además de hijos, sobrinos, etc.

Jarl-9000: La culpa de que no esté posteando la tiene en parte esta serie. Por un lado, estoy escribiendo los dos siguientes títulos. Y por otro, participando en la edición del segundo. Nunca había publicado un libro ilustrado, y no podía ni imaginarme lo complicado que es, la cantidad de detalles que hay que tener en cuenta. Vamos, que estoy más liado que la pata de un romano.

Mazarbul & Juan Constantin: Pero, ¿por qué queréis darme trabajo? ¿Es que no tenéis piedad?

Anónimo dijo...

Holas, César. Hace tiempo dijiste que, si volvieras a empezar, serías escritor de viajes. Qué es eso? Lo que hacía el Camilo José Cela en su Viaje a la Alcarria y similares? Un beso.