viernes, julio 23

Sobre patrias, frikis y Celsius

 


            Lo bueno de ser un despatriado –en el sentido de que tu identidad no esté ligada al azar del lugar donde naciste-, es que puedes elegir tus propias patrias. Nací en Barcelona, viví un año allí, el primero de mi existencia, y luego mi familia se trasladó a Madrid. No es extraño que no me “sienta” catalán; me gusta Barcelona, pero Barcelona no me define. Pero tampoco me “siento” madrileño, porque no sé lo que significa “sentirse” de un lugar (y menos si ese lugar es Madrid, la ciudad de los forasteros). Tampoco me siento español, porque de nuevo ignoro en qué consiste eso. Quizá me sienta un poquito europeo (por compartir una cultura), pero también norteamericano, y argentino, y colombiano, y de todos aquellos lugares que me han marcado de algún modo.

            Por tanto, ya que soy un alma libre, me permito el lujo de sentirme de todos los lugares donde me siento bien. Digamos que en lo que a patriotismo se refiere, no practico la monogamia, sino el poliamor. Cuando estoy, por ejemplo, en Granada, siento que estoy en casa. Y también me siento en mi hogar estando en Santander, en Galicia, en Navarra, en la Bretaña Francesa, en el Great Glen escocés, en San Francisco, en Venecia, en Noruega... Todos aquellos lugares donde estoy a gusto son mi patria.

            Pero hay un lugar y un momento que ocupan un puesto preferente en mi corazón: Avilés durante la semana del Festival Celsius 232.

            Por si alguien no lo sabe, Celsius 232 es un festival dedicado a la ciencia ficción, a la fantasía, al terror y a todos esos géneros que, cuando confiesas que te gustan, la gente seria te mira con una circunspecta ceja alzada. ¿Por qué se llama así? Celsius es una escala de temperatura, la usual, la que usamos cuando el termómetro proclama que hay 40 grados en el exterior y se nos funden las suelas de los zapatos. Pues bien, 232 grados Celsius equivalen a 451 grados Fahrenheit (otra escala), la temperatura a la que arde el papel. Y Fahrenheit 451 es el título de una famosa novela distópica de Ray Bradbury.

            Pues bien, la más patriótica de mi patrias, ese lugar donde me siento en casa más que en mi propia casa, es Avilés en julio, es el Celsius. Y os voy a explicar por qué. ¿Qué es una patria? Un territorio, una población, un idioma común, una cultura, una historia compartida, un folclore.

El territorio del Celsius (el inmaterial, no el físico) es la CF, la fantasía y el terror. La población, huelga decirlo, está compuesta por los frikis. En cuanto al idioma común, todos en el Celsius me entienden si digo que algo está en Mordor (por su lejanía), o que cierto título es un fix-up, o que la vida es dickiana, o que alguien parece un BEM, o si digo jauntear, terraformación, cuarenta y dos, Nyarlathotep, ansible, psicohistoria, hiperespacio, phaser o punto Jonbar.

Respecto a la cultura, todos (o casi todos) hemos visitado la Biblioteca Galáctica de Trantor, o nos hemos chiflado leyendo el Necronomicón de  Abdul Alhazred, o hemos consultado los archivos de La Comarca. Ya sin metáforas: todos hemos leído (o conocemos) los mismos libros, todos hemos visto las mismas películas y consumido los mismos cómics.

            Como ocurre en toda patria, no solo hay una cultura común, sino también diversas culturas locales. Tenemos los tolkinianos, los cyber, los juegotronistas, los steampunk, los conanófilos, los hard, los trekkies, los warsies... En cuanto a la historia compartida, para unos comenzó en 1818, cuando Mary Shelley publicó Frankenstein. Para otros, el comienzo se sitúa en 1858, con la publicación de Phantastes por George MacDonald. Por último, otros fijan el inicio a mediados del XIX, cuando Poe publicaba sus relatos macabros. En realidad, esos comienzos están entrelazados, cuentan con una prehistoria y componen una historia común a todos los frikis. Y, para finalizar, el folclore. ¿De verdad hace falta que os hable del folclore friki? Nah, todos lo conocéis.


            Recapitulando: solo hay un lugar en el mundo donde todo eso se concentre: en el Celsius de Avilés. Ahí están mis hermanos y hermanas, ahí están mis compatriotas, ahí está mi verdadera patria.

            Pero el Celsius es más que eso. Supongo que os habéis fijado en que no he hablado de gastronomía, porque (afortunadamente) no hay gastronomía friki. Pero en el Celsius hay gastronomía asturiana, ahí es nada. Tan rica, tan rotunda, tan variada. Variada, sí, porque consiste en mucho más y mejor que cachopos. ¿Y el clima? Ahora que mi termómetro madrileño marca 31 grados (Celsius, por supuesto), no sabéis cuánto echo de menos tener que ponerme una chaquetita al caer la tarde.

            Y la gente, sobre todo la gente. Las presentaciones, las charlas, las mesas redondas, todo eso es abundante y está muy bien, pero lo mejor de todo es encontrarte con viejos amigos, o conocer a otros nuevos con los que, aunque jamás os hayáis visto, tenéis mucho en común. El alma del Celsius está en las terracitas.

            Vale, ¿y qué pasa si no eres friki? No hay problema. No conocerás el idioma, ni la historia, ni la cultura, pero lo mismo te pasa cuando visitas otros países. Puedes venir al Celsius como turista y echarnos cacahuetes. Los frikis somos muy agradecidos y estamos dispuestos a hacer graciosas cabriolas y simpáticas monerías con tal de conseguir un poco de maní. No, en serio; no hace falta ser friki para disfrutar del Celsius. Porque nosotros, los frikis, somos gente interesante, gente que ama la literatura y el cine, gente culta con mente abierta. Pepa, mi mujer, no es en absoluto friki; y sin embargo, cada año está deseando acudir al festival. Olvidaos del estereotipo del gordo virgen con camiseta de Star Wars; que también los hay, por supuesto. El resto, creedme, parecemos personas normales. Aunque, gracias a Cthulhu, no lo somos; al contrarios, somos rotunda, encantadora y orgullosamente más divertidos que los normales.

            Supongo que ha quedado claro que Celsius 232 es una patria. Entonces, sin duda os preguntaréis ¿quién gobierna ese territorio? Pues un triunvirato: la poderosa Cristina Macía, el incombustible Jorge Iván Argiz y el prodigioso Diego García (capaz de hacer juegos malabares con los idiomas). Ellos son el cerebro y el alma del festival, sus directores. Solo tengo tres cosas que decirles: gracias, gracias y gracias. Sois la sal de la vida. Y también, por supuesto, mi agradecimiento para todos aquellos que colaboran desinteresadamente para hacer posible el festival.

            Y ya está. Si después de leer esto no os han entrado unas ganas enormes de visitar el Celsius del año que viene, no merecéis merodear por este blog. Pero no os voy a echar, tranquilos.

            Floreat Celsius!

 

Nota: En la foto de arriba estoy yo con Jorge Iván Argiz presentando la serie de Dan Diésel. Y en la de en medio, yo con los cosplayers de Manlima.

           

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no soy friki, nada de nada, pero me dais envidia los que lo sois. Resulta que no es voluntario serlo. Es como la fe religiosa: no vale decir:
“ hale, pues ahora voy a creer en Dios…o en Alá, o en Jehová…” Se tiene fe o no se tiene. Se es friki o no se es. Pues yo no. A veces hago incursiones en ese mundillo, me leo algo o me veo una peli…pero siento que no son para mí…Una pena. Tampoco tengo patria, no la siento por ningún lado, ni necesito ese sentimiento. Allá donde estoy, ese es mi sitio. A pesar de todo, si el verano próximo estamos en condiciones sanitarias decentes, prometo ir al Celsius, que no me pilla lejos. Y si hay suerte y te veo estaré contenta de haber sido acogida un ratito por el friki de los frikis en su mundo…(Si vale como pasaporte, ya tengo tus dos Dan Diésel y procedo a leerlos en breve)
Un saludo desde Cantabria de Aurora Boreal

Quique dijo...

Bueno, yo creo que ser friki es un estado del alma (desde mi ateismo). Y que nuestra patria está allá donde nos juntemos a dar la lengua, ya sea un evento o un banco en el parque.

César dijo...

Aurora Boreal: La afición por el género fantástico (en su sentido más amplio), al igual que la afición por la lectura, se suele adquirir durante la infancia y la adolescencia. Es decir, aprendes a leer y, un buen día, tropiezas con ciertos libros -de ciencia ficción, fantasía o terror- que te fascinan. Y ya está, si sigues leyendo esa clase de ficciones, ya te ha picado el bicho y eres un friki. No es algo que se busque, sino que sucede. Pero supongo que puede ocurrir siendo ya talludito. Dan Diésel es retrofuturismo; a lo mejor te divierte.

Quique: Sí, por supuesto. Pero en lo que se refiere a "concentración territorial de frikis", Avilés es la patria anual.

Dorotea Hyde dijo...

Hola! Hace tiempo que conozco el Celsius y acabo de enterarme por tu explicación el por qué de su nombre, y me encanta! Pero es que siempre lo he conocido simplemente como Celsius, sin el número, y claro, pierde todo su significado.

Tengo muchas ganas de ir, pero... no me siento lo suficientemente friki. Esto, que hace años era un insulto, y yo queriendo más y más. Quizás algún día pierda la vergüenza.

Un saludo,
DH

César dijo...

Dorotea Hyde: Olvida la vergüenza. No hace falta ser friki para disfrutar del Celsius. Si acaso, viene bien conocer a algún friki que te sirva de introductor.

kitkat4558 dijo...

เทคนิค แทงบอล
ไฮโล hilo
สูตรรูเล็ตฟรี

kkhemm dijo...

ป๊อกเด้งออนไลน์ฟรีเครดิต
ป๊อกเด้ง เล่นยังไง
วิธีเล่นป๊อกเด้ง

kitkat4558 dijo...

บาคาร่า ออนไลน์
ไฮโล เล่นยังไง
เกม รูเล็ตออนไลน์

kitkat4558 dijo...

ทีเด็ดบอลชุด
ซื้อ หวยออนไลน์
แบล็คแจ็คออนไลน์

kitkat4558 dijo...

เกมสล็อตออนไลน์
คาสิโนออนไลน์ คือ
แทงบอล คาสิโน

Anónimo dijo...

https://es.wikipedia.org/wiki/The_Blazing_World

kitkat4558 dijo...

สล็อตออนไลน์ มือถือ
ufabet แทงบอล
เทคนิคบาคาร่า